INE: Los fallecimientos rompen todos los moldes

17 de junio de 2021

El Instituto Nacional de Estadística ha registrado en 2020 la cifra más alta de fallecidos en un solo año desde 1941. En total, 492.930 personas han perdido la vida, un aumento del 17,7% a nivel nacional, con comunidades autónomas como Madrid a la cabeza y con una subida del 41,2%, causada por la pandemia del coronavirus.

Compartir en:

A partir del estudio del movimiento natural de la población y de indicadores demográficos básicos, el INE ha reflejado cómo el número de defunciones ha aumentado en España durante 2020 un 17,7% respecto al año anterior. En la Comunidad de Madrid, este incremento ha sido del 41,2%, mientras que Castilla-La Mancha se ha situado con un 32,3% y Castilla y León ha presentado un 26%. Desde que hay registros, en 1941, nunca han muerto tantas personas en España en un solo año. Así, cabe destacar la evolución de la mortalidad a partir del mes de agosto. Sobre todo en octubre y noviembre, cuando el número de defunciones se ha incrementado un 21% y un 21,6%, respectivamente, respecto a los mismos meses del año anterior. El número de fallecidos más alto se ha correspondido con la primera y segunda ola de la pandemia y con el grupo de edad de 75 a 79 años.
De esta manera, la esperanza de vida ha disminuido en 1,24 años y se ha situado en 82,34 años. El descenso ha sido mayor en los hombres que en las mujeres y una persona que ha alcanzado los 65 años en 2020 podría esperar vivir, de media, 18,36 años más si es hombre y 22,33 más si es mujer.
El descenso en el número de nacimientos, por su parte, se ha observado a lo largo de todos los meses de 2020, aunque se ha acentuado a partir de noviembre. La mayor caída se ha producido en el mes de diciembre, con una reducción del 21,5% respecto al mismo mes de 2019.

Este descenso de nacimientos se ha debido a la disminución del número de hijos por mujer y a la reducción en el número de mujeres en edad de ser madres. Concretamente, se ha observado una bajada más acusada en los últimos dos meses del año, que puede reflejar una disminución de embarazos producidos durante el confinamiento. De esta forma, el número de nacimientos ha seguido con la tendencia a la baja de la última década, sólo interrumpida en 2014, y desde 2010 la cifra ha descendido un 30,3%.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda