SECTOR INMOBILIARIO

La vivienda pasa a ser un reclamo, junto al sol y las playas 

16 de agosto de 2021

Los clásicos reclamos que España tiene para que los turistas pasen sus vacaciones en el país, han evolucionado hacia la cada vez más recurrente compra de casas en el territorio por parte de extranjeros, que adquieren una segunda residencia fija para pasar sus vacaciones o jubilarse.

Compartir en:

“La compra de inmuebles por parte de extranjeros es una tendencia que se viene registrando desde hace varios años”, señala Escámez, cofundadora de Finteca y Prohipotecas. Según el Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y Bienes Inmuebles de España, en 2019 la compraventa de viviendas por parte de extranjeros supuso un 12,6% de las compras totales de todos los inmuebles en España. No obstante, a lo largo del último año, las restricciones de movilidad han hecho que el turismo extranjero haya sido muy escaso y, con esta bajada, también ha descendido la compraventa de inmuebles por parte de extranjeros, en concreto entorno a un 10%. Sin embargo, con la llegada de la ‘nueva normalidad’, “no hay nada que indique que no vuelvan a aumentar”, señala Escámez, que por otro lado opina que la bajada no ha sido tan acusada, ya que siguen suponiendo un 11,3% del total. Además, la experta destaca que “en el caso de Finteca, en 2020 representaron un 12% de las hipotecas formalizadas y, en lo que llevamos de 2021, representan un 13%. Esto se debe a la digitalización que ha tenido lugar a lo largo del último año”. “Es una situación temporal, de hecho, estamos viendo como el tipo de vivienda que compran los extranjeros, en lugares soleados, más cómodos con el teletrabajo, están experimentando un mayor interés en general”, considera la profesional. En este sentido, el experto apunta que la desaceleración sufrida estos últimos años ha sido a causa de la incertidumbre del Brexit, por lo que, tras haberse despejado el panorama “es posible que este colectivo vuelva a comprar más”.

Si lo comparamos con los datos de 2009, cuando las compras registraron un mínimo histórico, el crecimiento ha sido exponencial hasta la llegada del coronavirus, que ha frenado la tendencia al alza. “Desde el 2009 y hasta el 2019, la compra de viviendas por parte de extranjeros aumentó un 200%, aunque en los últimos años se venía experimentando una desaceleración en el crecimiento”, añade.
De cualquier forma, no todos los bancos dan hipotecas a extranjeros y, los que lo dan, suelen ser más exigente con el préstamo y esas condiciones afectan a los plazos de amortización o los máximos de financiación, que en la mayoría de los casos se dan porque se está adquiriendo una segunda vivienda. Los plazos de amortización suelen ser de 20 años, 10 menos que las hipotecas convencionales, mientras que la financiación no suele superar el 50% del total y lo que se suele contratar son  hipotecas a tipo fijo y a un interés más alto por su condición de segundas residencias.

Con estas condiciones, el dato real es que el porcentaje de compraventa de viviendas adquiridas por extranjeros se dispara en zonas como Baleares, donde la compra asciende a casi el 30% del total, Canarias, Valencia o Murcia, donde supera el 20% del total de inmuebles adquiridos. En cuanto al perfil por nacionalidad, destaca el perfil europeo, siendo los británicos los que más vivienda compran con diferencia. Solo en 2018, acumularon el 15,5% de la demanda extranjera total, seguidos por alemanes y franceses, con 7,5% cada uno.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda