Cuatro mujeres que fueron clave para la redacción de los Derechos Humanos

11 de diciembre de 2021

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en París un documento de seis páginas (un preámbulo más 30 artículos) elaborado por más de 50 estados de todas las regiones del mundo, que aún tenía frescas las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial.

Compartir en:

Ocho naciones se abstuvieron, pero ninguna votó en contra. Acababa de nacer la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), estableciendo, por primera vez, los derechos humanos fundamentales que deben protegerse a lo largo y ancho del planeta.
Los artículos de la DUDH proclaman que todos los seres humanos, sin distinción, nacen libres e iguales; prohíben la esclavitud y la tortura; defienden la libre opinión y pensamiento, la presunción de inocencia; amparan el derecho a la búsqueda de asilo, y a una nacionalidad... Fueron redactados en menos de dos años, lo que supuso una "tarea colosal", en palabras de la propia ONU, en un momento en el que el mundo estaba dividido en un bloque oriental y otro occidental, y hubo que buscar un terreno común de entendimiento y acuerdo.

Un documento universal
En noviembre de 1999, el libro Guinness de los Records declaró a la DUDH como el documento más traducido del planeta (298 idiomas), y actualizó la certificación en 2009, cuando llegó a los 370. Actualmente se puede leer en más de 500, desde los seis oficiales de las Naciones Unidas –árabe, chino, español, francés, inglés y ruso– comunes a miles de millones de personas, a lenguas casi extintas como el pipil, que se habla en El Salvador. El último en incorporarse, en 2016, fue el quechua boliviano del norte, una variante de la familia de lenguas originarias de los Andes con más de 116.000 hablantes en los territorios situados al norte de La Paz, capital de Bolivia.
"La DUDH es ampliamente reconocida por haber inspirado y allanado el camino a más de setenta tratados de derechos humanos que se aplican hoy", se enorgullece la ONU. La celebración, cada 10 de diciembre, aniversario de su aprobación, del Día de los Derechos Humanos, es, según prosigue el organismo internacional, "una oportunidad para reafirmar la importancia de los derechos humanos para construir de nuevo el mundo que queremos, la necesidad de solidaridad mundial y la interconexión y humanidad que compartimos como seres humanos".

Las mujeres que dieron forma a la DUDH
La Declaración Universal de los Derechos Humanos le debe la vida a una mujer, Eleanor Roosevelt, y su contenido definitivo a un puñado de activistas, feministas y diplomáticas que lucharon para que extendiera su manto protector a las mujeres y reconociera explícitamente la igualdad de género. La web de la ONU les dedica un artículo a modo de homenaje:

Eleanor Roosevelt
En 1946 el presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, nombró a la que había sido primera dama entre 1933 y 1945, Eleanor Roosevelt, delegada de su país ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Fue la primera presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y recurrió a su prestigio, credibilidad y mano izquierda para lograr llevar a buen puerto la Declaración, que se redactó envuelta en las crecientes tensiones entre Rusia y Estados Unidos. Cuando por fin se aprobó, toda la Asamblea General, puesta en pie, la ovacionó. En 1968, seis años después de su muerte, se le concedió, de manera póstuma, el Premio de las Naciones Unidas en la Esfera de los Derechos Humanos.

Hansa Mehta
El inspirador primer artículo de la DUDH, que reza "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros", se había redactado inicialmente como "todos los hombres nacen libres e iguales [...]". Se le atribuye el mérito de cambiar la frase a la india Hansa Mehta, firme defensora de los derechos de la mujer, y la única mujer delegada ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas entre 1947 y 1948 junto con Eleanor Roosevelt.

Minerva Bernardino
Diplomática y líder feminista de la República Dominicana, Minerva Bernardino fue fundamental en las deliberaciones sobre la inclusión de la "igualdad de derechos de hombres y mujeres" en el preámbulo de la DUDH.

Marie-Hélène Lefaucheux
Como presidenta de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de 1948, la francesa Marie-Hélène Lefaucheux defendió, con éxito, la inclusión de una mención a la no discriminación sexual en el artículo 2, que quedó con su ya famoso enunciado: "Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición".

Entre los demás nombres propios se cuenta la pakistaní Begum Shaista Ikramullah, que abogó por poner de relieve la libertad, la igualdad y la libre elección en la Declaración, y por incorporar el artículo 16, sobre la igualdad de derechos en el matrimonio. La danesa Bodil Begtrup luchó por que los titulares se refirieran a "todos" o "toda persona", en lugar de "todos los hombres". La bielorrusia Evdokia Uralova fue impulsora de la igualdad de salario para las mujeres. Y la india Lakshmi Menon promovió la mención a la igualdad de derechos de hombres y mujeres en el preámbulo, y a la no discriminación sexual a lo largo de toda la declaración.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda