Semana del 4 al 11 de julio de 2021.

El agua, sigue siendo un problema

15 de julio de 2021

Sigue con toda virulencia el problema del agua para el riego en todo el Levante español porque siguen al mismo tiempo las erróneas soluciones de nuestros dirigentes socialistas. Todo empezó con la supresión "Zapateril" del trasvase del Ebro y la falsa solución del Plan Agua, nefasto invento, ya fracasado, de la infausta Narbona elevada por sus "inventos" a presidenta del PSOE.

Compartir en:

Hoy todo sigue igual porque, en vez de corregir lo actuado, ha llegado la nueva hooligan del cambio climático, la Ribera Ministra del Miteco, la jefa directa de nuestro Planas y ha desordenado de nuevo los Planes Hidrológicos.
Y ha sido necesario que sean los propios afectados los que estén intentando resolver el problema causado por la inacción e idiocia gubernamentales.

Comentarios.
ASAJA Alicante y ASAJA Castilla-La Mancha se oponen a los Planes Hidrológicos y defienden el Tajo-Segura.
Tanto ASAJA Alicante como ASAJA Castilla-La Mancha defienden el uso agrícola del agua, incluyendo el mantenimiento del Trasvase Tajo-Segura, tal y como está actualmente regulado.
Que la guerra del agua entre territorios es una artimaña política, es algo que venimos repitiendo muchos años. Hoy, tras la reunión mantenida entre ASAJA Alicante y su homóloga en Castilla-La Mancha, en la que las opiniones sobre los borradores de los planes hidrológicos de cuenca para el período 2022-20227, que conllevan el aumento de los caudales ecológicos de Tajo, son prácticamente idénticas: oposición rotunda y frontal por considerar que esta planificación atenta y daña directamente el sistema productivo español, penalizando al Levante de forma gratuita y estéril, pues los aumentos de caudales ecológicos generarán unos sobrantes que tienen como destino final Portugal, queda demostrado que las posturas de los territorios sobre los documentos que deben marcar las pautas de agua en nuestras demarcaciones para los próximos años son las mismas y distan de lo que se ha querido hacer ver a la opinión pública desde las instituciones políticas.
“Desde Alicante y La Mancha no vamos a permitir que los políticos nos sigan utilizando como arma arrojadiza para sus intereses partidistas donde los agricultores siempre somos los perjudicados y sigan desmantelando el Sector Primario. Vamos a continuar la marcha de reuniones, promoviendo la unión de los agricultores de toda España y, si es necesario, convocaremos manifestaciones de todas las organizaciones agrarias de ASAJA hasta que cese el acoso y derribo que estamos sufriendo”.

Hoy tenemos que leer con detenimiento el resumen ¡que viene el lobo! que, sobre el problema generado, a la ganadería extensiva por el lobo, en numerosas comunidades españolas, ha hecho D.Bové, en UPA. 
“¿Por qué estamos en conflicto con el lobo?
En 1953 se crean Las Juntas Provinciales de Extinción de Animales Dañinos y Protección de la Caza (también conocidas como Juntas de extinción de alimañas), por tanto, se autorizó la captura con cualquier medio (escopetas, lazos, trampas y venenos).
A partir de la ley de caza de 1970 y gracias a Félix Rodríguez de la Fuente, cambió su estatus y pasó a ser cinegético, (cazable , pero con restricciones y solamente con arma de fuego), gracias a él, con los años se acordó que fuera cinegético al Norte del Duero y protegido al Sur.
¿Dónde estamos ahora?
Ahora el lobo está en clara expansión, debido al abandono de las prácticas ilegales, a la despoblación del mundo rural y a un desequilibrio al alza de otras especies como el jabalí, el corzo o el ciervo. Abocado a la desaparición en 1970, a unos 3.000 ejemplares actuales, pero debemos ser conscientes de que no todo el territorio puede asumir esta especie, ni podemos inundar el campo de mastines para controlar esta especie tan extraordinaria como necesaria en el control natural de la fauna.
¿Dónde está el problema?
El MITECO (Ministerio para la Transición Ecológica) quiere incluir en el listado de especies protegidas, siguiendo la tendencia europea, y ha elaborado un borrador de un Plan Estratégico que se ejecutará el 15 de septiembre.
Problemas:
En primer lugar, faltan censos actuales. No está suficientemente consensuado cómo abordar el día a día y no se dota de recursos para controlar las poblaciones, que sólo puede ser a tiros (quince patrullas por todo el Estado donde sólo en Ávila ya las necesitan). En segundo lugar, pasar la responsabilidad de las medidas preventivas a los ganaderos, en vez de incentivarlas. En último lugar, hay un mundo económico en torno al lobo donde se mezcla un trabajo excelente y de proximidad de control por parte de los cazadores y
que, bien gestionado, puede aportar dinero extra en el territorio, que choca con una soterrada actividad furtiva donde se pueden mover cantidades de 7.000 euros por ejemplar muerto o en reclamaciones fraudulentas de daños.
Por tanto, conflicto servido y lleno víctimas, incluido el lobo, por falta de transacciones y consenso adaptado a cada realidad. No se puede ser binario con el lobo. Lobo sí, Lobo no. Hacen falta matices quirúrgicos y adaptados a cada realidad territorial.
¿Puede estar el Lobo en el LESPRE (Listado Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial)?
Por supuesto, dotado de seguridad jurídica, implicando de forma participativa a los agentes del territorio. ¡Todos! Hacer partícipes de un nuevo modelo sostenible y global de ganadería, ecologismo, agentes territoriales y lobo.
Pero, antes de cambiar los estatus, primero se debe hacer una buena estrategia, planes piloto, dinero y acompañamiento a un sector rural tocado de muerte. Una desgracia biológica y cultural hecha en 1953 no se puede cambiar en un día, con una imposición donde una parte lo ve como una agresión y carente de programas educativos, consenso y empatía con todos los afectados.”

La Organización de Productores Lácteos Agaprol, con toda la razón del mundo, ha solicitado a todas las industrias lácteas la renegociación de los contratos en vigor con sus asociados en toda España. Las industrias lácteas están obligadas a subir el precio de los contratos suscritos con los ganaderos para evitar el incumplimiento de la cláusula de “Costes de producción” que se incluye obligatoriamente en los mismos desde agosto y que el R.D. 5/2020 estableció para evitar que los ganaderos tuvieran que vender su leche a pérdidas y no lo han hecho. 
Todo lo que había que demostrar para justificar la subida de los costes de producción lo han hecho con datos oficiales por lo que, la industria láctea tendrá que asumir las sinrazones contenidas en el Real Decreto 5/2020 sobre la “venta a pérdidas”. ¡Ya lo advertimos en su momento!

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha enviado este miércoles a los consejeros de agricultura de las CCAA la convocatoria de la Conferencia Sectorial monográfica sobre la Política Agraria Común – PAC -, que se celebrará de forma presencial en Madrid el 14 de julio. Planas se reunirá «en jornada de mañana y tarde» con las comunidades autónomas para “negociar un acuerdo político en torno a la elaboración del Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC), que tiene como destinatarios a agricultores, ganaderos y medio rural”. “La voluntad el ministro es alcanzar un acuerdo sobre las principales líneas que permitan elaborar el Plan Estratégico de la PAC, que deberá remitirse a la Comisión Europea antes del próximo 31 de diciembre», han añadido las mismas fuentes.
¿Podrá hacer algo nuestro Planas al margen de las órdenes de la Ribera? Nos tememos que no y ante el negro panorama que se nos intentará vender ¿harán algo nuestras Organizaciones Profesionales? 


Noticias.
-Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante y su homóloga en Castilla-La Mancha, han mantenido una reunión con motivo de la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica sobre la renovación de los planes hidrológicos de cuenca para el período 2022-2027, entre los que figura aumentar gradualmente el caudal ecológico del Tajo durante los seis próximos años. Una decisión a la que se oponen frontalmente ambas organizaciones por considerar que atenta contra el sistema productivo español y los agricultores. Tanto ASAJA Alicante como ASAJA Castilla-La Mancha defienden el uso agrícola del agua, incluyendo el mantenimiento del Trasvase Tajo-Segura, tal y como está actualmente regulado.
Que la guerra del agua entre territorios es una artimaña política, es algo que venimos repitiendo muchos años. Hoy, tras la reunión mantenida entre ASAJA Alicante y su homóloga en Castilla-La Mancha, en la que las opiniones sobre los borradores de los planes hidrológicos de cuenca para el período 2022-20227, que conllevan el aumento de los caudales ecológicos de Tajo, son prácticamente idénticas: oposición rotunda y frontal por considerar que esta planificación atenta y daña directamente el sistema productivo español, penalizando al Levante de forma gratuita y estéril, pues los aumentos de caudales ecológicos generarán unos sobrantes que tienen como destino final Portugal, queda demostrado que las posturas de los territorios sobre los documentos que deben marcar las pautas de agua en nuestras demarcaciones para los próximos años son las mismas y distan de lo que se ha querido hacer ver a la opinión pública desde las instituciones políticas.
 “Desde ASAJA Castilla-La Mancha tenemos que denunciar que los borradores que nuestro Gobierno ha presentado a consulta son, en toda regla, una declaración de guerra al sistema productivo español, porque, al contrario de lo que marca el Real Decreto 907/2007, de 6 de julio de 2007, de planificación hidrológica, ni satisfacen las demandas ni equilibran el desarrollo del sector primario, sino que suponen un freno rotundo y radical a la producción de alimentos. Asimismo, en cuanto al tema concreto que afecta al Levante, el aumento de los caudales ecológicos del río Tajo, desde ASAJA Castilla-La Mancha opinamos que el Trasvase Tajo-Segura tiene que servir para lo que estaba sirviendo hasta ahora y para lo que fue creado: atender las necesidades de la población y los agricultores, no para separarnos y crear el odio y enfrentamiento entre territorios”, afirma el presidente de ASAJA Castilla-La Mancha, José María Fresneda, el cual también se pregunta, “que ¿cómo es posible que los portugueses sigan desarrollando regadíos con el agua del Tajo y aquí se intenten frenar”.
Por su parte, el presidente de ASAJA Alicante, José Vicente Andreu, afirma que “en España hay agua suficiente, con unos sobrantes de 50.000 hectómetros cúbicos que cada año van al mar por nuestras cuencas y con el Tajo vertiendo a Portugal 5.000 Hm3 más de lo acordado por el Convenio de Albufeira. Solo falta control, infraestructuras y planificación, medidas que no aparecen por ninguna parte de los borradores aprobados por el Gobierno, que solo hablan del uso ambiental de la misma y caudales ecológicos. El Gobierno nos ha presentado unos planes que suponen la ruina para nuestro sector agrario, que abocan a la estampida de los jóvenes y a la despoblación, porque dejan sin expectativa alguna a los regadíos y, por tanto, el futuro de las zonas de interior y la vida de los pueblos”. 
“La agricultura desarrollada en el Levante y en la Mancha son complementarias y ambas se necesitan, pues de no existir una de ellas la otra saldría muy perjudicada. En invierno y primavera en el Levante se cultivan los mismos productos que en la Mancha en verano y otoño, por eso, podemos compartir mercados y complementarnos. Nos necesitamos, juntos somos más fuertes y creamos un país mejor, más rico y solidario”.
“Desde Alicante y La Mancha no vamos a permitir que los políticos nos sigan utilizando como arma arrojadiza para sus intereses partidistas donde los agricultores siempre somos los perjudicados y sigan desmantelando el Sector Primario. Vamos a continuar la marcha de reuniones, promoviendo la unión de los agricultores de toda España y, si es necesario, convocaremos manifestaciones de todas las organizaciones agrarias de ASAJA hasta que cese el acoso y derribo que estamos sufriendo”.
ASAJA Alicante y ASAJA Castilla-La Mancha se oponen a los Planes Hidrológicos y defienden el Tajo-Segura.
-La Unión Europea (UE) comenzó a moverse esta semana para frenar el grave declive de las abejas por la exposición a los pesticidas al avanzar hacia un objetivo común de protección de las colmenas, después de años de inacción por las discrepancias entre los países.
La aproximación entre los Estados miembros, lograda el pasado lunes en un Consejo de ministros europeos de Agricultura, permitirá actualizar la evaluación de riesgos para las abejas por su exposición a los pesticidas, según la Comisión Europea.
Reducción del 10%
En particular, la mayoría de los países de la UE (entre ellos España) apoyó que el nivel máximo permitido de reducción del tamaño de las colonias de abejas se sitúe en el 10 %, una exigencia muy superior a las normas vigentes.
En el debate celebrado durante la reunión de los ministros, quedó patente que algunos estados, como Francia, Italia o Países Bajos, querían ir más allá y defendían limitar la pérdida de las colonias al 7%.
Otros abogaban por permitir disminuciones superiores al 12% (Finlandia, Grecia o Polonia) y Letonia incluso se oponía a un objetivo armonizado de protección en toda la UE.
Según Bruselas, el «apoyo claro a un objetivo ambicioso» para la protección de estos polinizadores permitirá «dejar atrás el punto muerto en las discusiones» y concentrar los esfuerzos en «lograr resultados».
Beelife discrepa
«Es un compromiso positivo pero mediocre», señalaron por su parte desde la ONG BeeLife, que considera que permitir una pérdida del tamaño de las colmenas del 10% «contradice una evaluación de riesgos científicamente sólida».
Noa Simón, de esa organización, dijo en conversación telefónica con Efe que la reacción produce un «sabor agridulce» y que, aunque el 10% «es mejor que nada», se trata de un nivel poco ambicioso teniendo en cuenta los objetivos europeos para mejorar la sostenibilidad y frenar el declive de las abejas.
Esa organización pide a los países que reconsideren su posición y que atiendan al porcentaje del 7% de pérdidas en las colonias.
Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las abejas polinizan 71 de las 100 especies de cultivos que proporcionan el 90 % de los alimentos del mundo.
Las poblaciones de este polinizador han disminuido drásticamente en las últimas dos décadas y el uso de plaguicidas se ha identificado como uno de los motivos de esta disminución.
Legislación Europea
Según las normas de la UE, los plaguicidas solo pueden utilizarse en la agricultura si una evaluación de riesgos exhaustiva demuestra que su uso no dañará la salud humana o animal ni provocará un impacto inaceptable sobre el medio ambiente.
Los niveles de riesgo actuales se basan en el documento de orientación sobre eco-toxicología terrestre, elaborado por la Comisión Europea en 2002.
En 2013, la EFSA adoptó y publicó un documento de orientación sobre la evaluación de riesgos de los productos fitosanitarios en las abejas.
Aunque la guía de 2013 se utilizó en algunos casos, como para la evaluación de los insecticidas neo-nicotinoides, ahora prohibidos en la UE, nunca se llegó a implementar por completo en el proceso de aprobación regulatoria porque no hubo apoyo suficiente para ello entre los Estados miembros.
En marzo de 2019, Bruselas solicitó a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que realizara una revisión de su documento de orientación sobre las abejas, con vistas a la presentación de una propuesta para la protección que tenga en cuenta los nuevos conocimientos sobre esos polinizadores.
Fijar los niveles exactos de protección es una decisión política que corresponde sin embargo a los gestores de riesgos.
«El papel de la EFSA en este expediente es ofrecer la mejor ciencia posible para garantizar que se cumplan los niveles de protección deseados», recordaron fuentes de la Autoridad europea.
Próximos pasos
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria podrá ahora, dijo la Comisión Europea, finalizar la revisión del documento de orientación sobre el declive de las abejas.
Posteriormente, un proyecto de Reglamento para aplicar ese documento se presentará al Comité Permanente de Vegetales, Animales, Alimentos y Piensos, donde la Comisión da por hecho que saldrá adelante ya que para su aprobación no hace falta unanimidad de los países, sino que basta con una mayoría cualificada.
Por último, el proyecto de Reglamento será objeto de escrutinio por parte del Parlamento y el Consejo antes de su adopción por la Comisión.
Agroinformación.
-Este sábado, la Iglesia celebraba la memoria del apóstol incrédulo, Santo Tomás. 
¿Toda la Iglesia? No, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, prefería recordar públicamente en redes sociales una ‘celebración’ más mundana.
“Hoy que celebramos el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, me gustaría hacer una reflexión”, podía leerse el sábado en la cuenta oficial en Twitter del jefe del episcopado español. “Una sola bolsa de plástico tarda entre 100 y 400 años en descomponerse. Con qué te quedas, ¿con la bolsa o con la vida?”.
Y lo curioso es que, probablemente a su pesar, el comentario del cardenal da para una interesante meditación. 
Empecemos por lo menor, el alarmante dato de esa bolsa de plástico (¿vale mascarilla anticovid, una de las miles de millones que se descartan a diario?) pasando siglos en pausada descomposición.
Entiendo que 100-400 años parezcan al mundano una eternidad; en cualquier caso, un lapso que supera su propia vida, que es lo único que hay. Pero para un creyente, un adepto de esa Iglesia de la que es Príncipe y sucesor de los apóstoles Omella, con la mirada puesta en nuestro destino eterno, es menos que un pestañeo. Qué ocasión para recordar eso de que “mil años para Dios son como un día”, para poner nuestros ojos en lo que no acaba y es nuestro destino.
Ahora, esta visión sobrenatural, que debería ser natural en un obispo, no impide que Omella pueda tener una seria preocupación personal por los plásticos, aunque quizá sea excesivo que el prelado use el verbo ‘celebrar’ aplicado a uno de esos ‘días internacionales’ decididos por funcionarios supranacionales.
Como cristianos, estamos obligados a cubrir con un manto las excentricidades de nuestros pastores. Como periodistas, en cambio, nos debemos a la noticia y a un intento de explicación. Por ejemplo, al hecho por demás obvio que esta súbita preocupación del de Cretas por la pervivencia del plástico (súbita, en cuanto no se le conoce previamente al presente pontificado) coincida con las obsesiones de la misma cúpula de la que depende su destino, digamos, laboral.
Volviendo al santo que celebraba ese día la Iglesia, ni más ni menos que un predecesor del propio Omella (colegiadamente) y actor secundario del Evangelio, el apóstol Tomás, no deja de ser significativo que lo que más ha quedado en la consciencia popular de este personaje fuese su falta de fe. ‘Doubting Thomas’ llaman los angloparlantes a quienes tienden a ponerlo todo en duda, por ejemplo.
Nada sabemos de las dudas de Omella o de cualquier otro miembro de nuestra jerarquía. Pero de la abundancia del corazón habla la boca, y la incidencia machacona del mensaje pastoral corriente sobre aspectos ajenos a la fe, muy de tejas abajo, y el olvido o ninguneo de lo que nos está prometido para siempre, para cuando esa bolsa de plástico no sea ni un lejanísimo recuerdo, nos lleva a dudar, como Tomás, de la viveza de la fe de muchos de nuestros pastores.
C.Esteban. Infovaticana.
-La Organización de Productores Lácteos Agaprol ha solicitado a todas las industrias lácteas la renegociación de los contratos en vigor con sus asociados en toda España. Las industrias lácteas están obligadas a subir el precio de los contratos suscritos con los ganaderos para evitar el incumplimiento de la cláusula de “Costes de producción” que se incluye obligatoriamente en los mismos desde agosto y que el R.D. 5/2020 estableció para evitar que los ganaderos tuvieran que vender su leche a pérdidas. 
El informe encargado por el ministerio de Agricultura para el Observatorio de la Cadena Alimentaria establecía que los costes de producción en una explotación ganadera tipo fue de 36,26 €/100 durante el primer semestre de 2020 cuando se realizó el trabajo de campo. El mismo informe establecía que los ganaderos recibían “otros ingresos” de 2,96 €/100l por otras actividades anejas a la producción de leche cruda de vaca. 
Agaprol OPL llevará a las industrias lácteas una propuesta base de 37,15€ 100/l fruto de la suma de los costes de producción del informe del ministerio de Agricultura (36,26 €/100l) más la subida de los costes de producción (3,88 €/100l) menos la cantidad recibida por los ganaderos por “otros ingresos” (2,96€/100l) como determina el mismo informe encargado por el ministerio. 
LA ALIMENTACIÓN HA SUBIDO 3,88€/100L DESDE OCTUBRE
 La subida de las materias primas para la alimentación, han experimentado una subida de 3,88 €/100l desde el mes de octubre cuando los mercados de la soja y el maíz se dispararon a nivel internacional. 
La alimentación supone un 65% del total de los costes de producción de una explotación. Las industrias alegaron que la subida era puntual en el momento de la negociación, pero el mercado se mantiene estable y las previsiones apuntan a que todo el año 2021 mantendrá la misma tendencia alcista. 
3,65 €/100l DE SUBIDA PARA CUMPLIR LA LEY
El último informe de precios del FEGA para el mes de mayo demuestra que las industrias lácteas pagaron a los ganaderos una media de 33,5€/100l lo que supondría que para cumplir con la cláusula de costes de producción que el ministerio hizo obligatoria el año pasado la leche debería subir en la granja 3,65 €/100l. Todo lo que no sea eso supondría vulnerar la ley y si el ministerio de Agricultura no hace nada por remediarlo estaría siendo cómplice de la situación. 
ELECTRICIDAD Y COMBUSTIBLE SIN CUANTIFICAR
Las subidas de la factura de la luz y los combustibles son dos elementos cuyo coste aún no se han cuantificado por litro de leche producido pero las granjas están soportando subidas en estos apartados que llegan a duplicar en algunos casos lo pagado el año pasado cuando se realizó el informe de costes de producción del propio ministerio. 
AGAPROL OPL
Agaprol OPL es la mayor organización de productores lácteos de España y negocia los contratos lácteos de mas de 500 ganaderos de 10 comunidades autónomas con más de 20 industrias lácteas de todo el país. 
Agaprol.
-«A mí, donde me pongan un chuletón al punto... eso es imbatible». 
Con estas palabras quiso zanjar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la polémica generada por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al presentar una campaña que busca reducir el consumo de carne. Pero lo cierto es que las declaraciones de Garzón despertaron la indignación del sector ganadero y durante la jornada de ayer le llovieron las críticas, desde comunidades y partidos políticos, organizaciones agrarias e incluso científicos, que quisieron demostrar con su trabajo lo erróneas que son las hipótesis de Garzón. 
En Galicia, el sector también quiso hacerse oír; Medio Rural llamó irresponsable al ministro y Unións Agrarias calificó sus palabras de «frívolas e indocumentadas».
Según el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, «hai ministros que sen ocorrencia non conseguen un titular». Y para la Consellería, la intervención de Garzón fue «inxusta e fóra de lugar». Recuerda el esfuerzo que hace el Gobierno gallego por promover un sector con un peso muy importante en la economía, pues supone el 14 % del total del valor de la producción agraria. En el mismo sentido se manifestaron en Unións Agrarias, donde recordaron que los pastos y las tierras de cultivo son un corta fuegos naturales y que el manejo del ganado es fundamental en la prevención de los incendios.
El Sindicato Labrego Galego, por su parte, pidió la retirada de la campaña por considerarla «enganosa e falaz» y criticó que se meta en el mismo saco a producciones ecológicas e intensivas. Desde la Asociación Agraria de Galicia (Asaga) sostienen que comentarios como estos hacen un flaco favor al sector y se muestran preocupados porque «sexa tendencia criminalizar ao medio rural», en palabras de su portavoz, Francisco Bello.
En la Asociación de Gandeiros de Suprema tienen claro que declaraciones de este tipo demuestran que el sector «non lle interesa á clase política. Os políticos franceses si que defenden aos seus gandeiros». Y en la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca) ven detrás de esta campaña un guiño a los veganos, para captar sus votos. «Se este señor non acendera a calefacción no seu despacho ou cambiara o coche oficial por unha bicicleta tamén contaminaría menos», asegura Higinio Mougán, gerente de la entidad.
 En la polémica quiso intervenir también la catedrática e investigadora Rosa Mosquera, miembro de la Plataforma de Gandeiría Extensiva. «É moi inxusto o que fai o ministro, porque está mesturando gando en intensivo con extensivo enon ten nada que ver», afirma. Lleva más de 35 años estudiando el pastoreo y está demostrado «que os ecosistemas terrestres sofren cando non teñen pastoreo. Todo o carbono que emiten os animais foi secuestrado pola herba na que pacen e temos estudios que demostran que meter o gando no monte aumenta a cantidade de carbono que se secuestra». La misma opinión comparte Pablo Manzano, integrante de la misma plataforma e investigador del cambio climático. «Cuando habla de una huella hídrica de 15.000 litros por animal se refiere a una medida que mete en el mismo saco la cantidad de lluvia que cae en un prado, la que se usa para regar o la que se contamina, entre otras. Es una métrica que no tiene impacto, porque si no hubiera animales, sería la misma», argumenta. El ministro también se equivoca cuando habla de las emisiones de carbono, culpando a los animales, añade. «No ha tenido en cuenta que es al sistema extensivo al que se le atribuye esta contaminación, pero es que, de no estar estos animales, este territorio tendría que estar ocupado por herbívoros salvajes, que emitirían el mismo metano», concluye.
El ministro al que las polémicas se las crea su Gobierno
«Soy una persona poco polémica porque no me gustan las polémicas. Lo que me gusta es el trabajo», afirmó ayer a mediodía el ministro de Agricultura, Luis Planas, para tratar de calmar los ánimos en el sector ganadero español después de que se hiciera pública la campaña de Garzón contra la carne. Planas no tuvo más remedio que salir en defensa del sector y calificar de «campaña desafortunada» la iniciativa de su compañero de Gobierno. No es la primera vez que le pasa. El responsable de Agricultura parece tener más enemigos dentro de su equipo que en cualquier otro sitio. 
El mismo Pedro Sánchez, que ayer salió en defensa del chuletón y en ayuda de Planas, montó hace solo unas semanas una pequeña polémica al hablar, en el marco del informe España 2050, de que era necesario reducir el consumo de carne. Entonces no se generó tanto revuelo como ahora, pero muchas organizaciones agrarias lamentaron las palabras del presidente del Gobierno. 
Más complicado de resolver parece el conflicto que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha generado con su intención de elevar la protección del lobo y prohibir su caza al norte del Duero. Esta propuesta podría tener serias repercusiones sobre el sector ganadero, cuyos animales son las principales víctimas de los ataques de este cánido. Por eso, fueron muchas las organizaciones agrarias y ganaderas que pusieron el grito en el cielo cuando se dio a conocer este proyecto. Planas intervino entonces afirmando que las explotaciones afectadas por el lobo iban a recibir ayudas de la PAC e incluso compareció en el Congreso con Ribera para tratar de calmar los ánimos. De nada sirvió, las organizaciones agrarias siguen pidiendo hoy en día la paralización del proceso y la dimisión de la ministra.
M.Alfonso. La Voz de Galicia.
-Alberto Garzón lo ha vuelto a hacer. 
El ministro de Consumo ha vuelto a posicionarse, por absurdo que parezca, en contra del consumo de carne y del sector cárnico, un negocio especialmente importante en la actividad económica de España.
A través de una tribuna en El Diario y de sus redes sociales, y sin fundamento, Garzón ha protagonizado este miércoles un nuevo ataque al sector agricultor y ganadero, que en alguna ocasión ya se ha pronunciado sobre las amenazas y el perjuicio a su industria.
El 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de la ganadería, especialmente de las macrogranjas, mientras que para que tengamos 1 kilo de carne de vaca se requieren 15.000 litros de agua.
Según el ministro de Consumo, parte de la "responsabilidad" del consumo de carne "reside en las intensas jornadas de trabajo, las cuales se ceban especialmente en los barrios más humildes, donde los índices de obesidad infantil duplican a los de los barrios ricos". Sin aportar fuentes que respalden esos índices, Garzón justifica esta circunstancia en la precariedad económica, olvidando que uno de los alimentos más asequibles en nuestra cesta de la compra es la verdura gracias a las importantes zonas de huerta en nuestro país como Murcia o Andalucía.
Además, Garzón también denuncia el hecho de que las bandejas de carne "baratas provenientes de macrogranjas" que pueden encontrarse en los supermercados "llenan las tripas de forma rápida, saciante y económica". Por tanto, el problema de Garzón es que las familias gastan poco dinero en carne. ¿No le preocupaba la precariedad?
El ministro Garzón también sostiene, de nuevo disparando datos casualmente convenientes, que el 70% de la población en España ha abandonado la dieta mediterránea y ha intensificado su consumo de carne muy por encima de los niveles recomendados, llegando incluso a ser perjudicial para la salud. Lo que no parece ser casualidad es que la esperanza y calidad de vida no hayan dejado de incrementar en los últimos años en los que también ha aumentado el consumo cárnico. Además, hay que tener en cuenta que España, siendo el país de la Unión Europea que más carne consumo según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en la que se apoya Garzón, también es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo, lo que desmontaría su teoría
Garzón también se muestra preocupado porque "las muertes relacionadas con la ingesta actual de grasas, sal y azúcares son superiores a las derivadas del tabaco". Esto resulta especialmente sorprendente viendo los escándalos por el sistema de etiquetado Nutri-Score, introducido en el mercado alimenticio español con Garzón como ministro. En su preocupación por la salud, tampoco hay que olvidar que casi el 90% del precio de los paquetes de tabaco son impuestos.
En línea con Davos y Bill Gates
En definitiva, el ministro de Consumo Alberto Garzón pretende imponer qué debe y qué no debe, qué puede y qué no puede consumir el ciudadano por el bien común, sin fundamento alguno y determinado igualmente por él. En el mismo sentido, el Plan España 2050 de Pedro Sánchez ya incluyó la intención de conducir el consumo de la ciudadanía desde los productos cárnicos libremente elegidos hacia los productos de carne sintética y artificial.
En línea con los "mandamientos" de la Agenda de Davos y su Great Reset (Gran Reseteo) impulsado por Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial, y con las pretensiones y exigencias del magnate Bill Gates, fuerte inversor en la industria de la carne sintética, desde el Ministerio de Consumo y el Gobierno parecen dispuestos a forzar el fin del consumo de carne en favor de productos sintéticos y no naturales considerados beneficiosos para la salud de manera arbitraria.
Datos manipulados
El ministro Garzón también ha mostrado su preocupación por el impacto climático del consumo de carne. Por ello, el sector del vacuno también se ha pronunciado sobre este tema denunciado la manipulación de los datos reales.
En el marco de la disputa por la denominación de los productos de carne artificial, si estos pueden o no denominarse —por ejemplo, utilizar el término "hamburguesa"— como los productos de auténtica carne, lo que podría confundir al consumidor, desde la interprofesional de la carne Provacuno comunicaron a través de una carta al presidente del Gobierno Pedro Sánchez de la falsedad de los datos con los que se busca atacar al sector en este aspecto.
"Nuestros estudios científicos demuestran que las emisiones de metano no son las causantes del cambio climático puesto que los niveles son mínimos. El metano tiene un ciclo que dura diez años, que se regenera. Contamina muy poco y además estamos haciendo mucho para que esa pequeña proporción de contaminación sea todavía menor. Nos están atacando con cifras manipuladas. Por nuestra parte, ya estamos preparando un documental para que la gente sea consciente de lo que puede pasar en el futuro. Se llama ‘Un mundo sin ganadería’. Está hecho por científicos y se verán las graves consecuencias que tendremos, si se hace caso a esta corriente verde que, en el fondo, es una corriente antiecologista", concluye el presidente de Provacuno.
Libre Mercado.
-El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha señalado que la campaña contra el consumo de carne «es tan errónea como la del azúcar mata» y que en esta cuestión «sobran dogmatismos y falta debatir», además de considerar injusto que se señale con el dedo al sector cárnico.
En un entrevista en Ser Catalunya, Planas ha dado su opinión sobre las declaraciones hechas ayer por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que pidió a los españoles que cambien la dieta porque comen carne de forma excesiva y eso perjudica a su salud y a la del planeta.
Para el ministro de Agricultura los políticos tienen que dar soluciones «y no entrar en polémicas que no van a ningún lugar» y ha dicho que se está creando un «falso problema y una falsa división entre la realidad de la España urbana y rural», cuando ahora es el momento de unir y no crear polémicas.
«Cualquiera de los componentes de la dieta mediterránea consumido en exceso no es positivo»
Planas, que ha asegurado que no quiere entrar en polémicas y que no conocía las intenciones de Garzón, ha destacado que los ganaderos «merecen un respeto» por un trabajo «honesto» que hacen para toda la sociedad y la economía y que son conscientes de que se ha de evolucionar en dirección a la sostenibilidad, «pero con ellos, no contra ellos».
Ha apostado por una dieta variada, como la mediterránea, donde caben muchos productos, como la leche, el pescado, los productos cárnicos o el aceite de oliva, y ha añadido que «cualquiera de los componentes de la dieta mediterránea consumido en exceso no es positivo».
Para Planas, el sector ganadero es parte de la riqueza social y territorial de España. «La España vaciada es secano y ganadería extensiva y creo que merece apoyo». Planas ha afirmado que la postura oficial del Gobierno, la que ha difundido ante las comunidades autónomas en la comisión sectorial, es un apoyo a través de las ayudas acopladas al conjunto de los sectores ganaderos e, incluso, en algunos casos, como el vacuno de carne, un incremento de las cantidades para los próximos años. «En eso hay unanimidad de las 17 comunidades autónomas», ha apuntillado.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha enviado este miércoles a los consejeros de agricultura de las CCAA la convocatoria de la Conferencia Sectorial monográfica sobre la Política Agraria Común – PAC -, que se celebrará de forma presencial en Madrid el 14 de julio.
Según ha detallado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en un comunicado, Planas se reunirá «en jornada de mañana y tarde» con las comunidades autónomas para «negociar un acuerdo político en torno a la elaboración del Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC), que tiene como destinatarios a agricultores, ganaderos y medio rural».
«La voluntad el ministro es alcanzar un acuerdo sobre las principales líneas que permitan elaborar el Plan Estratégico de la PAC, que deberá remitirse a la Comisión Europea antes del próximo 31 de diciembre», han añadido las mismas fuentes.
España recibirá más de 47.000 millones de euros de la PAC entre 2023 y 2027, para unos 695.000 beneficiarios.
El Ministerio ha recordado que «el Consejo Europeo de julio de 2020, así como la conclusión hace una semana del acuerdo comunitario sobre los reglamentos de la nueva PAC, han permitido celebrar hoy la comisión sectorial», mantenida por el secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, con las autonomías, «previa a la Conferencia Sectorial de la próxima semana».
Por su parte, el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, ha manifestado este miércoles que Bruselas está preparada para ayudar a los países a adaptar sus planes nacionales, en fase de preparación, a las disposiciones de la futura PAC.
Por otro lado, ya algunas CCAA que conocieron extraoficialmente la propuesta de acuerdo realizada por Planas y su equipo para la elaboración del Plan Estratégico de la PAC, han manifestado su preocupación y disconformidad. Ha sido el caso de Andalucía en temas como el número de regiones, ecoesquemas y fondos para el desarrollo rural.
Agroinformación.
-Bruselas está preparada para ayudar a los países a adaptar sus planes nacionales, en fase de preparación, a las disposiciones de la futura Política Agrícola Común (PAC), acordada hace poco más de una semana entre las instituciones europeas, según ha afirmado el comisario europeo de Agricultura Janusz Wojciechowski.
«La Comisión está lista para facilitar un apoyo técnico sólido», dijo en un encuentro virtual con periodistas Wojciechowski, que subrayó que los estados tienen ahora la posibilidad de adaptar su sector agroalimentario al Pacto Verde y a las exigencias de las estrategias De la Granja a la Mesa y de Biodiversidad.
El comisario confió en que de aquí a fin de año Bruselas haya recibido los 28 planes nacionales que establecerán cómo implementar la PAC (uno por cada estado miembro, y dos de Bélgica, correspondientes a sus regiones).
«AYUDARÁ A UN SECTOR MÁS SOTENIBLE Y COMPETITIVO» 
«Hay diferentes puntos de partida» entre los países en algunos de los puntos que se quiere abordar, como la reducción de las emisiones o del uso de productos fitosanitarios, ha admitido. «Ahora hace falta seguridad y certeza» para el sector, añadió el comisario, que animó a «utilizar esta oportunidad para hacer las cosas mejor» y aprovechar al máximo el potencial que ofrece la PAC a nivel económico, social y ambiental.
Igualmente, Wojciechowsk ha recordado los principales puntos del acuerdo alcanzado y añadió que aunque no comparte todos los elementos «en su conjunto es un resultado equilibrado» y se ha mostrado convencido de que «ayudará a un sector más sostenible y competitivo».
El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y las comunidades autónomas empiezan esta semana reuniones técnicas de cara a la elaboración del Plan Estratégico que aplicará en España la Política Agrícola Común, cuya reforma se acaba de aprobar para el periodo 2023-2027.
Agroinformación.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda