La nueva Modernidad.

16 de febrero de 2022

Según se nos viene predicando con reiteración, desde hace ya demasiado tiempo, fundamentalmente desde la llegada del actual gobierno social-comunista que nos preside, hemos llegado por fin a la “modernidad”.

Compartir en:

Todo es ya o estamos a punto de alcanzar, si seguimos los sabios consejos de la UE, donde están reunidos casi todos los “ecologetas” occidentales, “verde”, circular, sostenible … …, el inicio de la nueva “modernidad y el progreso”, lo que debería ser lo fundamental en nuestras vidas. Todos somos ya bioclimáticos y estamos en primera línea en la lucha contra el “cambio climático” aunque en la lucha, nos estemos dejando nuestras vidas y nuestros ahorros y estemos llegando a una pobreza energética que por desconocida es inconcebible y que, sin duda alguna, nos volverá a épocas ya pasadas.


¿Y en nuestro sector que pasa? Pues ocurre, como en todo el resto de la economía española, que según nos dicen estamos en la modernidad y que, al ser ya más verdes, sostenibles y circulares, al ser más progresistas, todo se nos arreglará, todo se nos dará por añadidura.
Y, pues que, como todo lo que se nos dice es una filfa, una tremenda estafa que ya nadie cree, como está manifestándose con las protestas agrarias, todos estamos rebelándonos con la situación creada que se nos quiere imponer.

Veamos una de las últimas “modernidades”, dictada como solución al desarrollo rural en la autonomía de Castilla la Mancha.
“Desde el propio gobierno regional manchego y como un hallazgo importante para el desarrollo de la autonomía, se nos ha informado que, los cinco proyectos provinciales presentados forman parte de la Estrategia de Economía Circular 2030, para incrementar la sensibilidad ambiental, generar nuevas oportunidades de negocio, así como la creación de empleo en el medio rural.
El objetivo de los proyectos es diferenciarse y crear valor añadido dentro de un modelo turístico de “calidad”, sumando la circularidad. Y para ello, se tendrá como base sus postulados: el uso eficiente de los recursos, cerrar el círculo en procesos y la reducción de residuos. Además, contarán con una convocatoria de ayudas en la que trabaja ya la Consejería. Queremos generar sinergias buscando alianzas para el desarrollo de acciones conjuntas entre agentes implicados desde la restauración, alojamientos turísticos, empresas de turismo activo, ayuntamientos, mancomunidades, grupos de acción local y de los sectores primario e industrial en colaboración con entidades públicas, asociaciones, etcétera. Estos proyectos generarán nuevos modelos de negocio, oportunidades y empleo promoviendo un desarrollo sostenible con base en los postulados de la economía circular, fundamentalmente el uso eficiente de los recursos y la reducción de residuos, aumentar la eficiencia del uso del agua, la energía y de fuentes renovables. Además de mejorar los hábitos de consumo y la competitividad de los destinos y las empresas turísticas”.

¡Qué bien, que ambicioso y bonito resulta todo verdad!, pero veamos la realidad de todo este camelo.
Uno de los proyectos correspondiente a las áreas de Sierra de San Vicente y Mancha toledana, una vez realizado el diagnóstico, contempla acciones destacadas como son el diseño e implantación de planes de gestión de residuos en establecimientos turísticos; programas de formación, concienciación y divulgación en turismo circular para residentes y turistas; implementación de la etiqueta Ecolabel en establecimientos y empresas del sector; foros de encuentro sobre turismo circular e innovación; programas de agro-acuicultura; acciones de compostaje comunitario. También la creación de una red logística de producción y distribución de productos agroalimentarios y artesanales locales; desarrollo e implantación de aplicaciones móviles de intercambio; iniciativas colaborativas para la experimentación y la eco-innovación en torno a la economía circular en el medio rural; avicompostera y huertos ecológicos comunitarios; acciones de gamificación entre establecimientos y turistas con implantación de prácticas circulares en materia de residuos, movilidad, entre otras.

Si leen con detenimiento lo anterior y se entretienen en comprobar que hay detrás de las propuestas, verán que, como siempre venimos afirmando, son “la nada con sifón”. Son simplemente un “bla, bla, bla… ...”, porque presentar como hallazgos algo que siempre se ha considerado como normal en el sector agrario, es una estafa intelectual más.
“… … iniciativas colaborativas para la experimentación y la eco-innovación en torno a la economía circular en el medio rural; avicompostera y huertos ecológicos comunitarios; acciones de gamificación entre establecimientos y turistas con implantación de prácticas circulares en materia de residuos, movilidad, entre otras”
En la avicompostera, los huertos ecológicos comunitarios y la gamificación entre establecimientos y turistas, reside la progresía y la nueva modernidad … … ¡ustedes mismos!
Recuerden que la avicompostera es la explotación que practica el avicompostaje, la explotación que produce y vende tras su autoconsumo, estiércol de gallina. ¡Vamos la producción de gallinaza de toda la vida!, ¿qué actividad tan moderna verdad?

Y que la gamificación, es simplemente una técnica de aprendizaje que traslada todo el potencial de los juegos al ámbito educativo, en este caso hacer que los turistas agrarios, jueguen en el mundo agrario, buscando huevos en sus nidales, encontrando setas de cardo…. ….
Vamos que a este paso y para cumplir con el objetivo UE de la “Granja a la Mesa”, volveremos a las vacas lecheras tuberculosas en los bajos del barrio de Salamanca de Madrid o a La Habana del Comandante Castro, con las cabras enanas por domicilio, para que los cubanos tuvieran leche directa, o al cerdo per cápita para que comiesen alguna proteína barata.
¿Así se nos quiere vender el progreso?, ¿la nueva modernidad consiste en dar la vuelta a nuestras vidas para vivir de nuevo como hace 70 años? ¡Pues qué bien!

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda