COVID 19 

Ahora resulta que la mascarilla es la clave 

30 de marzo de 2021

España ha decidido endurecer el uso de la mascarilla al aire libre en todo el territorio nacional. Según la normativa de desescalada que publica este martes el Boletín Oficial del Estado, será obligatorio llevar este elemento de protección en la playa, la piscina y otros espacios al aire libre, aunque haya más de 1,5 metros de distancia interpersonal.

Compartir en:


La anterior ley contemplaba que las mascarillas no eran obligatorias en espacios al aire libre en los que se respetase la distancia interpersonal, aunque muchas comunidades habían establecido exigencias más duras y sus propias excepciones, como es el caso de Andalucía, donde ya era obligatorio usar la mascarilla independientemente de la distancia.
Sin embargo, la nueva norma publicada en el BOE para la prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 deja claro que "las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas (...) en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, así como en los transportes".

El texto cuenta con una vigencia indefinida, ya que en él se indica que durará "hasta que el Gobierno declare de manera motivada y de acuerdo con la evidencia científica la finalización de la situación sanitaria" especial que ha provocado la pandemia de coronavirus. La ley, que ya fue ratificada por las cortes, sigue haciendo referencia a conceptos como el "Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad". Desde el pasado verano, cuando el estado de alarma decayó, las comunidades comenzaron a hacer una adaptación del uso de las mascarillas teniendo como base el decreto del Gobierno. La gran mayoría lo hicieron rápidamente, pero contemplando excepciones diferentes, como tomar el sol en la playa o en la piscina.
Ahora, con la nueva norma, la exigencia de uso de mascarilla en los espacios al aire libre es aplicable a todas las comunidades autónomas, que ya no pueden regular sus excepciones ni graduar su aplicación. Y cuando miles de españoles tienen sus esperanzas puestas en las vacaciones de verano, muchos de ellos con ganas de ir a la playa, el endurecimiento de la norma puede ser un nuevo mazazo.

Los únicos supuestos en el que la mascarilla no será exigible será en el caso de las personas presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.
Tampoco será exigible en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre o cuando "por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible", con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda