En un mes, nuevas y mas abundantes previsiones

11 de abril de 2021

La rebaja en la previsión de crecimiento económico del Gobierno tendrá su reflejo en la evolución del déficit público (que cerró 2020 en el 10,9% del PIB), y la deuda (que alcanzó el 120%), pero estas nuevas y mas abundantes  previsiones no serán anunciadas, hasta finales de mes cuando sean notificadas a Bruselas en el marco del Plan de Estabilidad. 

Compartir en:

Así, este lunes Montero, responsable de la cartera de Hacienda, presentará el comité de expertos que ha creado para diseñar la reforma del sistema tributario. Un proceso que puede ser clave en la reconducción de las cuentas públicas pero que tardará aún meses en dar frutos y cuyas conclusiones podrían tardar años en terminar de ponerse en marcha.

El nuevo cuadro macroeconómico para el periodo 2021 a 2024, que a falta de revisiones de última hora será el que el Gobierno envíe a Bruselas el 30 de abril junto al Plan de Estabilidad, asume que el nivel de PIB precrisis se logrará ya a finales del año próximo (pese a que la mayoría de analistas apunta al año siguiente). A partir de ahí, se anticipa un avance del 3,5% en 2023 y del 2,1% el ejercicio posterior, cuando el crecimiento potencial se situaría ya a la velocidad anterior a la pandemia.

Hasta ahora, el Ejecutivo había proyectado un crecimiento inercial del PIB del 7,2% en 2021, tras el histórico descalabro de cerca del 11% sufrido en 2020. Economía aspiraba además a elevarlo al 9,8% gracias al impulso inicial de las ayudas europeas que nutrirán el Plan de Recuperación y Resiliencia. Un compendio de inversiones y reformas que el Gobierno prevé aprobar en el Consejo de Ministros del martes para su remisión a Bruselas.

La decisión de revisar las previsiones se ha dado, en todo caso, después de que las cifras fueran puestas en duda por autoridades y analistas. La Airef rebajaba esta semana su previsión de crecimiento del 8,2% al 6,6%, mientras que el FMI, que las mejoraba, subía al 6,4%. El Banco de España las rebajó del 6,8% al 6% hace semanas.
Paradójicamente, pese al menor ritmo de recuperación, Calviño confía en lograr una mayor rebaja de paro de la que proyectó inicialmente. Asume que el desempleo bajará del 16,5% al 15,2% en 2021 (frente al 16,3% que anunció en octubre), y que bajará un punto anual hasta llegar al 12,7% en 2024. En paralelo, el empleo crecería un 4% este año (frente al 7,2% antes anunciado); un 2,7% en 2022; un 1,1% el año siguiente y un 0,9% en 2024.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda