HIPOTECAS

 "Se confirma la recuperación del sector en el primer cuatrimestre"

28 de junio de 2021

La firma de hipotecas para la compra de vivienda se disparó un 32,1% en abril respecto al mismo mes del año anterior, cuando el país se encontraba prácticamente paralizado por la pandemia de coronavirus y las restricciones a la movilidad. 

Compartir en:

El número de operaciones ascendió a 31.909 préstamos, según los datos difundidos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística.
Con el avance de abril de este año, la firma de hipotecas sobre viviendas encadena dos meses de ascensos interanuales tras el repunte del 35,1% experimentado en marzo. En todo caso, hay que tener en cuenta que la comparación se realiza sobre abril de 2020, mes en el que estaba vigente el primer estado de alarma y en el que la actividad no esencial se suspendió durante dos semanas como consecuencia de la pandemia.

Según Estadística, el importe medio de las hipotecas constituidas sobre viviendas aumentó un 11,4% en abril, hasta los 139.464 euros, su mayor cifra desde la llegada del Covid, mientras que el capital prestado creció un 47,2%, hasta los 4.450 millones de euros. En tasa intermensual (abril sobre marzo), las hipotecas sobre viviendas disminuyeron un 13,5%, su mayor retroceso en este mes desde 2017, mientras que el capital prestado bajó un 12,4%, frente al descenso del 13,8% del mismo mes de 2020.
El director de estudios del portal inmobiliario pisos.com, Ferran Font, destaca que "se confirma la recuperación del sector en el primer cuatrimestre de 2021", y apunta que “el sector seguirá hacia normalización a expensas de la evolución de la vacunación y las nuevas posibles olas de la pandemia, del paro durante y después de la campaña de verano, de los cambios legislativos y de la gestión de los fondos Next Generation”.

Por lo que respecta a los tipos de interés, el tipo de interés medio para el total de préstamos hipotecarios se situó en el 2,45%, con un plazo medio de 23 años. En el caso de las viviendas, el interés medio fue del 2,53%, frente al 2,46% de un año antes, con un plazo medio de 24 años. Es la primera vez que se supera un tipo de interés del 2,5% tras ocho meses por debajo de este porcentaje. El 58,5% de las hipotecas sobre viviendas se constituyeron en abril a tipo fijo, el porcentaje más alto de la serie histórica, mientras que el 41,5% se firmaron a tipo variable. El tipo de interés medio al inicio es del 2,24% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable y del 2,77% en el caso de las de tipo fijo.

Sobre el total de fincas, el 44,6% de las hipotecas constituidas el pasado mes de abril utilizó un tipo de interés variable, frente al 55,4% de tipo fijo.

El número total de hipotecas con cambios en sus condiciones inscritas en los registros de la propiedad fue en abril de 22.098, un 339,6% más que en el mismo mes de 2020.

Atendiendo a la clase de cambio en las condiciones, en abril se produjeron 18.366 novaciones (modificaciones producidas con la misma entidad financiera), con un aumento anual del 346,2%. El número de operaciones que cambiaron de entidad (subrogaciones al acreedor) subió un 304,3%, y el de hipotecas en las que cambió el titular del bien hipotecado (subrogaciones al deudor), un 332,2%.
De las 22.098 hipotecas con cambios en sus condiciones, el 18% obedeció a modificaciones en los tipos de interés; tras el cambio, el porcentaje de hipotecas a interés fijo pasó del 16,9% al 32,7%, mientras que el de hipotecas a interés variable disminuyó del 82,0% al 64,2%. El euríbor se mantiene como el tipo al que se referencia el mayor porcentaje de hipotecas a tipo variable, tanto antes del cambio (66,6%), como después (46,2%).

Las comunidades con mayor número de hipotecas constituidas sobre viviendas en abril eran Andalucía (6.327), Comunidad de Madrid (6.174) y Cataluña (5.343), las mismas en las que se prestó más capital para la constitución de hipotecas sobre viviendas: Comunidad de Madrid (1.327,5 millones de euros), Cataluña (859 millones) y Andalucía (713 millones). Aquellas con mayores tasas de variación anuales en el capital prestado fueron Cantabria (125,0 %), Castilla-La Mancha (119,2 %) y Extremadura (102,4 %), las tres también con mayores tasas de variación anual en el número de hipotecas sobre viviendas.


En este contexto el director de Estudios del portal inmobiliario, Font, destaca que “el sector seguirá hacia normalización a expensas de la evolución de la vacunación y las nuevas posibles olas de la pandemia, del paro durante y después de la campaña de verano, de los cambios legislativos y de la gestión de los fondos Next Generation”.
Font, considera que los datos “siguen confirmado lo que ya anticipaban otras estadísticas, y la recuperación de la situación previa a la COVID-19 sigue asentándose mes a mes”. “Los registros de abril son muy positivos ya que, aunque sean inferiores a los de marzo, hay que remontarse hasta el año 2010 para encontrar un mes de abril que los supere. La tendencia al alza es clara si la comparamos tanto con el año pasado como con el 2019, cerrándose el mes con crecimientos del 32,1% y 10% respectivamente”, indica el experto.

Font entra en materia: “Territorialmente quienes lideran esta estadística son Andalucía, Madrid y Catalunya, como viene siendo habitual. Todas las comunidades cerraron el mes con un mayor número de hipotecas concedidas sobre vivienda que el año pasado. Respecto al 2019 hay cinco comunidades que sufren descensos, entre los que destacan los mercados de las islas, donde los descensos son del 21%, en Baleares, y del 15,8%, en Canarias. En cambio, Andalucía, Madrid y Catalunya, con aumentos del 4,3%, 14,8% y 15,3%, respectivamente consolidan su clara tendencia alcista. En cuanto al tipo de interés, las hipotecas concedidas con interés fijo siguen cogiendo fuerza como las preferidas entre los españoles y registrando máximos históricos mes a mes. Prácticamente seis de cada diez nuevas hipotecas se conceden con este tipo de interés”.
El director de Estudios de pisos.com resume así el momento que vive el mercado de hipotecas español: “Las cifras de hipotecas de este mes consolidan la tendencia a la normalización del sector. El seguimiento de estas estadísticas es clave para ir verificando que las previsiones positivas se van cumpliendo, a expensas de la evolución de la vacunación y las nuevas posibles olas de la pandemia, la evolución del paro durante y después de la campaña de verano, cambios legislativos o la gestión de los fondos Next Generation”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda