¡Menuda charlotada estamos viviendo!

14 de octubre de 2021

En estos días hemos conocido, una nueva charranada gubernamental, con la que nuestro gobierno sigue emperrado en continuar gobernar a base de intentar desviar a la ciudadanía de sus auténticos problemas. En este caso, hay esta misma semana otros muchos ejemplos, nos referimos a la presentación del anteproyecto de “Ley de Protección y Derechos de los Animales”, dado a conocer por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Compartir en:

El Gobierno, nos dice la Ministra, "salda una deuda pendiente con los animales", qué bien verdad… …, pero, de qué animales hablamos, de los ratones y garrapatas , de los piojos, de los lagartos, de las culebras, del lobo, del oso, de la gallina, de los cerdos, de los ovinos… ¿de todos?, entonces la deuda será infinita, los españoles seremos incapaces de pagarla o ¿nuestro gobierno es tan capaz y animalista que logrará que los “sindicatos animales” se conformarán con la publicación en el BOE de un decreto ley?
Sigamos un poco más con las insensateces, “las personas titulares o responsables de los perros deberán haber realizado previamente un curso de formación acreditado para la tenencia de perros, cuyo contenido se determinará reglamentariamente" … …
Suponemos que los certificados acreditativos, para la tenencia de perros o cualquiera otra que se legisle, no serán expedidos por ninguna Universidad o sí ¿haremos de esta charranada una nueva titulación universitaria?
Haremos nuevas cátedras para las señoras o señores de los ministros o ministras como ya ha venido ocurriendo, en casos cuasi similares, con la mujer de nuestro docto, por doctoral, presidente y al parecer también ocurrirá con la, al parecer, ex mujer de nuestro anterior vicepresidente.
Se pretende tratar, "a los animales conforme a su condición de seres sintientes, manteniéndolos en unas condiciones de vida dignas, acordes a sus necesidades etológicas y fisiológicas, que garanticen sus derechos y desarrollo saludable". Y sobre las numerosas prohibiciones está la de "dejar sin supervisión a cualquier animal de compañía durante tres días consecutivos" y, en el caso de los perros, "este plazo no podrá ser superior a veinticuatro horas consecutivas". ¡La gallina!

Insistimos, ¿legislamos solo para perros y gatos o el resto de la fauna animal no son animales sintientes y por lo tanto no tienen derechos?
Nos quedan por delante días gloriosos, días de charranadas, estupideces y sinrazones. “Evitar el daño a los animales supone "blindar la mejor característica humana: no ser indiferentes al dolor ajeno" y para ello se ha creado una ley que será "clave de bóveda" para la construcción de "una arquitectura legal" en esta materia ya que "las competencias de protección animal muestran la interrelación entre las agendas social y animal”.
No solo tratan de distraernos de nuestros problemas y nuestros derechos reales, sino que aprovechándose de la situación actual de la ciudadanía tratan de convertir en moral, todas las inmoralidades que están produciendo as la manera del comunismo actual.

Cómo es posible que la sociedad española pueda admitir que no se pueda sacrificar a un animal permitiendo al mismo tiempo el aborto libre de seres humanos, el aborto de una mujer de 16 años sin limitación alguna o como ya se intuye, la eutanasia más activa posible, una eutanasia sin límites.
Mientras nuestros ganaderos siguen sufriendo las decisiones de una ministra absolutamente impresentable. A la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, le debieron de contar mal el cuento de Caperucita Roja. Es la sensación que tienen muchos ganaderos españoles después de que el Gobierno haya incluido al lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE). Esto implica que la caza del lobo está prohibida y que las familias que viven de la ganadería extensiva van a sufrir un nuevo golpe económico, pero también moral.
La ministra con la callada colaboración de Planas, "no va a extinguir el lobo va a extinguir los ganaderos". Con el lobo, nos dicen y llevan toda la razón del mundo, "tiene que haber un control poblacional, igual que lo hay con todas las especies depredadoras y si no, que lo metan en una reserva, porque nos están quitando nuestro modo de vida, quieren proteger la España vaciada, pero en realidad son ellos quienes la están vaciando y nos vamos a tener que contentar con vivir con una paguita de 600 euros del estado".

Según nos dice A. Usía en “El Debate”, el Gobierno de España está rebosado de ministros que han convertido sus ministerios en anti-ministerios:
“. Marlasca –lo de la «k» me produce náuseas ortográficas–, se ha pasado de bando y ha cambiado simultáneamente de afectos. Los afectos a la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía y las leyes, han dado paso a los cariños a «Bildu», los indultos a los terroristas y el olvido del Código Penal. Es un ministro «anti» por vocación.
. La ministra Montero –la más elemental y llorona–, que dice serlo de Igualdad, es una ministra «antihombres» tenaz luchadora contra la normalidad heterodoxa. Se ha inventado 18 sexos.
. El ministro de Universidades, se ha erigido como máximo representante de la demolición del mérito, el esfuerzo y el estudio, y es un ministro «antiuniversitario».
. El ministro de Consumo, el inútil Alberto Garzón, es el ministro «anti» por definición. El «antiministro» que no ha hecho nada, entre otras razones, porque le da mucha pereza trabajar. Lo único que ha conseguido, y sin esfuerzo, es decir tonterías y proyectar estupideces.
. Y la ministra para la Transición Ecológica, nuestra Greta Thunberg en versión madurita, es la ministra «anticaza». Intérprete y defensora de la bondad del lobo, primer paso para prohibir la caza, que además de fundamental para el mantenimiento estable de las especies, es el primer motor económico de muchas provincias de España. Como ha escrito Eduardo Coca Vita, que fue un magnífico Inspector General de Servicios del Ministerio de Medio Ambiente y premio «Jaime de Foxá», «la ministra Teresa Ribera no sólo está pez en campo y caza, sino en legalidad. Sus méritos son el alineamiento, afinidades, fidelidades, lealtades y parentescos». Se trata de una «Bambi» con muy malas intenciones”.

De nuestro Ministro, nada se dice ya nunca, porque voluntariamente o no, ha renunciado a defender la posición de nuestros agricultores y ganaderos, está de un lado para otro sin encontrar hueco alguna, a Planas le basta con seguir afirmando que “de no aceptarse sus eco-estupideces, los famosos eco-esquemas” antes del 31de diciembre próximo, nadie cobrará un duro de la nueva PAC … … y a eso le llama un largo y fructífero dialogo con el sector.

¡Menuda charlotada estamos viviendo!

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda