El gasto turístico nacional remonta

10 de mayo de 2022

El gasto turístico nacional parece que ha remontado en el pasado mes de abril, a pesar de un primer trimestre del año más débil. Esta es una de las principales conclusiones que se extrae del último informe de BBVA Research ‘Análisis de flujos turísticos nacionales en tiempo real’.

Compartir en:

Según los datos acumulados de gasto con tarjeta de crédito de BBVA, el gasto realizado por los españoles fuera de su provincia habitual de residencia, se ha mantenido seis puntos porcentuales por debajo de los niveles de 2019 en el primer trimestre de 2022. ¿Por qué motivo? Por la reducción de la movilidad, tras el aumento de los casos COVID-19 en España, entre finales de 2021 y principios de 2022. Sin embargo, la mejora progresiva de la situación sanitaria y el buen tiempo que acompañó a la Semana Santa han permitido registrar en abril un aumento del 22% comparado con el mismo periodo de 2019. Un porcentaje que llegó incluso a situarse en el 27% los días correspondiente con la Semana Santa, lo que supuso superar los niveles de los dos años anteriores.

Los datos fueron más positivos en el gasto realizado con tarjetas extranjeras en los terminales de punto de venta de BBVA (TPV). El gasto turístico total (de nacionales y extranjeros) se ha mantenido por encima de los niveles de 2019 durante todo el primer trimestre (+7 pp). El pasado mes de abril ha llegado hasta los 18 pp, por el efecto de las festividades y ha superado en más de 30 pp a los niveles de 2019 en los días correspondientes a la Semana Santa. Por este motivo, el gasto turístico extranjero muestra un mayor dinamismo y compensa el menor gasto nacional de principios de año. En el mes de abril, el repunte del gasto turístico total se produjo por la recuperación del turismo español y por el buen tono de las llegadas de viajeros foráneos.

Si se pone el foco a nivel territorial, el informe destaca que la recuperación del consumo en el mes de abril ha beneficiado a todas las comunidades autónomas, exceptuando el gasto nacional en el extranjero que, aún recuperándose, continúa por debajo de los niveles de 2019 (-14pp). En este sentido destacan sobre todo Canarias, Castilla-La Mancha, Andalucía, C. Valenciana, Murcia y Aragón, que han sido los destinos más beneficiados en Semana Santa. En estas regiones, el gasto turístico realizado por españoles ha superado en más de 40 pp los registros de 2019.
Si se tiene en cuenta la región de procedencia de los viajeros nacionales, el informe señala que, a principios de año, el crecimiento del gasto se ha apoyado en los viajeros residentes en las comunidades de interior, destacando las Castillas, y, en menor medida, Andalucía, País Vasco y Cataluña. Los habitantes de las islas y Asturias han tenido una menor movilidad. De hecho, en el mes de abril, todas las comunidades de origen han superado los niveles de 2019, menos Baleares. En los días de Semana Santa, los residentes en las regiones más pobladas y los procedentes de Castilla-La Mancha y Extremadura han tenido una movilidad mayor que la media, comparado con el periodo correspondiente de 2019. Y por el contrario, Baleares, asturianos, murcianos y cántabros muestran una menor tendencia a moverse fuera de sus comunidades.

Si se tienen en cuenta los datos por provincias, en líneas generales, todas las provincias se han mantenido por encima de los registros de 2019 a lo largo de 2022, excepto Barcelona y Madrid (aún afectadas por la recuperación más tardía del turismo urbano y de los negocios), Baleares, Ceuta y Melilla. Cádiz, Castellón y Córdoba son provincias que destacan en el mes de abril, mientras que Melilla no recupera los niveles de 2019. Los destinos de playa (Canarias, Cádiz, Castellón y Huelva) y algunas provincias de interior (Teruel, Toledo, Ávila, Ciudad Real y Córdoba) también han registrado los mayores avances en Semana Santa. Por otro lado, Baleares, las grandes urbes y algunas provincias de Castilla y León se han visto menos beneficiadas por los flujos turísticos nacionales durante las festividades.

Por último, los últimos datos del pasado puente de mayo apuntan a un mayor dinamismo del gasto de españoles fuera de su provincia habitual de residencia, comparado con los niveles pre pandemia. De cara a los próximos meses se espera que el buen tono del turismo se mantenga, como indican los últimos datos de gasto no presencial con tarjeta en agencias de viajes y alojamiento, que pueden considerarse como un indicador adelantado de las reservas turísticas.

La facturación del sector hotelero alcanzará en 2022 el 80% del máximo prepandemia

Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, la facturación de los establecimientos hoteleros se situó en 2021 en 8.000 millones de euros, duplicando la cifra del año anterior, si bien muy por debajo del récord de 17.250 millones de euros establecido en 2019.

La evolución de la actividad sectorial se vio marcada por la recuperación económica y el progresivo levantamiento de las medidas sanitarias y las restricciones a la movilidad, si bien todavía condicionadas por el surgimiento de distintos rebrotes a lo largo del año. El número de viajeros alojados en establecimientos hoteleros creció un 74,9%, alcanzando los 60,5 millones, y las pernoctaciones contabilizaron un incremento del 88,6%, hasta los 172,28 millones. El grado de ocupación se situó en 43,3%, casi diez puntos porcentuales por encima de 2020. Pese a su sensible crecimiento, todas estas cifras fueron también notablemente inferiores a las de 2019.

La reapertura de hoteles tras los peores meses de la pandemia permitió un sensible incremento de la oferta. Así, en el verano de 2021 se encontraban en funcionamiento cerca de 14.500 establecimientos hoteleros abiertos al público, cifra un 17% superior a la del año anterior. Los cinco primeros operadores alcanzaron una cuota de mercado conjunta del 23% en 2021, en tanto que los diez primeros absorbieron el 37% del volumen de negocio total de los hoteles en España.

La normalización de la actividad turística, tanto nacional como internacional, contribuirá a la progresiva recuperación del mercado hotelero. No obstante, el deterioro de la coyuntura económica, la alta inflación, la incertidumbre provocada por la guerra de Ucrania y el eventual surgimiento de nuevas cepas de coronavirus podrían tener un efecto negativo. Cabe señalar el buen comportamiento de la demanda de los hoteles en los primeros meses de 2022, y en particular en la campaña de Semana Santa, cuando en algunos destinos la ocupación alcanzó niveles similares a los anteriores a la pandemia.
En este marco, se estima que la facturación del sector hotelero en España registrará en 2022 un crecimiento cercano al 70%, evolución que permitirá alcanzar los 13.500 millones de euros, esto es, en torno al 80% del máximo alcanzado en 2019.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda