La jubilación preocupa

08 de junio de 2021

La jubilación se sitúa como la segunda preocupación de los españoles en plena pandemia, siendo señalada como el principal problema para el 21% de la población. La crisis provocada por el Covid-19 ha traído consigo un aumento de la inquietud a la hora de pensar en lo que vendrá después de la vida laboral.

Compartir en:

Pero, aunque un 61% dice estar preocupado por las consecuencias de la pandemia en su jubilación, hasta un 88% reconoce que no se ha planteado todavía ajustar su planificación financiera de cara a su retiro. Son cifras de  una encuesta realizada por Bankinter para comprobar de qué manera ha afectado el Covid-19 a la visión que los españoles tienen de sus gastos y de sus finanzas. El 61% de los encuestados afirma que está preocupado por cómo afectará la actual coyuntura al ahorro planificado tras retirarse de la vida laboral. Pero precisamente este momento de crisis ha obligado a un 14% a retrasar sus planes de ahorrar para la jubilación.

Entre el resto de preocupaciones se colocan quedarse en paro o no poder hacer frente a las obligaciones de pagos. En concreto, perder el trabajo es lo que más inquieta a los españoles, como señala un 70%, mientras que un 60% asegura temer no poder pagar la hipoteca o el alquiler. Esto "pone de manifiesto que el coronavirus ha despertado en los españoles de capacidad financiera media/alta la necesidad de atender más tanto los gastos a corto como el ahorro a largo plazo", afirman desde la entidad.

 

Añaden que el Covid-19 ha impactado negativamente en las finanzas personales de un 43% de los encuestados. No obstante, el impacto real es mayor del percibido, ya que al ser preguntados sobre el cambio de hábitos de gasto, ahorro e inversión, el 63% afirma que ha tenido que modificarlos por la pandemia. En este sentido, un 79% admite que ha aplazado sus vacaciones por la especial coyuntura generada, mientras un 19% y un 15% ha retrasado la compra de un coche y una vivienda, respectivamente.

Siete puntos porcentuales más que antes de que irrumpiera el coronavirus. Es lo que ha variado la cautela de los inversores españoles. Si antes de la pandemia destacaba este comportamiento, ahora un 50% declara ser cauto. Al mismo tiempo, se ha intensificado el escepticismo de cara a las inversiones, como afirma un 26%, y también ha bajado notablemente el optimismo: del 13% al 5%.

A la hora de contar con apoyo de un experto a la hora de invertir, el 45% afirma que ha recibido algún tipo de asesoría o recomendación y un 21% lo ha contratado. De los que no lo han tenido, un 32% asegura que le gustaría contar con un asesoramiento financiero en el futuro. Por otro lado, el 56% tiene interés en utilizar una plataforma online para realizar sus inversiones en un momento en el que la pandemia también ha reforzado los canales digitales como vía para llevar a cabo operaciones. Sin embargo, solo un 10% de los encuestados conoce lo que es un roboadvisor, es decir, un gestor digital de inversiones. "Esto muestra que la digitalización está costando más en un área específica como es el del ahorro y la inversión frente a la de los gastos en el presupuesto individual".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda