Un ministro chanflón… …

12 de enero de 2022

Durante toda la semana pasada, informativamente hablando, hemos estado dominados por las declaraciones que el ministro Garzón hizo al diario británico “The Guardian”, en las que aseguraba que, “España exporta carne de mala calidad de animales maltratados”.

Compartir en:

Cierto es que se trata del ministro más chanflón, zafio e ignorante de nuestro actual gobierno social-comunista, pero no olvidemos que, este tipo de declaraciones sobre la agroalimentación española y más en concreto sobre sus sectores productivos, son la norma habitual de este tosco y grosero personaje que, para nuestra desdicha, el Pinocho-Sánchez ha puesto al frente del consumo de la sociedad española. Recordemos sus ataques al “desmedido”, según él consumo de azúcar y subsiguiente ataque a la producción de remolacha, sus ataques a la ingesta de carne por sus consumos de agua, huella hídrica, y la emisión de gases GEI de los ganados fundamentalmente el bovino, su ataque a la producción avícola, argumentando incumplimiento de las normas sobre el bienestar animal… …

ASAJA considera inadmisibles las últimas manifestaciones de Garzón sobre la ganadería en las que indica que se exporta carne de mala calidad que proviene de animales maltratados y solicita la dimisión del ministro de Consumo.
ASAJA lamenta que este sea otro capítulo más de la actitud de sectarismo del ministro y no comprende cómo desde la Presidencia del Gobierno se puede mantener un ministerio que está continuamente atacando a un importante sector como es el agroganadero, y por lo tanto a los intereses de España.Garzón volvió a defender la reducción del consumo de carne, como ya hizo el verano pasado en diversos foros, y señaló al diario británico que las críticas le vinieron de parte de los hombres, “Sentían que su masculinidad se vería afectada por no poder comer un trozo de carne o hacer un asado”, ironizó.

UPA ha pedido al ministro de Consumo, Alberto Garzón, que «rectifique o dimita» tras un nuevo ataque a la ganadería en una entrevista en The Guardian. Los ganaderos y ganaderas españoles han vuelto a mostrar su rechazo contra las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, que ha emprendido desde hace unos meses una campaña contra la ganadería española. En su último ataque, el coordinador de Izquierda Unida se ha prodigado en un medio británico –The Guardian– vinculando de forma estrecha el consumo de carne con el cambio climático y la desertificación.
“Encuentran un pueblo en la España vaciada e instalan 4.000, 5.000 o 10.000 cabezas de ganado. Contaminan el suelo, el agua, y exportan esa carne de animales maltratados”, asegura Garzón en la entrevista. Unas palabras que desde UPA califican de irresponsables y directamente falsas: “En España no hay animales maltratados, señor ministro”, le han trasladado.
UPA, que ya se dirigió por carta a Alberto Garzón cuando inició su cruzada anti-ganadería, ha vuelto a transmitir públicamente una exigencia de que «rectifique o dimita» por unas palabras “basadas en falsedades, torpes, miopes y que pueden tener nefastos efectos en las exportaciones españolas de productos cárnicos”.

Cooperativas Agro-alimentarias de España considera inaceptables las afirmaciones realizadas en The Guardian por el ministro Alberto Garzón, especialmente las relacionadas con las hipotéticas exportaciones masivas de carne de baja calidad procedente de animales maltratados; por lo que reclama su dimisión.
Asimismo, también considera injusto que una vez más el titular de Consumo señale al sector ganadero como causante principal del cambio climático, presentando para ello información tergiversada y emitiendo descalificaciones generalizadas que no se corresponden con la realidad del sector ganadero español. Lamentamos que la actitud del ministro Garzón se asemeje más a la de un activista que a la de un miembro del gobierno.
El duro ataque proferido por el ministro Garzón resulta doloroso e incomprensible por varios motivos. En primer lugar, por generalizar y asumir que la problemática de la ganadería española gira en torno al modelo de las macrogranjas, cuando éstas no representan en absoluto el panorama productivo mayoritario de nuestro territorio. En todo caso, y en aquellas zonas en las que hay instaladas granjas de mayor capacidad, éstas cumplen estrictamente con la legislación vigente, incluida la normativa de ordenación de explotaciones de los diferentes sectores, que establece en algunos casos capacidades máximas para las granjas, y que han sido aprobadas por el propio ejecutivo al que pertenece el ministro.

En general como vemos, todos, organizaciones agrarias (menos la COAG) y medios de comunicación han condenado sin paliativos al ministro; la condena ha sido un clamor absolutamente generalizado, pero también, al menos nosotros, hemos notado la ausencia clamorosa de condena de los máximos responsables del tema.

Nos referimos muy en concreto al ministro Planas, responsable de la agricultura y ganadería españolas, que no ha dicho “ni muuu… …” sobre el ataque del Garzón, a la ministra Ribera, que también creemos tiene alguna responsabilidad sobre el tema y al Presidente Pinocho-Sánchez que se ha quitado el marrón con generalidades impropias de quién tiene sus responsabilidades.
Destaca en el mundo gubernamental la condena que, sobre estas declaraciones, ha hecho el Ministro del Interior, temiéndose quizás la inevitable y deseable reacción generalizada del mundo agrario y la de Margarita Robles afirmando la estupidez de que, “la opinión de Alberto Garzón “es respetable, pero la que importa es la del Gobierno".

Y nosotros pensamos que, visto lo visto y aunque Garzón es la “nada con sifón”, tras sus reiteradas manifestaciones y la falta de reacción de sus jefes y de los máximos responsables del tema agrario, se puede esconder el plan que desde hace tiempo y desde la propia UE, con España a la cabeza, se está desarrollando contra la agricultura en general y la ganadería en particular.

Recordamos a Bill Gates y sus filetes sintéticos, la condena por las emisiones de metano, el desprecio a la defensa de las producciones propias por las autoridades comunitarias, el ataque de los ecologetas a todo lo que dicen perturba la lucha contra el falaz cambio climático… …

¿Lo del chanflón Garzón son ocurrencias del ministro, obedecen al miserable pacto que hoy nos gobierna o trae causa de algún Plan superior, nacional Ribera o comunitario, exigencias de Planes 50 o de alguna sinrazón parecida?… … porque tonto Garzón lo es pero… … veremos lo que resulta en un inmediato futuro.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda