España pierde ompetititvidad

22 de junio de 2021

España perdió tres puestos en el ránking mundial de competitividad durante el año de la pandemia, según los resultados difundidos este martes por el Centro de Competitividad Mundial IMD y el Instituto de la Empresa Familiar. 

Compartir en:

La economía española que ya antes de la pandemia ocupaba un discreto puesto 36 en este ránking que evalúa la capacidad de la economía de fomentar un entorno en el que las empresas puedan generar valor cayó durante el año 2020 hasta el puesto 39, en parte por el mayor impacto que los confinamientos tuvieron para una economía tan dependiente de la actividad turística como la española pero también por la falta de adaptación de las políticas económicas decretadas desde el Gobierno a la situación generada por la Covid.

Según la medición realizada por IMD, la respuesta de las autoridades españolas a la crisis - entendida como su capacidad para impulsar políticas que favorecen la competitividad - situó a España en el puesto 57 sobre los 64 países observados y tuvo una contribución importante en el retroceso experimentado por España en el ránking global de competitividad en 2020. No fue el único factor. El deterioro de la situación de las cuentas públicas y la orientación de la política fiscal también han contribuido a este retroceso, si bien el factor que más pesó en el mismo fue el debilitamiento de la demanda doméstica, que situó a España como la economía de la OCDE que más cayó en el año de la pandemia.

"La pandemia ha tenido un impacto muy fuerte sobre las economías mundiales y ha hecho que la competitividad y el acierto en determinadas políticas gubernamentales sean más importantes que nunca", señala el informe. A la luz de los resultados obtenidos por España no parece que la orientación de la política gubernamental haya sido la más adecuada.

El director del Centro de Competitividad Mundial, Arturo Bris, señala entre las posibles causas que han podido llevar a los encuestados a reflejar esa opinión sobre España la falta de consensos políticos y sociales para abordar la crisis. "Es uno de los problemas de España. Todos los partidos deberían tener una lista clara de asuntos en los que ponerse de acuerdo y la educación es uno de ellos. Sin embargo, carecemos de los mecanismos necesarios para ello. Nuestro país no tiene una estrategia económica clara precisamente debido a esta falta de acuerdos políticos y sociales".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda