Las viviendas en alquiler caen poco a poco

08 de abril de 2021

El año del Covid-19 ha trastocado el régimen de tenencia de las viviendas en España aumentando el peso de las familias que viven en propiedad y reduciendo significativamente el protagonismo del alquiler en solo 12 meses. 

Compartir en:

Según los datos de la encuesta continua de hogares actualizados por el INE, el 76,9% de los hogares ocupaba inmuebles en propiedad durante 2020 –tanto con pagos pendientes como sin ellos–, casi ocho décimas más que en el ejercicio anterior. Por su parte, el porcentaje de hogares que vivía en alquiler cayó en un punto porcentual hasta el 17,3%. El 5,8% restante residía en pisos cedidos, gratuitos o con rentas rebajadas.
De todos los hogares, un 49,1% ocupaban una vivienda en propiedad totalmente pagada, un porcentaje idéntico al de 2019. Mientras, la propiedad con pagos pendientes subió siete décimas hasta el 27,7%. El régimen de tenencia, a tenor de los datos, varía según la nacionalidad. Así, el 56% de los hogares con algún miembro extranjero vivían en alquiler frente al 11,7% de los hogares con todos sus miembros de nacionalidad española. Por su parte, dentro de la vivienda en propiedad con abonos pendientes, el porcentaje de hogares con algún extranjero aumentó en más de un punto y medio, hasta el 20,6%.

El año del Covid-19, marcado por la crisis sanitaria y económica, también ha asestado un duro golpe a la tasa de emancipación juvenil, que cierra con las peores cifras de los últimos ocho años. Según avanza el INE, el 55% de los menores de 30 años terminaron el ejercicio residiendo todavía en casa de sus padres. La cifra supone el mayor porcentaje desde el año 2013, cuando se empezaron a registrar estos datos y la tasa se situó en el 48,5%. También muestra un cambio de tendencia que rompe con la estabilización de los tres ejercicios anteriores, en los que la media se situó en torno al 52%.
La pandemia también ha sacudido, aunque en menor grado, la emancipación de los jóvenes que oscilan entre los 30 y 34 años. Según los datos de Estadística, la tasa de los que terminaron 2020 residiendo en el domicilio familiar se situó en el 25,6%, un aumento de 5,1 puntos desde 2013 y de 1,1 puntos en relación a 2019.
Por sexo, ellas se van de casa antes que ellos. El porcentaje de no emancipados menores de 30 años fue del 62,9% en los hombres y del 46,9% en las mujeres. Por su parte, entre los 30 y los 34 años, los varones que vivían con sus padres fueron el 31,3%, cifra que cae en más de 11 puntos porcentuales en el caso de las mujeres.

Estadística también revela que el número de núcleos familiares aumentó durante 2020 y alcanzó los 18.754.800 como valor medio, lo que supuso un 0,7% más que en el año anterior (129.100 hogares más). La población residente en viviendas familiares se incrementó un 0,5%, mientras que el tamaño medio de los hogares se mantuvo en 2,5 personas por hogar. Los hogares más frecuentes volvieron a ser los formados por dos personas (30,4% del total). Le siguieron los unipersonales (26,1%), los de tres personas (20,5%), los de dos (17,2%) y, por último, los de cinco o más individuos, que constituyeron el 5,8% del total. En consecuencia, unos 4,85 millones de personas estaban viviendo solas durante el ejercicio 2020.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda