El empleo se estabiliza pero los salarios caen en las grandes empresas

12 de mayo de 2021

El salario medio en las grandes empresas cayó un 1,3% en marzo respecto a febrero. Los datos reflejan la incidencia de la tercera ola de contagios de coronavirus y el escaso empuje que este año tuvo la Semana Santa para la economía, a pesar de caer parcialmente durante ese mes

Compartir en:

Las ventas totales de las Grandes Empresas, deflactadas y corregidas de variaciones estacionales y  de calendario, se incrementaron en marzo un 9,6%. El fuerte rebote positivo de la tasa es consecuencia  de la intensa caída en marzo del año pasado a raíz de la declaración del estado de alarma y del  confinamiento posterior. En este contexto resulta más indicado observar la tasa intertrimestral que en  marzo, por segundo mes consecutivo, se sitúa en el entorno del 1,4%/1,5%. En términos trimestrales el  descenso fue del 1,7%, con una mejora de dos puntos y medio respecto al cuarto trimestre, acentuando de  esta forma la senda de progresiva recuperación de los periodos precedentes.

Las ventas interiores crecieron en marzo un 10,5%, cerrando el trimestre con una disminución del 1,2%.  Su comportamiento es paralelo al de las ventas totales. Por destinos, la evolución fue homogénea, aunque  con distintas intensidades. En las ventas de bienes y servicios de consumo la mejoría fue algo menos  pronunciada, con un aumento del 10,3% tras la caída anterior del 5%, mientras que las ventas de capital se  expandieron un 17,6% frente al retroceso del 4,8% de febrero. Dentro de estas, el resultado se explica en  buena medida por el avance del componente de equipo y software, con resultados más modestos para la construcción.
Las exportaciones aumentaron en marzo un 6,1% (-9,5% en febrero). Trimestralmente presentaron un  retroceso muy similar al del trimestre precedente, con una contracción del 4,5%. Interanualmente son las  ventas a terceros las que muestran un mayor cambio, incrementándose en marzo un 7,4%, superior al 5,1%  que registraron las destinadas a la UE. No obstante, en el cómputo del primer trimestre mostraron un 
comportamiento similar, a diferencia de lo que se observó a lo largo de 2020. El número de perceptores de rendimientos del trabajo, indicador fiscal que aproxima la evolución del  empleo asalariado, descendió en marzo un 2,8%, recuperando la tendencia de reducción de las pérdidas  que se vio interrumpida en febrero. Por su parte, el incremento del rendimiento bruto medio repuntó en  marzo hasta el 2,3%, por encima de los valores que se venían observando en los últimos meses. Este  resultado es consecuencia del efecto base, por la notable reducción en marzo del pasado año que se  explicaba por el efecto de los ERTE; intermensualmente lo que se aprecia es, por el contrario, un cierto retroceso

Por lo qiue se refiere al número de trabajadores ha descendido un 3,6% en los últimos doce meses; pero en comparación intermensual el número de ocupados se estabiliza en marzo con respecto al mes anterior. En febrero, por su parte, el empleo había caído casi un punto con respecto a enero; posiblemente debido a la finalización de la campaña de Navidad y de rebajas. Por su parte, las ventas crecieron un 1,4% intermensual en marzo; gracias al tirón de la construcción, que crece un 4,5% en un mes; los consumos intermedios (3,2%) y en menor medida el consumo (1,9%).
En cuanto a las exportaciones, estas ventas al exterior cayeron un 0,5% intermensual, a pesar de la recuperación de las ventas a la Unión Europea (UE).

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda