Semana del 14 al 21 de noviembre de 2021.

ONU y COP dos formas de perder el paso climático

25 de noviembre de 2021

-Cada año, la conferencia climática anual de la ONU anuncia dos semanas de pantomima intergubernamental. Sin falta, se nos dice que el tiempo se está acabando, que falta un minuto para la medianoche, que estamos bebiendo en el salón de la última oportunidad y que es la última oportunidad para salvar al mundo del día del juicio final. Hay una extraña sensación de “deja vu”

Compartir en:

.En Net Zero Watch hemos estado señalando que cada COP pasa por las mismas etapas, terminando en el fracaso final. Han degenerado en un ritual sin sentido, que hace que los participantes se sientan bien consigo mismo, pero en la práctica logra poco o nada.
Es por eso que predijimos con gran confianza hace muchos meses que no se rompería el molde en Glasgow 2021, y que el gran cónclave de los cardenales climáticos terminaría en un lamentable fracaso.

Y qué razón teníamos. Desde la llegada de los primeros delegados, fue tal como dijimos que sería. Consulte nuestro historial actualizado de los COP, que muestra cómo Glasgow 2021 ha seguido exactamente el mismo patrón, exactamente el mismo camino hacia un fracaso lamentable que lo hicieron los COP 1 a 25. ¿No es hora de que alguien haga un alto y vuelva a pensar?
Lo es, pero no sucederá. Siendo ese el caso, esperamos verlo todo nuevamente el próximo año en Egipto.

 

Algunos artículos sobre la COP26.

. El acuerdo de la COP26 fracasa cuando China pide a los países que decidan sus propios recortes de emisiones. The Daily Telegraph

. El primer ministro australiano rechaza las afirmaciones de Boris Johnson de que la COP26 fue la "sentencia de muerte" para el carbón. The Australian.

. Esfuerzo en bloque de la UE y EE. UU. para la financiación de desastres climáticos en la COP26. Politico.

. Bienvenido al infierno Net Zero: finalmente hace frío y Europa no tiene suficiente gasolina. Los precios de la energía en el Reino Unido se disparan por encima de £ 2,000 con vientos bajos Bloomberg.

. Los 'idiotas útiles' que dejaron a China fuera del apuro. Daily Mail.

. la COP26 tenía como objetivo desterrar el carbón. Asia está construyendo cientos de plantas de energía para quemarlo…CNBC.

 

- Coincidiendo con la celebración de la COP26, periodistas e investigadores han destacado los múltiples errores en las emisiones generadas por los Estados.
El problema se centraría principalmente en dos fenómenos relacionados con la agricultura, el metano y el almacenamiento de carbono. Anomalías que podrían solucionarse, según los expertos, por una comparación sistemática entre medidas atmosféricas y los balances declarados por los países firmantes del Acuerdo de París.

En la COP26, las cifras son cruciales. ¿Cómo podemos definir las políticas de reducción de emisiones si los niveles de partida no se conocen?
Los 43 Estados del anexo I, entre ellos los países de la OCDE, presentan anualmente sus emisiones de gases de efecto invernadero a las Naciones Unidas bajo un formato estandarizado. Aunque las exigencias son menores para los 154 países en desarrollo denominados “no-anexo I”, estos deben también presentar regularmente balances precisos.
Hay muchas cifras en las que se basan las negociaciones climáticas internacionales que son erróneas, según los periodistas del Washington Post.

Según una investigación publicada el 8 de noviembre por el periódico americano, la comunidad internacional había olvidado contabilizar entre 8.500 y 13.300 millones de toneladas de CO2 equivalente sobre el balance mundial estimado en 44.200 millones de toneladas. “Esta diferencia representa el equivalente a las emisiones anuales de Estados Unidos”, precisan los periodistas de este país.
Aproximadamente el 59% de esta diferencia proviene, según el artículo, “de la manera en que los países evalúan las emisiones del sector de las tierras”, con un almacenamiento de carbono que no alcanzaría “la amplitud declarada por los países”. A pesar de tener una superficie de bosques cinco veces inferior a la de Indonesia, afirman los autores, Malasia reivindica, por ejemplo, un almacenamiento de carbono idéntico a su vecino. Por otro lado, varios países, entre ellos Rusia o los países del Golfo, subestimarían las emisiones de metano procedentes de sus industrias petroleras y de gas.

Agropopular.

 

-La innovación y los nuevos retos «verdes», marcarán el futuro de una agricultura que tendrá que ser sostenible y respetuosa con el medio ambiente para cumplir con las directrices europeas y, por ende, optar a las grandes partidas de ayudas de la UE.
Con estas perspectivas, es fundamental la figura del ingeniero agrónomo, encargado de profesionalizar la gestión técnica, y ya también digital, de la cadena agroalimentaria. Sin embargo, no hay ingenieros agrónomos suficientes para cubrir la demanda de las empresas dedicadas al sector de la agricultura.
Se trata de una situación que los colegios profesionales llevan meses denunciando: no hay ingenieros agrónomos, a pesar de que se trata de una profesión que roza el pleno empleo.

Un futuro prometedor
De hecho, en la última Junta General de los Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos de España, celebrada en Cádiz, los 12 colegios españoles hicieron un llamamiento muy claro a las nuevas generaciones de profesionales: «hay una alta demanda y necesidad de estos profesionales por parte de las empresas, ya que se abre un futuro prometedor para quienes decidan cursar el Máster que habilita para ejercer como ingeniero agrónomo».
Cabe recordar que, tras la entrada en vigor del Plan Bolonia, el grado en Ingeniería Agrícola se puede completar con el Máster en ingeniería agronómica, que es el que habilita para ejercer la profesión de Ingeniero Agrónomo. En total, hay 18 centros universitarios que ofrecen dicho master en su oferta formativa y, en ellos, lo realizan unos 500 estudiantes cada año, un número «insuficiente» para la alta demanda que se está dando desde las empresas.

Pero, ¿qué ventajas ofrece contar con la experiencia de un ingeniero agrónomo? Desde el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Andalucía ponen en contexto que, en los últimos años, sobre todo a raíz de la pandemia, «ha habido un cambio en el comportamiento de la demanda», con un mayor consumo en los hogares, un incremento de las exportaciones y una subida del coste de las materias primas.
Esto ha tenido como consecuencias más exigencia y complejidad para la producción, con las cadenas de suministro, con carácter cada día más internacional, exigiendo «requerimientos técnicos y de calidad en los centros productivos».
Ante esta situación, «los ingenieros agrónomos son claves para satisfacer la necesidad de expansión del sector agroalimentario y los altos estándares de calidad y seguridad alimentaria», recuerdan desde el colegio oficial.
Además, son «fundamentales» en todos los objetivos relacionados con la sostenibilidad y las energías renovables, así como en la digitalización del proceso agrario.

Papel en la Administración
El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Andalucía también se ha reunido recientemente con la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, para abordar el escaso número de ingenieros agrónomos que trabajan en la Consejería de Agricultura, así como la limitación del ejercicio de los que ya están dentro de la administración autonómica.

Y es que la figura del ingeniero agrónomo abarca una gran diversidad de perfiles dentro del sector agroalimentario, ya sea en el ámbito público o privado: los hay especializados en gestión medioambiental, en producción primaria, digitalización o en prácticas relacionadas con el agua.

N.Rivas. Agronoma.

 


- La patronal de exportadores hortofrutícolas Fepex ha manifestado que el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE) recurrirá el fallo de los jueces comunitarios contra el acuerdo agrícola y el pesquero con Marruecos, tras una reunión comercial celebrada esta semana en Madrid. Esta decisión dejaría sus exportaciones marroquíes sin cambios, pese al daño que hace a la agricultura española y europea.
Fepex ha publicado en su web que la UE impugnará el dictamen del Tribunal General de la UE -del pasado 29 de septiembre- que anuló dichos convenios con Marruecos y dio la razón al Frente Polisario, quien los había denunciado por explotar recursos del Sáhara Occidental.
Los exportadores hortofrutícolas conocieron las últimas novedades sobre este caso en una reunión sobre negociaciones comerciales celebrada esta semana, con más de 98 representantes del sector de frutas y hortalizas y asistentes de la Secretaría de Estado de Comercio, según han precisado a Efeagro otras fuentes del sector.

«TODO SEGUIRÁ IGUAL PARA LAS EXPORTACIONES DE FRUTAS Y HORTALIZAS DE MARRUECOS A LA UE INCLUIDAS LAS PRODUCCIONES DEL SÁHARA OCCIDENTAL”

Tras la sentencia, la UE tiene hasta el 16 de diciembre para presentar un recurso.
En su web, Fepex ha subrayado que la decisión de que se recurrirá el fallo de la Justicia comunitaria «era de esperar».
«De esta forma todo seguirá igual para las exportaciones de frutas y hortalizas de Marruecos a la UE incluidas las producciones hortofrutícolas del Sáhara Occidental que, como ya se ha reiterado desde Fepex en numerosas ocasiones, perjudican al sector productor comunitario, puesto que se ofertan los mismos productos, con el mismo calendario y sin que las condiciones de competencia en el ámbito social o medioambiental sean las mismas», según la patronal.

Fepex ha señalado que las exportaciones de frutas y hortalizas marroquíes han crecido un 118% en valor en los últimos diez años.
La importación comunitaria de frutas y hortalizas frescas del país magrebí ha pasado de 856.914 toneladas en el año 2010 a 1,4 millones de toneladas en 2020, un 63% más, según datos de la Oficina Comunitaria Eurostat procesados por Fepex, mientras que en valor se ha pasado de 822.642 euros a 1,8 millones de euros.

 


-El sector no podrá aguantar mucho más la factura de meses sin repercutir el alza de materias primas, energía y transporte.

Las alarmas están encendidas. Llenar la cesta de la compra podría convertirse pronto en un bien de lujo. Incluso en Galicia, una comunidad donde el peso del sector primario la hace menos dependiente de la importación de alimentos. Los datos del índice de precios de origen y destino (IPOD) que elabora mensualmente COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos muestran ya una subida media en España de un 15 % o un 4,6 % en un año en alimentos de gran consumo como los tomates de ensalada o el pollo, respectivamente. Y al pisar las plazas de abastos o los supermercados de las principales ciudades y villas gallegas comienza a apreciarse también un alza de precios en productos como el pan, los kiwis o los plátanos. La carne de ternera, en cambio, está mucho más contenida.
El incremento en pescados y mariscos responde a factores como la estacionalidad o la abundancia puntual de una especie, algo que durante esta campaña está ocurriendo también con un producto propio del otoño como son las castañas, que han experimentado un alza de cotización, por la escasez de producto.

Más allá de estos encarecimientos, el tsunami inflacionista que auguran la subida de la energía, de materias primas y del transporte de los últimos meses está por venir. Es cuestión de tiempo. De poco tiempo: «A partir de la semana que viene podríamos empezar a observar un incremento generalizado de precios. Así no vamos a poder aguantar más tiempo. Aquí tenemos pocos clientes y beneficios cada vez más pequeños».

Una cuerda a punto de romperse
El temor a la inflación que se respira a pie de calle lo advirtió también a finales de octubre el presidente de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), Ignacio González, durante el Congreso del sector de Gran Consumo celebrado en Barcelona: «El abastecimiento estará garantizado [...], pero cuando las compañías sufran incrementos, absorberán todo lo que puedan absorber, pero más allá de eso, estamos condenados a tener inflación». En ese mismo encuentro, Javier Dueñas, director general de Campofrío, cuya planta de Burgos se surte de buena parte del cerdo de capa blanca que se cría en Galicia, avanzó que, de continuar el actual contexto alcista, tendría que replantearse el alza de tarifas.
«En el ámbito nacional la cosa no es tan grave pero, en el transporte internacional, fletar un contenedor ha pasado de costar 2.500 dólares a 11.600».


Productores ahogados
Las últimas protestas que están sacando a la calle a los productores de leche y carne gallegos, ahogados por la subida de costes de producción, son la prueba de que los precios van a tener que acabar siendo revisados al alza. En el caso de la leche, hay cadenas que han elevado el precio de los cartones de un litro de marca de distribución entre uno y dos céntimos, un paso que, de continuar la subida de costes, resultará insuficiente para mantener el equilibrio de la cadena láctea y la pervivencia del sector productor. Algo parecido tendrá que pasar con la carne de ternera porque los ganaderos no pueden más. La cuerda está a punto de romperse.

«Vamos a tratar de mantener los precios en Navidad para que los clientes puedan tener unas fiestas decentes».

 

Malabarismos para cubrir costes sin espantar clientes

Los ganaderos y los agricultores pierden dinero, los distribuidores evalúan las subidas y las tiendas de barrio penden de un hilo.

Hace tiempo que las nubes negras sobrevuelan las cuentas de los productores de vacuno de carne que, justo antes de la pandemia, ya se manifestaban «por uns prezos dignos e xustos». La tormenta desatada por la subida de los precios de los insumos agrícolas ha oscurecido también el horizonte de las explotaciones lácteas y, desde el pasado mes de marzo, esas sombras también han llegado a uno de los pocos claros que quedaban en el sector cárnico gallego: el porcino. La demanda china de cerdo disparó las exportaciones, pero fue solo un espejismo que duró lo que duró: «Levamos catro meses facturando por debaixo de custes. Xaneiro, febreiro e parte de marzo foron meses moi bos, pero a partir de aí... E agarda, porque á suba de custes que xa temos, hai que engadirlle os custes de adaptarse ás normas medioambientais, os temas de benestar...», explica José Antonio Vidal, presidente de la Federación Galega de Porcino (Fegapor). Y lo que pierden no es poco: los criadores, unos 19 euros por lechón, y una integradora, (las granjas que ceban a los animales) unos 21 céntimos por kilo de cerdo vivo. No falta mucho para el estallido de un aguacero que «obrigue a tomar medidas».

A las puertas del inicio de la campaña, Kiwi Atlántico, el mayor productor de esta fruta en España, posiblemente se verá afectado por el ajuste que aplicará el sector del transporte. «También hemos notado el encarecimiento de materiales como el cartón, entre un 15 y un 20 %, o el plástico, un 20 %. No nos va a quedar más remedio que tratar de repercutir esas subidas». No cabe duda de que el incremento de precios de materias primas, envases, energía... están tensionando la cadena de valor. «La clave está en ver en cómo se declina ese aumento de los costos en el consumidor», explican fuentes de Vegalsa-Eroski. Al ser la distribución un eslabón más de la cadena apuntan que hay que analizar los costes desde una visión global: «En estos momentos hay muchos sectores impactados, cuya evolución condicionará la inflación de los productos». En este contexto han puesto el foco en la optimización de procesos: «Estamos centrados en mejorar la eficiencia de nuestros procesos de forma que podamos transferir permanente ahorro al cliente con productos de calidad». Las que están contra la espada y la pared son las tiendas de barrio.

María Cedrón y otros.

 

Del barco al plato.

A los pescadores les pagan sus capturas casi igual que siempre y en las pescaderías los precios varían en función de la oferta.

Tan tensionada está la cadena de la pesca que podría acabar rompiéndose. «Como sempre. Nós non temos posibilidade de repercutir o alza de custes subindo prezos». Al contrario, el intermediario intentará resarcirse de esa mayor carestía pujando menos en lonja por la pescadilla, por el jurel, o la pota. Por el lirio, no, «porque como non hai, págano ben».

El gasoil a la cabeza, que se ha encarecido un 45 % en lo que va de año.
¿Cómo es posible seguir en pie perdiendo ese dinero? Gracias a que esta «era una empresa saneada y con un buen remanente de tesorería que le permite ir tirando en las vacas flacas. Es decir, tirando de ahorro. Pero este agota. El estriptis contable no ha sido integral. ¿Cuánto aguantarán? Lo que duren los ahorros. Sin posibilidad de pescar más porque no suben las cuotas, «al contrario, co que se pode ganar un peso nolo cortan» y con el gasoil desbocado, «non van facer falta despeces».
En lonja, la empresa mayorista de distribución y elaboración de producto sigue pagando lo mismo salvo en algún producto concreto. Pero los costes se han disparado por la subida de la luz, del plástico, del cartón, del transporte por mar... También en este eslabón de la cadena tratan de evitar el alza de precios esperando que esta situación sea pasajera. «Tentamos non subir; no caso do peixe fresco é máis fácil, pero no que necesita transporte, si subiu un 10 %, tratamos de asumir unha parte, pero é difícil. Agora mesmo as propostas para os clientes internacionais se dan dun día para outro» por la volatilidad.

Un repliegue que no se le pasa por la cabeza a la conserva, pues no puede crecer más en su kilómetro cero. En el lineal apenas han subido, atados como están por contratos a la distribución. Otra cosa es a partir de enero, cuando se renegociarán los pactos, dice Juan Vieites, secretario general de Anfaco.

Espe Abuín.

 


- ASAJA, COAG y UPA anuncian el lanzamiento de un gran proceso nacional de movilizaciones. Los agricultores y ganaderos lanzan un #SOSrural ante la coincidencia de elementos que dificultan su supervivencia. Las protestas se concretarán en las próximas fechas, pero algunas de ellas coincidirán con las anunciadas por el transporte.

Las organizaciones profesionales agrarias españolas, ASAJA, COAG y UPA, lanzarán un gran proceso de movilizaciones de ámbito nacional. La convocatoria se fundamenta en una confluencia de motivos que está poniendo en peligro la supervivencia de los agricultores y ganaderos y del propio medio rural español tal y como lo conocemos.

ASAJA, COAG y UPA concretarán las convocatorias de protestas en próximas fechas, pero ya han anunciado que se celebrarán en numerosos puntos del territorio nacional durante el mes de diciembre y algunas de ellas coincidirán con las anunciadas por los transportistas, “con quienes compartimos algunas de las reivindicaciones”. Tampoco descartan que pueda celebrarse una gran manifestación en Madrid de agricultores, ganaderos y ciudadanos y ciudadanas del medio rural.

Motivos para la protesta
Los costes de producción se han disparado para los agricultores y ganaderos a niveles “nunca vistos”. Los piensos para el ganado se han encarecido cerca de un 30% en el último año. También son más caras las semillas (+20%); los abonos (+48%); el agua (+33%) o los plásticos que se utilizan en los cultivos de invernadero (+46%).
Las subidas más espectaculares son las que afectan al gasóleo que usan sus tractores (+73%) y a la energía eléctrica (+270%). También el SMI ha subido un 29,7% en los últimos tres años.

Un reparto más justo
Los agricultores y ganaderos denuncian que los alimentos están encareciéndose a los consumidores mientras que ellos siguen sin cubrir sus costes. “Es necesario un reparto más justo del valor de los alimentos en la cadena alimentaria”, aseguran.
Las organizaciones agrarias reclaman un apoyo firme por parte de las Administraciones, a todos los niveles. Piden reunirse “de urgencia” con el ministro Planas y que se articulen medidas fiscales, económicas y políticas para proteger la producción de alimentos en España. Una actividad cuyo futuro, aseguran, está en peligro por la escasa e incluso nula rentabilidad que obtienen los productores.

El campo español volverá pues a las carreteras y las calles de toda España tras el histórico proceso de movilizaciones de los ‘Agricultores al Límite” celebrado a principios de 2020 y que solo la pandemia logró detener. Ahora lanzan un “SOS rural” para poner en marcha un plan que salve al sector primario y, con él, a la principal actividad económica de los pueblos.

 

- La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha dado la razón a la UE en su conflicto con Estados Unidos por los derechos compensatorios que este país aplica a la aceituna negra española desde agosto de 2018. Hay que subrayar, sin embargo, que este es un primer paso en el procedimiento, ya que lo más probable es que Estados Unidos presente un recurso contra el dictamen. En ese caso se crearía un segundo panel o grupo de expertos.
El grupo especial de la OMC que se ha ocupado de este asunto ha dictaminado que los derechos compensatorios impuestos por Estados Unidos a las importaciones de aceitunas negras procedentes de España son ilegales con arreglo a las normas de la OMC. La Comisión Europea espera ahora que Estados Unidos tome medidas para ponerse en conformidad con las recomendaciones de este grupo especial.

Bruselas ha recordado que en 2018 el Departamento de Comercio de Estados Unidos impuso derechos compensatorios a las importaciones de aceitunas negras españolas partiendo de la hipótesis de que los productores españoles de aceitunas crudas habían recibido subvenciones específicas para su sector y que el beneficio de dichas subvenciones se había transferido íntegramente a las empresas españolas de transformación de aceitunas negras que exportaban a Estados Unidos. Esta tesis, en caso de haberse admitido en la OMC, ponía en cuestión todo el sistema de ayudas directas de la PAC.
Tras la reforma de la PAC no se otorgan ayudas a la producción, por lo que las subvenciones no son específicas para ningún sector
La UE argumentó que tras la reforma de la PAC no se otorgan ayudas a la producción, por lo que las subvenciones no son específicas para ningún sector. También alegó que el Departamento de Comercio de Estados Unidos había dado por supuesto erróneamente que el beneficio de las subvenciones se había transferido íntegramente a las empresas de transformación de aceitunas negras.

El grupo especial ha dado la razón a la UE en relación con ese punto, es decir, que Estados Unidos no determinó correctamente si las subvenciones iban dirigidas a los productores de aceitunas y, además, considera incorrecto el cálculo de la tasa de subvención para una empresa española realizado por Estados Unidos.
Los derechos compensatorios y antidumping que Estados Unidos estableció el 1 de agosto de 2018 sobre las aceitunas negras españolas se sitúan, combinados, y dependiendo de las empresas, entre el 30% y el 44%.

En cuestión el régimen de ayudas desacopladas
El hecho de que Estados Unidos aplicara aranceles a las aceitunas negras españolas por beneficiarse supuestamente de subvenciones específicas ponía en tela de juicio todo el sistema de pagos desacoplados de la PAC, por lo que el dictamen de este grupo especial de la OMC tiene un alcance mayor que no se limita a este sector.

 

- La mayoría de los británicos no están dispuestos a pagar impuestos más altos por los planes Net Zero de Boris Johnson. Menos de la mitad de la población está dispuesta a pagar miles de libras esterlinas para que sus hogares sean más ecológicos y ayudar a cumplir las metas netas cero de Boris Johnson,
Los jubilados del Reino Unido se enfrentan a un invierno paralizante a medida que aumentan las facturas de combustible. NUEVAS cifras muestran que las personas mayores están gastando la mayor parte de sus ingresos en la energía lo que ha alimentado los temores de que los jubilados pongan en peligro su salud apagando la calefacción este invierno.
Los hogares gastan en promedio £ 10 por persona para la energía de una semana, pero esto aumenta a £ 14 para los hogares en el rango de edad de 65 a 74 y £ 16 para los de 75 años o más.
La canciller en la sombra Rachel Reeves respondió a la investigación laborista presionando para que se recortara el IVA en las facturas de energía nacionales.

Age UK ha pedido a los jubilados que no apaguen ni bajen la calefacción, sino que se pongan en contacto con la organización benéfica para ver si cumplen los requisitos para recibir apoyo financiero, como el crédito de pensión, que puede abrir la puerta a otra ayuda, incluidos los pagos por clima frío ...
“Sin duda, muchas personas mayores, en particular aquellas con ingresos fijos bajos, se sienten extremadamente ansiosas por la perspectiva de un aumento vertiginoso de los costos de la energía en los meses venideros. Más de un millón de hogares de personas mayores ya viven en la pobreza de combustible y el aumento de los precios de la energía parece seguro que hará que ese número sea considerablemente más alto para la primavera.

Los presidentes Xi y Putin se están riendo de nosotros.

Sunday Express.

 

-El aumento de los costes de producción está poniendo al campo español, y también al europeo, contra las cuerdas.
Comenzamos a contarlo aquí hace ya casi dos meses: se estaban disparando los precios de los abonos, de la luz, del gasóleo, de los piensos y de los restantes medios de producción. Además, hay dificultades para conseguir productos claves necesarios con los que realizar las labores de mantenimiento de las explotaciones.

Es verdad que en algunos casos los precios que perciben agricultores y ganaderos por sus productos también se encuentran en niveles muy elevados. Por poner tan solo tres ejemplos, ahí están los casos del ovino y el porcino ibérico, en el subsector ganadero, o de los cereales en el agrícola. A pesar de ello hay que preguntarse si esas explotaciones están en terreno positivo, es decir, si son rentables en este momento. En el polo opuesto destaca, entre todos, el vacuno de leche, que lleva desde hace bastantes meses en terreno negativo, es decir, perdiendo dinero, y con los ganaderos en las calles, pero no es el único.
¿Acaso se han enterado ya de esta situación en el Ministerio de Agricultura? De momento, Planas y su equipo no han adoptado medidas para hacer frente a la crisis.

C.Lumbreras.

 

-El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, mantenía esta semana una reunión de trabajo con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, para repasar diversos asuntos de la actualidad agrícola, como el Plan Estratégico para la aplicación de la Política Agraria Común en España.
En Valencia, Planas se refería de nuevo a la definición de ‘agricultor activo’ a los efectos de percepción de las ayudas de la PAC, afirmando que el Gobierno prevé que los criterios para tener derecho a ayuda serán estar dado de alta como autónomo en la rama agraria de la Seguridad Social, que el 25% de la renta anual proceda de la actividad agrícola o ganadera, o ser perceptor de una ayuda de la PAC que no sobrepase los 5.000 euros.
En esa línea, el ministerio ha elaborado una propuesta para la próxima PAC sobre agricultor activo y pagos desacoplados, que en su última versión (de octubre de 2021) recoge que:

“Los beneficiarios de las ayudas directas de la PAC deberán cumplir con la condición de agricultor activo. A estos efectos, se considerará que un beneficiario cumple la condición de agricultor activo cuando esté afiliado a la Seguridad Social agraria por cuenta propia o bien, cuando una parte significativa de sus ingresos totales procedan de la actividad agraria. Con este fin se considerará que una parte significativa de sus ingresos proceden de la actividad agraria, cuando al menos el 25% de sus ingresos totales procedan de la dicha actividad”.
“Habida cuenta de la importancia que tiene la agricultura a tiempo parcial en determinados territorios, donde desempeña una función social y medioambiental significativa, los beneficiarios que reciban un importe anual en concepto de ayudas directas igual o inferior a 5.000 € se considerarán agricultores activos”.

Sobre el importe mínimo indica que:
“Sólo se concederán ayudas directas cuando el importe atribuible al beneficiario sea igual o mayor a 300 €. Las Comunidades Autónomas podrán elevar este umbral, siempre que el límite establecido no sea superior a 500 €”.

La propuesta contempla que para determinar los ingresos agrarios:
-En caso de que el solicitante sea una persona física, los ingresos agrarios serán los recogidos como ingresos totales en su Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al ejercicio fiscal más reciente, en el apartado correspondiente a rendimientos de actividades agrícolas, ganaderas y forestales, en estimación objetiva o directa.
-En caso de que el solicitante sea una persona jurídica, o un grupo de personas físicas o jurídicas, deberá declarar en su solicitud única el total de ingresos agrarios percibidos en el periodo impositivo más reciente. La autoridad competente exigirá, cuando lo estime necesario, todos aquellos documentos que considere adecuados para verificar la fiabilidad del dato declarado. Si se trata de una sociedad civil o una comunidad de bienes, la autoridad competente podrá comprobar la coherencia entre los ingresos agrarios declarados por el solicitante y los ingresos recogidos en la declaración informativa anual de entidades en régimen de atribución de rentas, correspondientes a la actividad agrícola y ganadera.

AgroCLM.

 

-En el campo se dice que no hay dos campañas iguales, pero la que se avecina podría ser catalogada como una de las más difíciles que ha vivido el sector en muchos años. La particular situación que atraviesa el sector primario, marcada por la falta de agua y por el incremento de los costes productivos, está llevando a muchas explotaciones agrarias y ganaderas al límite. Una crisis que afronta el sector con una profunda preocupación por un futuro incierto, en el que está en juego la producción de alimentos y uno de los motores de la economía andaluza como es la agroindustria.

Esta incertidumbre está empañando la incipiente campaña de siembras de los cereales de invierno, en la que «son muchos los agricultores que, calculadora en mano, no saben qué hacer ni por qué cultivo van a apostar para salvar sus cuentas de resultados», señala el técnico de cultivos herbáceos de Asaja Sevilla, Fernando Rodríguez. Y es que llevar a término un cultivo va a resultar este nuevo año agrícola mucho más caro y dificultoso, por las múltiples variables que se cuelan en la ecuación.
Por un lado, los productores se enfrentan a una campaña de riego que se presupone corta, a tenor del nivel de los pantanos.

Octubre ha sido un mes cálido y muy seco, pues las últimas lluvias en la provincia, apenas unos 30 litros por metro cuadrado de media, han resultado del todo insuficiente para atender las necesidades de los cultivos. Lamentablemente, las previsiones para este mes de noviembre tampoco son muy halagüeñas, y con los embalses al 26% de su capacidad hídrica, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha solicitado la declaración de situación excepcional de sequía extraordinaria en el 80% de la cuenca del Guadalquivir.
«Esta falta de agua puede determinar las siembras a favor de aquellos cultivos cuyas necesidades hídricas sean menores», por lo que, a priori, «producciones hortícolas como ajos y cebollas, la patata o el maíz, que precisan en torno a 7.000 metros cúbicos por hectárea, resultan con este escenario imposible, pudiendo sufrir una importante bajada de superficie», señala el técnico de la patronal agraria.

Costes al alza
A esta escasez hídrica se suma la fuerte subida de costes que están registrando ciertos insumos agrarios, destacando los fertilizantes, con una subida del 300% respecto a la campaña anterior. Este incremento se debe «tanto al cierre de fábricas o a la disminución de las producciones de fertilizantes en las mismas, consecuencia de unos altos costes del gas natural, la materia prima indispensable para su fabricación».
Suben todos los elementos: fósforo, potasio, … pero la mayor subida la registra el nitrógeno, consecuencia de la crisis energética mundial. Así, el Fosfato Di amónico (DAP), un abono que se echa antes de las siembras, oscila sobre los 750 euros la tonelada, frente a los 295 euros/tonelada de la campaña anterior. Igualmente, la urea, que se utiliza en las coberteras, cuando el cultivo está en estado vegetativo, pero que se suele comprar a principios de la campaña, a día de hoy supera los 800 euros la tonelada, cuando hace un año cotizaba sobre los 350 euros.
En lo que se refiere a los fitosanitarios cabe destacar la subida del glifosato (Roundup), que ha registrado un encarecimiento del 48%, pasando su coste de los 3,30 euros/litro en octubre de 2020 a 4,90 euros en octubre de 2021.

Precios para los que, a corto plazo, no se espera un cambio de tendencia.

Las semillas de cereal también registran precios al alza (en torno a 0,65-0,70 euros por kilo en el trigo duro), consecuencia del incremento del precio del cereal y suministros (sacos, bigbags, palets,…).

El gasóleo agrícola también se encarece en el último año y lo ha hace en casi un 73%, según los datos de Asaja Sevilla.

En lo que se refiere a la energía eléctrica el alza es del 270%; un 46% se han encarecido los plásticos, un 33% el agua y entre un 10-25% lo ha hecho la maquinaria.

Con este trasfondo de constantes subidas en los costes de producción -y con los precios en origen congelados desde hace 20 años- los agricultores buscan seguridad, ya que «aunque ahora hay cereales como el trigo duro registrando una muy alta cotización, no sabemos si esos precios se mantendrán una vez que entren las cosechadoras en las parcelas».
El calendario óptimo de siembras de invierno se prolonga entre el 10 de noviembre y el 20 de diciembre. Por lo pronto, son minoría los agricultores que ya están sembrando. «El arranque generalizado se producirá a partir de esta semana, por lo que las decisiones tampoco se pueden demorar demasiado», subraya el técnico de la patronal agraria.

Primeras previsiones
Ante esta tesitura, «es muy probable, que el agricultor, con objeto de disminuir costes, opte por cultivos con escasas necesidades hídricas, que sean muy rústicos y que además tengan tolerancia a plagas y enfermedades, para no tener que invertir en tratamientos», manifiesta el responsable sectorial.
En esta categoría encajarían cultivos como el triticale, «que ha ido fidelizando al agricultor campaña tras campaña, y que podría sufrir un aumento considerable, pues se está dando muy bien». De hecho, en Andalucía ya hubo unas 61.700 hectáreas en 2020, alrededor de 25.000 en la provincia de Sevilla. Igualmente, «podría crecer la extensión de trigo blando, cuyos costes son inferiores a los del duro; así como la cebada o el girasol».

Además, otros cultivos como la remolacha, la quinoa o el cártamo, que se siembran previo contrato y con precios fijados al inicio de la campaña, «son buenas opciones para el agricultor, ya que le aportan la seguridad de saber por adelantado cuánto va a cobrar por su cosecha». O incluso «pueden predominar los barbechos en detrimento de superficies de cultivo con mayores costes».
Sería el caso del trigo duro, cuyos costes a día de hoy oscilan sobre los 820 euros por hectárea; o el maíz, «impensable tanto por sus elevados costes como por las necesidades de riego», reitera Fernando Rodríguez, que apunta a ambos granos como «los que podrían perder más superficie en esta campaña de siembras».

I.Lopera. Agronoma.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda