La tasa de morosidad crecerá entre un 7% u 8% 

10 de febrero de 2021

Según  LEM Loan eMarket, prevé que este panorama podría llegar a ser realidad  en cuanto las ayudas por parte del BCE y del Gobierno cesen y las entidades financieras tengan que provisionar más fondos de los actuales, desinvirtiendo sus activos para mantener un balance saneado. 

Compartir en:

Esta situación acabará generando un aumento de la cartera de NPLs, abriendo el camino para los inversores inmobiliarios, incluidos los más pequeños y menos institucionales y con gran exceso de liquidez.
Y es que la crisis económica provocada por la pandemia ha causado un aumento del nivel de morosidad y del número de impagos inmobiliarios: según los últimos datos del Banco de España referentes a noviembre de 2020, la tasa de morosidad de créditos concedidos se sitúa en el 4,56%, con un incremento del 0,69% de los créditos no operativos. Esta cifra podría incrementar en empresas y familias durante el año, llegando a 7% u 8% y duplicando los niveles actuales.
 
Frente a la crisis sanitaria, que ha causado un incremento en la tasa de desempleo y una mayor incertidumbre económica, se prevé que los impagos por parte de empresas y familias se incrementarán a consecuencia de la crisis generada por la COVID-19, pasando de los 84.000 millones de euros a los 130.000 millones de euros durante 2021. Según la consultora Prime Yield, en cambio, este importe podría elevarse incluso hasta los 160.000 millones de euros. De hecho, los bancos Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankia y Bankinter ya habían proporcionado casi 24.000 millones durante 2020 para hacer frente al impago de créditos por parte de empresas y familias, y estas mismas entidades son las que acumulan ya 159.000 millones en créditos y línea de financiación en riesgo de impago, una cifra que ha subido un 20% durante el último trimestre del año pasado. La gran cantidad de impagos representa un 8% del total de sus carteras, suponiendo una amenaza de cara a los próximos ejercicios.

En el mercado de deuda hipotecaria, mientras que años atrás y antes de la pandemia los inversores preferían adquirir grandes porfolios, ahora con la crisis sanitaria están interesados en hacerse con carteras más pequeñas, seleccionadas y estudiadas meticulosamente operación por operación. Esto dará lugar a un mayor número de carteras de menor tamaño en el mercado, por lo que, en términos generales, el mercado se incrementará exponencialmente, pero se realizarán más operaciones de menor tamaño al habitual. 
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda