El consumo de energía primaria y las emisiones de CO2 caen

11 de julio de 2021

El año pasado, el consumo de energía primaria en España cayó un -11,4%, más del doble del promedio mundial (-4,5%), el mayor descenso anual desde 1945, según el último informe Statistical Review of World Energy 2021 de BP.

Compartir en:

Siguiendo esa tendencia, las emisiones de CO2 se redujeron en casi un 19%, un dato muy por encima de la media europea (-12,3%) y del conjunto de todo el mundo (-6,3%). Este descenso lo impulsaron el mayor peso de las energías renovables en el mix de generación eléctrica (31,5%), un nuevo desplome del carbón (-53,7%) y la evolución del petróleo (-18,4%) y el gas (-10,1%). El petróleo se mantuvo a la cabeza del mix de consumo de energía en España, representando el 44,4%. No obstante, y a pesar de que la energía hidroeléctrica creció un 21,5%, las renovables un 4,8% y que el consumo de energía nuclear se mantuvo estable, la generación eléctrica retrocedió un -4,7% en España el año pasado.

BP destaca en su informe que se trata de las mayores caídas tanto en la demanda de energía como en las emisiones de carbono desde la Segunda Guerra Mundial. Un descenso impulsado principalmente por el petróleo, que representó casi tres cuartas partes de la caída total. En ese sentido, Estados Unidos, India y Rusia registraron los mayores descensos en el consumo de energía. Mientras China, por su parte, experimentó el mayor aumento (un 2,1%), siendo uno de los pocos países donde la demanda de energía creció el año pasado. 

El uso de combustible para aviones se desplomó en un -40% y la demanda de gasolina cayó alrededor de un -13%. Por el contrario, los usos del petróleo más estrechamente relacionados con el sector petroquímico se mantuvieron en general estables, apoyados en parte por la creciente demanda de suministros médicos. 
En cuanto al gas natural, los precios cayeron al mínimo registrado en varios años. No obstante, su peso en el mix energético siguió aumentando, alcanzando un récord del 24,7%. La pandemia apenas impactó en el consumo de electricidad, que cayó menos de un 1%. La generación eólica, solar e hidroeléctrica creció a pesar de la caída generalizada de la demanda energética global. De esta manera, la capacidad eólica y solar aumentó en 238 GW en 2020, un 50% más que en cualquier otro momento de la historia. 
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda