Matusalen sigue apostando por el arte y el diseño

05 de septiembre de 2020

En su apoyo incondicional al diseño, el detalle y las cosas bien hechas, la botella de Ron Matusalem 15 se viste de buen gusto a través de la mirada de la ilustradora Carla Fuentes. Como si de una obra de arte se tratase, la propia etiqueta se ha convertido en un lienzo en el que la artista plasma toda la historia y tradición de este ron nacido en Cuba, que inspira a todos aquellos que tienen el gusto de conocerlo.

Compartir en:


El espectador queda atrapado inmediatamente en un viaje al pasado en el que las calles de la Habana y sus gentes son los grandes protagonistas. Una explosión de color que refleja a la perfección la esencia de este ron; calidez,
ritmo, aromas, y ese sabor a la elegancia y al “savoir faire” al que ya nos tienen acostumbrados. Dibujante e ilustradora, Carla Fuentes (Valencia, 1986) se ha convertido en la artista de toda una generación de jóvenes, llenando de un feísmo preciosista las paredes de los nuevos coleccionistas de arte. Licenciada en Fashion Design por el EASD y en Bellas Artes por la Universidad San Carlos de Valencia, se podría decir que se crió de manera natural entre óleos del Equipo Crónica o Eduardo Arroyo. No en vano ha sido una de las pocas artistas españolas en participar en la exposición ‘Obey Icon Tour’ organizada por el artista Shepard Fairey y es la más joven en aparecer en el volumen 5 de ‘Illustration Now’ de la editorial Taschen, la biblia bianual de la ilustración a nivel mundial.

Con esta Edición Especial, Carla Fuentes logra dar a conocer los valores de un ron excepcional que inspira al buen gusto y que otorga de distinción a quienes lo degustan. Una colaboración que sin duda será el reclamo de los amantes del arte y de los más sibaritas.

El sabor único del destilado se lo debemos a los hermanos Camp y su socio Evaristo Álvarez que, en Santiago de Cuba durante 1872, comenzaron a producirlo con una fórmula secreta. Se inspiraron en la elaboración y añejamiento de brandis y coñacs, rompiendo con todo lo establecido hasta entonces. El resultado fue un ron más suave y de alta calidad que les hizo merecedores de numerosos galardones internacionales. Ron Matusalem fue parte y testigo de la historia de Cuba. Hoy, en manos del bisnieto de Evaristo Álvarez, se elaboran sus rones desde República Dominicana y son acogidos con éxito por el público más selecto.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda