Semana del 17 al 31 de octubre de 2021

Soluciones equivocadas

03 de noviembre de 2021

--Tras su show triunfante y socialdemocrata del fin de semana el presidente del Gobierno, como no sabe ni cómo, ni porque, la luz está a los precios en los que esta, ha asegurado en su emisora amiga, la Ser, que el "desboque" de los precios de la luz es uno de los temas que "más ocupa" a su Ejecutivo, porque "es uno de los temas que más preocupa" a los ciudadanos, y ha reiterado su intención de llevar este debate al Consejo Europeo que se celebra esta semana, como si esa fuese la solución de su recibo de la luz. Crónica Económica.

Compartir en:

-El ser humano no contamina por placer, sino por necesidad. Por tanto, el posible daño medioambiental asociado a la actividad económica tiene que analizarse siempre y en todo caso en conexión con la prosperidad que genera tal producción.
Por ejemplo, si hablamos de los problemas de contaminación asociados a China, también tenemos que reconocer que su relativa apertura económica ha propiciado una reducción sin precedentes de la pobreza, que ha bajado del 99,3% al 2,1% entre 1981 y 2019. De modo que el debate es más complejo de lo que puede parecer si solo nos fijamos en los indicadores medioambientales.
La historia de Europa pone de manifiesto que, conforme se han superado ciertos umbrales de riqueza, la intensidad energética de los sectores productivos ha tendido a reducirse, generando cada vez más producción con menos contaminación. Si nos fijamos, por ejemplo, en las emisiones por habitante de gases de efecto invernadero, vemos que esta rúbrica se ha reducido en Europa un 28% en lo que va de siglo XXI.
Hacemos más con menos, sí, pero porque nos podemos permitir el lujo de apostar por sistemas y modelos productivos más caros. La mayor riqueza de Occidente explica la posibilidad de financiar sistemas económicos con mayor eficiencia energética y menor impacto medioambiental.
Exigir el mismo desempeño hoy al resto del mundo no sería razonable, porque el grado de desarrollo de las economías emergentes es, simple y llanamente, inferior al nuestro.

Cosa distinta es dar por bueno que el liderazgo político de países como China se desmarque de los acuerdos climáticos internacionales. Si la economía que más contamina se pone de perfil ante tales reuniones, ¿qué sentido tiene imponer al resto de países una pléyade de restricciones que acarrean grandes costes a nivel micro, pero apenas tienen resultados en clave macro?
He ahí la cruda realidad del actual sistema de gobernanza en clave climática. Mientras la vida de los europeos enfrenta intervenciones cada vez más incómodas (restricciones al uso del avión o el automóvil, impuestos verdes, limitación de ciertos materiales, etc.), el Partido Comunista Chino se vuelve a salir con la suya y esquiva una nueva ronda de negociaciones, para seguir evitando cualquier tipo de compromiso.
El último lo tenemos en la cumbre climática COP-26 que tendrá lugar la próxima semana en Glasgow y contará con la presencia de los principales jefes de gobierno del mundo.
El líder del régimen chino, Xi Jinping, ya ha anunciado que se abstendrá de participar en las jornadas y su gobierno se ha limitado a decir que su movimiento está comprometido con la consolidación de una economía más sostenible, una promesa que choca con la decisión de reabrir muchas de las plantas de producción de carbón del país.

Para entender mejor por qué la ausencia de China hace que estas cumbres sean aún más absurdas, vayamos a los datos:
- Si tomamos como referencia la métrica de referencia en este tipo de negociaciones, que son las emisiones de CO2 a la atmósfera, vemos que China duplica los niveles registrados en Estados Unidos. De hecho, desde 2006, el gigante asiático ha sido el principal emisor de dicho gas de efecto invernadero y, mientras que en Estados Unidos se ha observado una reducción del 13%, en China se ha dado un aumento del 59%.
- En términos relativos, la UE-27 genera el 8,4% de las emisiones de CO2, según datos para 2019, mientras que China tiene una cuota del 27,9% y Estados Unidos se sitúa en el 14,9%.
- En la tasa de crecimiento interanual de las emisiones de CO2, China solo registra un resultado negativo (es decir, un descenso) en cuatro de los últimos treinta años, frente a diecisiete ejercicios con reducciones en el caso de la UE-27 u once en el de Estados Unidos.
- En lo referido a las emisiones per cápita de CO2, China ha disparado esta métrica 2 a 7 toneladas entre los años 1989 y 2019. Como ya hemos señalado anteriormente, en Europa se ha dado una caída cercana al 30%.
Cabría plantearse si, ante la actitud china, quizá es más inteligente volar por cuenta propia, como hizo Donald J. Trump durante su presidencia, en la cual Estados Unidos se desmarcó de los grandes pactos climáticos, incluido el Acuerdo de París.
Lejos de empeorar, indicadores medioambientales del país norteamericanos experimentaron una mejora durante su mandato, de modo que el discurso alarmista de ecologistas de extrema izquierda como Greta Thunberg parece chocar con la evidencia de que la mejor receta para mejorar el desempeño medioambiental es el cultivo de una economía eficiente y libre.
D. Sánchez de la Cruz. Libre Mercado.

 

-Iberdrola y Endesa no han acudido finalmente a la subasta para conceder nuevas licencias por un total 3.300 MW de energías renovables (fundamentalmente eólicas y fotovoltaicas) celebrada hoy y en la que Capital Energy y Forestalia han arrasado al hacerse con 1.540 MW y 779 MW, respectivamente.
La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán ha justificado su no concurrencia por la incertidumbre regulatoria, que les ha hecho replantearse sus inversiones renovables en el país.
De su lado, Endesa ha explicado que la subasta obligatoria de energía que contiene el real decreto ley para 2022 ("que nos sustrae energía ya vendida a clientes") y su posición corta en producción respecto a la cartera de clientes, que les obliga a comprar en el pool, hacen que su estrategia esté orientada hoy "prioritariamente" a promover su propia generación para suministrar a largo plazo a sus clientes.
La no concurrencia a la subasta de las eléctricas más afectadas por el real decreto de 14 de septiembre, que incorpora medidas para frenar la escalada de la luz, incluyendo recortes a los ingresos de las compañías, supone deslucir la puja y pone de manifiesto que el sector mantiene serias discrepancias con el Gobierno sobre la reciente regulación.
Se trata de la segunda subasta realizada bajo la nueva metodología, consistente en pujar a la baja en el precio al que se ofrece producir la luz con las energías renovables, tras la realizada en enero, en la que se impuso un nuevo entrante, como Capital Energy. Esta firma logró 620 MW en dicha subasta, mientras que Iberdrola se hizo con 243 MW, Naturgy con 215, Acciona con 106 y Endesa con 50.
El Economista.


-Uno de los cambios de hábitos que ha traído el Covid ha sido el aumento de la venta de pescado.
Los últimos informes publicados por la consultora IRI señalan que en los cinco primeros meses de este año, las ventas en valor fueron de 4.207 millones de euros, un 2,8% más. pero analizando en profundidad el dato, muestra que el aumento ha venido más por el crecimiento de la demanda que por una subida de precios. También se observa que el gran ganador ha sido el pescado refrigerado, que gana peso frente al fresco y al congelado, y ya se acerca al 20% del consumo total.
Pero no todas las especies han evolucionado igual. La misma consultora refleja en otro estudio que entre los frescos, que en general están más estables, aún crecen a doble dígito el rodaballo y la lubina (el 30%) y el salmón (27%).
En cambio, en congelados hay aumentos importantes en gamba y gambón (68,1%), y el calamar, que supera el 60% de crecimiento.
Desacuerdos pesqueros
Mientras la industria del pescado gana adeptos entre los consumidores, en la Unión Europea no hay tranquilidad entre los pescadores, por diversos motivos.
Tras la anulación del acuerdo pesquero con Marruecos por arte del Tribunal de Justicia Europeo, el sector se muestra cauteloso. La confederación Española de Pesca (Cepesca) alerta de las consecuencias que tendrá para la flota española la pérdida de aguas relevantes para la captura.
Entretanto, en Francia se ha generado tensión con el Reino Unido tras el Brexit, después de que las islas hayan restringido las licencias de pesca para embarcaciones pequeñas.
Finalmente señalemos que,las aguas tampoco están tranquilas en el Báltico, donde la semana pasada se acordaron los límites de captura de especies como el arenque y el bacalao, aunque el sector está preocupado por la situación ambiental en la zona.
Expansión.

 


-Se habla muchas veces de la misión de gases del efecto invernadero, pero ¿se sabe realmente cuáles son los países que más los emiten? El 75 % de los gases son emitidos por los países que componen el G20. La cifra ha aumentado tras la pandemia a pesar de bajar en 2021 debido a los confinamientos mundiales que se produjeron por la crisis del coronavirus, según data el Informe de Transparencia Climática.
El estudio advierte que «las emisiones están aumentando en el G20 otra vez» y recuerda que el año pasado, en 2021, se comprometieron a actualizar los objetivos de emisión de gases y reducirlos. Esto es favorable porque distancia el aumento de temperatura global en 1,5 grados.
El Informe de Transparencia Climática, conocido como Climate Transparency Report, señala que las emisiones han repuntado y que Argentina, China, India e Indonesia prevén superar sus emisiones registradas en 2019. En 2020 cayeron un 6 % como efecto del coronavirus. Sin embargo, en 2021 aumentaron en torno a un 4 %.
A principios de 2021 el G20 prometió presentar nuevos objetivos climáticos y acelerar la acción para limitar el aumento de la temperatura a 1,5ºC. Pero solo cuatro días antes del 12 de octubre, la fecha que se habían marcado como límite, habían entregado sus planes actualizados un total de 16 países. De cumplirse los objetivos de reducción actuales, según afirma el estudio, solo se limitará el calentamiento global a 2,4ºC, casi un grado centígrado más de lo deseado.
Por ello, el informe insiste en la responsabilidad que tienen estos países en cumplir sus compromisos ya que, de momento, están «poniendo al planeta en camino de romper el límite de calentamiento de 1,5 °C y dejar al mundo enfrentado a eventos climáticos extremos cada vez más peligrosos».
El informe anual de Transparencia Climática es la comparación anual más completa que se realiza en todo el mundo sobre la acción climática de los países del G20.


Los más contaminantes.

Por otro lado, respecto a la dependencia de los combustibles fósiles en los países más ricos, el estudio afirma que se mantiene e incluso que Estados Unidos, China e India están impulsando el crecimiento previsto de consumo de carbón.
Además, añade que los gobiernos sólo gastaron 300.000 millones de dólares del total de 1.800 millones de dólares en la recuperación ecológica, ignorando el rápido crecimiento de las industrias ecológicas en los últimos años.
El informe se publica a pocas semanas de la cumbre de líderes del G20 que se celebrará en Roma y de la Cumbre del Clima de Glasgow (COP26) e insiste en la necesidad de que los líderes de las principales economías del mundo acompañen su retórica con políticas, y aceleren la transición para abandonar los combustibles fósiles, tal y como establece el informe de 2021 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sobre cero-neto.
Sin embargo, el estudio refleja algunos «avances positivos» dentro de este grupo de países, como son el crecimiento de la energía solar y la eólica, que alcanzaron nuevos récords de capacidad instalada en 2020.
Pero añade que, excepto Reino Unido, el resto de miembros no cuenta con estrategias ni a corto ni a lago plazo para lograr el cien por cien de energías renovables en el sector eléctrico para 2050.
Respecto al paquete fit for 55 de la UE, el trabajo considera que se trata de un paso «importante» pero lamenta que algunos estados miembros «siguen invirtiendo mucho en gas natural».

Con retraso.

Respecto al informe, la directora general de la Fundación Europea del Clima, Laurence Tubiana, ha denunciado que los países del G20 llegan «realmente tarde» tanto con los objetivos climáticos para 2030 como con los planes de eliminación de los combustibles fósiles y los paquetes de financiación climática.
«El Informe de Transparencia Climática revela que el G20 necesita mover montañas para garantizar que todavía podamos recorrer el estrecho camino de 1,5 °C. Por suerte, no es imposible. Las tareas están claramente definidas. Todo lo que necesitamos es que los líderes de los mayores emisores del mundo den un paso adelante y cumplan con sus deberes pendientes», ha apuntado.
Por su parte, el analista de política climática de Climate Analytics, Kim Coetzee, ha reclamado a los gobiernos del G20 que se sienten en la mesa con los objetivos nacionales de reducción de emisiones más ambiciosos.
«Las cifras de este informe confirman que no podemos mover el dial sin ellos –ellos lo saben, nosotros lo sabemos–, la pelota está firmemente en su campo antes de la COP26», ha apostillado.
Por último, el asesor principal de Política Climática de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, Enrique Maurtua Konstantinidis, califica de «extremadamente decepcionante» que haya pasado una década desde que el G20 asumió el compromiso de «racionalizar y eliminar gradualmente las ineficientes subvenciones a los combustibles fósiles».
«Los miembros del G20 siguen bombeando miles de millones de dólares estadounidenses a los combustibles sucios, que son los causantes del cambio climático», ha denunciado.


La vigésimo sexta edición de la Conferencia de Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP) tendrá lugar el próximo domingo 31 de octubre, y durará hasta el 12 de noviembre, en la ciudad escocesa de Glasgow. Está previsto que asistan representantes de más de 190 países para dialogar y planear juntos medidas de prevención contra el cambio climático.
Esta COP26 se cataloga como primordial; se considera la más importante de todas las sesiones desde el Tratado de París en 2015, y ya tuvo que ser aplazada una vez a causa de la pandemia –inicialmente estaba prevista para 2020–.
Los 195 países que firmaron el acuerdo se comprometieron a reducir sus emisiones de gases invernadero con la intención de limitar el calentamiento global. Accedieron a someterse a un «examen» cinco años después para medir su progreso. Ese examen habría tenido lugar el año pasado, pero se dará la semana que viene.
Entre los temas que se discutirán están incluidos la energía, actualmente focal en la crisis de suministros europea, las finanzas globales, y las perdidas tras la pandemia.
Por desgracia, las tensiones diplomáticas que dominan las relaciones entre países como Rusia y EE. UU. o China han afectado la asistencia de muchos países que deberían figurar en las listas de la COP. La lista de invitados se ha convertido en un buen espejo de las relaciones entre los países del primer mundo.
A día de hoy, estos son algunos de los delegados que han confirmado o no su asistencia.
No se presentarán:
. El líder del país más poblado del globo, el presidente de China, Xi Jingping, ha anunciado ya que no asistirá al evento. Es posible que aparezca por vídeo, pero no hay garantía. China figura decimocuarta en la lista de países con más polución según un informe de IQAir en 2020, pero la ciudad china de Hotan es la más contaminada del mundo.
. El presidente de Irán, Ebraham Raisi, no se presentará. Informes de la prensa inglesa comunican que los políticos locales abrirían una investigación criminal si pisa Escocia. Irán es el vigesimotercer país más contaminado del mundo.
. Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, no irá. El suyo aparece en el puesto 68 del ranking.
Tampoco veremos al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ni al de Sudáfrica. El Papa Francisco solo participará por videollamada.
Aún desconocemos si irán:
. El primer ministro de India, Narendra Modi, aún no ha decidido si asistirá. India es el tercer país más contaminado del mundo y compone junto a China un tercio de la población mundial.
. El Kremlin no ha anunciado si el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se presentará, pero es poco probable que lo haga. Rusia es el número 86 en el ranking de contaminación, unos puestos por debajo de España, que es el 80.
. Fumio Kishida, nuevo primer ministro en Japón, aún está considerando si asistir en persona o por videollamada. Japón está en el puesto 82 en el ranking de IQAir.
Han confirmado su asistencia:
. Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, asistirá acompañado de 10 miembros de su gabinete.
. La Casa Real de Inglaterra; los duques de Cornualles y los duques de Cambridge acompañarán a la Reina Isabel II, que ya ha expresado su frustración hacia los políticos que «hablan mucho pero no hacen nada respecto al cambio climático».
. Además de ir el presidente español, Pedro Sánchez, la filial escocesa de Iberdrola ha sido ya confirmada como partner en la COP26, confirmando la presencia de España entre sus colaboradores.
. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, también acudirá en una decisión de último momento tras ratificar su parlamento su colaboración en el tratado de París el último mes.
. En Europa, se cuenta con la confirmación de Emmanuel Macron, los gobiernos de Boris Johnson en Reino Unido y Nicola Sturgeon en Escocia, el italiano Mario Draghi, el primer ministro sueco, Stefan Lofven, y el suizo, Guy Parmelin.
. De Latinoamérica irán el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el colombiano Iván Duque.
El Debate.

 

-La agricultura baja en carbono y la agroecología centran las siete prácticas sostenibles que ha propuesto el Gobierno a las comunidades autónomas para el diseño de los eco-esquemas en la nueva Política Agraria Común (PAC).
Las prácticas han variado conforme han ido avanzando las negociaciones y actualmente se reducen a siete, según un documento al que ha tenido acceso Efeagro.
Las reuniones técnicas continúan para cerrar los puntos del plan estratégico nacional de aplicación de la PAC, que deberá enviarse a la Comisión Europea antes de final de año para su aprobación final, por lo que puede variar algún parámetro.
Estas son las siete prácticas propuestas que los agricultores y ganaderos podrán adoptar si quieren cobrar las ayudas directas de los eco-esquemas:
1. Pastoreo extensivo en pastos permanentes y pastizales
El impulso del pastoreo extensivo real y efectivo (aprovechamiento a diente) pretende aumentar la capacidad de sumidero de carbono de los pastos. Deberá realizarse con animales propios, entre 90 y 120 días al año, de forma continua o discontinua, y con unas cargas ganaderas adecuadas.
2. Siega sostenible y mantenimiento de márgenes sin segar en pastos
Con el fin de proteger y mejorar la biodiversidad en pastos permanentes y pastizales, esta práctica consiste en una siega sostenible, con un número reducido de cortes al año, o en el mantenimiento de márgenes sin segar y de elementos del paisaje o espacios de biodiversidad. Deberá cubrir al menos el 7% de la superficie de pastos de siega de la explotación.
3. Rotaciones de cultivos herbáceos
Como regla general, cada año deberá cambiarse de cultivo al menos el 40% de la superficie de tierras de cultivos herbáceos, un porcentaje que puede reducirse al 25 % por causas justificadas como, por ejemplo, cuando las especies plurianuales representen más del 25% de la superficie o las condiciones agroclimáticas sean adversas.
En superficies de menos de 10 hectáreas, habrá que diversificar con un mínimo de dos cultivos, entre otros requisitos.
4. Siembra directa y agricultura de conservación
Dicha práctica en tierras de cultivos herbáceos supone mantener la cubierta vegetal del suelo durante todo el año, suprimiendo el laboreo y realizando la siembra sin alteración mecánica del suelo. Se requerirá el mantenimiento de rastrojos sobre el terreno y rotar los cultivos.
5. Superficies no productivas y elementos del paisaje
Para conservar la biodiversidad en tierras de cultivo, se dejará un porcentaje de tierra sin cultivar adicional al 3% de elementos no productivos: al menos el 7% en superficies de secano y el 4% en áreas de regadío. En superficies de cultivos permanentes, el porcentaje será del 4%.
Esta superficie adicional podrá consistir en elementos del paisaje como márgenes, islas de vegetación, muros, setos, lindes y, en tierras de cultivos, barbechos semillados y zonas no cosechadas, con el objetivo de dar refugio y alimento a las especies.
6. Cubiertas vegetales espontáneas o sembradas en cultivos leñosos
En los periodos estipulados, se mantendrá una cubierta vegetal sobre el terreno como alternativa al manejo convencional del suelo, con el fin de evitar su erosión y aumentar su materia orgánica.
7. Cubiertas vegetales inertes en cultivos leñosos
Se depositarán en el suelo los restos de poda después de haber sido triturados, en lugar de quemarlos.
NORMAS GENERALES
Los eco-esquemas se financiarán con 1.107 millones de euros anuales, equivalentes al 23% del presupuesto de las ayudas directas, a lo que se sumará otro 2% con cargo al gasto ambiental dedicado al desarrollo rural.
El importe estimado será de 62,16 euros por hectárea en los pastos húmedos para las prácticas 1 y 2; 41,09 €/h en pastos mediterráneos (1 y 2); 90,22 €/h en cultivos secanos húmedos (3, 4 y 5); 52,35 €/h en cultivos de secano (3, 4 y 5); 156,78 €/h en regadíos (3, 4 y 5); 71,63 €/h en cultivos permanentes con pendiente menor al 5 % (5, 6 y 7); 124,59 €/h con pendiente entre el 5 y el 10 % (5, 6 y 7); y 175,86 €/h con pendiente de más del 10% (5, 6 y 7).
No obstante, el importe en los últimos tres casos para la práctica 5 en cultivos permanentes se limitará a 71,63 €/ha, con independencia de la parcela, según las previsiones, que cuentan con que en 2023 el 70% de la superficie potencial se acogerá a alguna de estas prácticas.
Asimismo, se fijará una práctica específica adaptada al cultivo del arroz, aún por definir.
La propuesta establece que solo podrá computar una práctica sobre una misma hectárea, aunque se realicen varias, y que, para un mismo tipo de superficie, el importe de la ayuda por hectárea será el mismo, con independencia de la práctica.
En las superficies de regadío, los productores deberán llevar una gestión sostenible de insumos, lo que implica utilizar una herramienta reconocida por la comunidad autónoma para la gestión del agua de riego, disponer de un plan de abonado elaborado por un técnico y registrar en un cuaderno de explotación electrónico la aplicación de fertilizantes y fitosanitarios.
Agroinformación.


-Las organizaciones rurales UPA y FADEMUR han condenado enérgicamente el auto por el que la jueza María Belén Ureña Carazo, de Marbella, ha retirado la custodia de un bebé de un año a su madre con el argumento de vivir en “la Galicia profunda”. Para estas organizaciones el auto de la jueza no tiene parangón en su desprecio al medio rural y a los principios constitucionales más básicos, principalmente el de la igualdad de todos los ciudadanos, independientemente de su lugar de residencia.
FADEMUR y UPA han mostrado su absoluto apoyo a la madre del pequeño, que reside en la zona de Muros-Noia (A Coruña) y han solicitado la actuación urgente del Consejo General del Poder Judicial y la revisión inmediata de la sentencia que “no está ajustada a derecho”.
Los argumentos de la jueza de Marbella son que la localidad del pequeño y de su madre está “lejos de todo” y en ella no hay “opciones laborales”. Por el contrario, Marbella ofrece, en su opinión, “múltiples posibilidades para el adecuado desarrollo de la personalidad de un niño y para que crezca en un ambiente feliz” con “todo tipo de colegios […] públicos o privados”.
Desprecio por lo rural
Estas organizaciones consideran que la sentencia muestra una “profunda incultura y desprecio por lo rural, el auto debe ser considerado como inconstitucional al no respetar los más básicos principios de igualdad entre ciudadanos y ciudadanas”. “Por esta regla de tres ningún agricultor o ganadera tendría derecho a criar a sus hijos en su pueblo, en su hogar”.
“En estos casos lo que debe primar, sin ninguna duda, son los derechos e intereses del niño, y los jueces y juezas deben dar ejemplo y comprender las circunstancias de vida de los progenitores y sus entornos”, han señalado.
“Recomendamos a esta jueza que pase una temporada en lo que ella llama la ‘Galicia profunda’ para que comprenda los numerosos elementos positivos que un pueblo tiene en el desarrollo de un niño. Estamos seguras de que así sus autos se liberarán de estos prejuicios anti-rurales y podrá desempeñar su función sin incurrir en patinazos tan graves como este”, han remarcado desde UPA y FADEMUR.
UPA.


-En 2012 se publicó un meta-análisis de un equipo de la Universidad de Stanford que investigaba si los alimentos orgánicos son más saludables y nutritivos que los normales.
De los 50.000 “papers” disponibles a lo largo de medio siglo de investigaciones, tomaron en consideración los estudios de 137 de ellos, lo que consideraron “más relevantes”. La conclusión es que, "no hay evidencia de una diferencia en la calidad de los nutrientes entre los alimentos producidos de manera orgánica y convencional".
Europa opina lo mismo, como recogió el Parlamento Europeo en otro informe de elaboración propia de 2016, aunque añadían dos peros con los que está de acuerdo la mayoría de agentes.
El primero, que siguen faltando “estudios bien diseñados que involucren a una población suficientemente grande” y a largo plazo para dirimir esta cuestión y que la evidencia científica sigue siendo incompleta. La otra es que los alimentos orgánicos presentan, en promedio, un 30% menos de riesgo de residuos de pesticidas, aunque los alimentos convencionales siempre se encontraban dentro de los límites de seguridad. Ahora bien, como “hay datos sustanciales que apuntan a que el cerebro en desarrollo [de bebés] es muy vulnerable a la exposición a plaguicidas y pesticidas”, los alimentos orgánicos pueden ser más recomendables para los más pequeños.
Como decíamos, el trabajo de 2012 decía que no había encontrado una cantidad de nutrientes superior para los productos vegetales y animales de estos dos modos de cultivo. Sí encontraron mayores niveles de omega-3 en la leche orgánica.
Otro de 2014 decía que los alimentos orgánicos tenían niveles más altos de antioxidantes y menos pesticidas o metal-cadmio, aunque ese mismo estudio hablaba de que sus cosechas tenían niveles más bajos de proteínas y aminoácidos.
Sobre los antioxidantes, se trata de una de las grandes y probadas patas de beneficio del orgánico, pero este beneficio no se traduce en un beneficio a la salud humana. Otras investigaciones encuentran niveles más altos de fósforo para los productos orgánicos, pero muy poca población tiene déficit de este elemento.
Expertos como el secretario de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición opinan que esas diferencias no afectan de forma significativa a la salud de los individuos. Es decir, que, aunque lo fueran, el valor nutricional de los alimentos comunes ya es lo suficientemente alta como para aportar una buena alimentación, y a un precio más bajo.
Se sabe de otros hechos, como que las personas que comen alimentos orgánicos tienden a tener dietas más saludables que la media poblacional, y por eso se tiende a poner en entredicho la mayoría de estudios que hablan sobre el impacto positivo de los alimentos orgánicos en la salud individual. Se trata del clásico correlación no implica causalidad.
En respuesta a la creciente concepción errónea de que aquello que lleva la etiqueta de “orgánico” en el supermercado es mejor, la FAO hizo una publicación en 2021 que concluía que los alimentos orgánicos son un estándar de certificación y comercialización, pero no un estándar referido a la salud o lo ambiental.
Hay intereses en la industria tradicional y química en financiar estudios pro industria convencional, mientras que también se han encontrado injerencias del frente orgánico para promulgar sus virtudes vía estudios de dudosas conclusiones. Los alimentos orgánicos son un negocio al alza, y el precio medio de sus alimentos es entre un 10 y un 50% más caro que el de la industria tradicional.
¿Qué es orgánico?, a todo esto. Pues como exponen en un vídeo de El País, un término legal que vale también para los alimentos ecológicos y que se refiere a todos aquellos que se hayan producido cumpliendo con las normas de producción expuestas en el reglamento europeo 834 de 2007. Puedes leer aquí todas las especifidades, pero su factor decisivo implica que no se usen pesticidas “sintéticos”, aunque sí se usan fertilizantes, herbicidas o pesticidas siempre que sean de origen natural, como son el estiércol, el azufre y el cobre. De la misma manera, aunque la etiqueta de ganadería orgánica no permite el uso de hormonas, sí puede usar medicamentos, incluidos los antibióticos, en las cantidades mínimas necesarias.


¿Y si es peor para el medio ambiente?

Esa es la otra gran discusión sobre todo esto, y tampoco tiene una respuesta clara. Por un lado, esa etiqueta de “orgánico” no conviene que sea necesariamente consumo de cercanía: puedes comer tomates orgánicos traídos desde Brasil, así que el coste medioambiental del transporte queda aquí fuera de la ecuación. También hemos visto aquí previamente que la huella de carbono del transporte no es la más importante para el daño medioambiental de lo que comemos, siendo lo más importante cuánta carne comemos (y en especial, ternera). También es cierto que, como lo orgánico directamente no usa de fertilizantes sintéticos, se ahorra todo el ciclo de producción de los mismos y de gestión de sus desechos, dañinos para las aguas.
Ahora, si nos fijamos en lo bueno o malo que es para las tierras el cultivo estándar o el orgánico, nos encontramos con que hay un conflicto añadido. Sí, las cosechas eco pueden fomentar la rotación de cultivos, pero, según un meta-análisis de 2012 publicado en Nature, la agricultura ecológica produce, de media, y bajo condiciones comparables, un 25% menos de cosecha que la convencional. También sabemos que "el mayor uso de la tierra en la agricultura orgánica conduce indirectamente a mayores emisiones de dióxido de carbono, gracias a la deforestación". Esto es algo que afectaría sobremanera a, por ejemplo, las zonas de los trópicos, con una biodiversidad natural tan rica que cualquier cultivo es peor que ningún cultivo.
El estudio de Nature también contemplaba que se requiere el doble de espacio en lo tocante a la ganadería ecológica para producir un litro de leche, y otros estudios recientes apuntan a que, como las vacas bio no están hormonadas, producen menos carne, por lo que su huella medioambiental es, por kilo de carne, similar a la ganadería convencional. Eso sí, las vacas de los ganaderos ecológicos tienden a vivir más felices, un factor que no hemos de infraestimar en lo respecto a las preferencias de los consumidores.
La FAO defiende que hay suficientes tierras cultivables para alimentar a todo el planeta incluso si todas las cosechas fuesen ecológicas.
Magnet. M.Trulla

 

-No todos los problemas en el seno del Ejecutivo tienen como protagonistas a un ministro del PSOE y a uno de Unidas Podemos.
El enfoque verde del Gobierno, su apuesta por impulsar la transición ecológica, está produciendo roces dentro del ala socialista, entre la vicepresidenta del área, Teresa Ribera, y el ministro de Agricultura, Luis Planas. El último ha sido por la inclusión del lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE), que impide cazarlos en los territorios de encima del río Duero donde aún estaba permitido. Un tema que puede parecer políticamente menor pero que ha enfrentado a cuatro autonomías -Galicia, Castilla y León, Cantabria y Asturias, esta última socialista- con el Ejecutivo.
Distintas fuentes del partido confirman la tensión entre Ribera y Planas por discrepancias en varios asuntos.
Esa fricción fue además muy visible en el congreso del PSOE de Valencia, durante la intervención del ministro en una mesa redonda junto al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca.
Planas aseguró allí que el PSOE siempre ha tenido "complejo de partido urbano" y que sólo tres meses antes de las elecciones "nos enteramos de que hay diez circunscripciones con cuatro escaños y ocho con tres". "En esas 18 provincias puede decidirse el Gobierno de España". El proyecto político del PSOE, dijo, debe ser a la vez "urbano y rural" y el Ejecutivo "no puede dejar de pensar en la España rural en cada una de sus decisiones".
Y como remate dejó una reflexión que él mismo asumió como "polémica". "Yo no soy cazador, pero respeto y entiendo el mundo de la caza", que ha sido un gran vivero de votos de Vox. En España, recordó, hay 700.000 licencias, es la tercera federación por detrás de la de fútbol y la de baloncesto. "He sido diputado por Córdoba en varias ocasiones. nunca se me ha ocurrido convocar un acto electoral el día que había asamblea de la sociedad de cazadores".
El ministro sostuvo que el Ejecutivo y el Gobierno deben tener "mucho cuidado" con esto porque, el objetivo de la transición ecológica es algo que parte de las ciudades, pero en la España rural "cuando nadie hablaba de medio natural, ellos estaban ahí cuidándolo". "Hay que hacerlos compañeros, socios y cómplices nuestros en la lucha por el cambio climático"
Este es un mensaje que, según ha sabido EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, Planas ha transmitido reiteradamente en el seno del Gobierno y del PSOE. Pero que no acaba de asimilarse. El último ejemplo es la protección del lobo, que ha llevado a cuatro comunidades a presentar un recurso contra el Ejecutivo.
Planas ha asumido una orden con la que no estaba de acuerdo. Y de hecho evitó defenderla en la Cámara Alta la semana pasada. Aunque el senador del Partido Regionalista Cántabro, José Miguel Fernández, reclamó su comparecencia desde la secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes, se le comunicó que intervendría Ribera, con el argumento de que ella es quien tomó la decisión. Pero lo que quería el senador cántabro era conocer la postura del ministro y su respuesta al sector, después de haber dicho públicamente que entendía a los ganaderos, cuyos rebaños se ven amenazados por los ataques de los lobos.
En todo caso Ribera dejó claro que no admitía matices en la postura del Ejecutivo. "Gobierno es Gobierno, habló en nombre de todo el Gobierno. No ejerzo de ministra de Agricultura, ejerzo de vicepresidenta tercera", manifestó.
La pugna por tratar con más sensibilidad al mundo rural está abierta en el Gobierno con la implicación de algunos barones. Page aprovechó también el congreso para señalar que la proliferación de partidos nacidos por una injusticia territorial (tipo Teruel Existe, con un diputado en el Parlamento), "nos quitan votos y nos puede complicar la vida". Y Tudanca destacó que el desarrollo rural debe ser "uno de los retos" de la socialdemocracia.
El Periódico de España.

 

-A veces no coinciden lo urgente y lo importante, pero en otras ocasiones sí. Es el caso de los momentos actuales con dos asuntos que son claves y en los que se debe actuar sin demora: la subida de los costes de producción y la nueva PAC.
Respecto a esta última, y más en concreto a la elaboración del Plan Estratégico Nacional, se ponga como se ponga el ministro de Agricultura, le guste o no le guste, lo que se envíe a Bruselas va a ser el Plan de Planas. Este último se encuentra pillado entre las demandas que plantean los consejeros de Agricultura, que se basan en la premisa de que ninguno de ellos quiere perder ni un solo euro de lo que percibe actualmente, los condicionantes medioambientales de la nueva PAC, a los que deberá dar el visto bueno el Ministerio para la Transición Ecológica y las exigencias de Bruselas, que tiene la sartén por el mango.
Planas y los consejeros siguen mareando la perdiz y el ministro se ha «llevado al huerto» a los representantes autonómicos, al menos desde el punto de vista formal. Por ejemplo, la última reunión de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural se celebró por videoconferencia, a pesar de la importancia del asunto a tratar, sin que los consejeros protestasen al conocer esta decisión; tan solo los de Galicia y Castilla-La Mancha lo pusieron de manifiesto durante el encuentro. Al acabar, como ya hizo en julio, Planas planteó una especie de conclusión, muy difícil de entender, y preguntó a los representantes autonómicos si estaban de acuerdo con ella y ninguno planteó objeciones.
Eso sí, unos minutos después, mediante una nota de prensa del Ministerio, señaló que podía darse por cerrado todo lo relativo al primer pilar (ayudas directas) de la futura PAC. Entonces, algunos consejeros del PP señalaron que no era así. Fue la misma jugarreta del mes de julio.
Y, mientras eso sucedía en los despachos, sobre el terreno, los agricultores y ganaderos asistían perplejos a la subida, casi cada hora, del precio de los fertilizantes y el de los cereales, que se han disparado en los últimos meses. La situación se ha vuelto muy complicada y piden al Gobierno que actúe ya.
La Razón. C. Lumbreras.

 

-La Cooperativa ACOR ha expresado su defensa pública del sector azucarero-remolachero ante el «nuevo ataque injustificado» del ministro de Consumo, Alberto Garzón, que vuelve a culpabilizar a un único producto del problema de la obesidad en España cuando se trata de una patología compleja causada por múltiples factores. Por eso, le piden que abandone la moqueta y el asfalto y venga un día a conocer nuestros campos, a que pise el medio rural
En este sentido, consideran que denigrar continuamente al azúcar no soluciona el problema de sobrepeso y, en cambio, causa un enorme perjuicio a un sector que se encuentra en un proceso de recuperación tras la desaparición de las cuotas de la UE.
«Somos capaces de generar una destacada actividad económica en la España Vaciada al tratarse de un cultivo social que aporta seguridad y estabilidad a la renta agraria de miles de agricultores españoles. En total, 25.000 familias españolas del medio rural tienen su futuro en el sector».
El azúcar es un producto 100% de origen vegetal procedente de la remolacha que, en nuestro caso, cultivan 4.400 remolacheros en los entornos de las zonas rurales de Castilla y León. Se trata de un cultivo verde, con una gran capacidad como sumidero de carbono, circunstancia que sí están sabiendo reconocer otras administraciones como la UE a través de su PAC.
La presencia del azúcar en los alimentos no se debe exclusivamente a su capacidad endulzante, sino también por ser un eficaz conservante y espesante. No hay ningún otro producto natural que permita esta versatilidad y para su sustitución deben utilizarse numerosos edulcorantes artificiales.
LA REMOLACHA NO ES SOLO AZÚCAR
Para el presidente de ACOR, Jesús Posadas, este tipo de campañas se efectúan desde el absoluto desconocimiento del sector azucarero-remolachero: “El lunes invitaremos de forma oficial a Alberto Garzón a que abandone la moqueta y el asfalto y venga un día a conocer nuestros campos, a que pise el medio rural. Le mostraremos nuestras instalaciones, ahora en plena campaña, y podremos charlar con los remolacheros, también con los hijos de los remolacheros si quiere, para que compruebe la vitalidad del sector y la desilusión que generan sus iniciativas. Y ya de paso podemos repasar los costes energéticos de nuestra fábrica”.
Por eso defiende que se debe conocer que esta agroindustria cuenta con un modelo de economía circular y bio-economía en el que, además de sacarosa, producimos muchos otros co-productos tales como materias primas para la ganadería, bio-carburantes, fertilizantes y nutrientes para el suelo e incluso, algo menos conocido, energía producida en forma de electricidad, calor y biogás.
Asimismo, ofrecen de nuevo su colaboración «para sensibilizar a la población y promocionar e incentivar estilos de vida más activos y saludables con el desarrollo de acciones informativas y educativas. Pero, lamentablemente, el ataque indiscriminado a un producto natural como es el azúcar no va a solucionar el problema y solo va a causar un daño irreparable al sector».
Agroinformación.

 

-Ya se barruntaba que, tras una cosecha de cereal y oleaginosas con precios al alza, el hachazo llegaría por el lado de los costes de la siguiente sementera, pero la escalada de precios de los insumos ha superado todas las previsiones, impulsada por una economía en la que la inflación es ya más realidad que amenaza.
El encarecimiento afecta a todos los costes de producción, siendo el primero en percibirse el de los abonos, al que se han sumado el resto: gasóleo, electricidad, repuestos, etc.
Así, para una explotación de secano media, de unas 200 hectáreas (sembradas unas 150 ha), respecto al año pasado estaríamos hablando de alrededor de 4500 euros a mayores de coste en abono, y otros 3.650 euros más en gasóleo. Es decir, para una explotación cerealista, la sementera de 2021 supondría 8.140 euros más, que la de 2020.
A esta factura de la maquinaria, habría que sumar otras, como es la de la electricidad, notable para cualquier nave, pero especialmente para las ganaderías y para los regantes, todavía esperando a que el Gobierno cumpla con su compromiso y acepte la doble tarifa de riego. Por no mencionar los precios de la tierra, tanto para compra como en renta, que son disparatados, tal como denuncia ASAJA.
La situación es muy complicada, puesto que todo parece indicar que esta espiral alcista en el sector energético se va a mantener durante bastantes meses.
ASAJA-Palencia.

 

-Reducir las emisiones del CO2 y otros gases de efecto invernadero se ha convertido en la obsesión de buena parte de los líderes políticos de Occidente. Sin embargo, rara vez se plantea cuál es el coste que debemos pagar para cumplir las metas fijadas en cumbres climáticas como la que se celebra el próximo mes en Glasgow con la notoria ausencia de China, el país más contaminante del mundo.
La semana pasada, el Wall Street Journal publicó un interesante artículo en el que el experto danés Bjorn Lomborg desgrana un informe de la revista Nature en el que se plantea cuál será el coste económico por habitante derivado de llevar a cabo las intensas reducciones de emisiones planteadas por los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea en los distintos acuerdos climáticos.
Si llegásemos a 2050 con un volumen de emisiones un 20% inferior al registrado en 2005, el coste anual por habitante sería de 75 dólares, de modo que las implicaciones económicas serían muy moderadas. La cosa cambia si se plantea una reducción del 40% o del 60%, ya que el coste por habitante sería de 485 o 1.913 dólares cada año.
Pero si lo que se plantean son reducciones del 80% o 95% de las emisiones de CO2, la factura económica se dispara de forma significativa. La mayoría de los gobiernos de Occidente están de acuerdo con la meta de llegar a 2050 con un recorte de emisiones cercano al 100% (es decir, defienden el escenario de "cero emisiones" adicionales, bajo el cual el volumen de emisiones de CO2 para 2050 sería casi idéntico a los registros de 2005).
Pues bien, para el caso de Estados Unidos, si la caída de las emisiones fuese del 80%, la factura anual sería de 5.337 dólares por persona, mientras que, si la reducción alcanzase el 95%, el golpe para el ciudadano medio ascendería a 11.279 dólares anuales. En euros, el escenario "cero emisiones" equivaldría a perder 9.699 euros de ingreso anual per cápita.
En términos agregados, la economía norteamericana experimentaría un desplome del 11,6% en el PIB. A cambio, el impacto en las temperaturas globales derivado del escenario "cero emisiones" sería de apenas 0,15 grados centígrados. Esto se debe a que, por mucho que Estados Unidos y Europa alcancen semejante reducción y soporten una caída tan notable de su economía, la proyección de emisiones que hace Naciones Unidas para África, China o India apunta a una tendencia claramente alcista en sus resultados.
Es por esto que no tiene sentido asumir medidas medioambientales de consecuencias draconianas para la economía de Occidente: incluso si damos por bueno el objetivo de moderar el aumento de las temperaturas globales, lo cierto es que el esfuerzo brutal planteado por Estados Unidos y Europa apenas tendría resultados.
D. Sánchez de la Cruz. Libre Mercado.

 


-La economía española disminuyó la intensidad de sus emisiones de carbono, en 2020, un 7,9 % y aunque se trata del tercer país que más ha avanzado, en relación con los que integran el G-20, solo por detrás de México y de Indonesia, este ritmo de avance es, sin embargo, insuficiente para limitar al 1,5ºC la temperatura del planeta.
España, en comparación con los países del G-20, es uno de los que más ha reducido la intensidad de sus emisiones de carbono en los últimos años. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.
El informe Net Zero Economy Index 2021, que cada año elabora PwC y que se acaba de hacer público días antes del inicio de la COP26, en Glasgow, revela que, en 2020, España disminuyó la intensidad de sus emisiones de carbono un 7,9 %, entendida esta como las emisiones de CO2 por unidad de PIB. Una cifra que convierte a nuestro país en el tercero que más ha avanzado en esta materia, respecto a los países del G-20, sólo por detrás de México (-12,4%) y de Indonesia (-10,6%). No obstante, este esfuerzo es todavía insuficiente y España tendrá casi que duplicar su ritmo de descarbonización anual, para limitar hasta el 1,5ºC el incremento de la temperatura del planeta (ver tabla adjunta).
Para Pablo Bascones, socio responsable de Sostenibilidad y Cambio Climático en PwC, «la caída en el consumo de combustibles fósiles, vinculada en gran parte a las restricciones de movilidad y al parón de actividad por la pandemia, y el incremento del peso de las renovables y de la energía hidroeléctrica en el mix, explican la reducción en la intensidad de emisiones en España el año pasado». Algo que este 2021 ha aumentado paulatinamente, según se han reactivado todos los sectores de la economía y se ha vuelto a trabajar en la oficina.
Aumentar la descarbonización global
El estudio revela que la situación a nivel global es todavía más preocupante. En 2020, la economía mundial redujo la intensidad de sus emisiones de carbono un 2,5 %. Si queremos cumplir con los objetivos del Acuerdo de París en materia de cambio climático habría que multiplicar por cinco su ritmo anual de descarbonización, hasta el 12,9 %.
«Nos quedan poco más de dos ciclos económicos para transformar todos los sectores de la economía global. Durante el año pasado, más de 3000 empresas y 130 países se han comprometido con los objetivos de neutralidad climática. Pero, a pesar de la ambición, la brecha de emisiones continúa ampliándose. Resulta necesario que las compañías aterricen los compromisos a 2050 en objetivos y planes de descarbonización intermedios», explica Bascones.
En un año como 2020 en el que la actividad mundial se ha visto duramente impactada por el coronavirus, la demanda de energía cayó un 4,3 %. Esto ha provocado, a su vez, una disminución de las emisiones relacionadas con la energía del 5,6 %, respecto a 2019, pero esta rebaja del 2,5 % fue producida por circunstancias excepcionales y en su mayor parte por los confinamientos mundiales y aun así, está lejos de reducir la temperatura del planeta por debajo del 1,5ºC.
De hecho, en 2020 solo un puñado reducido de países del G-20 han sido capaces de obtener niveles de descarbonización de sus economías de dos dígitos y, aunque la mayoría se han marcado objetivos ambiciosos con relación al cambio climático, todavía deben trasladarlos tanto a políticas como a medidas concretas.
A.Brea. El Debate.

 

-La subida de fertilizantes, energía y piensos agudiza la crisis de rentabilidad del sector. También pedimos suspender los aranceles impuestos a la importación de productos nitrogenados.
Unión de Uniones ha reclamado al Ministro de Agricultura que pida a la Comisión Europea la suspensión del derecho de importación que se aplica a la importación en la UE de productos nitrogenados con objeto de aliviar la presión sobre el mercado de estos fertilizantes que ha duplicado sus precios respecto al año pasado. Esta subida, junto con las subidas de los piensos, la electricidad y el gasoil, no se están trasladando a los precios percibidos por agricultores y ganaderos y agravan la crisis que sufre el sector.
Ya los últimos datos publicados de índices de precios pagados por bienes y servicios agrarios, que corresponden a junio, marcaban tendencia al alza, no sólo para los abonos, sino también para semillas y plantones, alimentos para el ganado, productos fitosanitarios, energía, servicios veterinarios, gastos generales y otros gastos de conservación. En los últimos meses el encarecimiento de alguno de esos capítulos ha sido desorbitado.
Productos muy utilizados, como la urea 46% están por encima de los 0,70 €/kg, duplicando el precio que tenían en 2020 por estas mismas fechas. Aunque otras muchas materias se utilizan en abonado, la urea es representativa de lo que está sucediendo.
A la mayor demanda de estos productos (nitrogenados, fosfatados, potasas) a nivel mundial durante las últimas décadas, se le han unido factores de oferta ligados a los altos costes de la energía que, a modo de tormenta perfecta, está incidiendo en la reducción o paralización de su actividad por parte de fabricantes europeos lo que está tensionando el mercado de manera grave.
Por su parte, los piensos están hoy un 23% más caros que el pasado año; el gasóleo agrícola ha subido un 40% y el precio de la electricidad es 8 veces superior al registrado en octubre de 2020. “Estos costes, que no se acaban repercutiendo en los precios de nuestros productos, nos colocan al borde del abismo” declaran fuentes de Unión de Uniones. La organización considera que, además, se pone de manifiesto el fracaso de las medidas adoptadas en marzo pasado en el marco Cadena Alimentaria y la necesidad de hacer una reforma en profundidad “y no un mero maquillaje”.
Unión de Uniones también se ha dirigido por escrito al Ministro de Agricultura para reclamar que traslade a la Comisión Europea la petición formal de que se suspendan los revisen los aranceles que gravan las entradas de mezclas de urea y nitratos amónicos desde el año 2019, cuando se adoptó esta medida contra las importaciones procedentes de Rusia, Estados Unidos y Trinidad y Tobago. “Eliminar esta imposición podría contribuir a aliviar la actual situación” opina la organización, que denuncia, además, la doble vara de medir de las autoridades europeas “tan reticentes siempre a limitar las importaciones de los productos agrícolas y ganaderos que se benefician de dumping social o ambiental, aunque los nuestros estén con los precios hundidos".
Unión de Uniones.

 

-Cardenal Hollerich: «Limitar el calentamiento global a 1,5°C es un profundo imperativo moral».
En una carta dirigida a los líderes europeos que participan en la próxima COP26, el jefe de los obispos de la UE, cardenal Jean-Claude Hollerich, ha calificado de “profundo imperativo moral” modular a voluntad el termostato del planeta.
En vísperas de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que se celebrará en Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre, el Cardenal Jean-Claude Hollerich SJ hace un llamamiento a los líderes de la UE para que aceleren la acción climática y promuevan un cuidado integral de nuestra Casa Común.
Se lee en su carta: «La pandemia del COVID ha sacado a la luz el hecho de que todo está interconectado y es interdependiente y que nuestra salud está inextricablemente ligada a la salud del medio ambiente en el que vivimos”.
¿Les suena? Pues lean ahora esta parte:
“La Tierra grita y esos gritos han tomado la forma de temperaturas en alza, con récords batidos en muchas regiones; de inundaciones mortales e incendios forestales que devastan comunidades en toda Europa y el mundo; de pérdidas materiales agravadas por traumas sociales y psicológicos”.
Y es que, leyendo la carta del cardenal en su literalidad es difícil no preguntarse qué falta hacen sínodos y diálogos y escuchas atentas en una Iglesia cuya jerarquía no solo carece de ideas propias en lo opinable, sino que parece incapaz de expresar las ideas comunes con expresiones propias.
Pero lo más espectacular viene cuando el cardenal asegura que “encontrar una vía que respete el umbral de 1,5°C de calentamiento global es un profundo imperativo moral».
Ya oímos ayer de boca del Santo Padre su enésima advertencia contra la rígida obsesión con las normas y la ley, de la que debemos liberarnos entregándonos al Amor y a una escucha a las inspiraciones del Espíritu. En cambio, debemos considerar un “profundo imperativo moral” algo que de ningún modo está en nuestra mano.
Cuando los habitantes de la Llanura de Senar decidieron construir una torre que llegara hasta el cielo, su arrogante desafío resultaba modesto comparado con lo que Hollerich nos vende como un “profundo imperativo moral”: regular hasta la décima de grado la temperatura media del planeta como si tuviésemos el mando del termostato.
De las palabras de Su Eminencia se deduce que los seres humanos de este tiempo podemos decidir el clima de la Tierra, clima que ha variado salvajemente a lo largo de su historia, incluyendo millones de años antes de que empezara la nuestra. Un planeta sujeto a procesos no totalmente conocidos por los que un día el Sahara es un gigantesco bosque y otro un implacable desierto de arena; por los que regularmente se cubre el mundo de hielo salvo la zona ecuatorial, o aumentan las lluvias, la temperatura y la vegetación en el Jurásico o… cientos de cambios en los que el ser humano no ha intervenido para nada.
Pero hoy, gente como Hollerich, no solo cree saber cuál es la temperatura justa, adecuada, perfecta e ideal del planeta, que no debe cambiar, sino que imagina qué puede hacer para lograrla. Por qué esta temperatura media es la mejor de las posibles o de las que han existido y no debe cambiar ni en un grado no se nos aclara, pero hacer lo que sea -empobrecer, de hecho, a la humanidad como nunca antes se había hecho de forma deliberada- por mantenerla es un “profundo imperativo moral”.
¿Para quién, exactamente? ¿Para mí? ¿De verdad cree Su Eminencia que yo puedo contribuir con mi conducta a un ajuste tan preciso de la temperatura? ¿Para los líderes mundiales? ¿Saben, de verdad, cómo lograr ese ajuste? ¿Justifica cualquier desprecio de la democracia, cualquier recorte de libertades, cualquier sometimiento a una autoridad de expertos no elegidos, cualquier dramático recorte del desarrollo y empobrecimiento subsiguiente de la humanidad?
¿Sería mucho pedir que nuestros jerarcas vuelvan a hablar de lo que saben?
Carlos Esteban.


Michael Jackels, arzobispo de Dubuque, en el estado de Iowa, insta a sus feligreses en una nota a rechazar los “métodos tradicionales de enterramiento” en favor de la licuación del cadáver.
Esto se nos va de las manos. Con toda la machacona insistencia en la ‘conversión ecológica’ y el cuidado de ‘nuestra casa común’ que llega de Roma, algunos prelados están perdiendo el ‘oremus’ por agradar a la cúpula y llegan a extremos que contradicen la práctica cristiana de milenios.
Como el arzobispo de Dubuque. Uno recuerda que una de las obras de misericordia es enterrar a los muertos, y la Iglesia siempre ha desanimado prácticas como la cremación, pero Jackels, n una carta pastoral datada el 20 de octubre, encuentra que es menos ‘ofensivo’ con el medio ambiente licuar el cadáver. En concreto, el proceso se denonima hidrólisis alcalina, en el que que se combina “agua caliente, lejía, presión de aire y circulación” para licuar el cadáver en cuestión de horas, “que luego puede ser vertido en forma segura en la tierra”.
Para el arzobispo, eso de enterrar piadosamente a nuestros difuntos constituye “un importante problema medioambiental”, y si no abandera la causa de la cremación, no es por ser práctica de dudosa piedad, sino porque cada cremación “utiliza unos 30 galones de combustible, y tanto la quema como el propio cuerpo liberan contaminantes en el aire”.
Lo que parece licuarse es, más bien, la fe de nuestros pastores.


El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, fue entrevistado ayer por la noche en El Objetivo de La Sexta, presentado por Ana Pastor. Durante el programa, el purpurado respondió a las preguntas de la periodista sobre el discurso sobre la inmigración de Vox, el colectivo LGTB, los abusos en la Iglesia o los ataques al Papa Francisco.
Pastor, que ya compartió mesa con Osoro en la presentación de un libro de Jesús Bastante hace unos meses, preguntó al arzobispo de Madrid cómo veía el discurso de Vox sobre la inmigración, un discurso, dijo la periodista, “xenófobo”. Osoro afirmó que “todos tenemos el derecho a pasear por este mundo”. “Habrá que regularlo”, añadió, “pero es un derecho y es una obligación nuestra el acoger, la acogida es fundamental”.
“Si no, ¿qué estamos haciendo?”, se preguntó el cardenal, “¿estamos haciendo guerras entre unos y otros?, ¿estamos deshaciendo personas o construyendo personas para este mundo? Y para construir una fraternidad es importante”.
“Fratelli Tutti, del Papa Francisco, no es algo secundario, es saber rezar el Padre Nuestro. Un cristiano, cuando reza el Padre Nuestro, que salió de los labios de Jesús, está reconociendo un título, que es hijo de Dios, y otro título, que es hermano de todos los hombres, y construir esa fraternidad es esencial”, apuntó el purpurado.
“¿Eso incluye homosexuales, transexuales, LGTBI?”, preguntó la presentadora. “Todos los hombres”, afirmó Osoro.
Pastor le replicó que la Iglesia ha pasado de unas épocas en las que “insultaba, atacaba y hacía mucho daño al colectivo”, a “osorear” en algunos casos, “que es más abierto”.
“No es más abierto”, respondió el arzobispo de Madrid, “es que todos los hombres son hijos de Dios, todos los que pasan por este mundo”.
“Yo cuando rezo el Padre Nuestro siento que tengo que ir a todos, no tengo que hacer excepción de ninguno, porque son hermanos míos y porque son hijos de Dios y Dios me ha pedido que vaya por ellos, lo cual no quiere decir que haya cosas que a lo mejor no coincida y yo tenga otros planteamientos distintos, pero son mis hermanos. Lo que no puedo decir es: te tiro de aquí, te echo de aquí. Eso no puede ser. Eso no lo hizo Jesucristo además”, señaló el cardenal.
Sobre los abusos sexuales en la Iglesia, el purpurado aseguró que es algo “terrible”, y dijo que en la archidiócesis de Madrid han creado una oficina llamada “repara” para que las víctimas puedan denunciar sus casos a las autoridades. Osoro indicó que no le interesa la “cifra”, sino la “persona” que ha sufrido esos abusos.
Pastor dijo que hay católicos españoles que llaman “peronista” y “rojo” al Papa Francisco.
“El Papa es el Sucesor de Pedro, y como Sucesor de Pedro tiene un mandato, como tenemos todos los cristianos, que es el que el Señor nos dio cuando dijo: Id por el mundo y anunciad el Evangelio”, contestó el arzobispo de Madrid.“Es verdad que algunos cristianos, incluso hombres y mujeres de Iglesia, pueden intentar darle un calificativo y no se dan cuenta que están estropeando su propia identidad, porque un católico no se entiende a sí mismo sin el Sucesor de Pedro”, continuó el purpurado.
“Yo considero que el Papa está haciendo lo que tiene que hacer en estos momentos”, señaló Osoro, “nos ha dado tres cosas que son importantes, tres encíclicas extraordinarias. Por una parte, aquella que decían que era hecha a dos manos, por el Papa anterior, Benedicto, y por el Papa actual, donde nos habla de la fe”.
“Por otra parte, nos ha dicho que cuidemos el templo más grande que tenemos que es este mundo. En la encíclica Laudato si’ nos pide que cuidemos este mundo”, dijo el cardenal.
Si bien Osoro recordó cómo le nombró obispo Juan Pablo II, Benedicto XVI le trasladó a Valencia como arzobispo, y Francisco a Madrid, siendo para el “Sucesores de Pedro y punto”, reconoce que con el Papa Francisco tiene “una sintonía singular y especial”.
Infovaticana.

 

-En el segundo trimestre de 2021, el crédito total del sector agrario se ha incrementado un 0,2% con respecto al trimestre anterior, según los datos proporcionados por el Informe de Coyuntura del Endeudamiento del Sector Agrario y Agroalimentario elaborado por el Servicio de Análisis, Coordinación y Estadística del MAPA correspondiente al segundo trimestre de 2021.
Como se señala en el informe, se cumplen 6 trimestres consecutivos con incrementos de crédito al sector agrario; del mismo signo ha resultado la variación interanual con un 1,6%. Por su parte la industria de la alimentación, bebidas y tabaco ha registrado, con respecto al trimestre anterior, un aumento del crédito del 1,0%; por el contrario, la variación interanual resulta negativa con un 2,2%. Por otra parte, el crédito total correspondiente al conjunto de las actividades productivas de España experimenta un aumento del 0,4% con respecto al anterior trimestre de 2021; no obstante, la variación interanual es negativa con un descenso del 2,1% respecto al segundo trimestre de 2020.
Con estos datos, el nivel de endeudamiento del sector agrario se sitúa en 21.447 millones de euros, cifra que equivale al 73,6% de la Renta Agraria Anual (segunda estimación de año 2020). Por otro lado, el nivel de endeudamiento de la industria agroalimentaria asciende a 23.826 millones de euros, lo que equivale al 83,7% de su VAB.
La tasa de créditos dudosos en el sector agrario, para el segundo trimestre de 2021, desciende con respecto al trimestre anterior y se sitúa en el 5,2%,. Dicha tasa se sitúa ligeramente por encima de la correspondiente al conjunto de las actividades económicas que, para este trimestre, se sitúa en el 5,0%. Esta última cifra está condicionada por el desempeño de los sectores de la construcción e inmobiliario; si excluimos a estos sectores del análisis, la tasa de dudosos de la economía española se sitúa en el 4,8%, aproximadamente un 0,4% menos que la tasa de créditos de dudoso cobro del sector agrario. Y en cuanto a la industria de alimentación, bebidas y tabaco, desciende con respecto al pasado trimestre, quedando en el 3,9%.
OLEO.


-El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha elaborado un documento sobre la aplicación de la condicionalidad en el marco del Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC).
En dicho documento se recoge que la reforma de la PAC pretende, entre otros, alcanzar mayores objetivos medioambientales y climáticos a través de un nuevo enfoque de la arquitectura verde de la Política Agraria Común. Para ello, se refuerza el sistema que se ha venido aplicando en materia de condicionalidad, transformándose en lo que se denomina la ‘Condicionalidad Reforzada’ que deben cumplir determinados beneficiarios de las ayudas PAC.
Esta ‘Condicionalidad Reforzada’ incluye toda una serie de requisitos que los beneficiarios de ayudas tienen que cumplir en relación con las Buenas Condiciones Agrícolas y Medioambientales (BCAM), tal y como las defina el Estado miembro, pero también determinadas obligaciones derivadas de la normativa de la UE, denominados Requisitos Legales de Gestión (RLG), es decir, un conjunto de requisitos y normas cuyo contenido mínimo será de obligado cumplimiento para todos los beneficiarios de los pagos directos de la PAC, así como para las medidas de desarrollo rural del sistema integrado de gestión y control, y determinadas ayudas del régimen POSEI, y que van a configurar la línea de base para el pago de otras ayudas más exigentes ambientalmente como son los eco-esquemas y otras ayudas agroambientales.
El punto de partida de esta nueva ‘Condicionalidad Reforzada’ es el actual régimen de condicionalidad. Por otro lado, y en el marco de esta nueva arquitectura medioambiental de la PAC, también se integran en la ‘Condicionalidad Reforzada’ las tres medidas actuales de las prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente (Greening).
Esta ‘Condicionalidad Reforzada’ contempla medidas como:
-Mantenimiento de los pastos permanentes basado en una proporción de pastos permanentes con respecto a la superficie agrícola a escala nacional, regional, subregional, de agrupación de explotaciones o de explotación en comparación con el año de referencia 2018. Reducción máxima del 5% en comparación con el año de referencia.
-Protección de humedales y turberas.
-Prohibición de quema de rastrojos, excepto por razones fitosanitarias.
-Creación de franjas de protección en los márgenes de los ríos.
-Gestión de la labranza, reduciendo el riesgo de degradación y erosión del suelo, lo que incluye tener en cuenta la inclinación de la pendiente.
-Cobertura mínima de suelo para evitar suelos desnudos en los períodos más sensibles.
-Rotación en tierras de cultivo excepto en cultivos bajo agua.
-Porcentaje mínimo de la superficie agrícola dedicada a superficies o elementos no productivos.
-Porcentaje mínimo de al menos el 4 % de las tierras de cultivo de las explotaciones agrícolas dedicadas a superficies y elementos no productivos, incluidas las tierras en barbecho. Cuando un agricultor se comprometa a dedicar al menos el 7 % de sus tierras de cultivo a superficies y elementos no productivos, incluidas las tierras en barbecho, en el marco de un régimen ecológico reforzado de conformidad con el artículo 31, apartado 6, el porcentaje que se atribuirá al cumplimiento de esta norma BCAM se limitará al 3 %.
-Porcentaje mínimo de al menos el 7 % de las tierras de cultivo de las explotaciones agrícolas, si se incluyen también cultivos intermedios y los cultivos fijadores de nitrógeno, cultivadas sin hacer uso de productos fitosanitarios, de los cuales el 3 % serán tierras en barbecho o elementos no productivos. Los Estados miembros deben utilizar el factor de ponderación de 0,3 para los cultivos intermedios.
-Mantenimiento de los elementos del paisaje.
-Prohibición de cortar setos y árboles durante la temporada de cría y reproducción de las aves. De manera opcional, medidas para evitar las especies de plantas invasoras.
-Prohibición de convertir o arar los pastos permanentes declarados como pastos permanentes sensibles desde el punto de vista medioambiental en los espacios Natura 2000.
AgroCLM.

 

-La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha alertado de que la brutal subida de los costes de producción anticipa significativos recortes de producción en el campo español, que renuncia a sembrar ante la imposibilidad de asumirlos.
El alza global en las materias primas y la energía, el colapso en los puertos internacionales y el rally alcista de los fletes marítimos están pasando factura en el sector agrario. En el último trimestre se ha agudizado esta tendencia: se han disparado los precios de los fertilizantes (+100%), gasóleo (+40%-60%), energía (300%), plásticos (+50%), agua (+30%) y piensos para ganado (+25%).
Tanto es así, que colocar hoy en camión de 2.500kg de abono a pie de finca tenía un coste de 4.000 euros en la campaña pasada y hoy esta semana se sitúa entre 8.000 y 10.000 euros. Una parte importante de los cerealistas han renunciado al pre-abonado en la sementera ante la imposibilidad de asumir ese coste. En el caso del regadío en olivar, el incremento de la factura energética ha elevado los costes por hectárea 160 euros, situando el aumento en una explotación media (25 hectáreas) en 4.000 euros respecto al año anterior. En ganadería, la suma del aumento del coste de la alimentación animal y la luz eleva 2.300 euros los gastos en una granja media de 80-100 vacas.
“LA CONTENCIÓN DE PRECIOS AL CONSUMIDOR Y EL CONTROL DE LA INFLACIÓN NO PUEDE RECAER UNA VEZ MÁS SOBRE LAS CASTIGADAS ESPALDAS DE LOS HOMBRES Y MUJERES DEL CAMPO”
Mientras tanto, la preocupación en el campo crece ante la imposibilidad de trasladar este vertiginoso aumento de costes a los precios de las producciones agrarias. COAG exige a las principales cadenas de distribución que ajusten márgenes y trasladen el aumento de costes a los precios pagados a agricultores y ganaderos.
“La contención de precios al consumidor y el control de la inflación no puede recaer una vez más sobre las castigadas espaldas de los hombres y mujeres del campo. Las primeras subidas que se están dando en punto de venta, sobre todo en cárnicos, no están teniendo su reflejo en los precios percibidos por los productores. Resulta estratégico mantener nuestro tejido productivo local con vida. ¿Qué hubiese pasado si en estos momentos, con el colapso del transporte marítimo internacional, para llenar las estanterías de nuestros supermercados dependiéramos del exterior?”, ha subrayado Miguel Padilla, Secretario General de COAG.
En este sentido, desde COAG se exige al Ministerio de Agricultura que se refuercen los controles e inspecciones para garantizar el cumplimiento de la Ley de Cadena Alimentaria. “Tenemos una normativa que obliga a que los agricultores y ganaderos perciban un precio que cubra como mínimo los costes. Animamos a todos los productores a que se pongan en contactos con nuestras oficinas ante cualquier indicio de infracción para poder cursar la denuncia correspondiente ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA)”, ha indicado Padilla. Asimismo, desde esta organización se reclama a Gobierno y Comunidades Autónomas un plan de choque urgente para el sector agrario que recoja medidas de apoyo vía rebajas fiscales y ayudas directas.
Agroinformación.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda