Una barra repleta de sugerencias para el vermu

Es el momento del vermut

13 de mayo de 2017

No hace mucho, algunas ciudades españolas eran conocidas por el ambiente que se vivía justa antes de las comidas. En algunos sitios, aún se conserva la tradición del aperitivo, en algún momento llamado "vermut" por la asimilación del momento con la bebida italiana, siempre acompañado de la famosa "tapita" pero las prisas modernas, la salud y un cambio general de costumbres hace que ese momento este pasando a la historia o se realice de cualquier manera.

Compartir en:

Sin embargo, hay algunas gentes que están empeñaos en que ese momento se retrase y que incluso vuelva a recomponerse y vuelva a ser uno de esos momentos claves del dia, en el que te reencuentras con los amigos, charlas de cosas distintas y abandonas o al menos lo intentas, el estrés de la jornada y/o de la vida agitada que obligadamente llevamos muchos días de nuestra vida en los que siempre llegamos tarde a todas partes.
Entre otras cosas porque ya está bien de tanto consejo para mejorar la calidad de vida que siempre se centran en la llamada mejora de los hábitos saludables, con la promoción de actividades físicas en nuestra vida diaria, favoreciendo una alimentación equilibrada.
Pero de lo que tenemos que ser conscientes es que todo eso esta muy bien, pero no tiene por qué ser incompatible con la recuperación de costumbres tan saludables como el aperitivo. Es más, sería importante que volviésemos a romper la jornada a esa hora del llamado mediodía. Recuperaríamos muchos amigos, charlaríamos de infinidad de cosas, rebajaríamos el famoso estrés y disfrutaríamos de un espléndido vermut, un coctel o una sencilla sangría.
Y que nadie piense que es una cosa complicada. Basta con hacer una cosa tan sencilla como la que hicimos nosotros, quedar en Platea y acodarse en la barra de “La hora del vermú”, elegir una tapa o una banderilla y luego dejarse aconsejar por Delia y catar algún que otro vermut nacional o extranjero. Así de sencillo.
De esa manera disfrutamos nosotros con unas tapas de atún, en escabeche salmón o queso, y unas banderillas con mejillones, o boquerones, pero la oferta es amplísima y está lista para su elección y disfrute. Y junto a ella pudimos comprobar la ligereza de un coctel de champan, suavemente combinado con mango y diversas frutas o la v frescura de una sangría elaborada por Miro que compite con la elaborada por uno mismo.
Y como no podía ser menos de dos vermut : Petroni y Medusa.
El primero gallego y elaborado siguiendo una meticulosa selección de las mejores cosechas de Albariño. Para ello, se busca la producción procedente de una zona mimada por el microclima en el que se encuentra: el valle de Padrón. Se vinifica sobre lías para obtener matices diferenciadores tanto en olores y sabores como en textura de la base vínica, la cual se utiliza posteriormente en el ensamblaje para conseguir mantener la potencia de la uva en el vermú. Además se seleccionan hierbas y botánicos muy anclados en cultura gallega destacando sobre todo el ajenjo, las hojas de laurel, hierbaluisa, menta, romero, tomillo, salvia y melisa. Y también pieles de naranja dulce y amarga, pulpas de limón y flores de hibisco, manzanillas...
El segundo, de origen catalán. En concreto de la Bodega Manyé y Fortuny con una maceración de diversas flores, raíces y plantas. Mezcladas con vino, azúcar y colorante que resulta muy equilibrado, dulce y marcadamente amargo sin ser exagerado de aromas.
Y la verdad es que cumplimos con el objetivo, disfrutar de un aperitivo de los de antes, lleno de calma y buena conversación. La experiencia habrá que repetirla.
 
Platea,
Goya, 5- 7-
28001 madrid /
tel. 91 577 00 25 – 681 00 77 00

Compartir en:

Crónica económica te recomienda