Semana del 7 al 14 de noviembre de 2021.

China apuesta por la nuclear y el carbon

18 de noviembre de 2021

China es el país que más contamina del mundo y, pese a que Xi Jinping aseguró que se centrarían en reducir las emisiones de carbono en los próximos años, parece que la situación seguirá igual durante bastante más tiempo.

Compartir en:

Y es que, el gigante asiático está apostando con fuerza por el carbón para poder combatir la difícil situación energética que vive el mundo en la actualidad. Tanto es así, que han aumentado la producción de carbón hasta 11,5 millones de toneladas por día. Pero no solo eso: el país asiático ha decidido priorizar las plantas de carbón en el corto plazo ante la escasez del gas.
Lo cierto es que China estaba atravesando, como el resto de los países, dificultades por el elevado precio de la electricidad. Es más, algunas regiones tuvieron que llevar a cabo apagones y algunas fábricas tuvieron que cerrar por las medidas del Gobierno, que quería que se consumiera menos energía. Sin embargo, el carbón parece ser la solución que han encontrado en el corto plazo y la prueba de ello es el aumento del stock y la bajada del precio del carbón. Algo que empeorará los datos de las emisiones del país, pero aliviará la situación energética.
Apuesta fuerte por la energía nuclear.
A esto se suma la apuesta de China por la energía nuclear a medio y largo plazo. Una energía mucho más limpia y que sí les permitirá reducir el número de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Los planes del Ejecutivo pasan por construir 150 reactores en 15 años, algo que les servirá para adelantar a Estados Unidos y ser el principal productor de esta energía en todo el mundo.
El plan, eso sí, les costará unos 440.000 millones de dólares (380.000 millones de euros) y abastecerá el equivalente anual a lo que consumen 12 ciudades como Pekín. No obstante, estos planes evitarán que se emitan 1.200 millones de toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera de forma anual. Por tanto, aunque en el corto plazo disparen su polución por la apuesta por el carbón, en el largo plazo lo compensarán gracias a la energía nuclear. Es más, el plan del Gobierno es sustituir los 2.990 generadores de carbón por energía limpia como la nuclear de cara a 2060.
P.Malagón. Libertad Digital.

 

-La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, ha participado en Glasgow en la Asamblea General de la coalición internacional Under 2, donde ha renovado el memorándum suscrito y posteriormente en el encuentro Under 2 Europe, donde Navarra se ha adherido a un nuevo compromiso con 5 objetivos de acción climática.
Se trata de compromisos en materia de residuos, edificación, biodiversidad y justicia medioambiental recogidos en el proyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética, ha explicado el Ejecutivo foral en una nota.
Entre los 5 objetivos en los que se ha comprometido Navarra, en el ámbito del entorno construido, ha firmado que los edificios públicos sean 100 % cero emisiones para 2030 o que todos los edificios públicos utilicen un 100 % de energía limpia.
En cuanto a la justicia medioambiental, Navarra se ha comprometido con dos objetivos, el primero, una transición justa que proporcione medios de vida sostenibles a quienes dependen de la economía de los combustibles fósiles en el cambio hacia sistemas y prácticas más sostenibles.
También ha suscrito mejorar la representación de las mujeres en las estructuras de gobernanza relacionadas con el cambio climático en al menos un 30 % para 2030, con el objetivo final de una representación igualitaria.
Respecto a las soluciones basadas en la naturaleza, Navarra ha ratificado el objetivo de restaurar a gran escala los bosques y otros ecosistemas autóctonos.
Y en el ámbito de los residuos, el compromiso es desarrollar economías circulares que reduzcan los residuos orgánicos que van a los vertederos en los estados y regiones en al menos un 50 % para 2030, o reducir el flujo total de residuos a los vertederos en al menos un 15 % para 2030.
Según la consejera Gómez, "son unos objetivos a los que respondemos con acciones concretas que ya están recogidas en nuestro proyecto de LFCCyTE. Una ley que nos va a obligar a las administraciones, las empresas y la sociedad, a pasar de las palabras a los hechos en ese compromiso que todos tenemos con una Navarra cero emisiones para el año 2050".
Gómez ha añadido que "Navarra es la segunda comunidad del Estado que afronta el reto climático con una ley que aúna tanto el ámbito de la mitigación como de la adaptación, una ley que ya está en el Parlamento y que va a ser la mejor herramienta para poder afrontar los retos climáticos presentes y futuros".
Las mismas fuentes explican que en la asamblea general de Under2, Navarra ha anunciado que va a participar en la financiación del Future Fund, un fondo para proyectos de mitigación o adaptación de regiones con economías emergentes o en desarrollo.
La consejera ha señalado que el Gobierno de Navarra, a través de los Departamentos de Desarrollo Económico y de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, va a implicarse mediante este fondo en colaborar con la transición energética de países y regiones en desarrollo con el fin de avanzar en una transición justa, democrática e inclusiva para avanzar hacia un verdadero desarrollo sostenible.
La intervención de la Consejera se ha producido en el marco de la Asamblea General de Under2Coalition de the Climate Group, una de las redes internacionales de las que forma parte Gobierno de Navarra en coherencia con su política activa de Acción Exterior.
La pertenencia a esta se suma a otros foros como ACR+ (ciudades y regiones por gestión sostenible de residuos y promoción economía circular), Regions4 (regiones comprometidas con ODS, cambio climático y sostenibilidad), ICLEI (gobiernos locales por la sostenibilidad) y otras redes internacionales y europeas.
DIEZ.


-El secretario general de la UPA en Andalucía, Cristóbal Cano, ha calificado de "atropello sin precedentes" del Gobierno a la agricultura familiar al obligar a cotizar como autónomo a toda persona que reciba ingresos por una explotación agraria.
Cristóbal Cano, en una rueda de prensa el pasado viernes en Jaén, ha valorado así la disposición sexta incluida en el decreto sobre medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, aprobada en el marco de la pandemia para flexibilizar las cotizaciones.
"Cuando leímos la legislación el año pasado no dábamos crédito y esperábamos estar equivocados, pero hoy tenemos que denunciar que esta normativa está vigente y que en la práctica se traduce que cualquier persona que tenga ingresos por su actividad agraria tiene que cotizar obligatoriamente como autónomo", asegura Cano.
Considera que se trata de "una decisión tremendamente grave que golpea de forma directa a la línea de flotación de los más vulnerables, de las explotaciones familiares que tienen el campo como un complemento de su actividad y que perjudica la economía de nuestro medio rural".
Asimismo, añade que desde la UPA han tenido una "actitud proactiva" en busca de la reversión de esta disposición normativa, tanto es así que en los dos últimos meses se han mantenido reuniones con diversos subdelegados e incluso con el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, en las que se comprometieron a tramitar una solución que no ha llegado.
"La legislación está vigente y la Inspección de Trabajo comenzará a aplicarla, esto implica que, toda persona que tenga ingresos por su actividad agraria esté obligado a pagar de su cartera un sello de autónomo, independientemente de si ya cotiza en el régimen general".
Cristóbal Cano asegura que "el caso más sangrante es el del colectivo de trabajadores agrarios por cuenta ajena, que con la aplicación de esta normativa pasaría al régimen de autónomo con la consiguiente pérdida de cualquier tipo de prestación por desempleo, renta agraria o subsidio".
El secretario general de UPA en Andalucía explica que "por tener un euro de ingreso de la actividad agraria tienes que cotizar en el régimen de autónomos".
En Jaén hay 83.000 perceptores de la PAC que ingresan menos de 5.000 euros, lo que supone un complemento para su actividad laboral, en la práctica, por tener esos ingresos agrarios, están obligados a cotizar un sello de autónomo en el SETA que oscila entre 200 y 240 euros.
"Lo que es inadmisible es que el Gobierno de España meta en el mismo saco a todos por igual, no tiene lógica alguna porque se trata de personas cuyas explotaciones no les dan para vivir al 100 por cien, sino que les sirven de complemento".
Eso significaría que más de 80.000 explotaciones estarían en riesgo de vulnerabilidad o cese, bien por arrendamiento o por venta, porque no podrían asumir este coste adicional", concluye Cano.
Agrodiario.

- El delegado de COAG en Glasgow, Javier Sánchez, ha reivindicado ante los líderes mundiales el carácter estratégico de la agricultura, también en la lucha climática. "Cualquier reconocimiento de la capacidad de sumidero de la agricultura, considerado como bien público, debe ser compensado desde las políticas públicas por su papel en la lucha climática". Durante su intervención ha abogado por el apoyo al modelo social y profesional de agricultura, "única alternativa para la sostenibilidad medioambiental y la seguridad alimentaria".
La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha alertado durante la COP26 de los perniciosos efectos del proceso de “uberización del campo” en la lucha contra el cambio climático. Así lo ha expuesto Javier Sánchez, delegado de COAG en Glasgow, durante sus intervenciones ante los distintos líderes mundiales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.
“En el proceso de cambio global en el que estamos inmersos, la actividad agraria se sitúa en un papel central en la lucha climática y COAG, presente en la COP26 de Glasgow junto con la delegación de Vía Campesina, manifiesta su compromiso en defensa del modelo social de actividad agraria como única alternativa para la sostenibilidad medioambiental y la seguridad alimentaria. La lucha climática desde la actividad agraria pasa inexorablemente por la defensa de la soberanía alimentaria y un proceso ineludible de cambio hacia modelos agrarios más sostenibles, y desde nuestra presencia en la cumbre oficial o en la movilizaciones sociales, demandamos de los poderes públicos un apoyo a este modelo y una transición justa e integradora que no deje a nadie atrás Cualquier reconocimiento de la capacidad de sumidero de la agricultura, considerado como bien público, debe ser compensado desde las políticas públicas por su papel en la lucha climática”, ha argumentado Sánchez.
Desde COAG denunciamos el proceso de uberización al que dirige el modelo agrario y alimentario, y contemplamos con inquietud cómo desde los poderes públicos no se hace nada para evitarlo. “Es urgente un cambio en la Política Comercial en la UE. Compartimos los objetivos del Pacto Verde Europeo frente al cambio climático, pero mientras que la UE siga impulsando a través de la OMC y los Tratados de libre comercio, la desregulación de los mercados, favoreciendo las importaciones sin respetar las normativas internas, destruyendo así las pequeñas y medianas explotaciones base de la agricultura y ganadería más social y sostenible, será poco creíble y contradictoria en sus políticas frente al cambio climático”, ha afirmado.
Además, reclamamos la necesidad de una política agraria y alimentaria que apoye a la agricultura y la ganadería responsables, apoyada en un sistema alimentario más localizado y vinculado al territorio, cuya base sea la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Asimismo, observamos con preocupación cómo desde diversos ámbitos, ajenos en muchos casos al sector, se pretende que el esfuerzo de los profesionales del sector forme parte de las falsas soluciones en la lucha climática, como la inclusión de la agricultura en el sistema de comercio de derechos de emisiones. “La financiación de la agricultura, acosada por intereses especuladores ajenos al sector, sólo puede generar acaparamiento de tierras, dificultando el deseable relevo generacional, y la exclusión de las pequeñas explotaciones, beneficiando a la agricultura extractiva y a los intereses financieros e industria contaminante para mantener o incluso aumentar sus emisiones”, ha señalado el responsable de COAG.
COAG.

 
- Estos días se está celebrando la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima en Glasgow (COP26) y, como ha ocurrido en otras cumbres, la mayoría de los líderes políticos siguen insistiendo en la necesidad de que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.
Desde el sector agrícola y ganadero siempre seguimos con atención estas cumbres. A veces parece que todo se queda en un macroselfie de gobernantes sonrientes en torno a un documento plagado de circunloquios voluntaristas, pero a la corta o la larga, lo que allí se decide acaba afectándonos como productores y como ciudadanos.
Los agricultores y ganaderos llevamos mucho (desde el Neolítico, más o menos) comprometidos con el entorno en el que desarrollamos nuestra actividad, pero es innegable que en estos últimos años el respeto a la biodiversidad, el aprovechamiento sostenible de los recursos y la lucha contra el cambio climático se han incorporado como elementos de gestión ordinaria en nuestras explotaciones.
Así, el estudio para la Comisión Europea acerca del impacto de la PAC sobre el cambio climático, señalaba el buen trabajo llevado a cabo por el sector agrario y ganadero en la lucha contra el cambio climático: decía que la PAC habría conseguido reducir las emisiones agrarias en un 4,6% en comparación con una línea de base sin la PAC.
Y hay cosas que aún se pueden hacer. Los del campo, estamos bien dispuestos a utilizar todas las herramientas que la ciencia, la tecnología y la política pongan a nuestra disposición para contribuir a los objetivos climáticos de manera responsable y proporcional.
Por ejemplo, según la FAO, innovando en los sistemas de manejo ganadero podemos reducir las emisiones entre un 20 y 30%. Lejos de la criminalización que se quiere hacer de nuestra actividad, en España ya se está trabajando en esa línea.
Pero cuidado, porque en nuestro entorno, la Unión Europea, tenemos una de las intensidades de emisión más bajas del mundo. Somos mucho más eficientes en términos ambientales que otras grandes potencias y por eso generamos menos emisiones por unidad de producto final.
Y eso, por supuesto, tiene sus costes. Unos costes que si nosotros, los productores europeos, asumimos mientras otros escurren el bulto, nos acaba acarreando pérdidas de competitividad en los mercados, en un esfuerzo, además, estéril.
Porque en nuestra voluntarista autoexigencia, no debemos olvidar que el 80% de las emisiones de GEI de la ganadería se originan en los países en vías de desarrollo (FAO). Pretender mitigar el cambio climático mirándonos solo nuestro eurocéntrico ombligo es un ejercicio inútil.
Todo esto lo traigo a cuento porque en el macroselfie de Glasgow ha faltado China, el primer contaminante del mundo y de quien dependen casi el 30% de las emisiones mundiales de CO2. La India, la cuarta en el ranking, también ausente, ha venido a decir que para esto de la neutralidad del carbono le esperamos para el 2050, que ahora le viene mal por lo de desarrollarse y esas cosas. Y quien le sigue, Rusia, se apunta a lo mismo, pero 10 años más tarde.
Por tanto, podemos gretathunbergizar el discurso contra nuestro modelo productivo para seguir metiéndole más y más vueltas de tuerca a los ganaderos y a los agricultores europeos, pero será un error mayúsculo mientras no exista un verdadero compromiso global y solidario para poner de limpio el planeta. Estamos en una situación de desventaja competitiva y, por eso, para presionar a los países más rezagados se tendría que tener en cuenta esta falta de compromiso en las relaciones comerciales con ellos. En esto, o jugamos todos… o la baraja se va a acabar rompiendo por el palo más débil.
José Manuel de las Heras. Coordinador Estatal de Unión de Uniones.

 

- Los altos costos y la falta de confiabilidad de la energía renovable son el mayor obstáculo para las políticas climáticas y están en el centro de la resistencia de las naciones en desarrollo a seguir los planes Net Zero favorecidos por la UE y el Reino Unido en la COP26.
Este hecho ha sido puesto de relieve por la revelación de que el proveedor de electricidad oficial de la COP26, el parque eólico Griffin en Escocia, recibió pagos por restricciones sustanciales durante la conferencia.
El parque eólico Griffin en Perthshire es el proveedor de electricidad oficial de la conferencia climática COP26 en Glasgow, aunque, por supuesto, los edificios de la conferencia en realidad dependen de la combinación de la red de generación de electricidad, incluida la nuclear, el gas e incluso el carbón para garantizar la seguridad del suministro (ver El carbón mantiene las luces encendidas en la COP26 ya que el viento vuelve a golpear).
Aún más vergonzoso, ahora resulta que el parque eólico Griffin ha estado recibiendo grandes pagos para reducir la generación debido a la baja demanda local y la débil conexión a la red entre el parque eólico y la mayoría de los consumidores de la red.
La edición escocesa del Daily Express ha revelado que el parque eólico ha recibido alrededor de £ 500,000 durante la conferencia para reducir la generación (los pagadores de facturas del Reino Unido desembolsan más de £ 500,000 para apagar las turbinas en el parque eólico oficial COP26).
Estos pagos son altamente anómalos en el mercado eléctrico, ya que los parques eólicos pierden su subsidio cuando están “restringidos” y esto significa que exigen ser compensados.
Debido a las dificultades que estos parques eólicos causan al operador del sistema, pueden pedir más que el subsidio que están perdiendo. En consecuencia, y de hecho, los parques eólicos generan más dinero por MWh de energía eléctrica restringida que los generados y vendidos normalmente a los consumidores.
El Dr. John Constable, editor de energía de Net Zero Watch dijo:
“Los parques eólicos son un generador de baja calidad que requiere acciones de gestión de la red muy costosas para mantener la seguridad del suministro. Los pagos por restricciones al parque eólico oficial COP26 son típicos de estos problemas y un buen ejemplo de los altísimos costos que disuaden a la mayoría del mundo de abandonar los combustibles fósiles.
"En algún momento, el lobby verde tendrá que elegir entre reducciones sostenibles de emisiones y sus fallidas tecnologías para mascotas, la eólica y la solar".
Net Zero Watch.

 

-Los agricultores de la UE creen que la agricultura del carbono podría ser viable, pero sin apartarse de las reglas del mercado
Los principales actores involucrados en la actividad agrícola en la Unión Europea (UE) ven con buenos ojos la transición gradual hacia una agricultura de carbono en Europa, pero recuerdan la necesidad de que las autoridades comunitarias en Bruselas expliquen, con detalle, con qué incentivos económicos podrán contar los agricultores para asegurar su correcta implantación en el Viejo Continente.
El objetivo final implícito en la agricultura del carbono es reducir el dióxido de carbono (CO2) que se emite a la atmósfera. En términos prácticos, eso se traduce en el uso de diversos métodos agrícolas que van desde la rotación de cultivos, los cultivos de cobertura y la reducción de labranzas hasta la aplicación de nitrógeno de precisión. Con todo ello, los agricultores quieren poner su granito de arena en el combate contra el cambio climático.
La Comisión Europea ha asegurado que pretende lanzar, antes de que finalice este año, una iniciativa en torno a la agricultura de carbono, al tiempo que, antes de 2023, Bruselas debería poner en marcha un mecanismo de certificación de eliminación de carbono, ya enunciado en el Plan de Acción de la Economía Circular de la Unión Europea (UE). https://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/society/20210128STO96607/como-quiere-la-ue-lograr-una-economia-circular-para-2050
Los agricultores de la UE, por su parte, aseguran que ya llevan tiempo aplicando, de forma voluntaria, este tipo de acciones, y que tienen la firme intención de seguir en ese empeño.
Sin embargo, dejan claro que quieren tener certezas de que la aplicación práctica de la agricultura del carbono no será un lastre o una carga adicional en su trabajo diario.
Pekka Pesonen, Secretario General de la Asociación de Agricultores y Cooperativas de la UE (Copa-Cogeca), https://copa-cogeca.eu/?lang=es, aseguró en declaraciones a la red europea EURACTIV.com, socio de EFE, que si la agricultura del carbono se aplica de forma generalizada, los agricultores europeos deberían recibir una compensación económica por los costes adicionales derivados de esa actividad extra.
“La iniciativa de la agricultura del carbono y el sistema de certificación de la eliminación de carbono podrían convertirse en una fuente adicional de ingresos para los agricultores comprometidos con el logro de los objetivos medioambientales. Sin embargo, puede convertirse fácilmente en una carga financiera y administrativa para ellos, aumentando sus costes, reduciendo potencialmente su productividad y disminuyendo sus ingresos”, subrayó Pesonen.
Beneficios al margen de la PAC
En opinión de Pesonen, los agricultores de la UE no deberían obtener una compensación económica procedente de la Política Agrícola Común (PAC) https://www.efeagro.com/noticia/borrador-pac-estrategico/ pues eso, sostiene, sólo derivaría en una redistribución de recursos que pasaría por alto el hecho de que los agricultores y los silvicultores ya hacen una contribución significativa a la captura de carbono.
La mejor opción, sostiene, sería que los planes de agricultura de carbono con base en las reglas del mercado contribuyan a la mitigación del cambio climático.
“Eso implica el desarrollo de un mercado de carbono (en la UE) para los sistemas de crédito de carbono basados en el mercado, donde agricultores y silvicultores fuesen remunerados por el esfuerzo (para preservar) el ecosistema, de acuerdo con las directrices de la IPPC https://www.ippc.int/es/ “, aseguró.
Además, en su opinión habría que garantizar que la agricultura del carbono y los créditos de carbono no se convierten en un mecanismo por defecto para que las grandes empresas y las multinacionales compensen sus emisiones.
“La industria (europea) debería esforzarse para reducir las emisiones y no depender tanto de las iniciativas de los agricultores en la captura de carbono”, explicó Pesonen.
Célia Nyssens, experta en agricultura de la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB, por sus siglas en inglés https://eeb.org/work-areas/climate-energy/climate-change/ ), aseguró que los créditos de carbono de los agricultores no deberían ser utilizados por “empresas como Shell o Microsoft para conseguir ‘hacer más verdes´ sus marcas a costa de los agricultores”.
Nyssens explicó a EURACTIV.com que existe bastante incertidumbre en torno a las responsabilidades en materia de carbono en casos, por ejemplo, de fenómenos naturales extremos.
“Si los agricultores capturan carbono en sus terrenos, y producen por ello un crédito de carbono, lo venden, y luego se produce, por ejemplo, una gran inundación o una gran sequía y parte de ese carbono se vierte nuevamente a la atmósfera, ¿quién es responsable?”, se pregunta Nyssens.
La experta explicó que la agricultura del carbono no es algo nuevo, puesto que los agricultores europeos ya tienen bastante práctica en este tipo de actividad.
“Se trata de volver a las buenas prácticas de nuestros antepasados, pero con nuevos conocimientos científicos sobre cómo se benefician (de ello) los terrenos”, comentó.
Funcionario de la UE: incentivos de origen público o privado
Por otra parte, un funcionario de la UE explicó a EURACTIV.com que un paso fundamental para que la agricultura europea del carbono pueda avanzar, pasaría por establecer un marco normativo de certificación basado en “normas contables sólidas” para la eliminación sostenible del carbono de alta calidad en los ecosistemas naturales, pero también por “soluciones industriales”.
Según la fuente europea consultada por el portal web, gracias a la agricultura del carbono, los gestores de suelos y terrenos ven recompensada su gestión sostenible, y también obtienen compensaciones por la cantidad real de carbono que han capturado.
“Los ingresos de la agricultura del carbono se convierten en una fuente adicional de recursos de la cual los gestores de tierras pueden beneficiarse además de sus productos tradicionales, como los alimentos y la biomasa”, comentó la fuente.
Por otro lado, el funcionario de la UE añadió que los gestores de tierras se beneficiarían en muchos casos al mismo tiempo de las ventajas de una tierra de mayor calidad, en cierta medida de un mejor rendimiento de la producción, y de una mayor resiliencia ante el cambio climático.
“Los incentivos financieros, que pueden provenir de fuentes públicas o privadas, apoyarán el desarrollo a gran escala de las prácticas agrícolas de carbono en todos los Estados miembros”, subrayó.
EFE.Agro.

 
-En una sorpresiva declaración conjunta, Estados Unidos y China han anunciado su compromiso para «reforzar las acciones climáticas» en la presente década con el objetivo de lograr los objetivos marcados en el Acuerdo de París. «Nos comprometemos a reforzar la acción climática en la década de 2020 (...) para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París», ha anunciado en rueda de prensa el negociador chino, Xie Zhenhua.
La declaración de ambas potencias reconoce que hay una «brecha entre los esfuerzos actuales y los objetivos» del Acuerdo de París de evitar que las temperaturas a final de siglo suban más de 2ºC e intentar limitar el alza a 1,5ºC, agrega.
El anuncio se produce a dos días de que el viernes terminen las negociaciones de la cumbre del clima en Glasgow. En el texto de la declaración reconocen «la urgencia y gravedad de la crisis climática» y se comprometen «de manera individual, conjunta y con otros países durante esta década decisiva, de acuerdo con las diferentes circunstancias nacionales», a trabajar para evitar los «efectos catastróficos» de la crisis.
En la jornada de hoy la presidencia británica de la COP26 ha difundido un borrador, un documento de trabajo sobre el que las partes irán negociando para intentar llegar a un acuerdo, que insta a los países a presentar en 2022 compromisos renovados para 2030 que eviten que las temperaturas avancen más de 1,5ºC a final de siglo respecto a los niveles preindustriales.
En la actualidad, la suma de contribuciones nacionales de reducción de emisiones situaría este incremento global de temperatura a lo largo del siglo en 2,7ºC, por lo que la ONU reclama a los países que aumenten su esfuerzo.
La presidencia reconoce, además, que alcanzar ese objetivo «requiere reducciones rápidas, profundas y sostenidas de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, incluyendo la reducción de las emisiones globales de dióxido de carbono en un 45% para 2030 en relación con el nivel de 2010 y a cero neto, alrededor de mediados de siglo».
Se urge también por primera vez a los países a acelerar la eliminación de las subvenciones al carbón y a los combustibles fósiles. Sin embargo, el texto no incluye una fecha concreta para aumentar la financiación de la adaptación. En 2009 se alcanzó un compromiso para recaudar 100.000 millones de dólares para ayudar a los países en desarrollo de cara a 2020. Pero aún no se ha alcanzado este objetivo.
En su papel de anfitrión de la COP26, Johnson ha alertado de que las negociaciones se están «volviendo difíciles», y ha pedido mayor ambición a los países reunidos en la cumbre que concluye, en teoría, este viernes en Glasgow. El primer ministro británico recalca que tras «una serie de anuncios realmente positivos, con un impacto real» en los primeros días, las negociaciones en la recta final sobre compromisos concretos para cumplir con los objetivos del histórico Acuerdo de París a fin de mantener el calentamiento global por debajo de los 1,5 C «han experimentado cierto estancamiento».
«Debemos ser más ambiciosos y necesitamos más planes creíbles para la implementación del pacto de 2015. Debemos superar la brecha entre el lugar donde estamos ahora y el lugar donde necesitamos estar si queremos recortar las emisiones a la mitad de aquí a 2030», afirma.
Los activistas tampoco están satisfechos. Denuncian que el «principal» problema de la debilidad del borrador es que se basa en la «buena voluntad» y se olvida de la justicia climática.
El texto debe ser aprobado ahora por los casi 200 países que forman parte de esta cumbre climática. Pero no va a resultar nada fácil. La ausencia de los mandatarios de China (el país más contaminante) y Rusia complica todavía más las cosas y, por su parte, Arabia Saudí no quiere un proceso de descarbonización tan rápido. «Es muy frustrante ver cómo hay países que llevan seis años dándose palmadas en la espalda por haber firmado en París aquel pagaré, mientras en silencio se dirigen hacia el impago, ahora que las naciones vulnerables y las futuras generaciones están demandando el pago», sostiene Johnson.
A pesar de que la mayoría de los mandatarios que asistieron a la cumbre la semana pasada ya han abandonado Glasgow, Johnson les conminó a «levantar el teléfono, hablar con sus equipos» y darles «espacio» para poder negociar. Entre ellos figuran el presidente Biden, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que ayer se entrevistaron en la ciudad de Washington para hablar, entre otros «asuntos internacionales urgentes», de la «acción climática». El acuerdo definitivo debería producirse y firmarse este viernes, pero no hay nada seguro.
C.Maza. La Razón.

 
-El ministro de Consumo, Alberto Garzón, presentó el miércoles el recetario Comida rápida, barata y saludable.
El anticonsumista ministro de Consumo, que ha puesto en la picota a distintos sectores económicos, desde las eléctricas y el turismo a las casas de apuestas, ha dedicado gran parte de sus esfuerzos como ministro en atacar el sector alimentario: el azúcar, las bebidas energéticas, la publicidad de chocolates, bollos, galletas y zumos destinada a menores, la carne... por citar sólo algunos ejemplos. Nada escapa al control de su Ministerio.
Aunque no todo ha sido prohibir. En su afán por llenar de contenido a su cartera, Alberto Garzón ha dado también consejos para llevar una alimentación más sana, como el pasado mes de julio recomendando en Twitter el consumo de verduras de temporada, lo que le valió el calificativo de "ministro frutero".
Ahora da un paso más, con este libro de 40 recetas que "buscan ser una herramienta para combatir el sobrepeso" y, cómo no, "la desigualdad".
Al menos no ha incluido la perspectiva de género en el elaborado del recetario, algo muy del gusto de este Gobierno.
Prólogo de Garzón
El recetario, que puede descargarse en pdf, se ha elaborado bajo la dirección de la doctora en Farmacia y nutricionista Marián García, con la colaboración de la chef María José San Román, que cuenta con una estrella Michelín, y de la periodista Arantxa Castaño, y presentado por el propio Garzón, que señala que "a lo largo de la historia, la alimentación ha sido un eje vertebrador de todos los pueblos y civilizaciones. En torno a ella –desde la recolección de frutos hasta el intercambio de productos o la elaboración de las comidas– se han configurado las culturas. Comer es un acto cotidiano influido por lo social, emocional y cultural y, a día de hoy, nuestra sociedad también está marcada por cómo, cuándo y qué ingerimos".
Añade el ministro que "nuestro país goza de una de las mejores tradiciones gastronómicas del mundo". Y vuelve a arremeter contra el consumo "no saludable" de grasas, sales y azúcares, señalando que "la falta de tiempo, renta e información, o la facilidad para acceder a las opciones industriales ricas en grasas, sales y azúcares dan como resultado que nos desarraiguemos del origen de los alimentos y del impacto de nuestra alimentación sobre nuestra salud y sobre el planeta". Y ese es la justificación última del recetario: "Una propuesta sencilla para preparar comidas de forma rápida, barata y saludable. Y lo hace con productos de nuestra tierra, apoyando el trabajo y el esfuerzo de miles de familias que se dedican a producirlos respetando el medio ambiente".
Rápidas, sencillas, baratas y saludables
Uno de los atractivos del recetario es que la mayoría de las recetas pueden cocinarse en menos de diez minutos y su elaboración, con ingredientes disponibles en cualquier supermercado, es sencilla a partir de técnicas culinarias básicas. Además, son baratas, con un coste de entre uno y dos euros por ración (el 35% está por debajo de un euro y el 90% por debajo de dos euros). Y por supuesto, son saludables, siguiendo las pautas de las guías nutricionales más actuales como el famoso Plato de Harvard y atractivos desde el punto de vista del sabor.
El libro incluye snacks o entrantes como chips de kale, guacamole con palitos de zanahoria, falso sushi o humus de remolacha con crudités; platos completos como alubias confetti, salmón exprés al microondas, poke de pollo estilo Harvard, garbanzos con pisto y ras el hanout y rainbow wrap con salsa de anchoas. Y después de los entrantes y los platos completos, los postres: helado casero de yogur, chocolate y plátano, pudding de chía con mango o batido de plátano y arándanos con avena, entre otras delicias.

 

El pasado 31 de octubre se cerró el principal gasoducto Magreb-Europa (GME). Argelia lo cerraba por las tensiones que estaba teniendo con Marruecos. Ese mismo gasoducto pasaba directamente por España, que fue afectada como daño colateral en la escalada conflictiva entre Argelia y Marruecos.
Hace unas semanas la ministra de Transición Ecológica del Gobierno y vicepresidenta tercera del gobierno, Teresa Ribera, prometía que el suministro y abastecimiento de gas en España no iba a faltar... pero no habló de precios.
Ahora, según recoge Expansion, el primer suministrador de gas a España, Sonatrach, quiere "actualizar" los megacontratos con Naturgy de 20.000 millones en el Medgaz, el único gasoducto que le queda a España. Así, la empresa que forma parte del monopolio estatal de hidrocarburos de Argelia va a aprovechar la tormenta energética para subir precios. Medgaz es propiedad de Sonatrach (51%) y Medina (49%). Medida está formada al 50% por Naturgy y Blackrock.
Este tipo de renegociaciones no son nuevas, hace un año, ambas empresas (Sonatrach y Naturgy) renegociaron sus contratos ajustándolos a la baja, después de que, el precio de las materias primas, cayeran considerablemente. Ahora, el 1 de enero de 2022, lo hará al alza.
Esta dependencia extranjera puede poner en jaque al estado español, ya que España no tiene independencia energética. Así que, cualquier subida de precios que pueda sufrir Naturgy puede trasladarse en mayor o en menor medida a los clientes finales.
Ampliación del gasoducto Medgaz
Mientras tanto, Naturgy ha asegurado este miércoles que la ampliación del gasoducto Medgaz estará "operativa a finales de este año". Aumentando así su capacidad de los 8 bcm/año hasta superar los 10 bcm/año, es decir, hasta superar los 10.000 millones de metros cúbicos.
El gas que suministra Medgaz "se destina exclusivamente a abastecer a nuestros clientes de gas en España, tanto en el ámbito residencial como en el comercial e industrial", aclara Naturgy.
Libre Mercado.

 
-ASAJA, COAG y UPA presentan recurso contencioso-administrativo contra la orden del lobo ante la Audiencia Nacional
Las organizaciones agrarias piden la suspensión cautelar de la Orden y argumentan que es contraria a Derecho y perjudica gravemente a los ganaderos. Las OPAs recuerdan que un recurso similar ha sido presentado por las Comunidades Autónomas afectadas y ha sido admitido a trámite por la Audiencia Nacional.


Con fecha 9 de noviembre las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA han presentado ante la Audiencia Nacional un recurso contencioso-administrativo contra la Orden del ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, de 20 septiembre de 2021, que prohíbe cazar al lobo. Los servicios jurídicos de las OPA´s piden igualmente la suspensión de la Orden mientras se tramita este recurso.
Con este recurso, las organizaciones agrarias tratan de evitar que se agrave aún más la situación de los ganaderos que, como el propio ministerio de Transición Ecológica reconoce en su última Memoria, aun estando en vigor el anterior régimen de protección, “desde el punto de vista de protección de la ganadería extensiva, los daños no solo disminuyen, sino que han crecido de modo importante en algunas áreas”.
Con anterioridad a la inclusión del lobo en el LESPRE, los ganaderos al norte del rio Duero perdían una media de 9.812 animales al año, la incorporación del lobo en este régimen de protección especial, lógicamente supondrá un incremento exponencial de estas pérdidas por no hablar de otros daños en el ámbito rural, argumentan las OPA´s.
En el recurso presentado se detallan pormenorizadamente los daños económicos y sociales, por comunidades autónomas, que los ganaderos han sufrido en los últimos años y las indemnizaciones, siempre parciales e insuficientes, para resarcir las pérdidas reales, que las administraciones regionales han tenido que poner en marcha.
En el Principado de Asturias, en el periodo 2017-2020, el número de animales dañados asciende a 12.966, con un importe de resarcimientos de 835.000 euros en 2019 y otro tanto en 2020. En Cantabria, la Consejería de Agricultura contabilizó una media de dos ataques diarios de lobo en 2020.
En Galicia, las reses atacadas que fueron declaradas ascienden a unas 2.300 al año, aunque el número real de bajas probablemente se acerque a las 4.000. Los daños en esta región superan los dos millones de euros/año de media, computando no solo las reses muertas sino también los abortos por estrés, los descensos en la producción de leche, los costes veterinarios, lucro cesante, etc. De esos dos millones, la Xunta afrontó en 2020 indemnizaciones por valor de 650.00 euros, un 32% de las pérdidas reales, siendo el resto soportado por los ganaderos. Y desde septiembre de 2021, tras la inclusión del lobo en el LESPRE, esta comunidad autónoma anuncia la supresión de las ayudas por daños del lobo alegando que ahora es responsabilidad del MITECO.
En Castilla y León, de enero a septiembre de 2020 se han declarado 1835 ataques de lobo con un resultado de 2.660 reses muertas. Las provincias más afectadas por estos ataques se encuentran al sur del Duero, donde precisamente el lobo está incluido en el LESPRE desde el año 2019, por lo que todo hace pensar que con la aprobación de la orden de Transición Ecológica esta situación se extrapole al resto de provincias y la problemática se agrave aún más.
En suma, en el recurso de ASAJA, COAG y UPA ante la Audiencia Nacional se argumenta cómo el lobo no está en situación vulnerable al norte del Duero; la desprotección en la que quedan vacas, ovejas y equinos y la presión que ejerce el lobo sobre la ganadería extensiva causan un grave impacto económico y social tanto a los ganaderos como al conjunto del medio rural, por no hablar de las consecuencias medioambientales que la desaparición de la ganadería extensiva tendría sobre el entorno natural.
La orden del ministerio de Teresa Ribera, además de desproporcionada e innecesaria, supone una clara agresión para un sector productivo que en estos momentos atraviesa graves dificultades para salir adelante.
Además, en el recurso también se alega cómo, incomprensiblemente, esta Orden ha entrado en vigor sin estar precedida de la correspondiente actualización de la Estrategia de Conservación y Gestión del Lobo. Por otro lado, su aprobación deja en “papel mojado” los Planes de Gestión de las cuatro comunidades autónomas afectadas, lo que aboca al sector agrario a un limbo jurídico. Por todo ello, se pide la suspensión cautelar de la misma y el mantenimiento del status quo.
ASAJA, COAG y UPA confían en que esta suspensión cautelar haría rectificar a la ministra Teresa Ribera y emprender el cauce del dialogo y la búsqueda del consenso para, entre todas las partes afectadas, lograr garantizar un equilibrio entre la conservación del lobo y la actividad ganadera.

 

-El valor de la Renta Agraria nacional en términos corrientes se situó el pasado ejercicio en 28.328,4 millones de euros, un 1,4% por encima de la cifra de 2019 (27.946,4 millones) pero inferior a la de 2018 (28.755,3 millones), según ha avanzado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Cabe destacar que en diciembre el Ministerio, en su segunda estimación, la situaba en 29.123,6 millones de euros, un 4,4% por encima de la de 2019.
La Renta Agraria nacional, que mide la remuneración de todos los factores de producción (tierra, capital y trabajo), registró su valor más alto del periodo 2009/20 en 2017 (29.152,2 millones).
El repunte de la Renta Agraria en 2020 a precios corrientes se produjo en un contexto de subida de la producción de la rama agraria (52.344,5 millones de euros, +1,3 % respecto a 2019), de una bajada de los consumos intermedios del sector (23.774,1 millones, -0,3 %) y un alza de su valor añadido bruto (VAB), que fue de 28.570,4 millones (+2,2 %).
LA PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS SE MANTUVO COMO LA PRIMERA EN GENERACIÓN DE VALOR PARA LA RENTA AGRARIA ESPAÑOLA PESE A BAJAR UN 3,8%
La producción de la rama agraria se impulsó tanto por la producción vegetal (30.400,1 millones, +1,1 %) como por la producción animal (20.178,4 millones, +1,3 %).
Los valores de las producciones que más se incrementaron fueron los de los cereales (4.753,4 millones, +31,3 %), frutas (9.622,6 millones, +9,9 %) y huevos (1.069,0 millones, +9,7 %); los que más bajaron, los del aceite de oliva (1.479,7 millones, -45,3 %), patata (525,3 millones, -30,4 %) y bovino (2.889,9 millones, -11,3 %).
La producción de hortalizas se mantuvo como la primera en generación de valor para la renta agraria española (9.796,7 millones de euros), pese a bajar un 3,8% respecto a 2019.
Entre los consumos intermedios utilizados por los agricultores y ganaderos para su actividad, el mayor gasto correspondió a la partida de piensos (12.450,7 millones, +1,8 %), los clasificados como «otros bienes y servicios» (2.179,1 millones, -1,3 %), fertilizantes y enmiendas (1.763,4 millones, -3,5 %) y energía y lubricantes (1.692,7 millones, -19,7 %).
La Renta Agraria nacional también contabilizó un repunte del valor de las amortizaciones de maquinaria, edificios y plantaciones (5.528,9 millones, +1,2 %) y un recorte de «otras subvenciones» -entre las que se incluyen el pago básico, medidas agroambientales e indemnizaciones en zonas desfavorecidas (5.736,3 millones, -3,0 %)-.
La categoría de «otros impuestos», en la que se incluyen el IBI y el impuesto sobre maquinaria, alcanzó los 449,4 millones de euros (-0,2 % respecto a 2019).
Agroinformación.

 

-La lucha contra el cambio climático aboca a Europa al desastre energético.
La promoción de renovables pone en riesgo su propia viabilidad a largo plazo. Los países que apuestan por el apagón nuclear encarecerán su factura.
La "transición ecológica", el "compromiso con los objetivos del milenio", la "descarbonización" o "lucha contra el cambio climático", tan ampliamente aceptada, e incluso aplaudida, por una mayoría social, está dando sus frutos: cada día tenemos una energía más y más cara.
Lo que quizá muchos españoles no sepan es que, precisamente, por querer ser los más verdes de Europa, también somos de los que pagamos la energía más cara. Puntualmente podemos acusar de esta realidad a los precios del gas en el mercado mayorista y las tensiones que se están produciendo sobre esta materia prima, pero lo que subyace bajo esta realidad es un mix energético en España diseñado para el desastre.
Una de las principales características de este mix es que la energía nuclear está de retirada. Una energía limpia, segura y constante, que sirve de base para el sistema, está en retirada, de nuevo, con un amplio apoyo popular. Pero el debate no puede estar más de moda en días como este jueves en el que alcanzamos precios puntuales de la energía eléctrica de 316 euros el megavatio/hora.
Emmanuel Macron, presidente francés, anunciaba esta semana que nuestros vecinos galos van a desarrollar nuevos reactores nucleares. Francia es el país que más centrales nucleares tiene de Europa con 56 y ha anunciado la construcción de nuevos reactores mientras que en España insistimos en continuar con el apagón nuclear y cerrar todos los reactores entre 2027 y 2035.
La polémica se alimenta, además, porque, como publica este jueves el diario Expansión, Francia ha disparado a niveles récord la venta de energía nuclear a España. Es cierto que las interconexiones contemplan más actividad de la habitual, pero también es cierto que el saldo exportador diario sigue siendo prácticamente cero, que es como funciona la interconexión con Francia y otros países como Portugal y Marruecos.
Pero es que, en el seno de la UE, en su cruzada contra el CO2 y los combustibles fósiles, se mantiene otro debate paralelo con la energía nuclear.
Las autoridades comunitarias quieren aprobar un documento conocido como Taxonomy que establezca las cualidades necesarias para considerar una actividad sostenible y qué industrias y empresas puedan tener acceso a fondos y condiciones flexibles de financiación acordes con los famosos objetivos del milenio.
El problema con el que se han encontrado los detractores de la energía nuclear es que los informes técnicos que se han pedido para determinar si las plantas nucleares de energía eléctrica cumplen con todos los criterios de sostenibilidad y cero emisiones de CO2, certifican que la energía nuclear es limpia y verde y cumple todos los criterios necesarios.
Así, países como Francia, Hungría, Chequia, Finlandia, Rumanía o Bulgaria ya han mostrado su intención de seguir ampliando su parque nuclear, frente a los habituales como Alemania, Austria, Luxemburgo, Países Bajos o España donde se mantienen planes para desmantelar las instalaciones existentes.
El gas, ¿también es una energía limpia?
La realidad sobre el Taxonomy y la negociación que subyace para su aprobación es que, aunque la ciencia diga que la energía nuclear es 100% libre de emisiones contaminantes, los países que presionan en contra, como España, tratan de evitar que la nuclear sea considerada verde por Europa. Y a esto se une el interés de algunos países como Polonia, en que se apruebe que los ciclos combinados, que queman gas, también pueden considerarse libres de emisiones. Fuentes diplomáticas polacas indicaban que el país necesita de esta energía para poder protagonizar esa transición energética que se está exigiendo a todos los países y no podrán hacer dicha transición si los fondos no fluyen al país para este tipo de energía.
Riesgo de invertir en energías renovables
Expertos en energía consultados por Libre Mercado advierten de que la política climática está provocando unos desequilibrios importantes en los resultados de las propias empresas.
Por un lado, advierten de que estas políticas están haciendo que muchas compañías abandonen la inversión en el sector de los combustibles fósiles, que se ha retraído un 25% en el último cuarto de siglo, con el riesgo que esto entraña para la producción de energía de base en países como España. Por otro lado, la súper promoción de las energías verdes puede llegar a ponerlas en riesgo.
"Las empresas que están invirtiendo en la instalación de plantas renovables saben que esto tiene fecha de caducidad. Ya estamos viendo algunos días en los que la hora a la que más barata sale el precio de la electricidad es la una de la tarde, porque es la hora en la que está el pico de energía solar".
¿Vamos a un desastre energético?
Los expertos consultados insisten en que, si termina imponiéndose la tesis del apagón nuclear en el seno de la Unión Europea, continúa desincentivándose la industria de combustibles fósiles y la proliferación de energías renovables, a medio y largo plazo podemos encontrarnos con la extensión de un mix energético en Europa que tenga una muy frágil producción de energía eléctrica de base y una dependencia enorme de energía renovables que no siempre está disponible para ser consumida. Lo que podría traducirse en una energía eléctrica cara e inestable con unas tensiones sobre el suministro que podría ocasionar problemas en momentos de fuerte intensidad de la demanda.
Luis F. Quintero. Libre Mercado.

 
-Unión de Uniones critica el desconocimiento del Ministerio sobre la ganadería extensiva plasmado en el borrador de real decreto de ordenación bovino
La complejidad de los sistemas ganaderos de bovino, no se merecen una copia y pega de ordenaciones de sectores intensivos
Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, que ya ha presentado su posición y propuestas de mejora al proyecto de Real Decreto por el que se establecen normas básicas de ordenación de las granjas bovinas, ha trasladado entre otros aspectos la desconexión de las exigencias propuestas con la realidad de la ganadería bovina en España, algo que también trasladó en una reunión mantenida con del MAPA en octubre.
Desde Unión de Uniones critican que, “da la impresión de que han hecho un copia-pega de los reales decretos de ordenación porcino y avícola, sectores eminentemente intensivos, para elaborar la de este sector, sin tener en cuenta la gran diversidad y complejidad de los sistemas ganaderos extensivos y semiextensivos españoles”.
En concreto, Unión de Uniones considera que una serie de disposiciones son inaplicables debido al tamaño, régimen de tenencia, aprovechamiento y estructura de la base territorial de las granjas. Un claro ejemplo: la propuesta de que, para todas las explotaciones de nueva instalación (incluidas las extensivas), las explotaciones deberán estar delimitadas perimetralmente para minimizar la entrada de personas, vehículos y animales silvestres: inaplicable en ganaderías con aprovechamiento de montes públicos, reservas naturales, zonas con fragmentación y atomización de las parcelas…
El Ministerio tampoco tiene en cuenta el manejo que debe darse a muchas razas autóctonas. Por ejemplo, se exige a todas las explotaciones, que, si tienen instalaciones permanentes, éstas deberán estar cubiertas y aisladas, con capacidad para alojar a todos los animales, de acuerdo con la capacidad máxima. Teniendo en cuenta el temperamento y por lo tanto, las necesidades de espacio de numerosas razas, el tamaño mínimo de estas instalaciones resulta inalcanzable, más cuando sólo se obliga para albergarlas en un supuesto caso de confinamiento, por no hablar de la inviabilidad del coste económico y la negativa debido a cuestiones medioambientales y urbanísticas en la mayoría de los casos.
También destaca el claro olvido de los sistemas ganaderos de la Cornisa Cantábrica, donde el territorio está vertebrado de forma tal que las granjas se encuentran intercaladas con los núcleos de población, mientras que el Real Decreto obligaría a una separación de 500 metros, “en esas regiones no existe terreno para cumplir esta norma” alega la organización.
Así, para las numerosas cuestiones inaplicables, Unión de Uniones reclama que se incluyan excepciones de cumplimiento para el régimen extensivo y semiextensivo y aporte seguridad jurídica a este tipo de granjas, esenciales para el mantenimiento del medioambiente y el territorio.
Una tímida propuesta de limitación del tamaño máximo de granjas
En el proyecto de ordenación el Ministerio también lanza su propuesta de establecer un tamaño máximo de las granjas, que se aplicaría a aquellas que no se consideren intensivas.
En su propuesta, las granjas tendrían un tamaño máximo de 850 UGM, que se traduciría, en una estimación gruesa, en unas 670 vacas de leche y 1.400 terneros de cebo. Para la organización estos tamaños están sobredimensionados y si bien limitan la proliferación de macrogranjas, hay margen de ajuste.
“La clave de la rentabilidad de una granja no puede ser la huida hacia delante de un tamaño cada vez mayor de la explotación, sino unos precios justos, por lo que desde el MAPA se debe apostar por unos tamaños de ganadería acordes a la dimensión actual de las granjas profesionales y familiares” apuntan desde Unión de Uniones.
La propuesta de Unión de Uniones es rebajar ese tamaño a las 650 UGM, algo más de 500 vacas adultas en granjas de leche y unos 1.000 terneros en el caso de cebo. Esta propuesta se ajusta a un tamaño acorde con el tamaño de las granjas de los ganaderos profesionales de ambos sectores, según datos del MAPA, y en sistemas particulares como el norte peninsular, las Comunidades Autónomas tienen capacidad de establecer normas más restrictivas acorde a su realidad.
Unión de Uniones.

 
-la COP26 afronta su recta final con un punto muerto en la negociación.
La conferencia climática de Glasgow afronta este viernes su recta final con una negociación de bloqueo, tras dos semanas de grandes anuncios por parte de muchos países considerados, sin embargo, insuficientes para afrontar el reto medioambiental.
“El mundo nos está mirando”, dijo el jueves por la tarde el presidente de la COP26, el británico Alok Sharma, frente a la asamblea de negociadores antes de sumergirse en largas reuniones en torno a un borrador.
Sharma delegó en la ministra de Ambiente y Energía de Costa Rica, Andrea Meza, la responsabilidad de darle coherencia al producto final.
“Debemos seguir siendo optimistas, estamos aquí para tomar decisiones y necesitamos tomar decisiones ahora”, dijo Meza a la AFP, durante una pausa en las conversaciones.
El financiamiento, los mercados de carbono -donde los países pueden comprar y vender derechos de emisión de gases-, los daños y pérdidas ocasionados por el cambio climático y el nivel de compromiso con la meta de +1,5 ºC son los principales temas de discusión, según diversas partes negociadoras.
En el último borrador para debate, se pidió a los países que aceleren sus planes de reducción de emisiones y presenten nuevos objetivos en 2022, tres años antes de lo previsto.
También hubo una mención específica invitándolos a comenzar a abandonar su dependencia de los combustibles fósiles, que sería la primera en la larga historia de estas conferencias bajo la égida de las Naciones Unidas.
Por el lado financiero, los países en desarrollo ya cumplieron la promesa de las naciones ricas, administradas por Alemania y Canadá, de que en un par de años se regularizará la cifra de 100 mil millones de dólares anuales para ayudarles básicamente a mitigar el problema. emisión de gases de efecto invernadero y, en menor medida, adaptarse a las inevitables consecuencias del cambio climático.
AFP.

 

-Guía Net Zero Watch para descarbonizar tu vida.
La COP26 ha sido un fracaso. Los líderes mundiales no han logrado detener el cambio climático y ahora depende de nosotros salvar al mundo de una catástrofe.
Desde la primera COP, en 1995, vivimos "a un minuto para la medianoche" y el reloj sigue corriendo. Muchos países occidentales han hecho grandes anuncios para reducir el CO2, pero no se ha llegado a ningún acuerdo y la gente debe actuar ahora.
Aquí está su guía para salvar al planeta del apocalipsis de extinción de emergencia del cambio climático.
Ver los efectos del cambio climático
Cuando comprenda que el cambio climático lo afecta todo, todo lo que vea demostrará los efectos catastróficos del cambio climático. La naturaleza está muriendo y el clima ha cambiado.
Solo mira a tu alrededor. Incluso las hojas de los árboles cambian de color y mueren. Cuando su tren se cancela debido a "salidas en la línea", sabe que la verdadera causa no es un mal mantenimiento, es el cambio climático. Cuando una tormenta otoñal provoca inundaciones, sabes que los desagües bloqueados solo enmascaran la catástrofe del calentamiento global.
Indíquele esto a sus amigos y vecinos cuando se quejen del mal tiempo. La lluvia, las tormentas y el viento cortante son signos de una catástrofe climática.
Prepárate para el invierno
La mayoría de la gente se prepara para el invierno simplemente encendiendo la calefacción central. Apague la calefacción ahora y coloque una bomba de calor. Aunque las bombas de calor no producen suficiente calor para evitar el frío invernal, sí infunden un cálido sentimiento de rectitud que lo llevará a través de cualquier invierno frío. Y, al vivir en una casa fría, está aportando su granito de arena para reducir la temperatura global. ¡Es una situación en la que todos ganan!
Cambie a un proveedor de energía verde
Aunque la subida de los precios del gas ha dejado a la mayoría de los proveedores de energía verde fuera del negocio, todavía quedan algunos. Encuentre un proveedor que solo produzca electricidad a partir de paneles solares, turbinas eólicas y estiércol de granja. Esto asegura que puede confiar en la electricidad de mierda, cuando el sol no brilla y el viento no sopla.
Consiga un trabajo verde
El cierre de industrias de uso intensivo de energía obligará a muchas personas a encontrar nuevos puestos de trabajo. Adelántese y únase a la revolución de los empleos verdes. Entrena como aislante de loft o embutidora a base de plantas. Pronto habrá muchos cobradores de deudas por facturas de energía impagas y voluntarios de oficinas de asesoramiento ciudadano, para jubilados empobrecidos.
Si prefiere trabajos administrativos, con excelentes salarios, los directores de sostenibilidad, los consultores ambientales, los auditores de carbono, los delegados de la conferencia climática y los expertos en compleción de formularios de subsidio tienen una gran demanda. Si le apetece unirse a los delegados en las muchas futuras conferencias de la COP, escriba un informe sobre la vida sostenible y contrate un jet privado.
Limita tu familia
El mayor cambio que puede hacer es reducir el tamaño de su familia. Aunque actualmente está mal visto erradicar a los miembros vivos de la familia, podría alentar a los parientes mayores a unirse a Insulate Britain. Esta rama de Extinction Rebellion ha hecho arreglos para que los jubilados se acuesten en autopistas con mucho tráfico. Aunque esta actividad no ha mejorado la aceptación del aislamiento de los loft, podría contribuir a una rápida reducción de la población.
Captura tu propio carbono
La tecnología de captura de carbono está en su infancia. Sin embargo, puede desarrollar su propio esquema de captura de carbono personal colocando una bolsa de plástico sobre su boca mientras exhala el dióxido de carbono que mata el planeta. Apriete la bolsa en un barril y luego, cuando el barril esté lleno, déjela caer en un pozo viejo o entiérrela en el jardín. Si quieres salir, simplemente coloca el barril en un cochecito viejo y llévalo contigo.
Si todo esto es demasiado problema, simplemente contenga la respiración y conviértase en un sistema de almacenamiento de carbono humano, mientras expira.
Si todos tomamos medidas sobre el cambio climático, al menos podríamos salvar al mundo de la bravuconería de las futuras conferencias de la COP.
Andy Shaw .Net Zero Watch.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda