Whiskey y¿ porque no,  irlandés?

27 de marzo de 2021

El whiskey irlandés fue una de las primeras bebidas destiladas en Europa, y surgió alrededor del siglo XII. Se cree que los monjes irlandeses trajeron a Irlanda la técnica de destilación de perfumes de sus viajes al sur de Europa, alrededor del año 1000. 

Compartir en:

Aunque suele ser confundido con el whisky escocés, su elaboración e ingredientes son muy distintos, y su diferenciación reside incluso en la grafía: durante el S.XIX las destilerías irlandesas empezaron a usar la ‘e’ como una forma de diferenciarse del whisky escocés. 
Con el aumento de la demanda de whiskey irlandés en todo el mundo, se está produciendo un importante renacimiento de la destilación en la Isla Esmeralda, lo que significa que actualmente se puede encontrar una explosión de sabores, tanto en las destilerías históricas de las marcas irlandesas antiguas como en una oleada de nuevos establecimientos emergentes. Aunque los viajes estén paralizados en estos momentos, queremos trazar una ruta a través de algunas destilerías que nos permitirán disfrutar pronto de esta bebida, de su elaboración y de su historia en la isla de Irlanda.
No hay mejor lugar para empezar que Jameson, el renombrado whiskey irlandés más vendido del mundo. Su destilería de whiskey Jameson, ubicada en Dublín, se ha hecho con el prestigioso título de "Tour de destilería líder en el mundo" durante los últimos tres años consecutivos. Las excelentes experiencias y degustaciones relacionadas con esta marca pueden incluir una visita completa a la destilería de Bow Street, así como una cata de whiskey premium de cuatro mezclas de Jameson, o clases magistrales de elaboración de cócteles y de mezcla de whiskey, todo ello a cargo de amables embajadores de Jameson. También se puede realizar una visita completa a la destilería Jameson de Midleton, en el condado de Cork, para conocer de primera mano la historia y la producción de este famoso whiskey irlandés.

Otro auténtico icono irlandés es Bushmills, fabricado en la destilería más antigua del mundo, situada en el condado de Antrim, en la hermosa Ruta Costera de la Calzada en Irlanda del Norte. Las experiencias en este icónico lugar incluyen visitas guiadas por la destilería, además de catas de whiskey con expertos, una tienda de whiskey especializada y otra tienda de regalos con productos exclusivos de Bushmills.
Otra parada obligatoria en la isla de Irlanda es la destilería de Kilbeggan, en el condado de Westmeath, representativa de la época clásica del whiskey irlandés. Además de sus visitas diarias, cuenta con una maravillosa serie de experiencias inmersivas de gran interés dirigidas a los conocedores del whiskey irlandés.

Además de los renombrados whiskeys de mayor tradición, las nuevas llegadas a la escena del whiskey irlandés son prometedoras. Entre ellas se encuentran cuatro en la zona de Liberties de Dublín -Teeling, Pearse Lyons, Dublin Liberties y Roe & Co- que por sí solas constituirían un día entero de fantásticas experiencias relacionadas con el whiskey.
Otras que han llegado recientemente son la destilería de whiskey de Dingle, en el condado de Kerry, en la Ruta Costera del Atlántico, la destilería de Slane, en el condado de Meath, y la destilería de Echlinville, en el condado de Down, que ofrece información sobre el funcionamiento de la primera destilería de Irlanda del Norte con licencia desde hace más de 125 años. 

En cuanto a proyectos en marcha en este momento,  se está planificando un nuevo viaje sensorial por la destilería de Tullamore, en Tullamore, condado de Offaly, sede de la clásica marca Tullamore D.E.W., que estará listo a partir del verano de 2021. Cabe destacar también el nuevo proyecto de Belfast Destillery Company, con su reconocida marca de whisky McConnell's, que se ubicará en la antigua prisión victoriana de la ciudad de Belfast y albergará su destilería y un centro de visitantes para todos los que se animen a conocer la interesante historia de una de las marcas de whisky (en este caso sin “e”) más antiguas de Irlanda.

Hay mucha más magia de la malta por explorar, por lo que es imprescindible programar un futuro viaje para ver, tocar y degustar algunas de las destilerías donde se elabora la conocida popularmente como "agua de la vida" de Irlanda. Mientras tanto, ¿por qué no servirse un vaso en el Día Internacional del Whisk(e)y y brindar por la leyenda del whiskey irlandés... con "e"?

Compartir en:

Crónica económica te recomienda