Así es imposible seguir.

02 de diciembre de 2021

El sector primario español, nuestro sector agrario, tiene toda la razón cuando por fin ha resuelto, manifestándose en la calle frente al propio Ministerio, que así no se puede continuar.

Compartir en:

Es imposible seguir así cuando todos, empezando por el propio estado, incrementan salvajemente sus costes y por su propia configuración, derivada en parte por la inacción de la UE, es incapaz de incrementar en forma paralela sus precios de venta.

Cierto es que, su configuración empresarial, su propia estructura, está aún demasiado anclada en formas ya inasumibles y bien cierto es también que sus propias organizaciones se muestran absolutamente incapaces de plantear soluciones eficaces porque, en todas las ocasiones, sus paradigmas empresariales son más políticos que técnicos y obedecen siempre a razones ideológicas.
Pero también es cierto y debemos tenerlo siempre muy presente que la UE, con su falta de decoro hacia el sector agrario, le está conduciendo a una próxima ruina. Es difícil de explicar que, todo acuerdo comunitario con cualquier país o área comercial, en el tema que sea, siempre se firma a costa de concesiones del sector agrario sin compensación alguna y que, en todas las importaciones agroalimentarias jamás se exijan las prescripciones que, de manera obligatoria se exigen, a las producciones comunitarias.

Así insistimos es imposible seguir.

En la semana pasada hemos empezado a sentir las primeras algaradas que, sin duda, se incrementarán en las próximas semanas si seguimos asistiendo a la inanidad del Ministerio de Agricultura.
Nuestro ministro, con los agricultores en las calles, sigue intentando vendernos una próxima arcadia feliz, tras la aprobación de la nueva PAC por la Eurocámara.
Con las calles ardiendo, Planas sigue destacando que los presupuestos aprobados, con la colaboración de comunistas y separatistas, son unos presupuestos para revitalizar “el estado del bienestar para promover y modernizar el tejido productivo de España” con el objetivo de contribuir a la igualdad de oportunidades y a la cohesión territorial del país a través de un sector agrario, pesquero y alimentario “más moderno, justo y eficiente” y nosotros pensamos, como todos los agricultores y ganaderos que, “ya está bien de inanidades”.
Planas, ya en febrero del pasado año 2020, cuando el campo español protagonizaba las mayores y más importantes protestas de este siglo, propuso al sector, para frenar el desastre existente y encontrar las soluciones que se necesitaban poner en marcha, la Mesa de la Transposición de la Directiva Europea de la Ley de la Cadena Alimentaria, la Mesa de los Seguros Agrarios, la Mesa de la Fiscalidad, la de Energía y Empleo y la Mesa de los Acuerdos Comerciales y … …pues que de nuevo, Planas engañó a todos los que aún creían en él y hoy, año y medio después de aquellas propuestas, nadie recuerda nada de nada, porque de lo programado nada se hizo. Un fiasco más del equipo actual que debemos tener muy presente.

Hoy ya, ASAJA, COAG y UPA, nos dicen que continuarán con las movilizaciones en el sector lácteo. Las tres OPAS denuncian la actitud de Lactalis y Capsa de bloquear las subidas del precio de la leche y exigen a estas empresas que reconozcan los costes de producción de sus proveedores. “Los ganaderos de lácteo han anunciado que mantienen las movilizaciones en unidad de acción reivindicando ante la industria, la distribución y el ministerio de Agricultura precios que cubran los costes de producción ante las fuertes subidas de costes que el ganadero está experimentando, situadas entre los 5 y 7 céntimos/litro.
También esta semana las organizaciones agrarias almerienses, UPA, COAG, Asaja y Coexphal se han movilizado, frente a la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
Un acto de protesta contra la crisis actual de precios que está sufriendo el sector de las frutas y hortalizas de la provincia y con el que reclaman al ministro Luis Planas medidas valientes que defiendan a las explotaciones agrarias almerienses.
La subida de los costes de producción viene a dar la puntilla a un sector afectado por su propia crisis estructural y por los efectos de la falta de control de los acuerdos comerciales con países extracomunitarios que están poniendo en jaque la supervivencia de este modelo productivo.
Piden con toda razón, una tarifa especial para la energía eléctrica, un IVA agrícola reducido del 10% para todos los insumos necesarios para la producción, la revisión al alza del IVA compensatorio para los agricultores en estimación objetiva hasta el 14%, nuevas medidas fiscales que recojan la deducción de la factura de fertilizantes y plásticos no amortizables, el reconocimiento y concienciación de la importancia del sector y la revisión de los precios de entrada fijados con terceros países en los acuerdos preferenciales.
Y que ocurrirá, pues que el MAPAMA, como siempre, no atenderá ninguna de sus legítimas reivindicaciones y el problema se agravará.

Pero lo que resulta incuestionable es la pérdida generalizada del sector. Veamos el por qué.
Según cifras oficiales, en el año 2010, los costes de producción en el sector agrario se situaban en 18.000 millones de euros y la Producción Final Agraria (PFA) ascendía a 40.000 millones de euros, es decir, los costes representaban el 45% de la producción. Diez años después la cosa seguía prácticamente igual. En el 2020, con una PFA de 52.000 millones, los costes ascendieron a 23.774 millones de euros, siendo la relación ya del 45,7 % es decir ascendiendo los costes casi en la misma proporción que las producciones.
Pero hoy, en un solo año, todo se ha ido al traste. Hoy, como consecuencia de las subidas registradas en todos los insumos agrarios, se presume que en este año 2021, los costes alcanzarán los 32.000 millones el 70% del valor de la Producción Final Agraria esperada.
Es decir que la relación costes- producción que durante décadas se había mantenido próxima al 35%, en un año, según datos y estimaciones oficiales, se ha duplicado hasta alcanzar el 70%. ¡Vamos! que, para cualquiera que, con buena voluntad, se quiera aproximar al tema agrario, “un auténtico desastre”.

Y… … pues que, a pesar de todo, a la manera del Nerón romano, Planas sigue, ante el desastre actual, “tocando la lira” con declaraciones más que insultantes para todos los componentes del sector Agrario.

¡Ah! y por favor no culpemos de nada, de la situación actual, al sector agrario porque, el sector ha tenido los mayores incrementos de productividad, entre todos los sectores de nuestra economía.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda