La gestión de la UE cuestionada 

09 de abril de 2021

El hecho de que la vacuna de AstraZeneca fuera la inmunización mas barata con diferencia es la explicación de porque la Comisión Europea centro en esta opción la salud de los europeos.

Compartir en:

En efecto, el coste de cada dosis fue de 1,78 euros, cantidad muy inferior al desembolso que requieren las de Pfizer o Moderna, que alcanzan los 12 y los 14,6 euros por cada una respectivamente. Ese coste tan atractivo en comparación con el resto facilitó que la UE se lanzase a por un número de dosis que alcanzaría para inyectar al menos una dosis a casi el 70% de los 446 millones de habitantes de los estados miembro. El precio de cada dosis también llevó a que se pensara en ella para ser la que se pusiera a disposición de los países más pobres. Un proceso que ya comenzó el pasado marzo a través de la iniciativa COVAX, que la Comisión comparte con la Organización Mundial de la Salud. 

De esas 300 millones de dosis ya comprometidas, más del 10% están destinadas a llegar al Estado español. En total, el Ministerio de Sanidad adquirió 31 millones de viales a 1,78 la dosis, tras el acuerdo de reparto que diseñó Bruselas entre los estados miembro. Esto supuso que AstraZeneca se convirtiera en el principal proveedor de vacunas para España, ya que de Pfizer se comprometieron en principio 31 millones y de Moderna 16 millones (y que meses después se ampliaron en 20,1 y 17 millones de vacunas extra respectivamente). La apuesta se tradujo en que ya esté previsto un gasto de 58 millones de euros para unas dosis que comenzaron a recibirse el pasado mes de marzo, tras la autorización que recibió de la Agencia Europea del Medicamento, pero que entre retrasos de las entregas y dudas de su eficacia haya puesto en la picota la gestión de la UE en este tema tam delicado.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda