SEGUNDA REGULARIZACION FISCAL

Juan Carlos I abona 4,4M€ a Hacienda

26 de febrero de 2021

El rey emérito, Juan Carlos I de Borbón, ha comunicado oficialmente este viernes, a través de su despacho de abogados, que ha llevado a cabo una segunda regularización fiscal por valor de casi 4,4 millones de euros, abonados a Hacienda sin requerimiento previo, tras los casi 700.000 euros que ya pagó en diciembre al fisco madrileño.

Compartir en:

El abono se corresponde a las rentas recibidas de la Fundación Zagatka, propiedad de su primo Álvaro de Orleans, que le habría sufragado viajes en avión y otros servicios considerados pagos en especie por los que el anterior Jefe del Estado español no habría tributado aún, tal y como adelantó El País en la noche del jueves.

El comunicado, firmado por el letrado Sánchez-Junco Mans, del bufete Sánchez-Junco Abogados, detalla que “Su Majestad el rey Don Juan Carlos” es quien “ha dado instrucciones para que haga público que ha procedido a presentar ante las Autoridades Tributarias competentes, una declaración sin requerimiento previo de clase alguna, de la que ha resultado una deuda tributaria, ya satisfecha, por importe de 4.395.901,96 euros incluyendo intereses de demora y recargos”. El pago ante la Agencia Tributaria supondría una corrección de sus anteriores declaraciones del IRPF con unos sobrecostes del 5% por demora y del 20% por saltarse el plazo, concretamente.
El texto continúa explicando que “la presentación de las autoliquidaciones complementarias se corresponde con las rentas derivadas de la asunción, por la Fundación Zagatka, de determinados gastos por viajes y servicios realizados por Su Majestad de lo que podrían derivar determinadas obligaciones tributarias que han quedado regularizadas”.

Sánchez-Junco, el abogado contratado por el monarca, es un antiguo fiscal anticorrupción especializado en causas económicas. La operación es la segunda regularización fiscal que el rey emérito efectúa en apenas tres meses. A comienzos del mes de diciembre de 2020, Juan Carlos I ya abonó a las autoridades tributarias -en este caso las de la Comunidad de Madrid- 678.000 euros. Es decir que acumula ya regularizaciones por más de cinco millones de euros. En aquella ocasión, el pago respondía a la regularización fiscal de los pagos realizados con unas tarjetas que estaban alimentados con los fondos de una donación opaca, que no había sido declarada al fisco.
En concreto, el dinero había sido entregado por el empresario mexicano Allen Sanginés- Krause, que en la actualidad está siendo investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo. La entrega de los fondos estaría sujeta al pago del impuesto de donaciones, cedido a las comunidades autónomas, por lo que Juan Carlos I abordó la situación con el fisco madrileño.

El uso de dichas tarjetas tuvo lugar entre 2016 y 2018, cuando Juan Carlos I ya había abdicado el trono en favor de su hijo, Felipe VI, lo que ocurrió en junio de 2014. Desde entonces, el rey emérito habría perdido el privilegio de inviolabilidad de sus actos que concede la Constitución al Jefe del Estado.
Juan Carlos I lleva residiendo en Emiratos Árabes desde el pasado mes de agosto, y con estas regularizaciones voluntarias podría en teoría evitarse la apertura de una investigación del fisco y de afrontar responsabilidades por un delito fiscal, que se da cuando las cuantías en juego superan un fraude potencial superior a los 120.000 euros anuales.
En todo caso, tras aquella primera operación la Fiscalía General el Estado emitió un comunicado oficial anticipando que revisaría la regularización sellada por el anterior monarca, atendiendo a su "espontaneidad, veracidad y completitud, en el marco de una investigación más amplia".
Es más, las finanzas del monarca podrían acabar siendo revisadas en el marco de la investigación judicial abierta sobre Corinna Larsen, con la que mantuvo una relación íntima, que vienen declarando que el emérito le entregó varias decenas de millones de euros de sus cuentas en paraísos fiscales.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda