44.400 personas renuncian al año a la herencia por los impuestos

17 de febrero de 2021

En apenas una década, en España se ha pasado de 18.900 renuncias a herencias de familiares o allegados en un año, a cerca de 45.000 renuncias, según los datos que elEconomista ha obtenido del Consejo General del Notariado.

Compartir en:

El aumento supone un 141,6% más en diez años, y un 204% en los últimos 14 años, razón que explica que la Asociación Stop Sucesiones, sostenga que cuando una situación de estas se produce es porque antes se ha embargado a muchas familias, se les ha arruinado sus vidas, y llega a un punto en que es mejor renunciar y que se lo lleve el Estado, antes que recibir la última voluntad del finado.
En el año 2011, en España renunciaban a su herencia -una tendencia que se da más entre los grupos III y IV, los conocidos como colaterales, por debajo de los familiares directos y cónyuges- 18.935 personas. Desde que se registra la serie, desde 2007, la cifra ha ido creciendo, pero es a comienzos de la pasada década cuando experimenta un crecimiento geométrico. Cabe reseñar que en 201 se registraron 47.422 renuncias, un número sensiblemente superior al de 2020. La pregunta es simple: ¿cómo es posible que plena era Covid, con un número de muertos jamás visto, haya menor número de renuncias a herencias, cuando esta variable ha ido sin descanso en aumento?

Desde el Consejo General de Notariado desarrollan la naturaleza de este comportamiento. El pasado año hemos sufrido un duro confinamiento que ha tenido al menos durante tres meses a la gran mayoría de la población en casa. Eso ha hecho que no solo haya menos renuncias a herencias que en 2020, sino que también hay menos herencias que el año pasado, pues muchas de estas operaciones se han detenido. De no ser así, de haber sido un año normal, sin Covid, calcula Eligio Taboada que estaríamos hablando de un cálculo aproximado de unas 52.000 renuncias a herencias.
Y es concretamente sobre las consecuencias del Covid-19, sobre lo que esta asociación -que nace en noviembre de 2016 y cuyo objetivo es la supresión del impuesto de Sucesiones, Donaciones, Plusvalía y Patrimonio- ha puesto énfasis en su última actuación al exigir que se supriman estos impuestos a los afectados por la pandemia, cuando familiares y allegados están perdiendo a sus seres queridos, y encima de esta coyuntura tienen que asumir una serie de tributos que en la mayoría de los casos no pueden ni pagar, máxime cuando se trata del Grupo III y el Grupo IV.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda