Los despidos colectivos, se disparan

09 de julio de 2021

Los despidos colectivos afloran en las estadísticas de Trabajo. Hasta ahora habían permanecido ´ocultos´ en los registros oficiales por el impacto estadístico de los expedientes de regulación temporal de empleo, que las empresas han utilizado de manera masiva durante esta pandemia para hibernar plantillas. 

Compartir en:

A principios de la crisis Covid, allá por los meses de marzo y abril de 2020, se llegaron a registrar incrementos anuales de los afectados por procesos temporales de suspensión de contrato y reducción de jornada del 3.500%. En el conjunto del año, los afectados por ERTE crecieron un 1.600% respecto a 2019, hasta superar el millón de trabajadores. Mientras tanto, los trabajadores afectados por despidos colectivos se redujeron considerablemente en relación con el ejercicio anterior y cerraron el año con un descenso del 72%, con 'solo' 8.614 afectados, 22.257 menos que en 2019. 
Es decir, a medida que los ERTE fueron tomando protagonismo en las estadísticas, los despidos colectivos fueron disminuyendo. A principios de este año se mantuvo esa tendencia. hasta marzo, mes en el que la comparativa interanual respecto al estallido de la pandemia dejó descensos de los afectados por suspensiones temporales de empleo de hasta el 96%, con una reducción de más de medio millón de trabajadores en relación con marzo de 2020. Con todo, los datos del Ministerio de Trabajo mostraban 17.300 afectados por ERTE en marzo de 2021, cuando la Seguridad Social registraba unos 750.000 (recordemos que Trabajo recoge los expedientes de empresas de implantación estatal). Entre tanto, los involucrados en despidos colectivos se situaron en 4.181, lo que supone un 1% menos que un año antes.

El cambio de tendencia llegó en abril. Según la última estadística de regulación de empleo disponible (el Ministerio de Trabajo la ha publicado este jueves los afectados por despidos colectivos repuntan un 18,1% en los cuatro primeros meses del año, hasta totalizar 5.021 personas. Aunque el dato puede parecer poco cuantioso, habida cuenta de que solo los ERE emprendidos en el sector bancario ya superan los 15.000 trabajadores afectados, sí refleja un viraje en las estadísticas al que conviene prestar atención en un contexto de recuperación económica incipiente. Especialmente en sectores como la hostelería y el comercio, donde los despidos colectivos se han disparado un 358% y un 288%, respectivamente.

En definitiva, los despidos colectivos se disparan mientras los ERTE se reducen, aunque cada vez menos. Según la estadística de Trabajo, entre enero y abril los trabajadores afectados por suspensión de contrato o reducción de jornada se redujeron un 97,6% respecto al mismo periodo de 2020, hasta los 19.989. Hay que insistir en que se trata de afectados en procedimientos de empresas de implantación nacional. Los datos de la Seguridad Social, que reflejan mejor la realidad en este caso, muestran 447.800 protegidas por los ERTE en junio (último dato disponible), pero el ritmo de reincorporación a los puestos de trabajo se va ralentizando y el propio ministro José Luis Escrivá ha admitido que hay unos 150.000 trabajadores en ERTE en empresas que pueden necesitar algún tipo de reestructuración.
El esquema de protección de los ERTE, de momento, está prorrogado hasta el 30 de septiembre, aunque el Gobierno tiene la intención de mantenerlos vigentes hasta que esté implantado el nuevo "Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE)", la herramienta que se incorporará a la legislación como complemento de los ERTE y que se plantea como la opción preferente frente al despido. 





 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda