Bruselas podria admitir la emisión de bonos soberanos blockchain

03 de junio de 2021

La Comisión Europea estudia que los países de la zona euro puedan emitir bonos soberanos a través de tecnología de registro distribuido (DLT, por sus siglas en inglés), entre las que se encuentra el blockchain.

Compartir en:

Una decisión con la que Bruselas daría un paso más en su apuesta y que se enmarca dentro de la elaboración de la regulación de los criptoactivos y las plataformas que operan con los activos digitales (MICA), que hoy en día no están regulados en Europa, y de un reglamento que facilitará crear una especie de sandbox europeo para utilizar la tecnología DLT en los mercados.


El reglamento de este régimen piloto de DLT, presentado junto con MICA en septiembre del año pasado, ha sido analizado recientemente por el Parlamento Europeo, que ha instado a adoptar un enfoque más ambicioso sobre los potenciales beneficios en la prestación de servicios financieros. Además, se abordó la necesidad de incluir no solo acciones y bonos –tanto convertibles como corporativos– sino también deuda soberana, siempre y cuando tengan un importe de emisión inferior a 50 millones. La Unión Europea quiere que los países europeos con mercados financieros más reducidos puedan también realizar pruebas con este tipo de tecnología, y abre la puerta además a permitir la negociación de fondos cotizados en Bolsa (ETF, por sus siglas en inglés).

El Parlamento Europeo ha optado además por rebajar los importes máximos de emisión, tanto para acciones como para bonos, hasta 50 millones de euros, según las últimas enmiendas, con el fin de evitar “poner en peligro la estabilidad financiera, la protección de los inversores y la integridad del mercado”. Antes, los umbrales máximos eran de 200 y 500 millones, respectivamente. Bruselas limita además el valor total de mercado de los valores admitidos a negociación en una plataforma de negociación con tecnología DLT a 2.500 millones. El objetivo del reglamento que prepara la Unión Europea es permitir casos de uso real y fomentar “la experiencia y las pruebas necesarias en las que podría inspirarse un régimen reglamentario permanente de la UE”, según indica en la propuesta comunitaria.
Este sandbox europeo tendrá una duración de cinco años, periodo tras el cual la Comisión Europea evaluará la posibilidad de ampliar este régimen sobre las infraestructuras de mercado de DLT. El objetivo de Bruselas es que entre en vigor plenamente en 2024.

En España, el Ministerio de Asuntos Económicos prevé introducir la tecnología blockchain en la Bolsa. El objetivo de la cartera es que las operaciones sobre acciones que se realicen con esta tecnología no tengan que pasar por una cámara de contrapartida central, como ocurre desde la reforma que se hizo de todo el sistema de postcontratación (compensación, liquidacion y registro) español en 2016. Un cambio que potencialmente desembocará en la fusión de las actividades de negociación y de todo lo que ocurre después de que se cruce una compraventa.
La segunda parte del proceso, la de fontanería, sería innecesaria en DLT. No habría que traspasar los activos, ni el efectivo, ni anotar los valores a nombre de cada titular, ni asegurarse de que todo sale bien. En teoría, el  proceso sería automático. Si bien, fuentes conocedoras del desarrollo de la norma señalan que esto tendría su cara B: se eliminarían las ventajas de una cámara de contrapartida, que garantiza que comprador y vendedor cumplen, y podría suponer el fin de algunas operativas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda