LA MEJORA VARIETAL Y SU REPERCUSIÓN EN LA BIOTECNOLOGÍA

10 de junio de 2009

La importancia que tienen las variedades vegetales de las especies cultivadas en la productividad agraria es fundamental en el sector de la biotecnología. Las variedades, su mejora, su sustitución permanente por nuevas creaciones, son las que pueden proporcionar los elementos necesarios para lograr los aumentos, tanto de productividad como de calidad en la agricultura.

Compartir en:

La contribución de las nuevas variedades al aumento de la productividad es un hecho comprobado en muy diversos estudios. Trabajos realizados en Europa, han demostrado claramente que la investigación dedicada a la obtención de nuevas variedades constituye una de las líneas de actuación más relevantes para lograr incrementos importantes de producción.  Veamos algunos ejemplos. Un interesante estudio realizado en el Reino Unido, concretamente, en el Instituto Nacional de Botánica Agrícola, demostró cual era la contribución en cuanto a mayor productividad de las nuevas variedades de trigo y cebada, especies que ocupan en este país un alto porcentaje de la superficie cultivable. En dicho estudio, se comprobó que tomando como base del mismo un período de treinta años, los rendimientos en trigo y cebada se incrementaron aproximadamente el 94 y 67%, respectivamente. Un análisis de los distintos factores que contribuyeron al aumento de estos rendimientos nos mostró que en el caso del trigo el 56% se debía al uso de nuevas variedades mientras que en el caso de cebada resultó ser del 32%. El porcentaje restante correspondía a factores distintos del aporte varietal y en consecuencia relacionados con nuevas técnicas de cultivo, mejora de dosis de siembra, abonados y nuevos y más eficaces productos para tratamiento contra patógenos, etc. Si extrapolamos este análisis a todas las especies cultivadas, el incremento de producción resultaría formidable y se lograrían cantidades verdaderamente espectaculares y en consecuencia sería muy fácil mentalizar a cualquiera de la importancia que la mejora varietal tiene como parte de la biotecnología y en los resultados económicos de la misma.

Estudios similares realizados en Francia llegaron más o menos a las mismas conclusiones demostrándose que puede aceptarse sin temor a grandes errores que el 50% aproximadamente del aumento de rendimientos puede corresponder a la utilización de nuevas variedades más productivas. Otras especies como pueden ser aquéllas en las que las técnicas de producción de semilla han evolucionado de manera importante, a través de la utilización de híbridos, por ejemplo el maíz, girasol y algunas especies hortícolas, si parece claro que la evolución en cuanto a los aumentos de productividad ha sido incluso en períodos de veinte o treinta años bastante más espectaculares que los casos mencionados anteriormente.
No se trata de analizar especie por especie lo que ha sucedido a lo largo de períodos dilatados de tiempo, pero lo que si parece evidente es la importancia que tiene la mejora varietal en los aumentos de rendimientos de los cultivos, sin olvidar que, cuando se efectúa a través del tiempo, una mejora varietal, no sólo se hace teniendo en cuenta como punto de partida el factor rendimiento sino otros como son la mejora de la calidad del producto final y la resistencia a los distintos agentes patógenos que hoy en día constituyen un serio problema.

Lo indicado anteriormente nos lleva a la conclusión de que la obtención de nuevas variedades de plantas es cada vez más importante para la humanidad. Somos conscientes de que los alimentos escasean en el mundo, que el alarmante crecimiento demográfico no se compensa con un aumento adecuado de la tierra laborable de que se dispone, por lo que ha de hacerse todo lo que sea posible por mejorar nuestros cultivos en base a la obtención de variedades que sean más productivas con buenas características cualitativas y por supuesto con resistencia enfermedades, cuya evolución también permanente puede impedir a veces el obtener los rendimientos deseados.
La agricultura desde sus orígenes ha tenido como una de las finalidades más importantes la selección de las especies y variedades más apropiadas para su cultivo. Los criterios de selección se han basado especialmente en los caracteres esenciales de interés agronómico, que incluyen productividad, calidad, resistencia a plagas y enfermedades etc.

La primera etapa de las tecnologías aplicadas a la mejora varietal condujo al mayor trasiego de especies y variedades en el mundo y desde que la genética se constituye como ciencia, la mejora de las especies cultivadas se convierte en una de las disciplinas científicas que más han contribuido a la mejora del nivel de vida de la humanidad en los últimos cien años y así hemos llegado a la ingeniería genética, que ha permitido la creación de variedades conteniendo organismos modificados genéticamente o variedades transgénicas mediante métodos muy rápidos, eficientes y seguros para obtener las mejores posibles.
Más adelante veremos los sistemas de protección a los que hay que someter estas variedades y a sus obtentores, similares a los que se aplican a las variedades convencionales y que se consideran fundamentales para que los científicos prosigan en su labor de investigación en este importante sector de la biotecnología, sistemas que se basan en legislaciones sobre patentes o sobre otras normativas y tratados internacionales especiales para las variedades vegetales.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda