Semana del 31 de octubre al 7 de noviembre de 2021

La COP 26 preside la semana

11 de noviembre de 2021

-Mensaje del Papa Francisco a la Cumbre Climática. “Queridos oyentes de la BBC, ¡buenos días! El cambio climático y la pandemia de Covid-19 ponen al descubierto la vulnerabilidad radical de todos y todo y suscitan numerosas dudas y perplejidades sobre nuestros sistemas económicos y sobre las modalidades de organización de nuestras sociedades.

Compartir en:

Nuestras seguridades se han derrumbado, nuestro apetito de poder y nuestro afán de control se están desmoronando.
Nos hemos descubierto débiles y llenos de miedos, sumergidos en una serie de “crisis”: sanitarias, ambientales, alimentarias, económicas, sociales, humanitarias, éticas. Crisis transversales, fuertemente interconectadas y presagio de una “tormenta perfecta”, capaz de romper los “vínculos” que unen nuestra sociedad dentro del precioso don de la Creación.
Toda crisis requiere visión, capacidad de planificación y rapidez de ejecución, repensando el futuro de nuestra casa común y de nuestro proyecto común.
Estas crisis nos ponen frente a elecciones radicales que no son fáciles. Todo momento de dificultad encierra, de hecho, también oportunidades que no pueden ser desaprovechadas.
Pueden afrontarse haciendo que prevalezcan comportamientos de aislamiento, proteccionismo, explotación; o pueden representar una auténtica ocasión de transformación, un verdadero punto de conversión, no solo en sentido espiritual.
Esta última vía es la única que conduce hacia un horizonte “luminoso” y puede ser perseguida solo a través de una renovada corresponsabilidad mundial, una nueva solidaridad fundada en la justicia, en el hecho de compartir un destino común y en la conciencia de la unidad de la familia humana, proyecto de Dios para el mundo.
Se trata de un desafío de civilización en favor del bien común y de un cambio de perspectiva, en la mente y en la mirada, que debe poner en el centro de todas nuestras acciones la dignidad de todos los seres humanos de hoy y de mañana.
La lección más importante que estas crisis nos transmiten y que es necesario que construyamos juntos, porque no hay fronteras, barreras, muros políticos, detrás de los que poder esconderse. Y lo sabemos: de una crisis no se sale solos.
Hace algunos días, el 4 de octubre, me reuní con los Jefes religiosos y científicos para firmar un Llamamiento conjunto que reclamara acciones más responsables y coherentes tanto a nosotros mismos como a nuestros gobernantes. En aquella ocasión, me impresionó el testimonio de uno de los científicos que dijo: “Mi nieta, que acaba de nacer, dentro de 50 años tendrá que vivir en un mundo inhabitable, si las cosas son así”.
¡No podemos permitirlo!
Es fundamental el compromiso de cada uno hacia ese cambio de ruta tan urgente; compromiso que hay que alimentar también desde la propia fe y espiritualidad. En el Llamamiento conjunto reclamamos la necesidad de actuar de manera responsable en favor de la “cultura del cuidado” de nuestra casa común y también de nosotros mismos, tratando de erradicar las “semillas de los conflictos: avidez, indiferencia, ignorancia, miedo, injusticia, inseguridad y violencia”.
La humanidad nunca ha tenido tantos medios para alcanzar ese objetivo como los que tiene ahora. Los encargados políticos que participarán en la COP26 de Glasgow están llamados con urgencia a ofrecer respuestas eficaces a la crisis ecológica en la que vivimos y, de este modo, esperanza concreta a las generaciones futuras. Pero todos nosotros — y está bien repetirlo, a cualquiera y donde estemos — podemos tener un papel modificando nuestra respuesta colectiva a la amenaza sin precedentes del cambio climático y de la degradación de nuestra casa común”.


-La cumbre de la COP26 está despegando; con motivo de la crisis climática y la urgencia para encontrar su solución, 120 líderes globales se reunirán durante las dos próximas semanas en un centro de eventos de la ciudad escocesa de Glasgow. Se espera que tengan lugar negociaciones tensas y de carácter imperioso, donde cada país tendrá que comprometerse a cambiar drásticamente su forma de funcionar.
Fuera del centro de eventos, tres manifestaciones siembran el caos en la ciudad de Glasgow; destaca la del movimiento juvenil contra el calentamiento global «Viernes para el Futuro» (FFF), en el parque Cessnock cerca del recinto de la COP26. Allí, masas de jóvenes de todo el mundo protestan contra la gestión de sus gobiernos, que tachan de insuficiente.
¿Y si falla la COP26?
Pero para Greta Thunberg es Pascua; caracterizada como si tuviera 13 años a pesar de rondar los 19, la activista sueca llevó a cabo su labor por el planeta fuera del recinto. Mientras que dentro dialogaban 120 líderes mundiales, en el exterior las masas de hasta 25.000 personas hacían eco de los cantos de Greta, un pueril «os podéis meter vuestra crisis climática por el cu…». ¡Se acabó lo que quiera que están haciendo ahí dentro!
«Dentro de la COP hay políticos que fingen tomarse en serio nuestro futuro», comunicó Greta a sus espectadores, en el parque Cessnock. «¡Nosotros decimos basta del bla bla bla! ¡Basta de explotar a la gente, la naturaleza, y el planeta! ¡Se acabó lo que quiera que están haciendo ahí dentro!», exclamaba Thunberg, refiriéndose a los compromisos y sustanciales propuestas de legislación que se negociaban dentro del centro.
Más Información.
La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, alaba la ambición de Greta, agradeciendo el «reto» que le propone la adolescente, y comentando que «tiene razón al querer desafiar a los líderes mundiales, que deberían estar haciendo más».
La contradice Piers Morgan, conocido presentador de televisión de Reino Unido: «a mí, me cae bien Greta, es una activista eficiente, pero puede ser muy, muy pesada».
Eficiente o no, la voz de Greta se sobrepone a otras aun cuando no tiene nada que decir.
En las manifestaciones de Cessnock, al margen de la COP26, la presidenta escocesa del movimiento FFF suplicaba a las masas que prestaran atención a su delegada de México, Adriana, que traía un testimonio de peso sobre la situación en su país.
Nadie prestó atención a Adriana, ni a los delegados de Argentina, Uganda y Filipinas, países en vías de desarrollo especialmente afectados por la crisis climática. Cada cámara, cada foco estaba firmemente pegado a Greta Thunberg, como de costumbre.
Las cámaras hacen una excepción para Leonardo DiCaprio. También lo hacen las masas de gente, que se permiten dejar de protestar por la importantísima crisis global durante un rato, lo que tarden en sacarse un selfie con el actor. DiCaprio se presentó en la zona con la intención de figurar en los paneles de discusión de la cumbre, como activista medioambiental.
De camino al evento, la estrella de Hollywood fue asaltada por hordas de fans deseosos de posar junto a él en una foto. Su equipo de seguridad tuvo que escoltarlo hasta la puerta del centro de conferencias con rapidez, intentando evitar las masas de gente. Con todo, el actor no pudo evitar monopolizar los medios durante un rato; los titulares de la BBC hablan de la llegada del «estrellato» a Escocia, y un hombre local tuitea: «Joe Biden y Leonardo DiCaprio en Glasgow, ¿estamos en un universo paralelo?».
El gran esfuerzo medioambiental de Leo DiCaprio ha consistido en volar desde Los Ángeles hasta Edimburgo mediante un vuelo comercial. Dejó de usar su jet privado en 2016, tras críticas de «eco hipocresía» a manos de las organizaciones medioambientales. No ha sido así en el caso de Jeff Bezos, que aterrizó el lunes en Escocia con su avión personal. En su discurso el primer día de la cumbre, el billonario dueño de Amazon se comprometió a invertir 2 mil millones de dólares en restaurar paisajes, ecosistemas, y estructuras alimenticias. Contó que pudo comprobar con sus propios ojos la «fragilidad de la tierra» cuando voló al espacio, misión que costó 5,5 mil millones de dólares y supuso 300 toneladas de carbono por minuto por cada 180 segundos en la estratosfera.
La hipócrita estrategia «verde» de Boris Johnson.
Empresarios como Bezos han sido profundamente criticados por los expertos por preferir «huir» al espacio antes que salvar la tierra. Asimismo, la infraestructura de Amazon, desde los paquetes hasta las fábricas, es considerada muy poco medioambiental.
Frente a la reunión de la COP26, donde profesionales diplomáticos y líderes mundiales se han comprometido a negociar posibles soluciones para el problema de la crisis, los medios han preferido centrarse en figuras como Thunberg, DiCaprio, y Bezos, celebrities con muy poco poder legislativo.
Tanto los titulares mediáticos como los manifestantes dan prioridad a las voces sensacionalistas, que monopolizan los focos por costumbre, mientras que a escasos metros de distancia sus presidentes y ministros toman decisiones capaces de cambiar sus vidas.
El Debate.

 
- Dramático emplazamiento de Naciones Unidas a la comunidad internacional para que en 2030 haya conseguido recortar un 45% las emisiones de CO2, y que el aumento del recalentamiento no supere los 1,5 grados.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer, en Glasgow (Escocia), ante la cumbre del clima (COP26), el compromiso de España de aumentar un 50% su aportación al Fondo Verde del Clima, hasta llegar a los 1.350 millones de euros anuales, a partir de 2025. Es decir, más de 1.560 millones de dólares al cambio actual.
Expansión.

 
-China quiere que el mundo pague por Net Zero, ya que India exige 1 billón de dólares.
India y China han pedido a las economías avanzadas que proporcionen hasta 1 billón de dólares (1,33 billones de dólares) ahora, para que los países en desarrollo reduzcan las emisiones, además rechazaron los objetivos netos cero para 2050 y no ofrecieron compromisos firmes para eliminar gradualmente la energía a base de carbón en la cumbre climática de Glasgow.
La división entre las naciones desarrolladas y en desarrollo se perfila nuevamente como el principal obstáculo para un mayor progreso en la COP26; Scott Morrison advirtió que equivocarse en el cambio climático afectaría a "aquellos que menos pueden permitírselo".
Enfoque para reducir las emisiones.
Morrison, quien debía sostener conversaciones con el Príncipe Carlos antes de la recepción de los líderes de la Commonwealth el martes, dijo a los líderes mundiales que la acción exitosa sobre el cambio climático debe ocurrir no solo “en las economías desarrolladas del Atlántico Norte sino en las economías en desarrollo del Indo-Pacífico también”.
Al entregar la declaración nacional de Australia en la COP26 en Glasgow, el primer ministro dijo que se estaba generando un impulso global para abordar el cambio climático y que se podría lograr reducir las emisiones sin imponer políticas que arruinen la economía.
En declaraciones a un grupo de alto nivel de líderes empresariales australianos, el Sr. Morrison dijo que era "mucho más optimista" sobre el futuro del calentamiento global que el "tono deprimente" de la COP26. "No todo es fatal", dijo Morrison después de que decenas de líderes mundiales, incluido el primer ministro británico Boris Johnson, advirtieran que el mundo estaba "a un minuto para la medianoche" si quería "salvar el planeta".
Johnson, Joe Biden y Emmanuel Macron, esperaban utilizar la conferencia de la ONU como plataforma de lanzamiento para una nueva era de cooperación global ambiciosa sobre el cambio climático, pero no consiguieron el apoyo de los mayores emisores del mundo, incluidos India, China y Brasil. y Rusia.
En su discurso de apertura, Johnson dijo a más de 120 líderes y representantes de 191 países que la humanidad "hace mucho que se ha agotado el reloj" en relación con el cambio climático.
"Falta un minuto para la medianoche de ese reloj del fin del mundo y debemos actuar ahora", dijo el primer ministro británico.
El anfitrión de la COP26, que comparó a los líderes mundiales con James Bond lidiando con un "dispositivo del fin del mundo", dijo que quería resultados claros de la COP26 sobre el fin de la deforestación, la eliminación gradual del carbón, el aumento de la utilización de vehículos eléctricos y el fortalecimiento del cambio climático del mercado financiero. atención.
Después de que el presidente de Estados Unidos criticara a China y Rusia por desairar las cumbres del G20 y la COP26, al presidente chino, Xi Jinping, se le permitió proporcionar una declaración escrita que describiera la agenda de cambio climático de Beijing.
En un mensaje sin ningún compromiso nuevo, Xi dijo a los líderes mundiales que "gobiernen según la realidad" e impulsen el apoyo a las naciones en desarrollo, haciendo referencia a una promesa de 100.000 millones de dólares al año hecha por las economías avanzadas en 2009 para apoyar la transición global neta cero.
Xi, quien envió un mensaje de video a la conferencia, reconoció que los efectos adversos del cambio climático eran cada vez más evidentes. Pero no proporcionó ningún detalle sobre cómo el mayor contaminador y consumidor de energía a carbón del mundo cumpliría su objetivo de cero-neto para 2060 y reduciría sus emisiones máximas, que representan más de una cuarta parte de la producción total de carbono del mundo, para 2030. Dijo que los países deben adoptar un enfoque pragmático "de acuerdo con las condiciones nacionales", y agregó que "los países desarrollados no solo deben hacer más por sí mismos, sino también brindar apoyo para que los países en desarrollo lo hagan mejor".
Xi, quien afirmó que China "frena resueltamente los proyectos de alto consumo de energía y emisiones", dijo que Beijing buscará un sistema económico verde y bajo en carbono que pueda "desarrollar vigorosamente" la energía renovable.
Modi, quien lideró una revuelta del G20 contra los intentos británicos, estadounidenses y franceses de insertar objetivos ambiciosos en torno al carbón, las emisiones de metano y los objetivos netos cero, también aumentó la presión para que los países avanzados aumenten su apoyo a las naciones en desarrollo a un billón de dólares tan pronto como sea posible".
A pesar de que su gobierno se resiste a un objetivo neto cero, Modi sorprendió a los delegados de la COP26 al declarar que India apuntaría a alcanzar el objetivo para 2070.
El objetivo de 50 años, que la mayoría cree que sería difícil de alcanzar para India a menos que las tecnologías de bajas emisiones fueran escalables, estaría respaldado por un cambio acelerado hacia la “energía no fósil” a partir de 2030.
The Australian.


-Londres, 3 de noviembre.
La fallida estrategia de energía renovable del Reino Unido fue calificada ayer como una vergüenza nacional, ya que ayer hubo que llamar a la acción a las antiguas centrales eléctricas de carbón para mantener las luces encendidas.
Con casi toda la flota eólica del Reino Unido completamente en calma, los administradores de la red se enfrentaron a una escasez crítica de energía, lo que provocó que las plantas de combustibles fósiles recibieran precios asombrosamente altos para encender y salvar el día.
Las dos unidades de carbón en Drax recibieron 4.000 libras esterlinas / MWh, casi 100 veces la norma antes de que comenzara la crisis actual. Otros generadores de combustibles fósiles recibieron sumas similares.
Estos pagos dieron como resultado un nuevo costo diario récord para equilibrar la red eléctrica de GB. El récord anterior de 38 millones de libras, establecido hace solo seis semanas, se rompió por un margen de 6 millones de libras, y el nuevo récord se situó en 44,7 millones de libras. El costo de equilibrar la red se ha quintuplicado en solo tres años.
El editor de energía de Net Zero Watch, John Constable, dijo:
“La estrategia energética del Reino Unido es una vergüenza nacional. Desafortunadamente, pronto será una catástrofe nacional”.
El director de Net Zero Watch, Benny Peiser, dijo: “La estrategia de las energías renovables está socavando nuestra seguridad económica y está socavando nuestra seguridad nacional. Y debido a que fallará de manera tan desastrosa, es incluso una barrera para la propia Net Zero. Los historiadores no verán con buenos ojos a este gobierno ".
Net Zero Watch

 

-El papel del COPA y la COGECA en la negociación de la Reforma de la PAC ha sido esencial para sensibilizar a la Comisión, al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la importancia de esta Política y la necesidad de tener en cuenta la opinión de 14 millones de agricultores, sus familias y de sus 22.000 cooperativas en la UE.
La PAC es una política crucial en la construcción de la UE. Está presente en el actual Tratado de Lisboa en sus artículos 38 y 39 que establece que la UE definirá y aplicará una política agrícola común siguiendo una serie de objetivos destinados a incrementar la productividad, la estabilidad de los mercados, garantizar la seguridad de los abastecimientos, garantizar un nivel de vida equitativo a la población agrícola y asegurar al consumidor productos alimentarios a precios razonables. Objetivos todos ellos todavía vigentes.
La Reforma de la PAC 2023-2027 promueve una serie de cambios respecto al actual período. Más allá de la posición política que el COPA y la COGECA han trasladado, la actual PAC puede ser una oportunidad para las cooperativas agroalimentarias europeas y por ende españolas. Actualmente hay 22.000 cooperativas en la UE, uno de cada dos agricultores comunitarios es socio y producen la mitad de los alimentos que consumen los europeos.
Las cooperativas son empresas propiedad de los agricultores que deciden unirse para mejorar su posición en el mercado, avanzar en la cadena alimentaria, realizar inversiones conjuntas que de forma individual no podrían hacer, ser más eficientes productivamente y aprovechar las oportunidades de mercado. Cuando un productor forma parte de una cooperativa, tiene la oportunidad de dejar de ser mero proveedor de materia prima barata y formar parte de empresas capaces de captar el valor añadido de la cadena y participar de él.

Elementos en la nueva PAC

La nueva PAC establece varios e importantes elementos para que los Estados Miembros (EMs) puedan fomentar las cooperativas agroalimentarias y su integración. En el primer pilar existen varios instrumentos de apoyo a las cooperativas a través de la figura de las Organizaciones de Productores. El sistema de ayudas especifico del sector de las frutas y hortalizas es el paradigma de sistema que, desde las cooperativas españolas, pero también desde la COGECA, creemos que es el modelo idóneo para concentrar la oferta y mejorar la posición de los productores en la cadena de valor. Para beneficiarse de este sistema se deben constituir Organizaciones de Productores, OPs, con visión empresarial formadas y controladas por los propios agricultores, como son las cooperativas.
Otro sistema de apoyo a las cooperativas en la PAC es el del sector del vino, donde una de las acciones que los Estados miembro (EM) pueden aplicar es el apoyo a Organizaciones de Productores, medida que España no incluye en su plan nacional de apoyo al sector del vino.

Una medida lanzada desde España

La nueva medida más significativa que ha sido incluida en esta Reforma PAC ha sido la extensión del sistema de ayuda de frutas y hortalizas a los demás sectores agrarios. La aplicación de esta medida es voluntaria para los EMs en el marco del desarrollo de sus respectivos Planes Estratégicos, que pueden decidir dedicar hasta el 3% del presupuesto de los pagos directos a fomentar estas intervenciones sectoriales a través del sistema de OPs. La inclusión de esta medida en la propuesta inicial de la PAC fue fruto de una intensa labor por parte de las organizaciones cooperativas de algunos Estados miembros como España, y también del COPA y la COGECA, que pedían medidas de concentración de la oferta y de fomento de la organización de los agricultores en el mercado como una medida estructural necesaria para hacer frente al desequilibrio existente en la cadena de valor.
En España, el Ministerio de Agricultura ha propuesto aplicar esta medida de creación y desarrollo de Organizaciones de Productores en el sector del olivar de bajo rendimiento. Por otro lado, Francia podría aplicar esta intervención para los sectores de flores y plantas, así como algunos sectores ganaderos y Eslovaquia a varios sectores como el lácteo. Creo necesario que sean muchos los EMs que apliquen esta medida porque actuaciones financiadas conjuntamente tienen una eficiencia mayor que financiadas de forma individual
«Actuaciones financiadas conjuntamente tienen una eficiencia mayor que financiadas de forma individual»
También el marco de la política de desarrollo se contemplan diversas intervenciones susceptibles de ser utilizadas para impulsar a los productores y sus cooperativas. Por ejemplo, en España la Ley 13/2013 fomenta la integración cooperativa a través de los fondos de desarrollo rural en el marco de un Plan Nacional de Desarrollo Rural cuyo objetivo es incentivar a las diferentes cooperativas de los diversos sectores a trabajar juntos, sobre la base de unos criterios de dimensión y de número de productores exigidos, para mejorar la posición de estas empresas en el mercado y, por tanto, mejorar la posición de sus socios productores en la cadena. Es un instrumento importante que los Estados miembro pueden desarrollar en el marco de la PAC y por el cual España apostó en su día y mantendrá en la próxima PAC a partir de 2023.
Por otro lado, también en el marco de la política de desarrollo rural existen, entre otras, intervenciones en el marco de las inversiones en activos físicos y de la cooperación que pueden adaptarse al fomento y mejora de las empresas cooperativas, o la medida de asesoramiento donde las cooperativas pueden jugar un papel importante, etc.
Por tanto, existe un abanico de medidas que posibilitan un cierto apoyo o priorización al cooperativismo en el marco de la PAC. Por ello, es importante que las organizaciones representativas del cooperativismo agroalimentario de los distintos países insten a sus Ministerios a incluir estas intervenciones y diseñarlas de manera adecuada en sus respectivos planes estratégicos.
También en el marco del Programa Next Generation EU las cooperativas pueden beneficiarse de apoyo a inversiones para apoyar al sector en su transición ecológica.
No puedo terminar este artículo sin hacer referencia a la importancia de las cooperativas en la búsqueda de la sostenibilidad, no sólo económica y social sino también ambiental. Estas empresas, propiedad de los agricultores, generan un mayor valor para que el agricultor aproveche, por ejemplo, las oportunidades de los mercados exteriores, pero, además, para que pueda invertir en proyectos de sostenibilidad ambiental como la eficiencia energética, optimización del agua, mejora de los suelos, en economía circular, aprovechar los beneficios del carbón farming, etc. Todos estos proyectos, alejados de las posibilidades de la iniciativa individual, hacen de las cooperativas un pilar esencial en la aplicación del Pacto Verde y, en concreto, de la Estrategia de la Granja a la Mesa, ya que son capaces de desarrollar este tipo de proyectos de forma conjunta.
Ramón Armengol. Presidente de COGECA.


-Más de 1.360 toneladas de alimentos fueron malgastados o directamente tirados a la basura durante el año 2020 en España, unas cifras que nos sitúan como el séptimo país de la Unión Europea que más productos aptos para su consumo desecha.
Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, tres de cada cuatro hogares en nuestro país desperdician, de forma sistemática, un porcentaje de su cesta de la compra, y cuatro de cada diez españoles acostumbran, también, a dejar comida en los platos cuando acude a un restaurante, representando la cantidad global 31 kilos de alimentos desperdiciados per cápita al año.
Esta es la fotografía que España aporta a un panorama mundial con cifras igualmente abultadas: 1.300 millones de toneladas de frutas, verduras, carnes, lácteos o cereales no son consumidos convenientemente y terminan en la basura de una casa, de un establecimiento de restauración o de un supermercado. Con esa cantidad de comida podrían ser alimentadas, varias veces, todas las personas con problemas de desnutrición en el mundo.
Con el fin de limitar el desperdicio, beneficiar la seguridad alimentaria e impulsar el desarrollo de una economía circular y sostenible, el Gobierno ha aprobado recientemente un anteproyecto de Ley que pretende fomentar las donaciones de alimentos y bebidas en perfecto estado de consumo, obligar a bares y restaurantes a proporcionar a sus clientes envases para los productos no consumidos y exigir a las tiendas que realicen promociones específicas para aquellos productos cuya fecha de caducidad esté próxima a vencer.
“No hay producto alimentario más caro que el que acaba en la basura, aquel que se despilfarra”, asegura Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, quien también señala que “el 40% del conjunto de los alimentos son desperdiciados en su transformación industrial; el 5%, en la distribución; un 40%, en los hogares, y un 15%, en el canal Horeca”.
Por eso, la nueva normativa plantea medidas para atajar este problema en todos los eslabones de la cadena. El proyecto de ley pretende instaurar un modelo de buenas prácticas con actuaciones en toda la cadena alimentaria -desde el productor hasta el consumidor- mediante el establecimiento de una “jerarquía de prioridades” para evitar que “los alimentos y bebidas acaben en la basura”. La primera prioridad es que los alimentos puedan ser donados a organizaciones sin ánimo de lucro y bancos de alimentos asegurando, eso sí, una distribución y uso seguro a sus destinatarios finales. En segundo lugar, los alimentos no vendidos, pero que estén en condiciones óptimas de consumo deberán ser transformados en productos derivados, como zumos o mermeladas. Por último, cuando los alimentos no sean aptos para el consumo humano, tendrán que ser utilizados como subproductos para la alimentación animal, así como para la obtención de compost o biogás… …

 

Recuperando una cierta normalidad prepandemia, Glasgow acoge la 26 Conferencia de las Partes (COP) organizada por Naciones Unidas y a la que asisten representantes de cerca de 200 países. De todo lo que pasará en la ciudad caledonia, y será mucho, considero que vale la pena prestar atención a cuatro elementos.
En primer lugar, en cómo llegan los países o las partes; en segundo lugar, los avances en la ejecución del Acuerdo de París, que recordemos ya está en vigor desde el pasado 1 de enero; en tercer lugar, la financiación y en cuarto lugar, en analizar cuáles son los movimientos vinculados a las entidades no gubernamentales lideradas por el sector privado.
¿Cómo llegan las partes?
Hablar de partes o países debe ser proporcional a su nivel de emisiones de CO2. Los principales emisores mundiales, China y EEUU ya con la Administración Biden plenamente implicada, están impulsando conjuntamente la acción climática. Los EEUU han aumentado su participación en muchas plataformas orientadas a la reducción de emisiones. Lo están haciendo con inversiones de miles de millones de dólares año tras año. Esto es la muestra que el tándem formado por Joe Biden y John Kerry, su enviado especial para el Clima, quieren recuperar el tiempo perdido. Aun así, tienen problemas internos y llegan a Glasgow sin una legislación propia aprobada por el Congreso, algo a lo que se habían comprometido y que puede sembrar dudas entre otros países.
Si bien la apuesta de China por la lucha contra el cambio climático es decidida y firme, también está determinada por factores internos. El gigante asiático está sufriendo una profunda crisis energética, que ha provocado una desaceleración de su crecimiento económico, unas consecuencias que estamos sufriendo el resto del mundo en la falta de suministros. Sin embargo, ha dejado de financiar centrales térmicas de carbón en países terceros, lo que ratifica su compromiso.
La India, el tercer emisor mundial y además el tercer productor mundial de carbón, también está sufriendo una subida drástica en los precios de la energía, con lo que se ha acentuado su dependencia del carbón. Asimismo, Rusia que es el cuarto emisor, se comprometió a reducir el uso de combustibles fósiles, pero no ha dado señales correctas de cómo va a hacerlo. Sabremos más durante la COP.
No todo son dudas en cuanto a las partes o países. La Unión Europea continúa liderando la ambición climática. Sin ir más lejos, los 27, pese a las reticencias de Polonia presentó el pasado diciembre la iniciativa de elevar del 40% al 55% la reducción de sus emisiones en 2030. También está apostando por dejar de financiar proyectos vinculados a los combustibles fósiles y ha marcado un plan de ruta de sus políticas de desarrollo adaptadas a luchar contra el cambio climático.
Toda esta política de Acción Global Europea está determinada por un concepto claro: la ambición. Desde Europa se pide que ésta sea una COP ambiciosa en la lucha contra el cambio climático de la que salga un claro compromiso: cumplir lo pactado y no superar el aumento de las temperaturas en un 1,5°C, respecto a los niveles previos a la revolución industrial.
Señalaba que un segundo elemento a seguir en la COP26 es ver la parte final respecto a la interpretación, el desarrollo y la ejecución del Rulebook del Acuerdo de París.
En más de un 90% todo lo que se estipulaba en el ambicioso Acuerdo de 2015 ya debería estar ejecutándose, pero queda por complementar parte de los artículos 6, 9 y 13, principalmente.
Con respecto al artículo 6, vinculado a la compra y venta carbono, es necesario que exista un mercado mundial del carbono. Con ello no solo se evitará una doble contabilidad de los créditos de carbono. Necesitamos un único mercado mundial de carbono que comportará transparencia en las transacciones de compra y venta de los derechos de emisión. También facilitará la realización de proyectos de reducción o secuestro de gases con efecto invernadero. Una de las trabas de este artículo tiene que ver con qué tipo de proyectos y créditos van a quedar dentro y fuera del Acuerdo de París.
En Glasgow debe definirse también el alcance del artículo 13, que describe con qué frecuencia y detalles hay que informar de los esfuerzos climáticos que realiza cada país.
Esto se hará a través de un mecanismo común de seguimiento que proporcionará Naciones Unidas y que será “medible, fiable, comprobable y verificable”. Un informe de transparencia que debe hacerse cada dos años y que entra en vigor en 2024. El artículo 9 va vinculado a la financiación, el tercer elemento a seguir en la COP26. Dicha financiación debe comunicarse tanto por los países donantes como por los receptores, de manera que sea totalmente transparente y que podamos verificar que se cumplan los compromisos. En este aspecto, señalar que la financiación todavía es insuficiente. No todos los países están cumpliendo sus promesas pese a esfuerzos milmillonarios como los realizados por los EEUU. Los 100.000 millones prometidos a partir de 2020 todavía no están disponibles para aquellos países que de verdad están sufriendo las consecuencias del cambio climático. Importante es la transferencia de tecnología para que los países en desarrollo emitan de forma más sostenible.
En cuanto a las posiciones que están tomando los Non State Actors, con la empresa privada a la cabeza, debemos destacar que el sector privado también pide ambición para que puedan materializarse todas las oportunidades. El “activo verde” va a estar muy presente para las empresas y empresarios que participen en la COP26. Estamos pasando de una economía marrón a una verde con inversores que, por primera vez, detectan menos riesgo en proyectos sostenibles que en otros de origen fósil. Ambición, certidumbre y fondos, como los Next Generation, pueden ayudar a reorientar la economía hacia un modelo sostenible.
Como conclusión, de la COP26 de Glasgow debemos salir con el compromiso de que todos los países acuerden, desde el multilateralismo y la transversalidad, reducir sus emisiones de una manera más ambiciosa. También que desde los países desarrollados se aumenten las ayudas a aquellos en desarrollo; y en tercer lugar que acabe de desplegarse el articulado del Acuerdo de París, que es el marco que regirá la lucha contra el Cambio Climático las próximas décadas.
El Economista. Agua y medio Ambiente.

 
-José María Fresneda / Secretario General de ASAJA de Castilla-La Mancha
La ciudad escocesa de Glasgow acoge hasta el 12 de noviembre la llamada COP26, la cumbre internacional sobre el cambio climático. Delegados y ministros de los casi 200 países del mundo se dan cita con el objetivo de avanzar y consolidar el Acuerdo de París de 2015 para frenar la crisis climática y el calentamiento global.
Aunque se trata de un acontecimiento anual, la última cumbre se celebró en Madrid en 2019 porque, a causa de la pandemia, en 2020 la reunión se canceló.
Pues bien, como ya hicieran en Madrid, volverán a hacer en Glasgow: descargar la responsabilidad del cambio climático en el sector agrícola y ganadero, aunque ello conlleve negar la evidencia.
Precisamente durante la pandemia, el parón brusco de las actividades humanas dio como resultado la reducción de la contaminación, las aguas más limpias y los cielos más claros. Efectos del descenso de desplazamientos en vehículos a motor y de la disminución de la producción industrial, porque ni agricultores ni ganaderos pararon su actividad para garantizar el abastecimiento. Y, sin embargo, se los culpabiliza del cambio climático.
Y no lo digo yo, lo dicen los estudios de los expertos, de la Agencia Internacional de Energía, de la Agencia Espacial Europea, así como de otros organismos públicos y universidades. Países como India e Italia y ciudades como Madrid y Barcelona arrojaron cifras muy optimistas de la calidad del aire durante el confinamiento.
Pero el movimiento conservacionista no atiende a datos científicos, porque es puramente político e ideológico. El país con peores cifras de contaminación, China, no asiste a Glasgow; los activistas que viajan en avión privado a la cumbre internacional olvidan sumar los gases de efecto invernadero de sus vuelos para el calentamiento global…
Y aunque ni China ni Rusia aparezcan, Europa sigue queriendo ser la más verde de todos y predicar con el ejemplo, encabezando la lucha mundial contra el cambio climático. Las influencias de las políticas conservacionistas recaen en la reforma de la PAC, aumentando las presiones para limitar al sistema productivo y la dependencia a las importaciones.
Perdemos soberanía de producción y soberanía alimentaria mientras los mercados internacionales ponen en la cuerda floja a nuestros productores. El aumento de los precios y de la demanda de las materias primas o la crisis del transporte, son algunos ejemplos de las consecuencias de un mercado globalizado.
Y en España también. El presidente Sánchez es el primer líder en presentar ante el plenario de la COP26 sus compromisos nacionales para frenar el cambio climático. El primero en sacar pecho aumentando un 50% su aportación a la financiación internacional del Fondo Verde del Clima, con el objetivo de llegar a los 1.350 millones de euros anuales en el 2025, el doble del compromiso actual.
Y, sin embargo, no se plantea invertir en un modelo de agricultura para España. Y, sin él, agricultores y ganaderos son vulnerables ante un mercado global que se tambalea.
Cuidar el planeta no es incompatible con garantizar alimentos sanos y seguros. De hecho, esta debería ser la prioridad de los que gobiernan el mundo.
No me canso de repetir que la próxima pandemia será la del abastecimiento y la alimentación, pero es que, por este camino, el de ser los más verdes del mundo, estamos abocado a ello.

 
-Si la Iglesia tiene una visión sobre el cuidado de la Creación -y naturalmente que la tiene-, esta no puede una mera aceptación sin objeciones de la ideología ecologista secular, advierte el padre Paul Haffner, autor de ‘Hacia una teología del medio ambiente’, en entrevista con el veterano vaticanista Edward Pentin en el National Catholic Register.
Si uno lee las muchas alocuciones y mensajes recientes del Papa sobre el medio ambiente, especialmente ahora que se celebra la cumbre internacional del clima COP26 en Glasgow, podrá advertir inmediatamente dos cosas: primero, que Su Santidad transmite urgencia y alarma sobre este asunto, animando a tomar medidas audaces e inmediatas y, segundo, que su visión sobre el medio ambiente coincide hasta la última coma con la que plantean la ONU y las principales organizaciones ecologistas.
Pero “para la Iglesia es un poco peligroso aceptar una visión concreta del cambio climático, expuesta por la ONU y diversos gobiernos de todo el mundo”, sostiene el padre Paul Haffner, quien acaba de publicar un libro sobre la teología católica con respecto al medio ambiente, Towards a Theology of the Environment (Gracewing).
“Como en el asunto Galileo, si te comprometes con una posición, luego la ciencia cambia y te deja con el pie cambiado. Así que hay que navegar con mucha, mucha atención por aguas tan turbulentas”.
Haffner recuerda que para que exista una verdadera ‘teología ecológica’ cristiana, primero tiene que partir de la teología cristiana sobre la Creación y no copiar las ideologías fundantes de la ecología secular; no puede atribuir al universo material atribuciones divinas ni tampoco debe olvidar que “se nos dará una nueva creación, porque esta es pasajera y temporal”.
La visión ‘canónica’ del cambio climático se funda sobre un frágil y cuestionado consenso, señala Haffner, mientras que la visión católica sobre la Creación y su cuidado debe basarse en la Revelación. La Iglesia debe ofrecer la visión cristiana a partir de esa revelación, de sus propias fuentes, y luego dejar que el mundo desarrolle sus ramificaciones científicas, políticas y económicas.
“La Iglesia no tiene respuestas específicas para todas las preguntas, y tampoco debería tenerlas en este asunto”, subraya Haffner. “Se me antoja una locura especificar demasiado en los detalles o afirmar que debemos aceptar el dogma del cambio climático. Puede ser cierto, pero no al nivel de una declaración dogmática”, aclara.
Y sí, en la mente de muchos católicos el cambio climático ha alcanzado el carácter de dogma, advierte Haffner, porque al no poder ser ‘falsado’, siguiendo a Popper, no puede tener carácter propiamente científico. “La ciencia está siempre evolucionando, y la ciencia climática no es una ciencia exacta sino muy aproximadamente porque sus mediciones son bastante difíciles de determinar”, sostiene el sacerdote.
De hecho, Haffner teme que la ecología se haya convertido ya en una religión, “básicamente un cosmocentrismo en el que se coloca el cosmos en el centro y que considera al hombre una molestia que hay que marginar. Por lo tanto, el aborto, la eutanasia y la despoblación son parte de esta agenda perversa, que evidentemente quiere poner a las personas en segundo o tercer lugar, exaltando a los animales y poniéndolos al mismo nivel que los seres humanos. La doctrina bíblica tradicional es que los hombres y las mujeres son la cima de la creación. En la creación existe una jerarquía, algo que se olvida porque lo que se promueve está basado en el ecologismo, una ideología socialista o comunista que pretende igualarlo todo”.
Carlos Esteban. Infovaticana.

 

-Ya es evidente hasta para sus más acérrimos enemigos. El mundo es un lugar peor sin Donald Trump en la Casa Blanca. Su sucesor al frente de la que aún es la primera potencia mundial se ha caracterizado por las vacilaciones en política internacional y una tendencia, ya característica de Occidente, a ignorar sus problemas más acuciantes a cambio de buena prensa y el halago fácil de los nuevos sacerdotes de la moral.
Nuestros enemigos lo saben.
Les sobra presencia de ánimo y el sentido histórico y de propósito que a nosotros nos falta. Y no perdonarán si les damos la oportunidad de someternos en venganza por nuestros éxitos.
Una parte importante de la decadencia que representa el senil Biden tiene que ver con el retorno a un discurso tristón, penitente y utópico en el que toda esperanza es promesa de cambio y el orgullo se aparca. Porque es fácil caer en la caricatura del viejo gagá, pero Biden no es más que una versión cada vez menos presentable del gran actor que fue Obama.
Sólo nos enseñaron a un Trump enfurruñado, obtuso y mezquino que en realidad no existe.
Con una alegría por la vida que no acabamos de encontrar en los heroicos resistentes húngaros y polacos, Trump nos enseñó que el entusiasmo por lo que es no tiene por qué ser una cosa del pasado o reservada a las sociedades y colectivos que han fracasado. En sus vídeos de campaña con trenes moviéndose y fábricas produciendo. En la música americanísima y desacomplejadamente optimista que aún suena en sus mítines. En su elogio no matizado de quienes construyen cosas tangibles y nos protegen de los asesinos y los ladrones, y en la fascinación de niño con que celebró la precisión que hemos conseguido en nuestras bombas cuando castigó el ataque químico del carnicero Asad.
Trump devolvió a la política la posibilidad de una alegría genuina y tersa que llevaban décadas negándonos unas élites cansadas y en retirada.
La revolución filosófica y espiritual que significó Trump se veía perfectamente en todos sus discursos y apariciones públicas. Y en la infinidad de fotos que nos hurtaron unos medios volcados en apagar una luz intolerable, en tanto que revelaba su desoladora mediocridad. La semana pasada, con motivo de la fiesta de Halloween, el tuitero @bennyjohnson publicó con este mensaje unas fotos de Donald Trump: "¿Os acordáis cuando tuvimos a un presidente que celebraba Halloween en la Casa Blanca?".
Nosotros, los españoles, no nos acordamos, porque nuestros medios nos escondieron todas las fotos en las que Trump sonreía con la complicidad de Melania o se entregaba al trato socarrón, generoso y amable a quien le salía al paso. Sólo nos enseñaron a un Trump enfurruñado, obtuso y mezquino que en realidad no existe. Pero no importa, porque muchos de nosotros supimos apreciar y aprovechar, a través del pequeño hueco que nos dejaron, la importancia histórica y el ejemplo de quien trajo de vuelta la autoestima y la sustancia al Occidente secuestrado por la utopía y la culpa.
M. Gascón. Club LD.

 

-Desde que comenzó la reforma de la PAC se ha hablado de todo, del Plan Estratégico, las ayudas acopladas, el pago por hectárea, los ecoesquemas… y ahora hay que hablar de la degresividad, o la pérdidas de ayudas que tendrá cada explotación agraria a partir de un número de hectáreas en los pagos de los ecoesquemas. Una degresividad que, para el presidente de Asaja Cádiz y vicepresidente nacional, Pedro Gallardo, debe ser el «verdadero caballo de batalla en el pulso de todo el sector contra esta reforma de la PAC», por lo que aboga por la unión de todas las organizaciones para que se inste al ministro de Agricultura, Luis Planas, a retirarla.
Aunque inicialmente este recorte no afectaría a las explotaciones agrarias más pequeñas, según los cálculos de la organización gaditana se puede llegar a perder entre un 19 y un 51% de las ayudas que se perciben por este concepto. Así, ha destacado que en secano se recortará un 30% de las ayuda a partir de las 70 hectáreas (es decir, un 30% menos desde la hectárea 71); en el regadío, desde la hectárea 25; en pastos, desde la 95; y en cultivos permanentes, como olivar, viña o almendros, desde la hectárea 15.
Para Pedro Gallardo, «ha faltado sensibilidad en este tema de la regresividad por parte del ministro».
LAMENTAN QUE NO SE HAYA ACEPTADO LA PROPUESTA DE TRASPASAR PARTE DE LOS FONDOS DEL SEGUNDO PILAR AL PRIMERO COMO HA HECHO PORTUGAL
En una comparecencia de prensa para explicar las pérdidas que la provincia de Cádiz va a sufrir con la actual propuesta de la PAC, que puede rondar los 280 millones en los siete años de duración en un cálculo más optimista, el dirigente gaditano ha insistido en que «esta PAC es un hachazo a la provincia, porque nació malparida y va a provocar unas pérdidas generales de cera del 10% de los ingresos actuales».
Ha criticado el recorte a 20 regiones; una convergencia «que se va a hacer a nuestra costa, porque los derechos adquiridos no vinieron del cielo, sino que ha sido el fruto de un trabajo y unas inversiones de muchos años»; o unos pagos acoplados «en los que la ganadería vuelve a ser la gran perjudicada, mientras se beneficia a unos cultivos proteicos que son muy difícil de conseguir» o la ausencia de estas ayudas al trigo duro «mientras que Francia e Italia sí lo están acoplando». De igual forma ha criticado que en el cultivo de la remolacha se haya diferenciado entre otoñal (que es la prioritaria en la región y en la provincia) y primaveral, primando a esta última, ya que «para 24.000 hectáreas se llevará 15 millones de euros, lo que representará una ayuda de unos 700 euros de media, mientras que, en Cádiz, con cerca de 9.000 hectáreas solo habrá dos millones, con un pago de 260 euros».
Por todo esto, ha lamentado que el ministro Planas no haya aceptado la propuesta de dirigir parte del dinero del Segundo Pilar al Primero «para beneficiar a los que menos van a cobrar, que es lo que ha hecho ahora Portugal, al aprobar un traspase del 15% de los fondos».
Finalmente, el secretario general de Asaja Cádiz, Luis Ramírez, ha sido mucho más contundente en sus críticas. Tras exponer varios ejemplos concretos y reales del dinero que se dejará de percibir en distintas explotaciones provinciales, incluyendo la aplicación de la degresividad, ha acusado al Gobierno de querer aprobar una PAC «para hacer política, para sacar un rendimiento político», pero también a la Junta andaluza, «porque le ha faltado beligerancia en su defensa y está permitiendo que se castigue a un modelo empresarial agrícola como el de Cádiz».
Agroinformación.

 
-Olimerca.
El Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) acaba de anunciar una inversión de más de 243 millones de dólares en subvenciones para apoyar cultivos especiales, incluidas frutas, verduras, nueces, cultivos de vivero y donde se encuentra la mismo tiempo una partida para el sector del olivar y el aceite de oliva a través de dos programas del USDA: el cultivo especializado Programa de subvenciones en bloque y el programa de subvenciones de la Iniciativa de investigación de cultivos especializados.
Así, según ha adelantado Olive Oil Time, el USDA va a destinar en torno a 170 millones de dólares directamente para agencias locales (como la Comisión de Aceite de Oliva de California) y organizaciones agrícolas (como el Consejo de Aceite de Oliva de California) en forma de subvenciones. El objetivo de las mismas es que las entidades locales ayuden a los agricultores de cultivos especializados a ser más competitivos.
Podrán apostar por actividades y programas para aumentar la demanda de productos agrícolas
Los 56 beneficiarios de la subvención de todos los sectores beneficiados podrán apostar por actividades y programas para aumentar la demanda de productos agrícolas y abordar los problemas que enfrenta la industria de cultivos especializados, incluida la seguridad alimentaria, las plagas y enfermedades de las plantas, la investigación, la educación y el marketing y la promoción.
Además, para el financiamiento de estímulo PL 116-260, se alentó a los estados a priorizar proyectos que respondan a los impactos de COVID-19. Esto puede incluir proyectos para ayudar a los trabajadores agrícolas y proyectos para financiar a los agricultores, las empresas alimentarias y otras entidades relevantes para responder a los riesgos y las interrupciones de la cadena de suministro.
“Este nivel histórico de financiamiento ayudará a la industria de cultivos especiales a recuperarse de los efectos de la pandemia”, dijo el secretario de Agricultura, Tom Vilsack. "Durante los próximos meses, mientras trabajamos diligentemente para transformar nuestro sistema alimentario, se conocerán nuevas líneas de financiamiento de Build Back Better que incluye una combinación de subvenciones, préstamos y mecanismos de financiamiento innovadores".

 
-Volvo dice que las emisiones de la fabricación de vehículos eléctricos pueden ser un 70% más altas que las de los modelos de gasolina, y afirma que pueden ser necesarios hasta 9 años de conducción antes de que se vuelvan más ecológicos.
El cambio ecológico conducirá permanentemente a facturas de energía más altas, advierte el Banco de Inglaterra.
Allister Heath: Necesitamos un referéndum sobre el cero neto para salvar a Gran Bretaña de la mancha verde.
Daily Mail
Los acuerdos de la COP26 se desmoronan.
Bloomberg.
El dinero para los países pobres debe multiplicarse por diez, dice la ONU.
The Times.
África quiere una financiación climática anual de 1,3 billones de dólares, ya que las naciones ricas no alcanzan el objetivo acordado.
Bloomberg.

 

-La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha dado hoy la voz de alarma ante la crítica situación que atraviesa el sector primario en España. Costes de producción básicos para el campo como los fertilizantes, los piensos, la electricidad y los combustibles se han disparado en los últimos meses, alcanzando niveles “pocas veces vistos”.
“No encontramos razones objetivas que justifiquen esta subida de costes”, ha señalado el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, en rueda de prensa hoy desde la sede de la organización en Madrid. “La situación está conformando una tormenta perfecta para el campo español que sume en el miedo y la incertidumbre a cientos de miles de familias.”
Situación “insólita”
UPA ha elaborado un informe que recoge las principales subidas de costes que sufren los agricultores y ganaderos.
Fertilizantes como la urea han duplicado su precio en un año; otros como el nitrato amónico cálcico han pasado de menos de 90 euros/t a rozar los 180 euros por tonelada.
Las energías suponen también una importante partida de gasto: en ese aspecto, el coste de la luz se deja sentir con fuerza en la producción de alimentos, subiendo hasta un 75% en un año.
El gasóleo ha subido un 45%. Los plásticos que se usan en agricultura para los invernaderos o la solarización también han prácticamente duplicado su precio.
El informe de costes explica cómo se traduce esa “tormenta perfecta” en distintos tipos de explotaciones, como una cerealista de 100 hectáreas (56% de incremento de costes respecto a la pasada campaña); una de maíz de 25 hectáreas (59% de encarecimiento); una láctea con 100 vacas (4,2 céntimos más de costes por litro de leche) o una de porcino con 800 cerdos, que afrontaría un incremento de costes de unos 40.000 euros, sin tener en cuenta otras subidas como los costes veterinarios o la luz.
Poner fin a la especulación
El secretario general de UPA ha asegurado que “la soberanía alimentaria de la Unión Europea está en juego”. “Hay muchísima especulación que afecta al mercado de los alimentos. Se tienen que establecer normas que lo impidan, por lo que hacemos un llamamiento a los Gobiernos”. El líder de UPA cree que hay que actuar para trasladar a los ciudadanos “la confianza y la garantía de que no va a haber ningún tipo de desabastecimiento alimentario”.
Lorenzo Ramos ha denunciado también la especulación y los márgenes abusivos que se aplican en muchos productos, sobre todo frescos. “Lo que pagan los consumidores no tiene nada que ver con lo que reciben los productores”. En ese sentido, han pedido a las fuerzas políticas que apoyen de forma unánime la modificación de la Ley de Cadena Alimentaria, que afronta sus últimos trámites en el Senado.
Llamamiento a los consumidores
La vicesecretaria general de UPA ha hecho un llamamiento a los consumidores y consumidoras para que valoren los productos locales producidos por explotaciones de carácter familiar. “No podemos competir con productos venidos de otros lugares cuyas condiciones de producción desconocemos”. Esa competencia desleal está llevando a que desaparezcan explotaciones cada día, lo que es “un problema social para todos”, para el medio rural en especial, pero también para toda la sociedad.
Ante los rumores sobre desabastecimiento de insumos, UPA ha pedido una respuesta clara de que no van a faltar fertilizantes, sobre todo los nitrogenados, que son “absolutamente necesarios”, ni piensos para el ganado. “Debemos tener cuidado con los mensajes que se lanzan para evitar desconfianza en el sector ni en la ciudadanía”, han concluido.

UPA ha tachado de "atropello sin precedentes" a la agricultura familiar por parte del Gobierno de España el al obligar a cotizar como autónomo a todo el que tenga ingresos por su explotación agraria.
Así lo ha indicado en rueda de prensa el secretario general de UPA en Andalucía y Jaén a la hora de valorar la disposición sexta incluida en el Real Decreto 15/2020 de 21 de abril sobre medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, aprobada en el marco de la pandemia para flexibilizar las cotizaciones.
“Cuando leímos la legislación el año pasado no dábamos crédito y esperábamos estar equivocados, pero hoy tenemos que denunciar que esta normativa está vigente y que en la práctica se traduce que cualquier persona que tenga ingresos por su actividad agraria tiene que cotizar obligatoriamente como autónomo".
Ha añadido que se trata de una decisión "tremendamente grave" que "golpea de forma directa a la línea de flotación de los más vulnerables, de las explotaciones familiares que tienen el campo como un complemento de su actividad y que perjudica la economía de nuestro medio rural".
Desde UPA se han mantenido en los dos últimos meses reuniones con diversos subdelegados e incluso con el delegado del Gobierno en Andalucía en las que "se comprometieron a tramitar una solución que no ha llegado".
Según el dirigente de UPA, la realidad es que "la legislación está vigente y la Inspección de Trabajo comenzará a aplicarla", lo que implica que "toda persona que tenga ingresos por su actividad agraria esté obligado a pagar de su cartera un sello de autónomo, independientemente de si ya cotiza en el régimen general".
El caso "más sangrante" es el del colectivo de trabajadores agrarios por cuenta ajena, que con la aplicación de esta normativa "pasaría al régimen de autónomo con la consiguiente pérdida de cualquier tipo de prestación por desempleo, renta agraria o subsidio".
Cano ha pedido que "se reflexione y se corrija esta situación", por la repercusión que la medida tendría en Jaén y en Andalucía. En esta línea, ha ahondado en que "por tener un euro de ingreso de la actividad agraria tienes que cotizar en el régimen de autónomos".
En Jaén hay 83.000 perceptores de la PAC que ingresan menos de 5.000 euros, lo que supone un complemento para su actividad laboral. En la práctica, por tener esos ingresos agrarios, están obligados a cotizar un sello de autónomo en el SETA que oscila entre 200 y 240 euros, según ha señalado UPA.
"Lo que es inadmisible es que el Gobierno de España meta en el mismo saco a todos por igual. No tiene lógica alguna porque se trata de personas cuyas explotaciones no les dan para vivir al 100 por cien, sino que les sirven de complemento", ha dicho el secretario general de UPA-Jaén.
Se trata de "una aberración sin precedentes" que, de no modificarse, podría tener "unas consecuencias tan graves como que esa parte del sector, que por su pequeña dimensión no puede sustentar una cotización tan elevada, sufran un gasto extra de entorno a los 3.000 euros anuales cuando, además, en muchos casos ya estás cotizando por otra actividad".
Eso significaría, según los cálculos de UPA, que "más de 80.000 explotaciones estarían en riesgo de vulnerabilidad o cese, bien por arrendamiento o por venta, porque no podrían asumir este coste adicional".
UPA.


-"El Gobierno está agrediendo constantemente al campo desde hace meses, por eso nos vamos a juntar todos en una gran marcha". En medio de una crisis sin precedentes para el mundo rural, con decenas de explotaciones ganaderas y agrícolas cerrando cada mes y cientos más haciendo equilibrios casi imposibles para sobrevivir, los profesionales del campo se preparan para una manifestación multitudinaria en Madrid, tal y como adelanta El Periódico de España.
En ella estarán representados todos los sectores de la llamada España vaciada -agricultura, ganadería, pesca y caza-, que están viviendo desde hace meses una situación de "asfixia", denuncian portavoces de estos ámbitos.
Durante las últimas semanas se vienen produciendo protestas puntuales del sector primario a nivel regional, pero la idea que manejan desde las principales asociaciones de agricultores y ganaderos es unir todas las voces en una marcha que se "deje ver y oír" en las principales calles de la capital.
La subida de la luz y del gasóleo y la crisis de las materias primas, que ha disparado el precio de los fertilizantes y los piensos, así como las leyes que han aumentado la protección del lobo (Ministerio de Transición Ecológica), que impondrán limitaciones a la caza (Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030) y que establecerán nuevas reglamentaciones para las explotaciones agrarias por la nueva reforma de la Política Agrícola Común (PAC), han terminado de soliviantar a los que se consideran los grandes olvidados por parte de las administraciones.
En concreto, la prohibición de matar a los lobos, un animal que causa grandes estragos en rebaños de todo tipo, ha hecho mucho daño a los ganaderos.
En 2022
En los próximos días, las asociaciones y colectivos que representan a todos estos sectores del campo -Asaja, COAG, UPA, Federación española de Caza...- mantendrán una reunión para concretar la convocatoria, que se producirá a principios del próximo año.
"Va a haber unidad de acción de todos", señalan fuentes del sector agrario consultadas, que denuncian que, pese a la subida generalizada de las materias primas y la energía, ellos no pueden repercutir los precios. Particularmente sangrante es el caso del sector lácteo. Como denunciaron los ganaderos gallegos esta semana en una protesta en Santiago de Compostela, producir un litro de leche les cuesta de media 40 céntimos y lo venden a la industria a 32.
"Estamos vendiendo en muchos casos por debajo de coste. El incremento de los costes de producción que estamos viviendo está haciendo inviables las explotaciones", señalan las mismas fuentes, que recuerdan que cada día tienen que cerrar dos explotaciones ganaderas. "Necesitamos un campo español vivo, con futuro".
Para Lorenzo Ramos, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), "nos encontramos ante la 'tormenta perfecta'". "No encontramos razones que justifiquen la subida sin precedentes de los costes de producción", señala Ramos, que critica hay "muchísima especulación" alrededor del sector agroalimentario, lo que obliga, a su juicio, a establecer unas "normas" claras.
"Hay que hacer un llamamiento a todos los Gobiernos, porque el comercio alimentario tiene que tener una regulación mínima y no se puede dejar en manos de los fondos de inversión", recalca Ramos.
En ese sentido, destacan como los cereales, entre ellos la cebada o el trigo, por ejemplo, fundamentales para los piensos de los animales, han aumentado su precio entre un 29 y un 38%, en parte por esa especulación de los fondos de inversión.
No es el único aumento de costes que vive el mundo rural, que, como el resto de españoles, también sufre la subida en un año del 44% de la factura de la luz, y del 23% del precio de la gasolina y el diésel, según el INE. Por su parte, los fertilizantes han llegado a subir un 80%, algo que está dando la puntilla a muchos agricultores.
"El Gobierno tiene que reunirse con los fabricantes de fertilizantes para que tengan un precio razonable y para que podamos garantizar la producción de alimentos", señalan desde UPA, donde creen necesario que parte de los fondos de recuperación europeos vayan al sector primario: "El sector ganadero necesita ayudas ya".
En cualquier caso, desde las principales asociaciones de ganaderos y agricultores se garantiza que, pese a la situación crítica que están viviendo, no habrá desabastecimiento de alimentos. Al menos "por el momento".
"Desamparados"
El sector de la caza es uno de los que respalda la manifestación, y plantea ya una fecha para la misma, el 20 de marzo. Afirman sentirse "abandonados y desamparados". La razón principal, el anteproyecto de ley de bienestar animal y derecho de los animales, elaborado por el Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030, que lo que hace de facto es "prohibir prácticamente la caza", según denuncia José María Mancheño, presidente de la Federación Española de Caza.
El proyecto propone, entre otras cosas, prohibir la práctica del tiro al pichón o mantener de forma permanente a los animales en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos o patios y también afecta a la caza de perdiz o de paloma con reclamo. "La prohibición de la caza de la tórtola, del “silvestrismo”, o de la caza en parques nacionales son movimientos constantes del Gobierno contra el mundo cinegético", apunta Mancheño.
Se espera que en 15 o 20 días haya ya consensuado un manifiesto, que seguramente también esté respaldado por el mundo taurino, que se considera asimismo "ninguneado" por el Gobierno de Pedro Sánchez tras dejarle fuera del bono cultural.
El referente es la marcha que celebraron en Madrid en 2008 contra el Gobierno de Zapatero y, en especial, de la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, Entonces, más de 50.000 cazadores colapsaron el Paseo de la Castellana contra la aprobación de un catálogo de especies invasoras que imponía limitaciones a la caza y la pesca y la prohibición de usar munición de plomo en algunos humedales. En realidad, se trató del choque del mundo rural contra la política ecologista. Al final de la marcha anunciaron que volverían a la calle en unos años aunque gobernase el PP. No ocurrió.
R.Bécares. Información.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda