LA ESCALADA DE LOS PRECIOS SE MANTIENE

La inflación subyacente continua al alza

13 de septiembre de 2022

La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de agosto es del 10,5%. Esta tasa es tres décimas menor que la registrada el mes anterior.

Compartir en:

El grupo que destaca por su influencia en el descenso de la tasa anual es:
• Transporte, con una tasa del 11,5%, más de cuatro puntos y medio inferior a la del mes anterior, causada por el descenso del precio los carburantes y lubricantes, frente al aumento registrado en agosto de 2021.
Por su parte, los grupos con mayor influencia positiva son:
• Vivienda, que aumenta su variación casi dos puntos, hasta el 24,8%, a causa de que los precios de la electricidad suben este mes más que en agosto de 2021. Cabe destacar, aunque en sentido contrario, la bajada de los combustibles líquidos, mayor
que la del año anterior.
• Alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 13,8%, tres décimas superior a la del mes pasado, y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.
Destacan en este comportamiento los incrementos de los precios de la leche, quesos y huevos, mayores este mes que en 2021, la carne, frente a la estabilidad del año anterior, y el pan y cereales, con un aumento superior al de agosto del año pasado.

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta tres décimas, hasta el 6,4%. Es la tasa más alta desde enero de 1993 y sitúa su diferencia con la del IPC general en más de cuatro puntos-

Evolución mensual de los precios de consumo

En agosto la tasa de variación mensual del IPC general es del 0,3%. Los grupos con mayor repercusión mensual positiva en la tasa mensual del IPC son:
• Vivienda, que presenta una variación del 3,6%, consecuencia de la subida de precios de la electricidad. La repercusión de este grupo en el IPC general es 0,523. Cabe destacar, aunque en sentido contrario, la bajada de los precios de los combustibles
líquidos.
• Alimentos y bebidas no alcohólicas, que presenta una variación del 0,5%, debida a subidas de precios generalizadas en todos sus componentes. Entre los aumentos, destacan los de la leche, queso y huevos, la carne, el pan y cereales, y las legumbres y hortalizas. La repercusión de este grupo en el índice general es 0,110. Cabe destacar, aunque en sentido contrario, la bajada de los precios de las frutas.
• Ocio y cultura, con una tasa del 1,0% y una repercusión de 0,065, debidas al aumento de los precios de los paquetes turísticos.
• Hoteles, cafés y restaurantes, cuya variación del 0,4%, que repercute 0,056, está causada por el incremento de los precios de la restauración y los servicios de alojamiento.
Por su parte, entre los grupos con repercusión mensual negativa destacan:
• Transporte, con una tasa del –3,7%, que repercute –0,514, y está causada por el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes.
• Vestido y calzado, con una tasa del –0,6% y una repercusión de –0,032, debida a las bajadas de precios propias del final del periodo de rebajas de verano.

Resultados por comunidades autónomas

La tasa anual del IPC disminuye en agosto respecto a julio en 13 comunidades autónomas, aumenta en dos y se mantiene estable en las dos restantes. Los mayores descensos se producen en Castilla-La Mancha, con un descenso de 0,6 puntos,y en Principado de Asturias y Galicia, con bajadas de 0,5 puntos en ambas.
Por su parte, los aumentos se producen en Illes Balears y Canarias, con subidas de 0,4 y 0,1 puntos, respectivamente.


FUNCAS: Previsiones hasta diciembre 2023

Los precios al consumo registraron en agosto un incremento mensual del 0,3%, inferior al registrado el mismo mes del pasado año, de modo que la tasa interanual de inflación descendió tres décimas porcentuales hasta el 10,5%.

La tasa armonizada descendió dos décimas hasta el 10,5%, lo que supone 1,4 puntos porcentuales más que la media de la eurozona. La inflación subyacente se elevó en tres décimas porcentuales hasta el 6,4%, y el núcleo inflacionista, que excluye todos los alimentos y los productos energéticos, se situó en el 5,1%.
Los resultados han sido superiores a lo esperado en todos los componentes salvo en los más volátiles, alimentos no elaborados y productos energéticos, en los que los resultados han sido inferiores. Dentro de la inflación subyacente, la correspondiente a los alimentos elaborados ascendió hasta el 12,5%, destacando el aumento de pan y otros productos de panadería, queso, leche
desnatada y otros productos lácteos. En el sentido contrario, destaca la bajada de precio del aceite de oliva y de otros aceites comestibles, aunque su tasa interanual de inflación sigue siendo muy elevada. En los bienes industriales no energéticos, la tasa de inflación también se incrementó, hasta el 5,6%. Lo mayores aumentos se observaron en prendas de vestir, productos de limpieza y para el cuidado personal.
En cuanto a los componentes más volátiles, la tasa de inflación de los alimentos no elaborados ha descendido ligeramente hasta el 12,9%, arrastrada por las frutas, hortalizas, legumbres y pescado, que han contrarrestado el encarecimiento de diversas carnes y patatas. Por su parte, la inflación energética también se redujo, hasta el 37,4%, gracias a la bajada de precio de los
combustibles y carburantes, que, debido a su mayor peso en la cesta de la compra, han más que compensado el fuerte encarecimiento de la electricidad.

El número de subclases con una tasa de inflación superior al 6% se ha mantenido en 102 en agosto (de un total de 197 subclases), igual número que en julio, frente a 92 en junio, y 31 al
inicio del año. El precio del petróleo se ha reducido sensiblemente desde que se elaboró el anterior escenario de previsiones, y ahora se encuentra por debajo de 100. En el actual escenario central de previsiones se parte de la hipótesis de que este se mantendrá estable durante todo el periodo de previsión en 95 dólares. Pese a ello, las previsiones han sido revisadas ligeramente al alza, debido a la desviación de los resultados con respecto a las previsiones anteriores. La tasa media esperada para 2022 se sitúa en el 9,1% frente al 8,9% anterior. Ahora se espera una tasa interanual en diciembre del 8,6% (7,9% anterior). Para 2023 la tasa media anual prevista es 4,8%, sin cambios con respecto a las previsiones anteriores, aunque la subyacente se ha elevado hasta el 4,4%.
Para el escenario tensionado se parte de la hipótesis de que el precio del petróleo se mantendrá en el mismo nivel que en el escenario central, pero se supone un encarecimiento del gas que eleve el precio de la electricidad en un 20% con respecto al nivel actual. Las tasas medias anuales para 2022 y 2023 serían de 9,3% y 6,1%, respectivamente.

Finalmente, en un escenario en el que el precio de la electricidad se modera en torno a un 20%, las tasas respectivas serían 9% y 3,6%.

EEUU: el IPC subyacente sube el doble de lo esperado

La inflación no da tregua en Estados Unidos. El IPC general se ha moderado levemente en agosto, mientras la subyacente ha experimentado un fuerte repunte en el mes. El Índice de Precios al Consumo (IPC) se ha situado en agosto en el 8,3% en tasa interanual, frente al 8,5% registrado en julio, según los datos publicados por la Oficina de Estadísticas Laborales estadounidense. El dato, además, se sitúa por encima del 8,1% esperado por el consenso.

En cuanto a la tasa mensual, los precios han aumentado en un 0,1%, por encima tanto las previsiones del mercado, que anticipaban un -0,1%, como del dato de julio, donde los precios se mantuvieron sin cambios (0%). El informe destaca que los aumentos en los índices de vivienda, alimentación y atención médica fueron los mayores contribuyentes al aumento de la tasa de inflación mensual, aunque se vieron compensados por una disminución del 10,6% en el índice de gasolina.
El índice energético aumentó un 23,8% para los 12 meses que terminaron en agosto, un crecimiento menor que el 32,9% que experimentó en julio. El índice alimentario subió un 11,4% en el último año, el mayor aumento en 12 meses desde el período que finalizó en mayo de 1979. Durante el mes de agosto, el índice de alimentos aumentó 0,8%, el menor incremento mensual en ese índice desde diciembre de 2021.

El índice para la electricidad aumentó un 15,8%, el mayor aumento en un año desde el período que finalizó en agosto de 1981, y el índice de gas natural subió un 33,0% en los últimos 12 meses.
En lo que respecta a la inflación subyacente, que excluye la energía y los alimentos no elaborados, se ha situado en el 6,3% en agosto en tasa interanual, empeorando el dato de julio (5,9%) y las previsiones del consenso, que anticipaban una subida hasta el 6,1%. En tasa mensual ha subido el doble de lo esperado, hasta el 0,6%, desde el 0,3% del mes anterior y lo anticipado por el consenso.

Los mayores contribuyentes al dato de inflación subyacente fueron los índices de vivienda, alquileres, atención médica, seguro de vehículos de motor, muebles y operaciones en el hogar y vehículos nuevos. El índice de vivienda, que constituye aproximadamente un tercio de la ponderación del IPC, aumentó un 6,2% en el último año y representa alrededor del 40% del aumento total de la tasa de inflación subyacente.

En cambio, el índice de tarifas aéreas continuó cayendo en agosto, hasta situarse en el 4,6% frente al 7,8% de julio. El índice de comunicación bajó un 0,2% y el índice de automóviles y camiones usados también disminuyó durante el mes, cayendo un 0,1%.

La inflación alemana repunta al 7,9%

"Dos medidas del paquete de ayuda tuvieron un ligero efecto a la baja en la tasa de inflación, especialmente de junio a agosto de 2022: el billete de 9 euros y el descuento de combustible", ha subrayado el presidente de Destatis, Thiel.

El índice de precios al consumo (IPC) de Alemania repuntó al 7,9% en el mes de agosto, cuatro décimas más, a pesar de las medidas de apoyo a los ingresos de los hogares que ha puesto en marcha el Gobierno del país, según se desprende de los datos definitivos publicados este martes por Destatis, la oficina de estadística germana. El dato de inflación confirma la primera estimación publicada hace dos semanas. El incremento del 7,9% es el mayor desde el mes de mayo, cuando se registró esa misma cifra. La tasa del quinto mes del año fue la más elevada de toda la serie histórica, que se inició en 1991 tras la reunificación del país, y la mayor subida de los precios desde finales de 1973 en la antigua Alemania Federal.

La tasa de inflación armonizada se situó en el 8,8%, lo que supone un incremento de tres décimas en comparación con el séptimo mes del año. «Las principales razones de la elevada inflación aún son los incrementos en productos energéticos y alimentos. Dos medidas del paquete de ayuda tuvieron un ligero efecto a la baja en la tasa de inflación, especialmente de junio a agosto de 2022: el billete de 9 euros y el descuento de combustible», ha subrayado el presidente de Destatis, Georg Thiel.

Esas dos medidas han tenido un impacto a la baja en los precios del transporte, que se elevaron un 3,7% en el mes de agosto, frente al 5,4% de julio y al 8,3% de junio. En mayo, el incremento fue del 16,3%. Asimismo, la abolición de las primas a las renovables de la factura de la luz redujo el coste de la electricidad en 3,7 céntimos por kilovatio hora (kWh), lo que ha ayudado a amortiguar la subida del precio de la luz.
En agosto, la energía se encareció un 35,6% frente a un año antes, una décima menos que en julio. El combustible para calefacción duplicó su precio frente a agosto de 2021, con un alza del 111,5%, mientras que el gas natural se encareció un 83,8%. Los precios de la electricidad subieron un 16,6%.

Los precios de los alimentos registraron una escalada del 16,6%, casi dos puntos más que el incremento interanual del mes pasado. Destaca el aceite, que elevó su precio un 44,5%, mientras que los lácteos y huevos se encarecieron un 26,8%; la carne, un 18,6%; y el pan y los cereales, un 17,1%.
Sin tener en cuenta los precios energéticos y de los alimentos, la tasa de inflación subyacente de Alemania se situó en el 3,5% en el mes de agosto, tres décimas más que el mes anterior.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda