La inflación hará crecer el gasto doméstico en unos 250€

26 de mayo de 2022

Los consumidores europeos deberían prepararse para un aumento de hasta 250 euros en sus gastos en alimentación durante este 2022, según los cálculos de Allianz Trade, que ha analizado cómo la inflación de los alimentos en Europa afectará al consumidor. Estiman que los precios minoristas de los alimentos podrían aumentar más de un 10% este año en la Unión Europea (UE).

Compartir en:

Los hogares europeos dedican entre el 12% y el 25% de su gasto de consumo en alimentos y bebidas. Para algunos, el aumento de los precios de los alimentos solo podría afectar su capacidad de ahorro; para otros, podría desafiar aún más su capacidad para satisfacer necesidades vitales. Según la estimación, que implica que los minoristas transfieren el equivalente al 75% del aumento pasado en los precios de producción de alimentos a los consumidores, calculan que la inflación de los alimentos le costaría al consumidor europeo promedio 243 euros adicionales por la misma canasta de productos alimenticios en comparación con 2021, con estimaciones que van entre los 200 y los 250 euros en los cuatro mercados de consumo más grandes de Europa.En este caso, España se colocaría en el rango más bajo, con la cesta encareciéndose 200 euros.
Durante 2021, una combinación de crecimiento firme de la demanda, costes de insumos más altos y años de rendimientos más bajos hicieron que los precios de los alimentos agrícolas subieran un 30,8%, lo que elevó el índice a niveles vistos por última vez en 2012. Pero, debido a que el crecimiento de los precios se aceleró notablemente durante la segunda mitad del año, los consumidores europeos solo sintieron parcialmente el pellizco en 2021, con un aumento de los precios de los productores de alimentos del 3,1% y los precios de los alimentos al consumidor del 1,7 % en comparación con 2020.

"Si bien los productores y minoristas de alimentos ya esperaban una mayor inflación de los precios de los alimentos para 2022 a principios de año, la invasión rusa de Ucrania solo aumentó los temores de una mayor inflación de alimentos, dada la importancia de los países en los mercados de productos básicos agrícolas. Ahora se espera que los precios de los alimentos agrícolas crezcan otro 22,9% en 2022", afirman los expertos.
Explican que "el ritmo exacto al que los precios minoristas de alimentos se alinearán con los precios al productor de alimentos sigue siendo muy incierto, dada la volatilidad del entorno actual". "A juzgar por los episodios anteriores de alta inflación y el entorno actual del mercado, creemos que los precios minoristas de los alimentos reflejarían un mínimo del 75% del aumento actual en los precios al productor de alimentos, lo que haría que la inflación de los alimentos en Europa y en todos los principales países europeos fuera levemente inferior o superior al 10% para 2022".
Según el pronóstico del Banco Mundial para los precios de los productos básicos agrícolas, los precios minoristas de alimentos se estancarían o comenzarían a retroceder a principios de 2023. Sin embargo, para finales de 2022, los riesgos son claramente alcistas. "En particular, los grandes exportadores de productos básicos alimentarios que imponen restricciones duraderas al comercio internacional podrían impulsar otra ronda de aumentos de precios desde los precios de los productos básicos hasta los precios minoristas", añaden.

Y dicen más: los precios minoristas aún no se han ajustado por completo a los precios agrícolas. "Al observar los precios al productor de alimentos y los precios minoristas de alimentos durante los últimos 10 años, encontramos que ambos índices han seguido trayectorias similares en términos generales en los países de la eurozona, lo que sugiere que los precios al productor más altos terminan en un aumento similar en los precios minoristas a largo plazo". Sin embargo, "a corto plazo, generalmente observamos un retraso entre el aumento de los precios al productor y al por menor, en gran parte debido a los inventarios y los contratos anteriores entre productores y minoristas".

El poder de fijación de precios

La cara del comercio minorista ha cambiado considerablemente en los últimos años. Además, el aumento de la inflación actual se está desarrollando en un momento muy particular para la industria, ya que Europa está saliendo de dos años de pandemia. "En comparación con períodos anteriores de alta inflación, anticipamos que los minoristas transferirán una mayor parte del aumento a los consumidores esta vez". Allianz Trade aporta tres razones.
Primero, el incentivo para que los minoristas mantengan los volúmenes de ventas a costa de precios más bajos parece menos fuerte que en el pasado. "Los minoristas de alimentos están saliendo de dos años llenos de desafíos operativos pero que resultaron muy beneficiosos, tanto para las ventas como para las ganancias. Las ventas minoristas de alimentos aún estaban un 10% por encima de los niveles de 2019 en el primer trimestre de 2022 y las ganancias han sido excepcionalmente altas durante más de dos años".
En segundo lugar, la mayoría de los minoristas de alimentos están más orientados al valor que en el pasado. Un retorno a comportamientos de precios muy agresivos parece poco probable, ya que comprometería años de esfuerzos.
En tercer lugar, la inversión en tecnología ha ayudado considerablemente a los minoristas a adoptar estrategias dinámicas de fijación de precios, no solo a nivel de empresa, sino cada vez más en la tienda o incluso a nivel personal. "El objetivo es al menos doble: fidelizar a los consumidores ofreciéndoles precios competitivos donde más les importan y evitar la dilución de las ventas y los beneficios con promociones generales".
Por otro lado, la principal razón detrás del poder de fijación de precios de los minoristas es que los productos alimenticios son básicos y, como tales, el consumo general en términos de volumen se mantiene resistente a las recesiones económicas en comparación con los bienes discrecionales. Durante los últimos 20 años, en la eurozona, el gasto de los hogares en alimentos nunca entró en territorio negativo en términos de valor, y solo fue ligeramente negativo en 2008, 2012 y 2013 en términos de volumen, destaca Allianz Trade

Compartir en:

Crónica económica te recomienda