BdE el sector público debe estar presente en el pacto de rentas

07 de julio de 2022

El gobernador del Banco de España, ha propuesto en su intervención en la primera Conferencia anual sobre Economía Española organizada por el propio supervisor que el pacto de rentas que el Gobierno está negociando con los agentes sociales incluya al sector público.

Compartir en:

De esta manera, se evitará tanto un impulso fiscal generalizado como un uso generalizado de las cláusulas de indexación automática en las partidas de gasto público en este contexto de escalada inflacionista. El gobernador del Banco de España cree que empresas y trabajadores, en el marco del diálogo social, deben acordar compartir la «inevitable» pérdida de renta nacional que supone el aumento de los precios de las importaciones de productos básicos.
«Evitar este bucle es precisamente el objetivo prioritario del acuerdo de rentas que venimos defendiendo en los últimos meses en el Banco de España», subraya el gobernador.
Uno de los principales puntos preocupantes está siendo el significativo aumento de la tasa de inflación, tanto en el mundo como en Europa y, desde luego, también en España, donde se ha situado en el 10% en junio.

Aunque las subidas de precios se concentraron inicialmente en las materias primas y los alimentos y parecían tener un carácter relativamente temporal, su intensidad ha sorprendido sistemáticamente al alza, extendiéndose al resto de bienes y servicios de la cesta de consumo y mostrando signos de mayor persistencia.
En este contexto, una dinámica de moderación de los salarios y una reducción de los márgenes comerciales de las empresas evitarán la aparición de un bucle de retroalimentación entre precios y salarios.
El PIB sigue 3,3 puntos por debajo del nivel prepandemia
El gobernador del Banco de España subraya que la recuperación que venía experimentando la economía española tras la fase más aguda de la pandemia se ha visto atenuada por las interrupciones en la cadena de suministro y, en la segunda mitad de 2021, por el aumento de los precios de las materias primas energéticas agravado por la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022
Pese a esta recuperación que se había iniciado, en el primer trimestre de 2022, el PIB de España seguía estando 3,3 puntos porcentuales por debajo de su nivel previo a la pandemia, mientras que en la zona del euro se situaba 0,5 puntos porcentuales por encima de su marca anterior a la crisis. Según las últimas proyecciones del Banco de España, la economía española mantendrá senda de recuperación gradual, y puede alcanzar los niveles de PIB previos a la pandemia en el tramo final de 2023.
Pero las proyecciones están rodeadas de una «incertidumbre extraordinariamente alta», en particular relacionada con la evolución de la guerra en Ucrania, que ya está teniendo un impacto negativo en la economía mundial y afectar significativamente a las perspectivas de crecimiento.

Una hipotética interrupción de las importaciones de materias primas energéticas procedentes de Rusia golpearía duramente tanto a la economía europea como a la española. Las últimas simulaciones del Banco de España muestran que eseescenario tendría un impacto negativo de entre el 0,8% y el 1,4% sobre el PIB español en el primer año.

Plan plurianual de consolidación fiscal

Hernández de Cos ha aprovechado la oportunidad para insistir en sus advertencias sobre que el endeudamiento público superará los niveles actuales, a menos que se aplique un «ambicioso» plan de ajuste fiscal.
Si no se realiza ningún ajuste fiscal en España en los próximos años, la presión ejercida por el envejecimiento de la población sobre el gasto público hará que aumente la ratio deuda pública/PIB.
En un escenario de un esfuerzo de consolidación, la ratio de deuda pública se situará en niveles cercanos al 120% en 2024.
Si se produjera un mayor ajuste fiscal, con una mejora de medio punto anual del saldo primario estructural hasta alcanzar el equilibrio (que es lo que demanda el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, actualmente en suspenso), la deuda pública podría reducirse al 82% del PIB en 2040.
Si este ajuste fuera acompañado de un «ambicioso» paquete de reformas estructurales, la ratio de deuda pública podría situarse en torno al 79% del PIB en 2040.
El Banco de España reclama el diseño «cuidadosamente» un plan plurianual de consolidación fiscal para aplicarlo con rigor una vez que la economía española se encuentre en la senda de la recuperación. Cuanto antes se diseñe y anuncie ese plan, antes aumentará la confianza en la economía española y se reducirá la incertidumbre, algo especialmente importante en un contexto de la normalización de la política monetaria.

Garamendi: no a la indexación de los salarios

 El presidente de la CEOE, ha afirmado que su organización no se opone a subir los salarios, sino a que éstos se indexen a la inflación, pues ello provocaría efectos de segunda ronda que harían que España perdiera competitividad y las empresas, productividad.


Garamendi, en declaraciones a Onda Cero, ha criticado que ahora se quiera descalificar a los empresarios por su posición en este asunto. "Hemos firmado 15 acuerdos (con el Gobierno y los sindicatos), lo digo porque parece que ahora nos fumamos puros. Hemos pasado de ser Obi Wan Kenobi a Darth Vader", ha lamentado. El presidente de la CEOE ha asegurado que el objeto de la reunión de esta tarde con el Gobierno es hablar de fondos europeos, no sobre el pacto de rentas, aunque no rehuirá hablar ello si el Ejecutivo lo pone sobre la mesa, pero "con seriedad". Así, para Garamendi, es fundamental hablar también sobre las pensiones o el salario de los funcionarios, por los costes que implica también para el Estado. "Cada punto de pensiones son 1.700 millones y en la reposición del próximo año del 'baby-boom' son 4.000 millones de euros más. Podemos estar hablando de 17.700 millones más de coste en pensiones", ha subrayado.

"Todos queremos que los pensionistas cobren y los salarios suban, pero lo que no queremos es que quiebre el sistema", ha indicado Garamendi, que ha denunciado que el Estado "está influyendo también para que la inflación se dispare", pues está recaudando más de 20.000 millones de euros gracias a ella y debería dedicar parte a atender las necesidades básicas de los ciudadanos.

En relación a una nueva subida del salario mínimo interprofesional (SMI) como la que apoyaría la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, Garamendi considera que "los mensajes de la vicepresidenta son en pura clave electoral" y cree que "no es realista" lo que plantea."Nosotros no estamos a mensajes en clave electoral. No vamos a jugar a las elecciones o al elemento político".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda