COFACE: Un tercio de empresas ha dejado de ser solvente

19 de mayo de 2021

El 34% de las empresas en España ha dejado de ser solvente a causa del covid-19, pero sigue operando gracias a la prolongación de las principales medidas de apoyo estatal, según señala la aseguradora de crédito Coface en su último barómetro de riesgo sectorial y país.

Compartir en:

El documento apunta a que la salud financiera de las empresas se ha deteriorado significativamente en 2020, lo que podría repercutir en un aumento de las insolvencias. De momento, al menos, los procesos concursales han crecido entre enero y abril a un ritmo interanual del 70%, con 2.086 insolvencias (casi la mitad de todas las registradas en 2019), a pesar de que España  ha adoptado medidas para frenar las declaraciones de quiebra, modificando los umbrales de presentación, reduciendo la capacidad del acreedor para forzar su admisión o proporcionando suficiente apoyo financiero al deudor para retrasar su presentación, y de que la actual moratoria finalizará el 31 de diciembre de 2021. 
Según Cofade, las insolvencias deberían haber aumentado un 19% en España en 2020, un 7% en Italia y un 6% en Francia y Alemania, aunque el balance fue mucho más desfavorable por el parón de la actividad. A nivel europeo, se estima el número de insolvencias ocultas en el 44% de las registradas en Francia en 2019, el 39% para Italia y el 21% para Alemania. 

Si las principales restricciones a la movilidad se levantan después del verano, el estudio prevé que esto se acompañe del cese gradual de las medidas de apoyo a las empresas, lo que podría provocar un aumento del desempleo. Además, también ve probable que el aumento de la deuda corporativa, permitido por los préstamos de garantía estatal, limite la capacidad de inversión de las empresas.
A pesar de ello, la economía global crecerá un 5,1% en 2021, gracias al avance en EEUU, según las estimaciones realizadas por la aseguradora de crédito Coface en su último barómetro de riesgo sectorial y país.
El estudio refleja que el panorama macroeconómico se ha vuelto heterogéneo como consecuencia de la incertidumbre derivada de la propagación del coronavirus y sitúa a los procesos de vacunación como claves para la recuperación económica. En este contexto, las perspectivas de regreso a la normalidad son diferentes e inciertas para todos los sectores geográficos y de actividad.

Coface estima que la recuperación económica tomará impulso a partir del verano de 2021, cuando una gran proporción de la población de EEUU y Europa esté vacunada. Sin embargo, existe el riesgo de que el proceso de vacunación se retrase, debido, en gran medida, a las limitaciones de suministro de los fabricantes, derivadas de la escasez de ciertos componentes y de las restricciones de exportación.
Además de EEUU, distintos sectores de la economía mundial, principalmente industria y comercio, podrían recuperar su nivel de actividad anterior a la crisis este verano.
Sin embargo, otros sectores, el sector servicios, y especialmente aquellos que implican contacto físico con los clientes, y en las economías europeas, tendrán más dificultades. La recuperación también se ve obstaculizada en algunas de las principales economías emergentes debido al aumento de la inflación, que está obligando a los bancos centrales a endurecer su política monetaria.
La firma considera además que es improbable que el PIB de la zona euro vuelva a cifras precrisis antes de 2022. Los últimos datos apuntan a que la eurozona se contrajo en el primer trimestre y que en el último año ha destruido tres millones de empleos. En el caso de España, el Gobierno calcula que la economía se recuperará completamente del golpe de la pandemia hacia finales del año que viene, cuando está previsto que el PIB vuelva a los niveles precovid.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda