COVID. La nueva oleada pone en jaque cualquier recuperación

29 de noviembre de 2021

Europa se enfrenta a su tercer invierno en pandemia con la aparición de una nueva variante del Covid-19 que ha puesto en jaque la recuperación económica. El temor a la alta transmisibilidad de la cepa descubierta en Sudáfrica, y de la que Europa ya ha confirmado su primer caso, paralizó el viernes el tráfico aéreo hacia el continente africano, frustrando los buenos pronósticos de algunos de los sectores más golpeados durante la crisis sanitaria como el turístico y la banca.

Compartir en:

La presidenta de la Comisión Europea, Von der Leyen, pidió el viernes a los miembros del bloque comunitario actuar de manera “rápida, eficaz y unida” para suspender los vuelos con destino o salida a Sudáfrica y otros seis países africanos; un freno de emergencia ya confirmado por España, Alemania o Países Bajos, además del Reino Unido.
La Bolsa no tardó en reaccionar a este movimiento y la jornada del Black Friday, en la que el aumento del consumo prometía varios rebotes, quedó manchada de rojo en todo el mundo. El Stoxx 600 cedió un 3,67%, el Ibex sufrió su mayor caída en 17 meses con un 4,96% y el petróleo retrocedió un 12,46%. En el sector turístico europeo, en particular, los valores más castigados fueron IAG, que bajó un 15,6%; el operador turístico alemán TUI, que cedió un 10,5%, y Lufthansa, que cayó un 10,85%.

Reino Unido confirma los dos primeros casos de la variante ómicron
Pero el cierre de fronteras europeo no llegó a tiempo para proteger a la región. Reino Unido ha confirmado este sábado los dos primeros casos de ómicron, un día después de que Bélgica detectara su primer caso importado de la nueva variante de coronavirus en una mujer no vacunada que viajó a Egipto, con escala en Turquía. Esta nueva versión del virus, bautizada como ómicron por la Organización Mundial de la Salud (OMS), acumula más de 30 mutaciones “inquietantes” y se ha convertido en predominante en tan solo dos semanas. Para entender su alta velocidad de transmisión, la variante Delta –hasta ahora una de las más letales–, tardó tres meses en desplazar a las demás.
“Cuanto más tarde el producto interior bruto de la zona euro en volver a las tendencias prepandémicas, más tardará en alcanzar una recuperación por completo”, aseguraron los expertos de Citi en un informe este viernes. El frenazo a la recuperación se prevé por el incremento de contagios en esta nueva ola que ha devuelto a Europa al epicentro de la pandemia. La semana pasada se registraron 200.000 nuevos casos diarios en la eurozona.

Las posibles nuevas restricciones, como el confinamiento ya impuesto en Austria y Eslovaquia para toda la población, pondrán a prueba una vez más la resistencia de la economía europea. Pero, de acuerdo con las estimaciones iniciales de Citi, se ha debilitado la estrecha relación que existía entre la limitación de movimiento de las personas y la actividad económica, ya que la demanda y el suministro se han adaptado a los cambios conforme han avanzado las nuevas olas de contagios. De hecho, el banco calcula que, en el peor escenario, un nuevo confinamiento podría costar a la eurozona un 2% de su PIB intertrimestral. Al respecto, el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, auguró el viernes un efecto en la economía “más limitado” de las nuevas variantes del coronavirus gracias a la elevada tasa de población vacunada en el mundo occidental.
Según datos de Bloomberg, la economía de la zona euro podría capear un segundo invierno con confinamientos sin necesidad de recurrir a nuevas medidas de liquidez, como el plan de compras de deuda antipandemia del BCE, ni descarrilar los planes del banco central para poner en marcha la normalización monetaria.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) admitió el viernes que tardará semanas en determinar el impacto de la nueva variante, aunque aseguró que hasta el momento todas las vacunas han demostrado su eficacia frente a las mutaciones del virus desde el inicio de la pandemia. Al respecto, Von der Leyen recordó que los contratos firmados por la Unión Europea con los fabricantes de vacunas exigen que estos adapten “inmediatamente” sus fármacos a nuevas variantes.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda