El otoño es para trabajar, no para perder el tiempo

Se avecina un otoño caliente…

16 de septiembre de 2021

Tras las vacaciones veraniegas todo sigue igual en y para el sector agrario, pero llega un otoño que, al parecer, puede romper la actual y aparente tranquilidad. 

Compartir en:

Se acerca el final de las deliberaciones nacionales, permitidas por la UE, para la búsqueda de las aplicaciones obligatorias de la nueva PAC y todos y todas las autonomías empiezan a mostrar sus desacuerdos con el MAPA. 
Ya casi nadie cree en las soluciones Planas que actuando de monaguillo de la “oficianta” Ribera, ha defraudado a todos los agricultores y ganaderos que antaño creían en él. 

Así, por ejemplo, en declaraciones a Agrodiario.com, el Presidente de ASAJA nos dice que todo el sector agrario español debe promover unido movilizaciones este otoño, ante las amenazas que afronta el campo con los bajos precios, el encarecimiento de materias primas o la nueva Política Agrícola Común (PAC).
Asegura Barato que la próxima semana propondrá a los órganos de gobierno de Asaja movilizaciones en septiembre y octubre, a las que le gustaría que sumaran las demás organizaciones agrarias españolas para llamar la atención sobre la situación de los agricultores. Se muestra partidario de las movilizaciones, por dificultades en sectores como por ejemplo el lácteo o el hortícola, pero aboga porque estas sean conjuntas por parte de todo el sector y para ello consultará a las demás organizaciones agrarias porque “existe una unidad de acción que no se ha roto”.

A principios de 2020, los agricultores protagonizaron multitudinarias manifestaciones que pararon por la pandemia, durante la que han dado “muestras suficientes de que los productores son esenciales con un comportamiento ejemplar y no ha faltado alimento en los frigoríficos” sin embargo, la covid-19 ha sido muy negativa para sectores como el vino, el vacuno o el ovino y, según Asaja, el campo “no ha tenido el auxilio de otros sectores” dentro del Plan de Recuperación de la UE, que destina “solo el 0,7 % de los fondos” a la agricultura.La CE “piensa mucho en la mesa y se olvida de la granja”, según Barato, quien afirma que el incremento de restricciones sin medidas de apoyo puede acarrear, a largo plazo, el cierre de explotaciones y la “falta de determinados productos” en el mercado comunitario.

COAG estará atenta a los últimos “detalles” de la PAC, pide reforzar los seguros agrarios y no ve inclusivos sino penalizadores los famosos eco-esquemas, la gran novedad de la nueva PAC.
La organización agraria encara el último cuatrimestre de 2021, tras el parón veraniego, pendiente de los últimos “detalles” de negociación de la Política Agrícola Común (PAC), que son “muy importantes”, de la aprobación de la Ley de la Cadena y de pedir más presupuesto para los seguros agrarios.
En esta negociación final, COAG pedirá que la nueva programación fomente medidas de regulación de mercado y de intervención porque “hay que actuar sobre las importaciones” y que “cumplan con los estándares” europeos de producción.
También ha reclamado que las comunidades autónomas ayuden en este sentido porque el objetivo es “universalizar” los seguros.
En materia de fiscalidad, seguirán demandando un observatorio de costes y mercados con el que adoptar medidas como el incremento del IVA compensatorio a los ganaderos o reducir el IVA al menor tipo para los consumos energéticos.
Las movilizaciones, por otra parte, serán una herramienta a la que echaran mano si es necesario para defender al campo.
En ese sentido, habla de “unidad de acción” con el resto de las organizaciones agrarias, como “ya hemos hecho” recientemente con el sector lácteo, y considera que es muy posible que salgan a la calle si finalmente el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico incluye al lobo en el listado de especies protegidas.
Se considera en la COAG que el Ministerio está “echando un pulso” al sector agrario, lo cual le genera “indignación”

                                                                                                                    

Por su parte laUnión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha pedido hoy “respeto absoluto y un apoyo político firme” para los y las agricultores y ganaderos españoles. 
UPA ha reclamado al Gobierno y a todas las fuerzas políticas que sean “constructivas y dialogantes” en lo tocante a la agricultura, la ganadería y el medio rural. “Con las cosas de comer no debemos jugar, y mucho menos desde la política”. La falta de precios justos sigue siendo “la mayor lacra” que afronta el campo, en opinión de UPA, pero también señalan la subida de costes de producción, en especial de la energía, que ya está dejando también grandes pérdidas en el sector primario.
UPA ha recordado al Gobierno que en materia de agricultura, ganadería y medio rural “no caben ni la demagogia ni las fórmulas mágicas”.  Los agricultores y ganaderos esperan soluciones a asuntos como los problemas que les causa la fauna salvaje, la concreción de la Ley de la cadena alimentaria para lograr precios justos o la definición final de la nueva PAC en España. Asuntos que marcarán la actualidad del campo y el devenir de la sociedad española en el curso que ahora comienza.

Además y en paralelo, los agricultores y ganaderos andaluces quedarán sumidos en la ruina si se ratifican los eco-esquemas planteados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC). Así lo han denunciado las organizaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía. 
El sector agrario andaluz vuelve a mostrarse alarmado e insiste en que mantendrá la unidad de acción frente a cualquier propuesta que merme la rentabilidad del campo andaluz. Las organizaciones firmantes insisten en que si es necesario volverán a sacar los tractores a la calle para que la hoja de ruta de Luis Planas, que deberá quedar definida técnicamente a finales de septiembre, sea un documento trabajado bajo el consenso, la colaboración y el reconocimiento del peso estratégico que tiene Andalucía en el conjunto de la agricultura y la ganadería de España.

En la misma línea el Gobierno de Castilla-La Mancha, las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG junto a Cooperativas Agro-alimentarias quieren una convergencia del 100% de las ayudas de la PAC de modo que todos los agricultores del independencia de la región en la que cultiven país, con, reciban «el mismo trato».

Como pueden ver Planas lo tiene absolutamente crudo y lo que ya casi nadie entiende en el sector es el desbarajuste existente entre los políticos gubernamentales. 
Quién responde de qué. Qué papel juega Planas y/o la Ribera que cuando puede embarra el terreno de juego. Los agricultores españoles, a través de sus organizaciones profesionales empiezan a estar hartos de la situación en la que se encuentran.
¿Cómo es posible que tras más de dos años de conversaciones todo esté aún en el aire?

Ante el otoño caliente que se presenta, está Planas a tiempo de pacificar al sector… …mucho nos tememos que no.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda