Tenemos al tonto agrario… … para pagar todas las sinrazones, climáticas o no, que se nos ocurran.

07 de octubre de 2021

Ya en junio pasado, el Tribunal de Cuentas Europeo, en un primer ataque directo al sector, generó el Informe Especial 16/2021 sobre “La política agrícola común y el clima” concluyendo que, aunque la PAC suponía la mitad del gasto de la UE relacionado con el clima, las emisiones procedentes de la agricultura no habían disminuido.

Compartir en:

Durante el período 2014-2020, la Comisión había asignado más de una cuarta parte del presupuesto de la política agrícola común (PAC) a mitigar el cambio climático y adaptarse a él y muy poco se había conseguido.
El Tribunal examinó si la PAC apoyó prácticas de mitigación del cambio climático que pudieran reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura, constatando que los 100 000 millones de euros de los fondos de la PAC asignados a la acción por el clima tuvieron poca repercusión en estas emisiones, que no han variado mucho desde 2010.
Para el tribunal la PAC financiaba, principalmente, medidas con escaso potencial para mitigar el cambio climático.
La PAC no tenía el objetivo de limitar o reducir el número de cabezas de ganado (que representa el 50 % de las emisiones procedentes de la agricultura) y además, concedía ayuda a los agricultores para cultivar turberas drenadas (que emiten el 20 % de las emisiones).
Y tras este primer ataque…el Tribunal recomendaba a la Comisión que adoptara medidas para que la PAC redujera las emisiones procedentes de la agricultura y las generadas por suelos orgánicos drenados cultivados, y presentase periódicamente informes sobre la contribución de la PAC a la mitigación del cambio climático.

En estos días se ha producido un nuevo ataque y van… … al sector agrario, para nosotros absolutamente desproporcionado, por parte del Tribunal de Cuentas Europeo; un ataque más, que se suma al conjunto de despropósitos que se vienen produciendo, desde hace ya demasiado tiempo, por parte de todos los responsables políticos europeos contra el sector agroalimentario.
El Tribunal entre otras cosas, en su Informe Especial 20/2021, “Uso sostenible del agua en la agricultura: probablemente, los fondos de la PAC favorecen un consumo de agua mayor, pero no más eficiente”, afirma, sin ningún rubor, que:

“. las políticas de la UE no pueden garantizar el uso sostenible del agua por parte de los agricultores. La UE ha financiado explotaciones y proyectos agrícolas perjudiciales para el uso sostenible del agua.
. los agricultores se benefician de demasiadas exenciones de la política de aguas de la UE, lo cual dificulta los esfuerzos por garantizar un uso más razonable del agua.
. la política agrícola de la UE fomenta y con demasiada frecuencia, apoya un uso mayor y más ineficiente del agua.
. a los agricultores no se les factura el volumen real de agua que utilizan.
. las ayudas de la UE en virtud de la PAC destinadas a los agricultores no están supeditadas al cumplimiento de las obligaciones que fomentan el uso eficiente del agua.
. la modernización de los sistemas de riego existentes tampoco implica siempre un ahorro general de agua, ya que el agua ahorrada puede redirigirse a otros usos.
. las políticas de la UE no han contribuido suficientemente a la reducción del impacto de la agricultura en los recursos hídricos”.

Aparentemente el Tribunal analiza una realidad y dentro de sus competencias emite el juicio que, a sus miembros, a sus auditores ¿independientes?, les merece la situación que analizan.
Pero de verdad, ¿creen ustedes que ahora, a punto de iniciarse una nueva PAC que reduce considerablemente las ayudas directas al sector agrario para desarrollar nuevas políticas climáticas, es el momento para cuestionar y denunciar los regadíos europeos? Por cierto, no olviden que, el ataque va dirigido directamente contra el sector agrario español, cabeza de los regadíos europeos, y país que se diga lo que se diga de él, permanecerá callado y sumiso a las diatribas más disparatadas.

Atacamos la sostenibilidad de los regadíos europeos olvidándonos del contrasentido que supone dirigirnos a una política de “descarbonización”, absolutamente inviable económicamente hablando, sin que el Tribunal haya dedicado un solo Informe, por supuesto Especial, para denunciar lo que podría ocurrirnos y nos está ya ocurriendo con los costes de la energía eléctrica.
Por ejemplo ¿cree el Tribunal que puede “descarbonizarse” la economía productiva sin que suban de precio los cada día más escasos “derechos de emisión” de CO2?

Y vuelven las amenazas contra el sector agrario.
“Una cuarta parte del agua extraída en la UE se emplea para la agricultura, principalmente en el riego. Esta situación puede agravarse, pues muchas regiones ya están afectadas por la escasez de agua y el cambio climático. La Directiva marco sobre el agua fija el objetivo de alcanzar un buen estado en todas las masas de agua en 2027 a más tardar, pero hay significativos retrasos en su cumplimiento. El apoyo a los agricultores de la política agrícola común (PAC) influye de distintas maneras en el uso que se hace del agua en la agricultura. Constatamos que las políticas agrícolas no se ajustaban sistemáticamente a la política de aguas de la UE.
“Recomendando a los Estados miembros que justifiquen mejor las exenciones a la aplicación de la Directiva marco sobre el agua en la agricultura y a la Comisión que vincule los pagos de la PAC a normas medioambientales sobre el uso sostenible del agua.”

Siempre igual. Tenemos al tonto agrario… … para pagar todas las sinrazones, climáticas o no, que se nos ocurran.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda