Curiosidades de una vuelta al colegio, atípica

04 de septiembre de 2021

Septiembre llega con el arranque del nuevo curso escolar bajo el brazo. Sin embargo, el actual contexto sanitario marca la vuelta a las aulas que, aunque con un grado mayor de presencialidad, sigue suponiendo un escenario diferente al de un retorno habitual.

Compartir en:

Entre los principales aspectos que más preocupan a las familias españolas en esta nueva vuelta al cole destacan el impacto de la pandemia en la calidad de la enseñanza con un uso de la tecnología y unas metodologías que no sean adecuadas (61 %); el aumento en el coste del material escolar (59 %) y la incapacidad de realizar ciertas actividades como talleres o excursiones, debido a las restricciones sanitarias (39 %). 

Estos datos se extraen de la encuesta realizada por Beruby para Amazon.es a 3.000 familias españolas. En cuanto al gasto escolar, un amplio 85 % considera que el coste por cada hijo es “caro” o “excesivamente caro”. Mientras que un 35 % de las familias encuestadas en 2019 preveía un gasto de entre 200 € y 400 € por cada hijo en edad escolar, este año dicho porcentaje se eleva 11 puntos hasta alcanzar un 46 %.  De media, las familias estiman un aumento de 100 € más por hijo en edad escolar respecto a 2019, y el 35 % estima que esta vuelta al cole será más cara que en 2020. En cuanto a la financiación de los gastos, el 64 % se decanta por realizar un único pago mientras que el 32 % que prefiere fraccionarlo desde 2 a 6 mensualidades.

Para el 52 % no ha cambiado su situación financiera con la pandemia, el 36 % considera que su situación financiera ha empeorado, y para un 9 % ha mejorado. El 34 % coincide en que preparar la vuelta al cole este 2021 costará mucho más, sobre todo, por el coste del material tecnológico, mientras que el 37 % afirma que, aunque la pandemia sí ha afectado su bolsillo, en su caso el gasto será igual. 
El saneamiento inadecuado del entorno escolar y posibles rebrotes en menores que aún no están vacunados (33 %) también preocupa a las familias españolas.

Para esta vuelta al cole, el 64 % de los encuestados prevé combinar las compras online con las compras físicas para adquirir libros de texto y material escolar para el próximo curso. La comodidad de recibir todo en casa, la rapidez, el ahorro y evitar las aglomeraciones de gente son las principales razones que esgrimen para recurrir a las compras online. 
El 80 % reconoce que su vuelta al cole se ve condicionada por la economía y que prefieren comprar los libros de texto y el material escolar en aquellas tiendas que cuentan con ofertas y descuentos. No obstante, la opinión de las familias consultadas sobre si las ofertas de material escolar son buenas en relación al gasto realizado en libros de texto se encuentra dividida, mientras que el 55 % cree que ayudan bastante en la cuesta de septiembre, el 45 % opina que son insuficientes para el gran desembolso que realizan por cada hijo en edad escolar. 

Los productos que más comprarán las familias españolas para este nuevo año académico son similares a los de 2020: además de los libros de texto (75 %), artículos de papelería (72 %), ropa y zapatos (64 %) mochilas (53 %), y ordenadores portátiles (16 %) y tablets (12 %), los padres también incluirán en su lista de la compra mascarillas (45 %) y geles desinfectantes (41 %).
En la tienda Amazon.es/listosparaclase los clientes pueden equiparse para la vuelta al cole con los libros de texto, material educativo, ordenadores, material de papelería, etcétera, y recibirlos gratis en un solo día con Amazon Prime. En la sección de Electrónica y aprendizaje a distancia, los clientes podrán encontrar escritorios y sillas de oficina, organizadores y cajones, pcs y tablets, entre otros artículos, para estudiar o trabajar cómodamente desde casa. Además, los clientes Amazon Prime disfrutan de envíos gratis todo el año, en productos vendidos o enviados por Amazon.

El 60 % de las madres y padres españoles consultados cree que la calidad de la enseñanza durante la pandemia ha disminuido debido a que los alumnos están viviendo unos años atípicos que afectan negativamente a su aprendizaje. Por otra parte, el 27 % de los encuestados considera como aspecto positivo de la digitalización que se ha diversificado el aprendizaje para incorporar nuevas disciplinas.
La adaptación hacia una enseñanza más digital se ve determinada por los medios técnicos tanto en el hogar como en los centros educativos: mientras el 33 % considera que sus hijos se han adaptado bien a esta nueva dinámica de aprendizaje, aunque con algunos problemas debido a los medios técnicos en casa o a la falta de dispositivos suficientes en el hogar; el 22 % reconoce una buena adaptación aunque destacan problemas técnicos en los centros escolares. Tan solo el 4 % de los encuestados admite que sus hijos no se han adaptado bien debido al cambio brusco y la necesidad de dedicar más tiempo a este nuevo tipo de enseñanza. El 31 % cree que la enseñanza a distancia se ha acelerado, pero que cuando pase la pandemia disminuirá su uso, y el 21 % confía en que cuando acabe la pandemia volveremos al modelo previo de enseñanza. 

Por otra parte, la calidad de la enseñanza en el futuro es algo que preocupa a los españoles aunque con opiniones divididas: el 40 % cree que se podrá ver afectada negativamente, mientras, el 36 % considera que la digitalización será positiva para la educación. Finalmente, el 22 % estima que todo volverá a la situación previa a la pandemia, con cambios leves o residuales. 

Entre las razones que destacan para creer que la digitalización de la enseñanza a distancia es, al menos en parte, necesaria, encabezan la lista la enseñanza y el uso de nuevas herramientas de aprendizaje; la facilidad para que los estudiantes se familiaricen con la tecnología y la utilidad de un complemento a la enseñanza en el aula, entre otras. En contrapartida, los encuestados detectan como principales aspectos negativos de la digitalización de la educación la imposibilidad de algunos estudiantes pueden tener acceso a las herramientas necesarias, contribuyendo a ampliar la brecha social y educacional; las limitaciones al desarrollo de la inteligencia emocional y la capacidad de interactuar tanto con profesores como con compañeros y la sociabilidad en los momentos libres.

La opinión de los encuestados acerca del impacto de la pandemia entre los distintos grados de educación está muy dividida. Mientras que el 40 % opina que la pandemia ha afectado igual a todas las edades y cursos, un 39 % opina que sin duda los estudiantes universitarios y de grado superior han sido los más damnificados, ya que están en un momento crucial en su educación y especialización, además del impacto negativo que la educación a distancia ha tenido en su vida social. El 21 % cree que los más perjudicados han sido los estudiantes de primaria y secundaria. 

En cuanto a la digitalización en la enseñanza superior, un 82 % la valora positivamente y opina que supone una mejora, frente a sólo un 18 % que la considera negativa, pues creen que la presencialidad resulta más necesaria en la enseñanza superior. Más de la mitad de los encuestados considera que cursar una beca Erasmus online es negativo pues la experiencia del estudiante en el extranjero es la clave de este tipo de becas, por el idioma y por la socialización en otro entorno.  El 65 % de los encuestados considera desproporcionado el gasto escolar de los universitarios o estudiantes de FP, y el 88 % cree que estos deberían tener acceso a más ofertas en material escolar y libros, y un mayor acceso a ayudas para cursar sus estudios superiores. 

La vuelta al cole de los adultos estará marcada por el teletrabajo. 5 de cada 10 encuestados admite haber trabajado a distancia durante los meses de confinamiento. A fecha de realización de este estudio, el 36 % de los encuestados afirma que actualmente no teletrabaja debido a que su actividad es 100 % presencial, frente al 15 % que desempeña su tarea profesional 100 % a distancia, y el 22 % que teletrabaja de manera parcial, acudiendo algunos días a su puesto en la oficina. El 9 % reconoce que, aunque no teletrabaja, podrían realizar el desempeño de su actividad profesional a distancia. El 17 % declara no haberse reincorporado a su puesto o estar en paro. No obstante, hay una división clara en cuanto a los cambios que la pandemia ha supuesto respecto al teletrabajo. Mientras el 44 % afirma que la empresa ha adoptado medidas más flexibles y ha implementado de forma total o parcial el trabajo a distancia, el 40 % declara que su trabajo sigue siendo 100 % presencial. Tan solo un 16 % de los encuestados ya contaba con un plan adaptado de teletrabajo. 

En cuanto a las herramientas necesarias para desempeñar al 100 % el trabajo desde casa, el 28 % admite que aporta por su cuenta la conexión a internet, el mobiliario y los equipos electrónicos, el 20 % aporta la conexión a internet y el mobiliario, mientras que su empresa le proporciona los equipos electrónicos. El estudio realizado para Amazon también arroja que el 33 % de los encuestados no consideran óptimas las condiciones y herramientas para desarrollar su trabajo a distancia. 
Casi 6 de cada 10 opina que el teletrabajo le permite conciliar mejor su vida personal. Entre las razones que esgrimen, el 33 % admite que le permite conciliar su vida personal, y el 30 % explica que le permite pasar más tiempo en casa, aunque esto le supone dedicar más horas a trabajar. Por otra parte, el 28 % afirma organizar mejor su rutina cuando trabaja de manera presencial y el 25 % admite que siente la necesidad de salir más de casa y recuperar la vida social que tenía antes de la pandemia. 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda