Un bar, donde todo es posible

27 de noviembre de 2021

Un paseo peatonal por La Latina te lleva a la puerta de Rockade (Calle del Almendro, 9). El diseño de su logo te da la primera pista de lo que te puedes encontrar. Farolillos de colores y una barra donde Juan manda, es el espacio de bienvenida. Coctelería de primera y una colección de whiskies que te deja cegado, son las primeras buenas impresiones.

Compartir en:

Dos plantas de paredes de ladrillo pintados de negro y buena música crean la atmósfera perfecta para disfrutar de una travesía revival. Bajando las escaleras te podrías encontrar perfectamente a Marty MacFly, mientras escuchas a Elvis o a los Rolling Stones.
Y de pronto, la magia de las máquinas recreativas, los pinball y sus característicos dibujos, Harry el Sucio es protagonista de una de ellas; una sala, casi cueva, guarda dos sillones para hacer carreras de coches y los posters de películas míticas, como Cabaret o Ciudadano Kane, decoran las paredes.
Mesas pequeñas sobre alfombras persas y velas, completan una decoración sin duda diferente y divertida; también cómoda.

Los camareros enseguida te cuentan lo qué tienen en la carta o te animan a que te eches una partida de pinball, mientras te acompañan a tu mesa. Una carta con 30 cervezas nacionales e internacionales, recorre territorios tan interesantes como Alhambra Amontillado (medio litro), Casimiro Trigo, Franziskaner Naturtrüb o Founders Centenial (entre 3, 5 y 8 euros), además, claro, de las lager, Ipas, tostadas o Budweiser.
Buen ambiente, divertido y muy mezclado en edades y estilos. Todos pasándoselo genial en este bar tan especial y distinto.
Para comer o cenar, una cocina muy sencilla, totopos con guacamole, perritos calientes, hummus con pan de pita, hamburguesas o tacos. Y después, una copa. Toño, uno de los dueños, no te dejará salir sin que pruebes su gintonic de pomelo. La carta de cócteles y destilados es muy interesante. De los clásicos Cosmopolitan o mojito a las copas de autor.

Rockade es un buen bar para quedar con los amigos y viajar en el tiempo o enterarte de la estética que Madrid tenía hace ya muchos años…. (Tiene una sala para 16 personas que se puede reservar para celebraciones). ¡Ah! y no te olvides de llevar monedas en tus bolsillos para echarte unas partidas.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda