¿EMPLEOS VERDES?, UN CAMELO MÁS

02 de abril de 2009

Aunque con dificultades, la verdad de las cosas suele abrirse camino, entre multitud de falsedades enmascaradas como verdades oficiales.

Compartir en:

El nuevo Ministerio, de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino,  actual responsable, solo o de forma compartida, de tres fiascos de nivel planetario, a saber, los Biocarburantes, el Cambio Climático y las Energías Renovables, tiene la obligación de cambiar radicalmente, en el menor tiempo posible, las políticas seguidas en estos temas.
Dejando hoy de lado el tema de los biocarburantes donde, como ya se afirma sin recato en la mayoría de las publicaciones especializadas, corren malos tiempos no solo para su desarrollo sino incluso para su simple existencia, vamos a centrar el comentario presente sobre la verdad de los “empleos verdes”. No se olvide que una de las razones oficiales dadas a los ciudadanos para desarrollar, a cualquier precio, las denominadas energías alternativas, es, como afirma sin pudor alguno nuestro Presidente de Gobierno, el hecho de que nuestro país es el ejemplo mundial en materia de creación de “empleos verdes” relacionados con las energías renovables, la energía fotovoltaica y la eólica fundamentalmente.
Pues bien veamos la realidad del tema. Según un estudio realizado por la Universidad Rey Juan Carlos con la colaboración del Instituto Juan de Mariana, titulado “Estudio de los efectos del Apoyo Público a las Energías Renovables sobre el Empleo”, estudio que se adjunta para su conocimiento, la verdad del tema se resume en que:
• Cada “empleo verde” destruye, al menos, 2,2 puestos de trabajo. Hasta ahora la destrucción neta de puestos de trabajo ha sido de 113.00 empleos. Cada megawatio “verde” subvencionado, destruye 5,39 puestos de trabajo, 8,99 puestos en el caso de la energía fotovoltaica, 4,32 puestos en el caso de la eólica y 5,84 en el caso de la  minihidroeléctrica  
• Cada “empleo verde” supone una subvención de 571.138 euros desde el año 2000. En el caso de la energía eólica, la de los “molinillos”, el coste supera el millón de euros.
• El Gobierno español tiene comprometido hasta el presente, para el fomento de estas energías, cerca de 30.000 millones de euros. Para que tengamos una referencia cierta, las subvenciones anuales para el fomento de las renovables, equivalen al 4,35% de la recaudación anual del IVA, el 3,45% del IRPF o el 5,6% del Impuesto de Sociedades.
• Los ciudadanos españoles, con el derroche de subvenciones existente, se enfrentan a un aumento tremendo de las tarifas eléctricas o a un aumento equivalente en los impuestos. El aumento del coste de la electricidad hace inviables sectores productivos muy consumidores de energía. Ayer se publicaba la noticia de que La energía “sostenible” hace insostenible la industria y el empleo, así, “Asturiana de Zinc (Azsa), el mayor productor mundial de zinc, planteará un ERE por culpa de una factura eléctrica que hace inviable la planta”. Dentro de este laberinto de lo políticamente correcto, la “sostenibilidad”, que ha convertido el paisaje español en un horror de molinos de viento y “huertos solares” a base de subvenciones mil millonarias con el dinero del contribuyente consigue al final, alcanzar el “record mundial de generar el 0,8%” de la energía total necesaria, a costa de hacer insostenible la supervivencia de los ciudadanos
Son datos ciertos para que todos reflexionemos sobre la verdad de la creación de empleo por las “Renovables”, sobre la verdad de nuestra situación actual en uno de los temas estrella del gobierno actual, sobre donde nos conducen las veleidades de nuestro actual Presidente, sobre lo inadecuado de que sea el Ministerio otrora dedicado al sector agrario, uno de los enfangados en estas políticas tan demoledoras para el ciudadano y tan poco necesarias para los agricultores, ganaderos y pescadores.
Los “empleos verdes” son uno de los “camelos” en los que nos han metido, unos pocos se forran con el sistema a costa del ciudadano de a pie. ¡Ah!, y en medio de todo ello, el clamoroso silencio de las OPAS, los Sindicatos y los Ecologetas, interesados directos en el sistema.
El Plan Energético Nacional debe replantearse de nuevo, estamos viviendo una situación alarmante, para muchos España sufre una “burbuja” insostenible en el ámbito de las energías “verdes”, toda subvención debe desaparecer, no se puede seguir hurtando a la sociedad el debate, hoy puede afirmarse que montar Planes con la justificación de los “empleos verdes” es una mentira dolosa, es un “camelo más”


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda