EBA propone imponer a los bancos publicar una tasa de activos verdes

01 de marzo de 2021

La Agencia Bancaria Europea  propone que los bancos tengan que informar sobre la sostenibilidad medioambiental de las empresas y los particulares con los que trabajan en particular mediante una tasa con la proporción de los activos considerados "verdes" en el total de su cartera.

Compartir en:

En un informe publicado este lunes en respuesta a la petición que le había hecho la Comisión Europea en septiembre de 2020, la EBA estima que indicadores financieros habituales como los ingresos, los gastos de capital o los gastos operativos no son apropiados para garantizar la transparencia de las entidades financieras en cuestiones de sostenibilidad. Por eso apuestan, sobre todo, por esa tasa o coeficiente de activos verdes (GAR, siglas en inglés de Green Asset Ratio) para mostrar en qué medida las actividades que financian (lo que incluye préstamos, valores de deuda e instrumentos de capital) están o no entre las categorías catalogadas como sostenibles por la clasificación de la Unión Europea. Es decir, en qué proporción están en línea con los Acuerdos de París contra el cambio climático y con los objetivos de desarrollo sostenible.

Esa tasa debe cubrir toda exposición de la cartera bancaria, incluidas las grandes empresas, pero también las pymes, los particulares (con sus bienes residenciales, los préstamos para la renovación de viviendas o para la adquisición de vehículos) o los gobiernos locales.
La EBA recomienda, sin embargo, que se excluyan los activos de la cartera de negociación a la hora de calcular el GAR, dado su carácter volátil y variable.
En el caso de los créditos para vivienda, locales comerciales u otro tipo de bienes inmobiliarios y también de los préstamos para la adquisición de vehículos, el coeficiente debe basarse en el rendimiento energético de cada activo. Para eso deben utilizarse los certificados de eficiencia energética.

Los autores del informe recuerdan que el grueso de las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad bancaria no derivan de las generadas directamente por las entidades financieras, sino por sus clientes.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda