El 50% de la riqueza inmobiliaria inferior a 157.000€

28 de febrero de 2021

El 60% de las familias vulnerables son propietarias de algún inmueble y la mitad de ellas tienen una hipoteca a la que hacer frente, según un estudio del Observatorio del Ahorro Familiar de la Fundación Mutualidad Abogacía y Fundación IE.

Compartir en:

La sociedad española hizo frente a la crisis de Covid 19 con una situación financiera por debajo del umbral de subsistencia, en el que se encuentran 8 de cada 10 hogares en España sin propiedades inmobiliarias y también el 60% de las familias vulnerables que son propietarias de algún inmueble. Además, cerca de la mitad de ellas tienen una hipoteca a la que hacer frente, según un estudio del Observatorio del Ahorro Familiar de la Fundación Mutualidad Abogacía y Fundación IE. La riqueza inmobiliaria de la mitad de las familias que poseen activos de este tipo es inferior a los 157.000€, y el porcentaje de estos hogares asciende hasta el 81%
del total.

El estudio sitúa el umbral de vulnerabilidad o subsistencia financiera de los hogares españoles en casi unos 6.700 € para los hogares no propietarios o con hipotecas y en unos 4.500€ para los que tienen propiedades no hipotecadas “La crisis económica que estamos viviendo a nivel global pone de relieve la importancia que tiene la riqueza inmobiliaria como resorte de seguridad para la estabilidad financiera de los hogares. Por ello es prioritario obtener la radiografía de las familias españolas en este ámbito y el grado de resiliencia que tienen gracias a él», señala Fernández-Lomana, presidente de Fundación Mutualidad de la Abogacía.

El 76% de las familias españolas tiene en propiedad su vivienda. El 32% de los hogares españoles con inversión inmobiliaria tiene pasivos hipotecarios financiando ésta. La vivienda habitual constituye el 60% de la riqueza inmobiliaria de los hogares en España, y el restante 40% se reparte entre otros activos inmobiliarios (segundas residencias, locales, garajes, fincas, etc.). Un 45% de las familias españolas tiene inversiones en activos inmobiliarios que no constituyen su residencia habitual.

«Los activos inmobiliarios son ilíquidos, y, tal y como nos ha enseñado la crisis financiera del 2007, no es cierta la creencia de que su precio siempre sube. En aquel momento, el índice de precios de la vivienda para España publicado por Eurostat estaba en 150 y actualmente está en 128, lo que implica una pérdida de valor del 15%, que en términos deflactados es todavía mayor”, subraya.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda