El déficit del Estado se sitúa en el 2,95% del PIB

30 de julio de 2021

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha publicado hoy en su web una serie de datos correspondientes a la ejecución presupuestaria que recogen el impacto de la COVID-19 en las cuentas públicas, así como el efecto de las medidas aprobadas para combatir la emergencia sanitaria y mitigar las consecuencias económicas y sociales derivadas de la misma.

Compartir en:

La evolución hasta junio muestra que el déficit del Estado continúa la  senda descendente iniciada a partir del mes de abril respecto al mismo  periodo del año anterior como consecuencia de la reactivación económica  por el avance del proceso de vacunación. En concreto, el déficit del Estado  en la primera mitad del año de 2021 se ha reducido un 25,9%.
Asimismo, el Ministerio de Hacienda y Función Pública también ha  publicado hoy en su web los datos de déficit consolidado de la  Administración Central, Comunidades Autónomas y Seguridad Social del  mes de mayo en términos de contabilidad nacional, que también se ha  reducido un 27,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Hasta junio, el Estado ha registrado un déficit equivalente al 2,95% del PIB, frente al 4,29% existente en el primer semestre de 2020. De esta forma, el  déficit se sitúa en 35.665 millones, lo que supone un descenso del 25,9%  respecto a los 48.118 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.
Este resultado se debe a un robusto incremento de los ingresos no  financieros del 15%, frente al comportamiento de los gastos, que decrecenlevemente en un 0,1%.  A la hora de comparar entre ambos años la evolución entre los recursos y  los empleos hay que recordar que en marzo de 2020 se produjo la reversión al Estado de dos tramos de las autopistas de peaje AP-7 y AP-4 sin incidencia en el déficit, pero sí con impacto en los recursos y empleos del Estado, por un valor estimado de 1.745 millones, operación sin correspondencia en 2021.

Adicionalmente, la situación de pandemia internacional y la consecuente emergencia sanitaria que empezó en el primer trimestre de 2020, tendrán previsiblemente un impacto en las cuentas públicas de las Administraciones Públicas también durante 2021. Un efecto provocado, no solo por la crisis sanitaria, sino por las medidas adoptadas para proteger las rentas y el tejido productivo.

Los recursos no financieros, que ascienden a 94.341 millones, crecen un15% respecto al mismo periodo de 2020. Los impuestos, por importe de 80.611 millones crecen un 20,6% respecto a junio de 2020.Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un14,7%, de los cuales los ingresos por IVA crecen un 16,8%. Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 33,3% debido al IRPF, que crece un 31,5% y al aumento del Impuesto sobre Sociedades, que  crece un 42,1%. Por su parte, los impuestos sobre el capital se  incrementan un 292,9%, respecto al mismo periodo del año anterior. Los  ingresos de las cotizaciones sociales descienden ligeramente, en un 2%. Las rentas de la propiedad disminuyen un 6,9% respecto a 2020, como  consecuencia del menor ingreso a cuenta de los dividendos del Banco de  España y del descenso del 12,3% de los ingresos por intereses. 
Los ingresos procedentes de la venta de bienes y servicios crecen un 39,8% hasta los 847 millones.Los otros recursos no financieros, aumentan un 4,2% descontada en 2020 la reversión mencionada.
Empleos no financieros del Estado Hasta mayo, los empleos no financieros del Estado se han situado en130.006 millones, cifra inferior en un 0,1% a la registrada en la primera mitad de 2020.
 Continúa la senda de descenso del déficit del Estado iniciada en  abril como consecuencia de la reactivación económica por el  avance del proceso de vacunación
 Los datos publicados siguen recogiendo el impacto en ingresos y gastos de la emergencia sanitaria y de las medidas aprobadas para mitigar las consecuencias sociales de la pandemia
 Hasta mayo el déficit consolidado de las Administraciones  Públicas, excluyendo las Corporaciones Locales, se sitúa en el  2,98% del PIB al reducirse un 27,7% respecto al mismo periodo del  ejercicio anterior
 Las CCAA presentan en mayo un déficit del 0,14% del PIB tras  registrar un descenso del 11,6% respecto al mismo periodo del año  anterior, con un gasto socio-sanitario derivado de la COVID-19 de 3.063 millones
 Los Fondos de Seguridad Social registran hasta mayo un déficit del 0,25% del PIB, con una caída del 80% respecto al mismo periodo de  2020



La partida de mayor volumen, que son las transferencias entre  administraciones públicas, ascienden a finales de junio a 81.432 millones, en niveles muy similares a los de 2020, destacando las transferencias corrientes a las Comunidades Autónomas, que se han incrementado un 2,8%, es decir, 1.202 millones más hasta alcanzar los 44.828 millones. Un aumento debido, en gran parte, al mayor volumen de recursos transferidospara hacer frente a la pandemia.
El importe de los gastos del Estado relacionados con la pandemia ha sido  de 5.351 millones, de los cuales 4.791 millones son transferencias a las Comunidades Autónomas y 559 millones es el gasto en los consumos intermedios, que se corresponde casi en su totalidad las vacunas.
La remuneración de asalariados crece un 4%. Esta rúbrica, que asciende a 9.878 millones, incorpora la subida salarial para este ejercicio del 0,9% frente a un incremento salarial del 2% en 2020.
Por su parte, los intereses devengados crecen un 3,2% hasta situarse en 11.627 millones, mientras que la cooperación internacional corriente aumenta en un 16,1%.

Las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales  aumentan un 3,8%, con un porcentaje de revalorización de las pensiones de Clases Pasivas para el ejercicio 2021 del 0,9% con carácter general, el mismo que en el año anterior. Por su parte, las transferencias sociales en especie caen un 36,2%.
A su vez, entre las partidas de gasto que aumentan destaca el incremento de la rúbrica recursos propios de la Unión Europea basados en el IVA y en la RNB del 11,3% (675 millones), hasta situarse en 6.652 millones.
En cuanto al resto de las rúbricas, cabe señalar el descenso de los  consumos intermedios en un 10,1%, hasta los 2.639 millones, debido a los menores gastos asociados a la pandemia de la COVID-19.Por último, destaca la formación bruta de capital fijo, que desciende un 49,5% por la operación de reversión de la AP4 y AP7 en 2020 antes dicha  sin correspondencia este año.

Hasta mayo de 2021, el déficit conjunto de la Administración Central, los  Fondos de la Seguridad Social y la Administración Regional, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 36.074 millones, equivalente al 2,98% del PIB. Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras, el déficit sigue manteniéndose en el 2,98% del PIB.

El déficit de la Administración Central asciende a 31.365 millones a finales de mayo de 2021, el 2,59% del PIB.
- El déficit del Estado en mayo en términos de PIB, equivale al 2,51%, alcanzando la cifra de 30.407 millones, un 6,9% inferior al registrado en mayo de 2020.
-Los Organismos de la Administración Central registran a finales del  mes de mayo un déficit de 958 millones
La Administración regional registra un déficit hasta mayo de 1.738 millones, lo que equivale al 0,14% del PIB. Este resultado obedece a un incremento de los gastos del 5,1%, frente a los ingresos que crecen a un mayor ritmo, del 5,6% Entre los ingresos caben mencionarse los impuestos sobre la producción y las importaciones, que crecen un 32% alcanzando la cifra de 6.110 millones, destacando el crecimiento de ITP y AJD en un 37,7%.
También aumentan los ingresos por impuestos sobre el capital en un 122,6% hasta alcanzar los 1.371 millones. Por su parte, los ingresos por impuestos sobre la renta y patrimonio caen un 2,5% hasta los 19.811millones. 
Las transferencias entre AAPP crecen un 3,6% hasta los 44.723 millones.  Las transferencias recibidas del Estado representan el 50% de los recursos del subsector.

Entre los gastos, la remuneración de asalariados crece un 8,8%debido, entre otras razones, al mayor número de efectivos, en educación y sanidad. Los consumos intermedios crecen levemente un 0,2% hasta los13.484 millones, de los cuales 8.615 millones corresponden al ámbito sanitario.
Las subvenciones aumentan un 31,2% hasta los 1.441 millones, por el incremento de las ayudas al transporte, lo que se compensa con el descenso de los intereses, que disminuyen un 12,8% hasta 1.293 millones.
Las transferencias sociales en especie se elevan en un 3,5% hasta los 12.504 millones, debido al mayor gasto en conciertos educativos y al incremento del gasto en farmacia. Por su parte, las prestaciones socialesdistintas de las transferencias en especie aumentan un 6,8%. Por último, la inversión crece un 9% respecto a 2020, alcanzando los 5.376 millones
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda