Previsiones FUNCAS 

14 de julio de 2021

El IPC registró un incremento mensual en junio del 0,5%, manteniéndose la tasa interanual  en el mismo nivel que el mes anterior, un 2,7%. La tasa subyacente también se mantiene  estable en el 0,2%. La tasa de inflación armonizada se elevó una décima porcentual hasta el  2,5%, frente al 1,9% de media en la eurozona. 

Compartir en:

El núcleo inflacionista, que excluye todos los  alimentos y productos energéticos, continua sin cambios en el 0,1%.  El resultado ha superado la previsión, debido a la desviación con respecto a lo esperado en  los bienes energéticos, como consecuencia fundamentalmente del ascenso del precio de la  electricidad. 
 
Entre los componentes de la inflación subyacente, los alimentos elaborados elevaron su tasa  hasta el 0,7%. Destacó el ascenso registrado en el aceite de oliva, cuya tasa interanual se  situó en el 11,9%, así como, en menor medida, el pan, que podría estar reflejando el  encarecimiento de las materias primas agrícolas en los mercados internacionales. También el 
incremento en la tasa de inflación de los bienes industriales no energéticos, que se ha situado  en un 0,7%, el nivel más elevado desde enero de 2017, podría reflejar un traslado hacia los  precios al consumo del encarecimiento de las materias primas. 
En cuanto a los grupos más volátiles, la inflación en los alimentos no elaborados se mantuvo sin cambios en el 1,4%. En los productos energéticos, descendió medio punto porcentual -menos de lo previsto- hasta un 23,5%, con un fuerte aumento en la electricidad, que se encareció un 6,4% mensual, y un descenso en las tasas del gas y otros combustibles y 
carburantes.  
El precio del petróleo se ha mantenido en las últimas semanas en niveles elevados, cercanos a 75 dólares el barril, a lo que se une la depreciación del euro frente al dólar. En consecuencia, se ha elevado el precio de esta materia prima contemplado en la hipótesis del escenario central de previsiones hasta los 75 dólares a lo largo de todo el periodo de previsión. Como resultado, se han revisado al alza las previsiones para 2021 y 2022. A lo largo de los próximos meses, la tasa de inflación seguiría en ascenso hasta alcanzar un 3,8%, finalizando el año  con una tasa interanual del 3,4%. La tasa media anual para 2021 sería del 2,5%, tres décimas porcentuales más que en la anterior previsión. La previsión para la tasa media anual de 2022 se establece en el 1,8%, cuatro décimas más. 
En un escenario en el que el precio del petróleo continúa ascendiendo hasta 90 dólares al final de este año, las tasas medias anuales serían del 2,7% y 2,3% en 2021 y 2022, respectivamente. Finalmente, en un escenario en el que el precio de la materia prima desciende hasta 55 dólares, las tasas medias anuales se situarían en un 2,4% y un 1,2%  respectivamente. 
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda