Un maridaje muy especial: fotografía y manzanas

07 de mayo de 2022

Desde 2011, Pink Lady® —la marca de unas manzanas únicas en el mundo, que se cultivan en Lleida y Girona siguiendo el ciclo natural del árbol— organiza Pink Lady® Food Photographer of the Year, un concurso abierto a profesionales y amateurs de todo el mundo que pretende poner de relieve la creciente importancia de una nueva disciplina artística: la fotografía gastronómica, auspiciada por el auge de lo culinario y de las redes sociales.

Compartir en:

A lo largo de sus once años de vida, el certamen se ha convertido en uno de los más importantes a nivel internacional dentro de su categoría y destaca por la calidad de los trabajos recibidos: instantáneas que, más allá de su belleza estética, son capaces de contar historias, mostrar la realidad y las costumbres de diferentes culturas e, incluso, servir de denuncia social.
Los ganadores se anunciaron ayer, 26 de abril, en una ceremonia de entrega de premios que se transmitió en directo a través de YouTube ante una audiencia mundial. Miles de candidaturas recibidas de 60 países distintos dan cuenta del alcance de un certamen que ya constituye una celebración del arte de la fotografía gastronómica, así como una fuente de inspiración para el sector.

Kebabiyana, del fotógrafo indio Debdatta Chakraborty, se alzó con el primer premio de la categoría principal; tomada en Khayyam Chowk, un callejón de Srinagar —ciudad ubicada en el valle de Cachemira—, evoca el trabajo en los numerosos puestos de comida que, de noche, se extienden a lo largo de esta calle, dotándola de un sabor muy especial y de un halo casi misterioso. «Khayyam Chowk no es muy diferente durante el día de otras calles de Srinagar, pero de noche, cuando los vendedores encienden sus hornos de carbón, el aroma y el humo de los kebabs wazwan convierten este callejón en un paraíso para los amantes de la comida», declara el autor.
«Siempre es emocionante y sorpresivo ver como una sola imagen de entre las miles recibidas se alza con un primer premio —asegura Caroline Kenyon, directora y fundadora del certamen—. En el mundo, hoy más que nunca, necesitamos consuelo y esta fotografía nos aporta mucho de esto: el abrazo ondulante del humo, magistralmente captado; la luz dorada; la expresión de quien conoce bien su oficio; las chispas de unas brochetas asadas que casi podemos oler. En definitiva esta imagen, suave pero poderosa, nutre nuestra alma».

«Pink Lady® Food Photographer of the Year entra en su segunda década y sigue siendo una auténtica celebración de la fotografía gastronómica —dice por su parte Phil Turnbull, director ejecutivo de APAL, propietario de Pink Lady® y patrocinador de los premios desde 2011—; demuestra, también, cómo la comida forma parte de todos los aspectos de nuestra vida y aporta felicidad en un mundo que empieza a resurgir con el fin de los confinamientos, la recuperación de la hospitalidad y la oportunidad de volver a celebrar con los seres queridos, algo que de una forma u otra se refleja en las fotografías ganadoras de este año».

Autumnal Woodland Apple Party, de Amanda Farnese Heath (Reino Unido), resultó ganadora de la categoría Pink Lady® Apple a Day, que premia imágenes protagonizadas o relacionadas con las manzanas; en este caso, la autora pidió a un grupo de niños que idearan su tea party perfecta y luego la recreó en un precioso bosque escocés.

Por su parte Traditional Skill, de Chen Ying (China), obtuvo el máximo reconocimiento en otra de las categorías principales, Champagne Taittinger for Celebration —tomada en una pequeña granja en China, la instantánea muestra una familia reunida para cocinar las tradicionales albóndigas rellenas de arroz, que auguran prosperidad para el Año Nuevo—, mientras que el Overall Winner de Errazuriz Wine Photographer of the Year, que premia fotografías relacionadas con la viticultura, fue John Wyand (Reino Unido) con Gathering prunings on Corton Hill, que muestra la poda de invierno en los viñedos de Corton Hill, en la zona de Borgoña.

Gathering prunings on Corton Hill, de John Wyand, primer premio de la categoría Errazuriz Wine Photographer of the Year
Además, este año se premia por segunda vez la categoría en homenaje de Claire Aho, una de las fotógrafa más importantes de Finlandia: el Premio Claire Aho para Fotógrafas. La foto ganadora de la segunda edición de esta mención tan especial ha sido Marguerite Oelofse, con su magnífico retrato At the table, tomado en Sudáfrica y planteado como una postal impresionista de Henri Matisse.

Madrid ha querido acoger este año la primera exposición en España de Pink Lady® Food Photographer of the Year. Las fotografías ganadoras de cada categoría se mostrarán al público de manera gratuita desde el 20 de mayo y durante dos semanas en el showroom de Síntesis Digital Lab —antes Clorofila Digital—, ubicado en la calle Téllez, 19. La elección del espacio no es banal: plataforma de talentos desde hace más de tres décadas y a la cabeza de la innovación tecnológica, Síntesis (antiguo Clorofila Digital) es un referente en el sector de la impresión digital gracias a su maquinaria de vanguardia y a los soportes y materiales más singulares que cabría imaginar. No en vano, ha expuesto obras de los más reconocidos artistas tanto en su galería propia como en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO.
Ahora dará visibilidad a los ganadores de un concurso cada vez más prestigioso que cuenta con un jurado presidido por el legendario fotógrafo gastronómico David Loftus y formado por un panel de expertos tanto del ámbito culinario como del fotográfico. Estos han sido Fiona Fiona Shields, jefa de fotografía de Guardian News & Media; Krishna Madhavan Pillai, editor jefe de Better Photography; NA Risong, director de arte y comisario de Inter Art Center Gallery, Beijing; Nik Sharma, autor de libros de cocina, fotógrafo y columnista; Tasneem Alsultan, fotógrafo de investigación en National Geographic y Rein Skullerud, jefe de la Unidad de fotografía de World Food Programa.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda