La planta fotovoltaica Cespedera y la reintroducción del águila imperial en Andalucía

29 de julio de 2022

Iberdrola impulsa, gracias al desarrollo de su planta fotovoltaica Cespedera, una iniciativa de reintroducción del águila imperial en Cádiz, Andalucía, en un proyecto que incluye actividades de recuperación, mantenimiento e investigación del comportamiento de estas aves.

Compartir en:

La iniciativa, que la compañía lleva a cabo en colaboración con la Junta de Andalucía, ha logrado el traslado de las primeras crías a un entorno natural donde se ha producido su primer vuelo en libertad y en plena conjunción con la naturaleza. Con el fin de conseguir una población estable de esta especie amenazada, la provincia gaditana actuaría, así como centro de interconexión de poblaciones de otros lugares de Andalucía.

Iberdrola ha colaborado desde la recogida inicial de ocho crías de águila imperial seleccionadas por su alto riesgo de supervivencia en distintos nidos de Córdoba, donde se concentra el 90% de la población de esta especie hasta su final puesta en libertad. Custodiados por un grupo de expertos en su traslado a Cádiz, los pollos se han instalado a en jaulones “hacking”, construidos expresamente para el proyecto y ubicados estratégicamente con el fin de favorecer la reinserción. Por su diseño, estos grandes jaulones permiten la alimentación, mantenimiento e inicio del vuelo de las aves sin contacto alguno con que el equipo humano de expertos dedicado a sus cuidados. De esta forma, se fomenta la identificación de los mismos como nido y, tras la suelta del águila, su tendencia de vuelta al mismo entorno para la futura cría de polluelo. fenómeno que se conoce como “filopatría”.

La iniciativa cumple al mismo tiempo una función de investigación y permitirá aumentar el conocimiento de las aves. Entre las actividades se incluye el marcaje GPS para el seguimiento de sus costumbres y comportamiento migratorio. Se espera que el conjunto de aves que se incorporen al proyecto en su desarrollo en los próximos años enlacen con las poblaciones de otros lugares de la cadena geográfica de Andalucía, como Sierra Morena o Doñana.

Iberdrola, que ha destinado hasta el momento 65.000 euros a las diferentes actividades del proyecto, avanza así en su compromiso con la protección de la biodiversidad de los territorios donde opera. En el caso de Andalucía, la compañía cuenta con instalaciones de energía eólica y energía fotovoltaica y trabaja con las administraciones autonómicas y locales para conservar la biodiversidad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda