Comportamiento de las eléctricas en el IBEX: ¿Cuál es su futuro más inmediato?

18 de diciembre de 2021

De las tres grandes eléctricas puras que cotizan en el selectivo de la bolsa española, apenas Naturgy ha mostrado un comportamiento positivo durante 2021.

Compartir en:

La explicación es simple: El sector eléctrico español ha pasado de ser un sector regulado, (mal regulado, pero con unas normas estables), a sufrir en sus carnes los vaivenes normativos generados por el Gobierno, y esto es algo que, a los inversores institucionales, que a la larga son los que mueven el mercado y por tanto, las cotizaciones, la incertidumbre no les gusta nada y el resultado son las pérdidas que, a falta de dos semanas para terminar el año, muestran las cotizaciones de Iberdrola y Endesa.


Pero ¿por qué hemos visto una evolución parecida de Iberdrola y Endesa y no así de Naturgy? Porque Naturgy ha contado en su cotización con el “comodín” de la OPA lanzada por el fondo australiano IFM al precio de 22,07 euros por acción, cuando cotizaba en el entorno de los 18 euros. Como al final el oferente apenas consiguió el 10,8% del capital, cuando su objetivo inicial estaba entre el 17% y el 22%, se ha visto obligado a seguir comprando acciones en el mercado, lo que ha llevado su precio hasta los niveles actuales.
Criteria, que es su mayor accionista y que era contrario a la OPA de IFM también ha ido comprando títulos en el mercado y esto ha hecho que el free-flow (el capital libre que queda cotizando) se haya estrechado mucho, lo que en un entorno de guerra de accionistas de referencia, ha apoyado los actuales niveles de cotización, hasta niveles bastante por encima del precio objetivo que los analistas que siguen en valor fijan en los diferentes consensus de mercado.
Lo normal es que, cuando el mercado se centre exclusivamente en los fundamentales de Naturgy, su precio se ajuste en el entorno de los 22 euros.
En este contexto, ¿qué podemos esperar de Iberdrola y de Endesa? Iberdrola tiene mejor aspecto que Endesa, ya que dispone de una importante cartera de renovables, (cumpliendo con creces su Plan Estratégico a 2025), tiene mejores condiciones de base para soportar el actual marco regulatorio, siendo probablemente la mejor posicionada para abordar el proceso de mayor electrificación y menor uso de combustibles fósiles de las tres.
A pesar de aspectos negativos como los menores márgenes de comercialización y la bajada del retorno regulado en redes de distribución en el negocio nacional, aspectos positivos como la rentabilidad de sus inversiones, el buen cumplimiento de su negocio de renovables, las mejoras en eficiencia y la subida de tarifas en redes le han permitido compensar y mejorar sus cifras.

Los analistas que siguen el valor han ido mejorando su pronóstico a medida que avanzaba el año y aunque el precio objetivo del consensus de mercado está en 11,7 euros por acción, estamos viendo algunas revisiones por encima de los 12 euros, que de cumplirse le permitirían tener un buen margen de subida para 2022.

En cuanto a Endesa, la evolución de sus resultados durante 2021 no ha sido precisamente positiva. Para contrarrestar este efecto, su equipo gestor se ha empeñado en trasladar a los analistas que siguen el valor que las guías para los próximos ejercicios se van a cumplir e incluso, en algunas partidas, se van a mejorar, apoyándose en la división de renovables y en la comercialización.

Es verdad que a su favor cuenta con argumentos interesantes: todo el proceso de transición energética ha sido rápido y carente de impactos negativos en sus resultados. También que presenta una sólida posición financiera, con una rentabilidad de recursos propios elevada (24,50%) y que su dividendo es estable y atractivo con una rentabilidad sistemáticamente superior al 6%.

Pero va a tener que ser capaz de convencer a los analistas que siguen el valor, que en muchos casos piensan que la subida del precio de pool puede tener un impacto negativo en sus cuentas. A corto plazo, el esfuerzo comercial que va a tener que realizar también puede generar dudas. En este caso el consensus de analistas no es tan optimista y quizás tiene sentido esperar acontecimientos y confirmar que sus objetivos marcados en el Plan Estratégico se vayan cumpliendo, antes de pensar que pueda ser una clara opción de compra.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda