Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Historia > Historia

El Imperio más grande del mundo. ¿El británico o el español?

Hace unos días me llamó un gran amigo mío para decirme que estaba con su hijo mayor. Le sorprendía lo que le decía su hijo: que el imperio más extenso que había existido no era el español sino el británico.

Actualizado 22 marzo 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Gonzalo Fernández de Navarrete G.V.
  

Yo le contesté que dudaba que el imperio británico hubiera sido más grande que el español, y que  además el británico apenas había sido el Imperio más importante del mundo durante 120 años –de 1824 hasta 1947, frente a los 333 años que había durado el “imperio español” –realmente denominado Monarquía Hispánica-  como primera estructura política mundial desde 1492 hasta 1824.

 

Curiosamente en esa misma semana, un diario español de difusión nacional venía a corroborar la idea de que el imperio británico había sido más grande que el español: supuestamente 31 millones de km2  del británico frente a un imperio español de apenas 20 millones de km 2.

 

Aunque el artículo terminaba diciendo que había fuentes distintas que clasificaban de otra forma los tamaños de los imperios, evaluemos esa afirmación de un Imperio británico un 50% más grande que el español en su época de mayor expansión, a ver si es cierta.

 

El Imperio español: La monarquía Hispánica –y Portuguesa entre 1580 y 1640- presente en todos los continentes.

Realmente era sorprendente esa afirmación de que el imperio de los ingleses hubiera sido más grande que el español en su época de máxima expansión, sobre todo si tenemos en cuenta que casi ¾ partes de los actuales Estados Unidos de América  país que cuenta en la actualidad con 10 millones de km2 fueron territorio de la monarquía hispánica antes de la independencia de las “Trece colonias” británicas en 1783, que luego se fueron expandiendo hacia el sur y hacia el Oeste por antiguo territorio español . No solo la mayor parte de los territorios que componen los Estados Unidos fueron explorados por los españoles, la mayoría integraban  también la administración colonial española que dependía del Consejo de Indias, órgano de la monarquía española que gobernaba desde la península los diferentes virreinatos que la componían.   

 

Tanto Florida, como Alabama, como Luisiana, como Texas, como Nuevo México, como Arizona, como California –que se pobló en la segunda mitad del siglo XVIII con la expedición de los mallorquines Fray Junípero Serra y Gabriel de Portolá- . También Oregón, así como partes portuarias del actual Canadá –la Isla de Quadra es la actual Vancouver-  y también de Alaska. Otros territorios del interior hoy llamados Colorado, Nevada etc… estaban nominalmente bajo dominio español. Aunque es cierto que en muchas partes la presencia fue solo testimonial, sin embargo fue más importante que la de los ingleses en muchos de sus territorios.

 

Además durante la época de Felipe II, Felipe III y Felipe IV, entre 1580 y 1640, la monarquía española gobernada por la dinastía de los Austrias dominó el Imperio Portugués, que mantuvo sus estructuras administrativas. Portugal tenía bajo su control pequeñas partes del  Brasil actual, que en su totalidad ocupa hoy 8,5 Millones de km2. Portugal dominaba buena parte de África: únicamente sumando los Angola y  Mozambique actuales, muy inferiores a los dominios históricos que dominaban anteriormente al siglo XIX, suman 2 millones de Km2 . El golfo de Guinea era inicialmente portugués y a mediados del siglo XVIII pasó a ser español, un territorio de millones de kilómetros por el que España apenas se interesó hasta finales del siglo XIX, muy tarde ya conservando entonces la minúscula fracción que los franceses le dejaron.

 

Bajo control de los Austrias españoles en la época de la unión personal de monarquías española y portuguesa estuvo también buena parte de la costa India –Goa se mantuvo portugués hasta la segunda mitad del siglo XX incluso después de que los ingleses abandonaran de mala manera su colonia en la India y Pakistán en 1947. También era portuguesa Ceilán y varias islas cercanas a las actuales Malasia e Indonesia.

 

A ello hay que sumar todo el  México actual con 2 millones de km2, Argentina, con 3 millones de km2, Perú, Colombia, Venezuela,  Bolivia, Chile con otros 5 millones de km , y Centroamérica, Cuba, República Dominicana para casi otro millón más. Luego en Asia están las Filipinas, con 300.000 km2  y partes de Islas como Borneo que mucha gente desconoce fueron españolas, así como inmensas superficies marinas de Islas en el pacífico entre las que se cuentan Guam,  las Carolinas, las Marianas, o brevemente Formosa –actual Taiwán-  y otras muchas que realmente nunca se poblaron por españoles ni hubo presencia efectiva.

 

Si contamos estas posesiones de este modo –tanto contando territorios poblados como los que estaban sin poblar- son muchos más extensos los dominados por la Monarquía Hispánica en su periodo de máxima expansión en el siglo XVII que los 31 millones de km2 que decía ese artículo habían dominado los ingleses en el siglo XIX. Incluso hasta 40  millones de km2 se podrían contar siendo generosos que ocupó la Monarquía Hispánica unida con los territorios portugueses en su máxima expansión.

 

 

El Imperio colonial de los británicos.

Frente a aquéllos que leyendo estas líneas puedan pensar que España no tuvo dominio real de muchos de esos territorios que hemos listado en el epígrafe anterior –cosa cierta- veamos qué incluyen los  31 millones de Km2 de  los británicos que mencionábamos en las primeras líneas.

 

Veamos por ejemplo los dos territorios más extensos dominados por los británicos: son por una parte las zonas del  norte de América,  Canadá – casi 10 millones de km2   de hielo y casi deshabitado en un 99%. El segundo territorio más extenso es Australia, con un desierto de más de 7 millones de km2 que los ingleses solo controlaron nominalmente, y solamente entre 1770 y 1900. Apenas 130 años.  

 

Es decir que de esos 31 millones de km2, 18  de ellos–  casi un 60%- correspondían a tierras de desierto puro y tierras congeladas no exploradas ni habitadas.

 

Esto nos lleva a decir ¿fue realmente el imperio Británico más grande que el español en su extensión?

 

Pues en su extensión no lo fue. Si contamos todos los territorios fueron menos extensos los británicos que los de la Monarquía Hispánica.

Además aparecen en el Imperio Británico incluso una mayor proporción de territorios inexplorados e inhabitados que en el caso del imperio español.

 

El imperio más largo de la época moderna

Pero realmente no es lo más relevante si el imperio español en su época de mayor expansión en los siglos XVI y XVII fue un 20 o un 30 % más grande que el británico en su época de mayor expansión en los siglos XIX y XX, que lo fue.

 

Lo esencial e incontrovertible es que la Monarquía Hispánica fue el más duradero de los imperios modernos, fueron 333 años – de 1492 a 1824- en que no hubo estructura política comparable a la española. Según el historiador británico Raymond Carr,  durante el reinado de Carlos III  el imperio español  “era la estructura política más imponente del mundo occidental” y añadía “para los comerciantes británicos era el más extenso y el menos explotado de los mercados.”

 

Tras un inicio de siglo XIX dónde las divisiones entre españoles se verán acentuadas en la península con la invasión Napoleónica (1808-1814), que dividirá a los españoles entre liberales y carlistas, liberales moderados y exaltados y otros múltiples grupúsculos, la permanente guerra civil española del XIX hará que se consumen en 1824, tras la batalla de los Ayacuchos, las independencias  de gran parte de la América española.  

 

La España dividida y enfrentada del XIX no participará más que de un modo secundario en la expansión colonial que ingleses, franceses y también los alemanes  emprenden en la segunda mitad del siglo XIX por Asia y África, en esta última especialmente tras la Conferencia de Berlín de 1884-1885 que establecía la necesidad de ocupar físicamente los territorios que se reivindicaban como colonias.

 

Por lo tanto la sustitución de España como primer imperio en extensión en el mundo se produce desde 1821 con la independencia de la mayor parte  Virreinato de la Nueva España  ( que incluía al México actual, a Texas, a California,  y otros varios territorios) , y se consuma en 1824, tras la pérdida del Virreinato del Perú (fundamentalmente Perú y Chile), del Virreinato de  la Nueva Granada (que incluye partes de Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá) y del Virreinato del Río de la Plata (esencialmente Argentina, Uruguay, partes del Paraguay y Bolivia)  

 

El Imperio británico solo duró como estructura política más extensa del mundo desde 1824 hasta 1947. Únicamente 120 años frente a los más de 300 años españoles.

 

El sentir  aprecio hacia la entidad política de la que uno forma parte puede hacer  sentirse orgullosos a muchos de los ciudadanos de las España actual . El “marketing histórico” de los propios españoles es muy flojo o incluso “autoflagelador”, pues no existe un proyecto ilusionante de vida en común –como decía Ortega y Gasset era necesario establecer- ya que no existe un proyecto establecido por la administración central, que es la única que puede difundir ese tipo de proyectos.

 

 En un contexto muy convulso de principio de siglo XXI donde el desasosiego de grandes partes de la población española es muy grande, no solo no defendemos la historia de España, sino que a veces propagamos ideas que los enemigos de los siglos pasados elaboraron como propaganda para atacar a la España imperial, que nosotros mismos difundimos consciente o inconscientemente para minusvalorar a la España actual.

 

Por supuesto todos esas minusvaloraciones históricas han sido retomadas fielmente por los enemigos internos de España, que son los nacionalismos periféricos, y que tienen un proyecto articulado hasta el milímetro de ataque a la historia de España.

 

Un libro excelente que me regalaron hace unas semanas, que aprovecho para recomendar aquí, escrito por Jesús Laínz  se titula “España contra Cataluña. Historia de un fraude”.   El libro desmonta muchos de los mitos del nacionalismo catalán con datos hechos y documentación.

 

En sus páginas finales incluye imágenes de cartelería nacionalista catalana que ataca a la colonización española de América –probablemente los que la escribieron no sabían de la presencia Española en Asia; en Filipinas y en otras muchas islas del pacífico.

Uno de los carteles dice así : “12 de Octubre, nada que celebrar. Esta no es nuestra conquista. Fiesta de la Solidaritat con los pueblos amerindios y contra el imperialismo español […]”.  

 

Otros muchos carteles  mostrados en el anexo del libro de Laínz muestran la campaña sistemática de tantas organizaciones que existen en Cataluña para generar desapego al pasado de España  y citan su colonización como “genocidio” y otras descalificaciones varias que no se corresponden con lo sucedido. Se oyen repetidas desde 2012 con más fuerza de forma sincronizada por las asociaciones pagadas con el dinero público en favor del independentismo catalán. El objetivo es desvalorizar la historia de España, generar desapego entre los residentes en esa región a historia española  como primera estructura política, para que aquellos que piensen que ese imperio o monarquía si existió como estructura política poderosa, sin embargo fue algo que debe repudiarse como violento y ajeno.

 

En un mundo con tantas fuentes de información como el de las educaciones regionales de cada Comunidad Autónoma, con muchas las redes sociales y con innumerables  blogs es difícil a veces hacerse una opinión clara. Lean cuanto puedan y crucen diferentes fuentes refiriéndose en lo posible a sitios que no sean meros comentarios sin firmar por ningún autor, especialmente en regiones controladas por nacionalistas. Por último,  si pueden -y les escuchan en un momento que no estén usando el móvil- transmítanselo a sus hijos.

 

Encontrarán una “realidad pasada” probablemente muy distinta a la que se repite de forma habitual en la muchos de los textos actuales.

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Historia

B- Anticlericalismo político,anticlericalismo popular y prensa en 1909

A- La Semana Trágica.  Barcelona Julio de 1909:

Isabel Barreto, primera mujer Gobernadora

El Océano Pacífico: El "lago español"

Los vaivenes descentralizadores y centralizadores en España

Los precursores del fascismo español

Historia y autocomplacencia

LAS RÁICES IDEOLÓGICAS DE ETA

Fisiocracia y agrarismo

C- Octubre de 1934, el PSOE abandona la senda republicana

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L.2004 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS