GB: Truss, nueva premier

05 de septiembre de 2022

La ministra británica de Exteriores, Liz Truss, ha sido nombrada hoy nueva líder del Partido Conservador y primera ministra británica, en sustitución de Johnson, quien presentará formalmente a la reina Isabel II su dimisión mañana martes en el castillo de Balmoral (Escocia).

Compartir en:

El Partido Conservador anunció en el centro de conferencias Queen Elizabeth II, próximo al Parlamento británico (Londres), el nombre de la ganadora de este proceso interno para elegir al líder de la formación, después de que Johnson presentase su renuncia a principios de julio. En las últimas semanas, Truss y el antiguo ministro británico de Economía Rishi Sunak compitieron para recibir el apoyo de los afiliados a la formación -unos 160.000-, que votaron por correo tradicional o en forma electrónica, pero los medios y los expertos dan por seguro previamente el triunfo de la titular del Foreign Office.

Bajar impuestos

La nueva líder del Partido Conservador y próxima primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, prometió este lunes "gobernar como una conservadora" y cumplir su compromiso de bajar impuestos, resolver la crisis energética y arreglar la sanidad pública. "Hice campaña como conservadora y gobernaré como conservadora. Cumpliré con la bajada de impuestos, con la crisis de la energía (...) Y con el NHS (sistema público de sanidad)", dijo en su primer discurso tras vencer en las primarias "tories" al exministro de Economía Rishi Sunak.

Con repetidos guiños a la ex primera ministra Margaret Thatcher y una receta para afrontar la crisis del coste de la vida centrada en bajos impuestos y medidas económicas liberales, Liz Truss se ha apropiado en el Reino Unido del título de nueva Dama de Hierro.
Ganadora de las primarias del Partido Conservador, Truss, de 47 años, ha ocupado en el último año la cartera de Exteriores, desde donde ha desplegado una dura retórica contra Rusia y China, y ha dirigido un choque con la Unión Europea (UE) que amenaza con derivar en una guerra comercial.

Ella es la impulsora de la ley que permitirá a Londres incumplir el acuerdo del Brexit y se ha erigido en la primera defensora de las "oportunidades" que vislumbra el Reino Unido fuera de la UE, a pesar de que defendió con pasión la permanencia antes del referéndum de 2016 -abandonar el bloque sería una "tragedia", llegó a escribir-.

Cambió de idea un año después del plebiscito y admite ahora, cada vez que se le pregunta, que estaba equivocada. Los augurios desastrosos sobre el Brexit que le inquietaban no se han cumplido, asegura, y se ha ganado con su cambio de rumbo el favor del ala más euroescéptica de su partido, que acaparó el poder con el ascenso de Johnson.
Tras el anuncio de hoy, Johnson y la nueva líder viajarán mañana al castillo de Balmoral, en Escocia, para mantener sus respectivas audiencias con la reina Isabel II, de 96 años.

En un principio estaba previsto que la reina viajara a Londres para este traspaso de poder pero el palacio de Buckingham, residencia de la familia real, comunicó recientemente el cambio de planes, que obligará a Johnson y a su sucesora viajar a Balmoral, donde la jefa de Estado pasa sus vacaciones de verano.

Johnson -que renunció por la rebelión de numerosos miembros de su Gobierno en protesta por su gestión- presentará formalmente primero a la soberana su dimisión y, acto seguido, Isabel II llamará a Truss para pedirle que forme Gobierno. Una vez cumplido este acto constitucional de rigor, el nuevo primer ministro o primera ministra viajará a Londres para designar a los miembros de su Ejecutivo.

El Kremlin no espera cambios en la relación de Rusia con el Reino Unido con el cambio del liderazgo en Londres, ya que ambos candidatos conservadores han venido empleando una "retórica antirrusa". "En el futuro próximo, no esperamos ningún cambio. No me gustaría decir que estos cambios pueden ocurrir para peor, porque es difícil imaginarse que (las relaciones) puedan ser peores, pero al mismo tiempo, lamentablemente, no se puede descartar", señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskóv, en su rueda de prensa telefónica.
Ello es porque "los candidatos al puesto de primer ministro , obviamente, compitieron entre sí en la retórica antirrusa, en las amenazas de tomar más medidas contra nuestro país, y así sucesivamente", indicó."Por lo tanto, no creo que podamos esperar algo positivo", añadió Peskov, quien no quiso decir si el presidente ruso, Vladímir Putin, podría enviar un telegrama de felicitación a la nueva líder británica.

Tanto la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, como su rival, Rishi Sunak, exministro de Finanzas, quieren reducir los impuestos. Pero Truss, que era la favorita para sustituir al primer ministro Boris Johnson en la contienda ha subido la apuesta. Pretende reducir los impuestos estatales sobre las rentas y los beneficios de las empresas en 30.000 millones de libras.

El reto del nuevo Gobierno será recortar el gasto en una cantidad equivalente para no aumentar la deuda nacional, que ahora mismo se sitúa en torno al 95% del PIB. Sin embargo, según el Instituto de Estudios Fiscales (IFS), Truss podría encontrar una solución. La subida de los precios hará que aumenten los ingresos procedentes de los impuestos sobre la renta y las ventas, mientras que el gasto en servicios públicos como las escuelas, algo que no está directamente relacionado con los niveles de precios, aumentará a un ritmo menor.

Los futuros ingresos fiscales dependen de unas perspectivas económicas inusualmente opacas. Los economistas entrevistados por Reuters a principios de este mes daban por hecho que el tipo de interés oficial británico subiría del 1,75% al 2,5% este año. Sin embargo, a partir del martes, los mercados monetarios implicaban una probabilidad del 75% de que los tipos lleguen al 3,5% para finales de diciembre. Si el Banco de Inglaterra cumple estas expectativas, la economía renqueará.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda